Las plagas malditas de la His­to­ria

Mas Alla Monografico - - Sumario - Texto Jo­sé Ma­nuel Gar­cía Bau­tis­ta

Des­de las DIEZ PLAGAS BÍBLICAS que azo­ta­rón al An­ti­guo Egipto, has­ta las en­fer­me­da­des más ac­tua­les y mortíferas que ace­chan hoy en día al hom­bre... Al­gu­nas epidemias han si­do ca­ta­lo­ga­das por la His­to­ria de malditas. Es­tos son sus nom­bres y ape­lli­dos.

La His­to­ria de nues­tra Hu­ma­ni­dad es­tá pla­ga­da de acon­te­ci­mien­tos que han mar­ca­do del de­ve­nir del ser hu­mano, tan­tos que al­gu­nos de ellos han pa­sa­do a ser par­te de la His­to­ria ne­gra. Se con­si­de­ra que la pes­te bu­bó­ni­ca fue la pri­me­ra en­fer­me­dad que se uti­li­zó co­mo ar­ma bio­ló­gi­ca en la His­to­ria, pues en mu­chas oca­sio­nes los ejér­ci­tos in­tro­du­cían en­fer­mos o lan­za­ban ca­dá­ve­res in­fec­ta­dos cuan­do no ra­tas que se en­car­ga­ban de ha­cer su “tra­ba­jo” en una ciu­dad si­tia­da. El ham­bre, las ma­las con­di­cio­nes de sa­lu­bri­dad y las pul­gas ha­rían el res­to.

Igual­men­te, otro de esos in­có­mo­dos in­sec­tos que se en­car­ga­ron de pro­pa­gar en­fer­me­da­des fue la chin­che. Se en­con­tra­ban en los ho­ga­res de las per­so­nas más pu­dien­tes, más adi­ne­ra­das, en lu­ga­res cá­li­dos que eran el cal­do de cul­ti­vo de es­tas y fo­co de in­fec­cio­nes.

Otro fo­co de in­fec­cio­nes eran los pio­jos, que pro­li­fe­ra­ron en las pe­lu­cas de la Edad Me­dia y del Re­na­ci­mien­to, en ade­lan­te. Por esa épo­ca

el ba­ño o la du­cha no es­ta­ba con­tem­pla­do más que por pres­crip­ción mé­di­ca. Ejem­plo de ello lo en­con­tra­mos en el mo­nar­ca es­pa­ñol Fe­li­pe II, aquel en cu­yo im­pe­rio ja­más de po­nía el sol.

De él es­cri­bió el cro­nis­ta Se­púl­ve­da: “Ni muer­te de hi­jos, ni de mu­jer, ni pér­di­da de ar­ma­da (‘La In­ven­ci­ble’), ni co­sa la sin­tió co­mo es­ta; ni le ha­bían vis­to ja­más que­jar­se a ese gran prín­ci­pe co­mo aho­ra en es­te ca­so se que­jó, y así le qui­tó mu­chos días de vi­da y sa­lud”. Y es que una en­fer­me­dad lo de­jó pos­tra­do en la ca­ma y su hi­gie­ne se des­cui­dó tan­to que mu­rió de­bi­do a pe­dicu­losis, es de­cir, la in­fes­ta­ción de la piel por pio­jos. Fue la tris­te ago­nía de un mo­nar­ca que lo tu­vo to­do.

Las te­mi­ble gri­pe es­pa­ño­la

Una de las en­fer­me­da­des más vi­ru­len­tas y le­ta­les que se re­cuer­da es la de la gri­pe es­pa­ño­la de 1918, una pan­de­mia de pro­por­cio­nes tan inusi­ta­das que ter­mi­nó con la vi­da de más per­so­nas in­clu­so que la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

La gri­pe es­pa­ño­la se co­bró ca­si 40 mi­llo­nes de per­so­nas, con­si­de­rán­do­se la más de­vas­ta­do­ra que ha su­fri­do nues­tro pla­ne­ta, de­lan­te so­lo de la plaga de Jus­ti­niano.

¿Có­mo sur­ge? La gri­pe es­pa­ño­la apa­re­ce, se­gún re­fe­ren­cias históricas, un 14 de mar­zo de 1918 en Fort Ri­ley. Si bien es cier­to que en cam­pa­men­tos mi­li­ta­res –en oto­ño de 1917– ya se ha­bía ob­ser­va­do su vi­ru­len­cia. Pe­ro al­go ocu­rrió: el vi­rus po­si­ble­men­te mu­tó con­vir­tién­do­se en un vi­rus le­tal. Así el 22 de agos­to de 1918, en el puer­to fran­cés de Brest, que era por don­de en­tra­ban las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses en Eu­ro­pa se pro­du­jo el pri­mer po­si­ti­vo de la en­fer­me­dad mu­ta­da. A par­tir de ese mo­men­to las víc­ti­mas se con­ta­rían por mi­llo­nes.

Se la de­no­mi­na gri­pe es­pa­ño­la no por su lu­gar de pro­ce­den­cia, sino por­que los me­dios im­pre­sos de Es­pa­ña le de­di­có mu­cho es­pa­cio en­tre sus pá­gi­nas, co­mo si fue­ra el úni­co país que real­men­te com­pren­día el al­can­ce y la mag­ni­tud de aque­lla tra­ge­dia en cier­nes. Es­pa­ña no es­ta­ba in­vo­lu­cra­da en el con­flic­to mun­dial, por lo que la pren­sa no es­ta­ba cen­su­ra­da por lo que fue un te­ma con mu­cha di­fu­sión.

Tal vez lo más alarrman­te de la te­rri­ble Gri­pe Es­pa­ño­la de 1918, cau­san­te de una de las más de­vas­ta­do­ras pan­de­mias del mun­do po­dría re­sur­gir, es que, se­gún in­for­ma un es­tu­dio pu­bli­ca­do por en Cell Host & Mi­cro­be, los vi­rus de la gri­pe aviar que cir­cu­lan son muy si­mi­la­res a los vi­rus de la gri­pe es­pa­ño­la, por lo que de al­gu­na ma­ne­ra es­ta po­dría re­sur­gir en nues­tros tiem­pos.

Así se ha po­di­do co­no­cer que unos po­cos ami­noá­ci­dos se­pa­ran las pro­teí­nas vi­ra­les en las po­bla­cio­nes de aves de las pro­teí­nas en el vi­rus de la lla­ma­da gri­pe es­pa­ño­la, con lo que el te­rri­ble vi­rus po­dría re­gre­sar. ¿Sus con­se­cuen­cias? Cien­tos de mi­les de afec­ta­dos e in­clu­so muer­tes.

Yos­hihi­ro Ka­wao­ka, de la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin-Ma­di­son (Es­ta­dos Uni­dos), di­ce al res­pec­to que “da­do que los vi­rus de in­fluen­za aviar en la na­tu­ra­le­za re­quie­ren so­lo unos po­cos cam­bios pa­ra adap­tar­se a los se­res hu­ma­nos y cau­sar una pan­de­mia, es im­por­tan­te en­ten­der los me­ca­nis­mos im­pli­ca­dos en la adap­ta­ción e iden­ti­fi­car los cam­bios cla­ve pa­ra que po­da­mos es­tar me­jor pre­pa­ra­dos”.

Ade­más, el au­tor prin­ci­pal del es­tu­dio in­di­ca que “los re­sul­ta­dos de in­ves­ti­ga­cio­nes co­mo es­ta nos ayu­dan a eva­luar el ries­go de bro­tes y pue­den con­tri­buir a la vi­gi­lan­cia sis­te­má­ti­ca de los vi­rus de la gri­pe“.

De lo que no hay du­da es de que la gri­pe es­pa­ño­la se co­bró la vi­da de 50 mi­llo­nes de per­so­nas a ni­vel mun­dial, y que hoy las aves tie­nen los ge­nes de la gri­pe mor­tal, en es­pe­ra de en­con­trar su mo­men­to y vol­ver a mos­trar su po­ten­cial. No en vano, las aves pue­den evo­lu­cio­nar y co­di­fi­car pro­teí­nas con al­ta si­mi­li­tud a las pro­teí­nas vi­ra­les de 1918, mu­ta­das, y sea un vi­rus aún más po­ten­te que aquel. Po­dría­mos, en ca­so ex­tre­mo que se die­ra la pan­de­mia, asis­tir a un fin del mun­do a pe­que­ña es­ca­la.

El equi­po de Ka­wao­ka ge­ne­ró un vi­rus de la gri­pe com­pues­to por ocho seg­men­tos de ge­nes de co­di­fi­ca­ción de pro­teí­nas se­me­jan­tes a las pro­teí­nas vi­ra­les de 1918. Los en­sa­yos se rea­li­za­ron con hu­ro­nes pues son los ani­ma­les que me­jor mo­de­lo pre­sen­ta pa­ra es­tu­diar la in­fec­ción de la gri­pe en hu­ro­nes.

Ka­wao­ka sen­ten­cia­ba que “el peor es­ce­na­rio es la emer­gen­cia de un nue­vo vi­rus de la in­fluen­za aviar de pa­to­ge­ni­ci­dad al­ta, co­mo el H5N1, y trans­mi­sión efi­caz en hu­ma­nos, co­mo la gri­pe es­ta­cio­nal” y con­cluía “nues­tros re­sul­ta­dos de-

una de las en­fer­me­da­des más vi­ru­len­tas y le­ta­les que se re­cuer­dan es la gri­pe es­pa­ño­la de 1918, una pan­de­mia de pro­por­cio­nes tan inusi­ta­das que ter­mi­nó con la vi­da de más per­so­nas in­clu­so que la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

mues­tran el va­lor de la mo­ni­to­ri­za­ción con­ti­nua de los vi­rus de la gri­pe aviar y re­fuer­zan la ne­ce­si­dad de me­jo­res va­cu­nas con­tra la in­fluen­za y an­ti­vi­ra­les pa­ra pre­pa­rar­nos pa­ra ese es­ce­na­rio”.

Ha­ce cua­tro años los equi­pos de cien­tí­fi­cos mé­di­cos de Es­ta­dos Uni­dos, en vi­rus de cuar­to ni­vel (po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos), des­en­te­rra­ron el cuer­po de una de las víc­ti­mas del gri­pe es­pa­ño­la –que se en­con­tra­ba congelada en un ce­men­te­rio de Ca­na­dá– pa­ra ex­traer mues­tras y re­ge­ne­rar el vi­rus pa­ra bus­car su ori­gen, for­ma de ac­tuar y una va­cu­na.

Las plaga de Jus­ti­niano

La plaga de Jus­ti­niano fue una te­rri­ble epi­de­mia que afec­tó al Im­pe­rio Ro­mano de orien­te o Im­pe­rio Bi­zan­tino, en es­pe­cial a la im­por­tan­te ciu­dad de Cons­tan­ti­no­pla y a ex­ten­sas zo­nas de Eu­ro­pa, Asia y Áfri­ca. To­do ello en­tre los años 541-543.

Las cau­sas de es­ta epi­de­mia son in­cier­tas, pe­ro se cree que la cau­sa de la plaga no fue otra que la con­sa­bi­da pes­te bu­bó­ni­ca, una pan­de­mia que se dio en los puer­tos prin­ci­pa­les del Me­di­te­rrá­neo has­ta apro­xi­ma­da­men­te el año 750. La mor­tan­dad fue al­tí­si­ma, sien­do una plaga que so­lía en nu­me­ro­sas oca­sio­nes en la cuenca me­di­te­rrá­nea.

Re­ci­bió el nom­bre de “Plaga de Jus­ti­niano” por ser el em­pe­ra­dor Jus­ti­niano I el mo­nar­ca que re­gía en aquel mo­men­to en el Im­pe­rio Bi­zan­tino. Has­ta tal pun­to lle­gó su al­can­ce y tras­cen­den­cia que se la equi­pa­ró a la muer­te ne­gra.

Pa­ra de­ter­mi­na­dos his­to­ria­do­res del si­glo VI “la plaga epi­dé­mi­ca tu­vo un im­pac­to a ni­vel mun­dial, ata­can­do Asia, Áfri­ca y Eu­ro­pa. Los es­tu­dios tra­di­cio­na­les se­ña­lan el ini­cio del con­ta­gio, y su pe­ne­tra­ción en Eu­ro­pa, en el es­te de Áfri­ca, aun­que re­cien­tes es­tu­dios ge­né­ti­cos se­ña­lan que el re­ser­vo­rio ori­gi­na­rio pu­do es­tar en Chi­na”.

Las 10 plagas de la Bi­blia

Al­gu­na vez he­mos oí­do ha­blar de los cas­ti­gos di­vi­nos a los que Ya­vé so­me­tió al pue­blo de Egipto o a los pue­blos pe­ca­do­res por sus des­ma­nes y fal­ta de Fe. En mu­chos ca­sos se han te­ni­do co­mo re­la­tos que no de­jan de ser par­te de una “mi­to­lo­gía bí­bli­ca” muy con­ve­nien­te pa­ra ejem­pla­ri­zar en aque­llos pue­blos que eran, po­co a po­co, cris­tia­ni­za­dos. Pu­die­ra pa­re­cer una cues­tión ba­la­dí, pe­ro le­jos de ser­lo es­con­de una ver­dad in­he­ren­te y pro­fun­da, una ver­dad que con­vier­te el re­la­to en una du­ra reali­dad, y es que en es­tos re­la­tos la ira de Ya­vé pa­re­ce que no en­tra den­tro de la le­yen­da, y sí den­tro de esa reali­dad de la que he­mos ha­bla­do.

¿Quién no ha es­cu­cha­do al­gu­na vez al­gún re­la­to so­bre “las sie­te plagas de Egipto”? Un cruel cas­ti­go con el que Ya­vé qui­so mos­trar su po­der a los egip­cios, y que fue lan­za­do por es­te cuan­do Moi­sés y Aa­ron no lo­gran con­ven­cer al fa­raón pa­ra que li­be­ra­se al pue­blo he­bre­ro y le per­mi­ti­ra par­tir en bus­ca de la tie­rra pro­me­ti­da, de su ho­gar le­jos de Egipto.

En vis­ta de la ne­ga­ti­va fa­raó­ni­ca co­men­za­ron a aso­lar las tie­rras egip­cias aque­llas malditas plagas. La pri­me­ra de ellas fue la trans­for­ma­ción de las aguas del río Ni­lo en san­gre, en ba­se al re­la­to del An­ti­guo Tes­ta­men­to, así se con­ta­mi­na­ron las aguas con lo que ello con­lle­va­ba...

La se­gun­da fue una llu­via de ra­nas que cu­brió el te­rri­to­rio egip­cio, ca­sas, palacios... Na­da se li­bró de ser cu­bier­to por es­tos. La ter­ce­ra fue la trans­for­ma­ción del pol­vo en mi­llo­nes de mos-

qui­tos que co­men­za­ron a ata­car a las per­so­nas y los ani­ma­les que no fue­ran is­rae­líes. La cuar­ta, con­sis­tía en una in­va­sión de tá­ba­nos que des­tro­za­ron al pue­blo egip­cio.

En ese mo­men­to, los egip­cios co­men­za­ron a per­der la pa­cien­cia, pe­ro el Fa­raón se­guía fir­me en su em­pe­ño de no con­ce­der la li­ber­tar a los he­breos. De es­ta ma­ne­ra, sur­gió la quin­ta plaga que fue una en­fer­me­dad. Una es­pe­cie de pes­te ex­ter­mi­na­ba a los re­ba­ños egip­cios, pe­ro no a los de los he­breos... Mu­rie­ron va­cas, ca­ba­llos y ove­jas. Y bue­na par­te del sus­ten­to ali­men­ti­cio del pue­blo.

La sex­ta plaga fue un ho­llín que llo­vía del cie­lo y que pro­vo­ca­ba pús­tu­las y lla­gas en to­dos los hom­bres, ex­cep­to a los he­breos. La sép­ti­ma fue una es­pec­ta­cu­lar llu­via de gra­ni­zo y fue­go que des­tru­yó a la re­gión. Arrui­nó co­se­chas (las po­cas que que­da­ban) y aca­bó mu­chos ho­ga­res, pro­vo­can­do in­cen­dios in­con­tro­la­bles. La ciu­dad ar­día.

La oc­ta­va fue la in­va­sión de ham­brien­tas lan­gos­tas que de­vo­ra­ron lo po­co que aún que­da­ba co­mes­ti­ble. La no­ve­na fue cu­brir Egipto por las ti­nie­blas, una es­pe­sa ne­gru­ra que no de­ja­ba ver ni a es­ca­sos cen­tí­me­tros de dis­tan­cia. Y la dé­ci­ma, y más cruel, fue la muer­te de to­dos los pri­mo­gé­ni­tos (los hi­jos ma­yo­res) de los egip­cios, in­clu­yen­do los del Fa­raón, quien tu­vo en es­ta “plaga” la úl­ti­ma mues­tra de la ira de Ya­vé, y aca­bó per­mi­tien­do sa­lir al pue­blo he­breo de Egipto, ini­cián­do­se así el éxo­do ju­dío. El Fa­raón es­ta­ba con­ven­ci­do del po­der del Pue­blo de Dios, pe­ro aún así su co­ra­zón se lle­nó de ira y sed de ven­gan­za.

Los cien­tí­fi­cos de to­do el mun­do han es­tu­dia­do du­ran­te años es­te re­la­to bí­bli­co y, le­jos de til­dar­lo de mi­to­ló­gi­co o le­gen­da­rio, bu­sa­ron una explicación cien­tí­fi­ca a las diez plagas de Egipto. Así Sim­cha Ja­co­bo­vi­ci en el li­bro “El Éxo­do des­ci­fra­do” nos ha­bla de las plagas de Egipto y de su re­la­ción –pre­sun­ta– con la ex­plo­sión del vol­cán de San­to­ri­ni (is­la de The­ra) a 800 km de Egipto.

La tre­men­da ex­plo­sión del vol­cán pu­die­ra ha­ber pro­vo­ca­do esas plagas. Lo cu­rio­so es que tam­bién se ha re­la­cio­na­do su ex­plo­sión con el fin de la Atlán­ti­da o la ci­vi­li­za­ción mi­noí­ca.

Se­gún Ja­co­bo­vi­ci las plagas pu­die­ran ser ex­pli­ca­das por ese ca­ta­clis­mo. Y es que el he­cho de que las aguas se ti­ñie­ran de “san­gre”, po­si­ble­men­te se de­bie­ra al te­rre­mo­to, el cual pro­vo­có que den­tro del área egip­cia se rom­pie­ran bol­sas de ai­re que con­te­nían gas con al­tas con­cen­tra­cio­nes de hie­rro y al ha­cer con­tac­to con el oxí­geno

pro­vo­ca­ron he­rrum­bre que al di­se­mi­nar­se en el agua pro­vo­có el co­lor ro­jo del agua, lo que

Asi­mis­mo, la llu­via de ra­nas tam­bién que­da­ría ex­pli­ca­da con la erup­ción del vol­cán, pues­to que, a ex­cep­ción de los pe­ces del mar, las ra­nas si­guen vi­vas por­que pue­den sa­lir a la su­per­fi­cie, pe­ro ya que no pue­den vol­ver al agua se que­dan en los sem­bra­dos co­mién­do­se to­do lo que en­cuen­tran a su pa­so. Al­go pa­re­ci­do po­dría ex­pli­car la plaga de pio­jos y mos­cas. Sin agua lim­pia y con los pe­ces po­dri­dos en to­dos los la­gos y el mar, em­pe­zó a cre­cer una plaga de pio­jos y mos­cas ali­men­ta­dos por las ma­las con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas.

Co­mo con­se­cuen­cia de lo an­te­rior, los ani­ma­les do­més­ti­cos, sin agua lim­pia y en con­di­cio­nes in­fec­cio­sas per­ma­nen­te­men­te, mo­rían, lo que da­ría explicación a la plaga de ani­ma­les muer­tos.

A di­fe­ren­cia de las an­te­rio­res, la plaga de las lla­gas se ba­sa en las con­se­cuen­cias di­rec­tas del pro­ble­ma am­bien­tal su­pues­to por el ca­ta­clis­mo, la li­be­ra­ción de ga­ses tó­xi­cos del sue­lo (se to­ma en cuen­ta que, ade­más del mo­vi­mien­to te­lú­ri­co, se die­ron las con­di­cio­nes pa­ra que el hu­mo tó­xi- co del vol­cán re­co­rrie­ra los 800 km de dis­tan­cia has­ta Egipto, pro­vo­can­do el sar­pu­lli­do que afec­tó a los egip­cios).

La plaga de gra­ni­zo res­pon­de­ría a que el ai­re tra­jo to­do ese gas tó­xi­co, pe­ro tam­bién las ce­ni­zas humean­tes que, lle­ga­das a cier­to pun­to en la es­tra­tos­fe­ra se en­tre­mez­clan con la hu­me­dad y, por lo tan­to caían juntas, tal co­mo di­ce la Bi­blia que cae­ría hie­lo (pro­vo­ca­do por la hu­me­dad) y fue­go (las ce­ni­zas mis­mas) a la vez.

La plaga de las lan­gos­tas res­pon­de­ría a los su­ce­sos cli­má­ti­cos re­cien­tes que im­pli­ca­ban una al­te­ra­ción del eco­sis­te­ma. Las he­la­das en Egipto atra­je­ron la lle­ga­da de las lan­gos­tas, que co­mo sa­be­mos, arra­san con to­do.

Y las ti­nie­blas sur­gie­ron al com­ple­tar­se la lle­ga­da de la nube de ce­ni­zas, por lo que se en­con­tra­ron con una os­cu­ri­dad to­tal.

Asi­mis­mo, la muer­te de los pri­mo­gé­ni­tos se de­be­ría a que en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, una ré­pli­ca le­van­tó una es­pe­cie de nube de dió­xi­do de car­bono des­de el sue­lo que es ca­paz de ma­tar mien­tras se en­con­tra­ban con­cen­tra­das an­tes de di­si­par­se. Los pri­mo­gé­ni­tos egip­cios go­za­ban de pri­vi­le­gios cul­tu­ra­les y uno de ellos era dor­mir en la plan­ta más ba­ja. Es­to hi­zo que fue­ran los más ex­pues­tos a ese gas y mu­rie­ron.

Pe­ro, ¿que pu­do ha­ber pro­vo­ca­do ta­ma­ña tra­ge­dia en el pue­blo egip­cio? ¿Que pu­do ha­ber lo­gra­do tal can­ti­dad de he­chos desas­tro­sos? ¿Ya­vé o la pro­pia Na­tu­ra­le­za? ¿Se po­dría vol­ver a re­pe­tir? Quién sa­be… To­do es cues­tión de tiem­po, el tiem­po es el tes­ti­go de la His­to­ria.

La le­tal “vi­rue­la de los mo­nos”

Si una en­fer­me­dad es te­mi­da esa es, sin du­da, el Ébo­la cu­ya mor­ta­li­dad es muy al­ta en los se­res hu­ma­nos y no exis­te una va­cu­na co­no­ci­da con­tra ella, pe­se a los es­fuer­zos que rea­li­zan cien­tí­fi­cos y mé­di­cos de to­do el mun­do. Sin em­bar­go, ha sur­gi­do en Áfri­ca otra en­fer­me­dad que al­ta­men­te mor­tal en se­res hu­ma­nos y se co­no­ce co­mo la “vi­rue­la de los mo­nos”.

Ha si­do en la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go don­de se han de­tec­ta­do los con­ta­gios –si bien hay cons­tan­cia de ella des­de el año 2003– y se te­me

que ha­yan po­di­do lle­gar a Eu­ro­pa per­so­nas afec­ta­das con la en­fer­me­dad, pues es al­ta­men­te con­ta­gio­sa. Aun­que ha­cia el año 1980 se dio por con­tro­la­da, hoy día ha re­sur­gi­do con una ma­yor vi­ru­len­cia y mor­ta­li­dad.

Ha afec­ta­do prin­ci­pal­men­te a per­so­nas en Áfri­ca oc­ci­den­tal, cen­tral y, es­pe­cial­men­te, en la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go y en­tre los mé­di­cos y cien­tí­fi­cos se la co­no­ce co­mo “vi­rue­la sí­mi­ca” o “mon­key­pox”. La trans­mi­sión es vía di­rec­ta con los lí­qui­dos cor­po­ra­les de la per­so­na (sa­li­va, su­dor, es­tor­nu­do), la san­gre, le­sio­nes en la piel o mu­co­sas de per­so­nas o ani­ma­les afec­ta­dos pues pa­sa de es­tos (mo­nos, ra­tas, ar­di­llas) a los hu­ma­nos sien­do los roe­do­res los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles del con­ta­gio; igual­men­te la per­so­na es con­ta­gia­da por la in­ges­ta de la car­ne de ani­ma­les in­fec­ta­dos.

El es­tu­dio de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) in­di­ca que “la trans­mi­sión se­cun­da­ria o de per­so­na a per­so­na pue­de pro­du­cir­se por con­tac­to es­tre­cho con se­cre­cio­nes in­fec­ta­das de las vías res­pi­ra­to­rias o le­sio­nes cutáneas de una per­so­na por­ta­do­ra, o con ob­je­tos con­ta­mi­na­dos re­cien­te­men­te con los flui­dos del pa­cien­te o ma­te­ria­les de la le­sión”.

El pri­mer ca­so de­tec­ta­do en Eu­ro­pa de es­ta en­fer­me­dad re­sur­gi­da, “re­su­ci­ta­da”, fue en Co­pen­ha­gue (Di­na­mar­ca) en 1958. An­ne Lau­di­so­it, in­ves­ti­ga­do­ra de vi­rus de la Uni­ver­si­dad de Ki­san­ga­ni en la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, in­for­ma­ba al dia­rio El País de que “en esa épo­ca se im­por­ta­ban pri­ma­tes de Áfri­ca ha­cia Eu­ro­pa pa­ra usar­los co­mo co­ba­yas en el de­sa­rro­llo de la va­cu­na con­tra la po­lio­mie­li­tis. Sin em­bar­go, uno o va­rios de esos mo­nos, que per­te­ne­cían a dis­tin­tas es­pe­cies y pro­ce­dían de di­ver­sos paí­ses, es­ta­ban en­fer­mos a cau­sa de un vi­rus del gé­ne­ro Ort­ho­pox­vi­rus y la fa­mi­lia Pox­vi­ri­dae, muy pró­xi­mo al de la vi­rue­la. En la dé­ca­da si­guien­te, un nue­vo bro­te de la mis­ma en­fer­me­dad se pro­pa­gó por zoo­ló­gi­cos es­ta­dou­ni­den­ses afec­tan­do no so­lo a pri­ma­tes, sino tam­bién a an­tí­lo­pes y roe­do­res”.

Los sín­to­mas pue­den ser con­fun­di­dos con los de otras en­fer­me­da­des. Du­ran­te la pri­me­ra eta­pa –de 0 a 5 días– el afec­ta­do cur­sa fie­bre, ce­fa­lea in­ten­sa, lin­fa­de­no­pa­tía (in­fla­ma­ción de los gan­glios lin­fá­ti­cos), do­lor lum­bar, mial­gias (do­lo­res mus­cu­la­res) y as­te­nia in­ten­sa (fal­ta de ener­gía).

En los si­guien­tes días apa­re­ce una erup­ción cu­tá­nea que ge­ne­ral­men­te afec­ta pri­me­ro al ros­tro y lue­go se ex­tien­de al res­to del cuer­po. La ca­ra es la zo­na más afec­ta­da, así co­mo las pal­mas de las ma­nos y las plan­tas de los pies.

No hay tra­ta­mien­to ni va­cu­na con­tra es­ta en­fer­me­dad, la va­cu­na an­ti­vaió­li­ca tu­vo una eficacia del 85% en ma­te­ria de pre­ven­ción, pe­ro al que­dar “erra­di­ca­da” ha­ce ca­si 40 años no se ha guar­da­do nin­gu­na va­cu­na ap­ta, por lo que no hay re­me­dio co­no­ci­do y des­de el Cen­tro de Con­trol y Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (CDC) se tra­ba­ja en en­con­trar un re­me­dio efec­ti­vo. La in­ves­ti­ga­do­ra de­cía so­bre ello: “Mien­tras no ha­ya un blan­co con mon­key­pox que pre­sen­te pús­tu­las y erup­ción co­mo si fue­ra la vi­rue­la to­do se­gui­rá igual, cuan­do es­to ocu­rra en tres días ten­dre­mos fi­nan­cia­ción pa­ra in­ves­ti­gar. Aho­ra no hay fon­dos. El me­jor ejem­plo de es­to es el zi­ka, ha­ce 70 años que lo co­no­ce­mos en Ugan­da, pe­ro el mun­do so­lo se preo­cu­pó cuan­do sal­tó a Oc­ci­den­te. Es­tá en ries­go un vo­lu­men de po­bla­ción equi­va­len­te a Di­na­mar­ca, Bél­gi­ca, Ho­lan­da y Fran­cia juntas. Si fue­ra en Eu­ro­pa ya ha­bría va­cu­na. Aquí la gen­te en­tien­de los ries­gos, pe­ro fue­ra no. Es frus­tran­te que se ig­no­re es­te asun­to, pe­se a la ex­pe­rien­cia que tu­vi­mos con el Ébo­la”.

Un nue­vo mie­do en for­ma de mor­tal en­fer­me­dad se ex­tien­de por el mun­do, en es­te ca­so su nom­bre se lla­ma “vi­rue­la de los mo­nos”.

Fue­ron plagas malditas en la His­to­ria, plagas que se co­bra­ron mi­les y mi­llo­nes de víc­ti­mas, que igual apa­re­cie­ron co­mo se des­va­ne­cie­ron o se des­co­no­ce el mo­ti­vo por el que se pro­pa­gó, en su día fue­ron con­si­de­ra­das co­mo un mal di­vino, co­mo una mal­di­ción y hoy nues­tra Cien­cia te­me su po­si­ble re­sur­gir, tal vez por qué cree que, efec­ti­va­men­te, son plagas malditas.

Gri­pe es­pa­ño­la.

RE­CI­BIÓ EL NOM­BRE DE “PLAGA DE JUS­TI­NIANO” por ser el em­pe­ra­dor Jus­ti­niano I el mo­nar­ca que re­gía en aquel mo­men­to en el Im­pe­rio Bi­zan­tino. Has­ta tal pun­to lle­gó su al­can­ce y tras­cen­den­cia que se la equi­pa­ró a

la muer­te ne­gra.

Egipto fue cas­ti­ga­do por Ya­vé con 10 plagas.

to­dos he­mos oí­do ha­blar al­gu­na vez de las 10 plagas de egipto, esas con las que Ya­vé cas­ti­gó al pue­blo de Egipto por no de­jar mar­char a los he­breos en bus­ca de la tie­rra

pro­me­ti­da.

La plaga de lan­gos­tas es una de las más co­no­ci­das que azo­tó el An­ti­guo Egipto.

si hay una en­fer­me­dad te­mi­da esa es el ébo­la,

de­bi­do a que no exis­te una va­cu­na co­no­ci­da pa­ra ella. Sin em­bar­go, en Áfri­ca ha sur­gi­do otra igual de te­mi­ble, la cual es co­no­ci­da co­mo la

“vi­rue­la de los mo­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.