En­fer­me­da­des malditas en Es­pa­ña

Mas Alla Monografico - - Sumario -

se­vi­lla te­nía en la épo­ca unos 130.000 ha­bi­tan­tes de los que mu­rie­ron 60.000, víc­ti­mas que eran lle­va­das ex­tra­mu­ros de la ciu­dad pa­ra ser que­ma­das en­tre el mie­do, la in­quie­tud y la de­ses­pe­ra­ción de sus ha­bi­tan­tes que sa­bían que la muer­te ron­da­ba a la vie­ja Hís­pa­lis. No fue el si­glo XVII fá­cil pa­ra mu­chas lo­ca­li­da­des de Es­pa­ña que vie­ron có­mo la mis­ma plaga de la Pes­te Ne­gra les afec ta­ba, an­tes que la ciu­dad de Se­vi­lla fue Va­len­cia en ju­nio de 1647, de allí, de su puer to y por los en­la­ces en­tre ciu­da­des, pa­só a Mur­cia, Ara­gón y An­da­lu­cía.

Así a tra­vés de los puer tos, vía Áfri­ca y Amé­ri­ca, lle­ga­ban bar­cos con ra­tas que por ta­ban la pul­ga trans­mi­so­ra de la pes­te, a to­do ello se unía el tre­men­do im­pac­to que tu­vo en la po­bla­ción la ma­la co­se­cha de­bi­do a las in­ten­sas llu­vias de aquel año que pro­vo­có una ca­res­tía de ali­men­tos; ca­res­tía que de­ri­vó en una subida de los mis­mos y en la ham­bru­na de sus ha­bi­tan­tes al no te­ner di­ne­ro con el que com­prar es­tos bie­nes tan ne­ce­sa­rios. Lo uno lle­vó a lo otro: ra­tas, ma­la ali­men­ta­ción... L a Pes­te lle­gó a Se­vi­lla. Tras las inun­da­cio­nes en la ciu­dad mu­chas fue­ron las per­so­nas que co­men­za­ron a caer con náu­seas y vahí­dos, y a lu­cir las fa­mo­sas “bu­bas” de la pes­te.

La mor­tal epi­de­mia de pes­te

de 1649

La ciu­dad de la muer­te

Ortiz de Zúñiga, his­tó­ri­co cro­nis­ta de Se­vi­lla, dio cuen­ta de to­do ello en sus es­cri­tos, de aque­lla te­rri­ble epi­de­mia que aso­ló a Se­vi­lla. Asi­mis­mo, “Me­mo­rias de Se­vi­lla”, de Mo­ra­les Pa­drón, es otro buen ejem­plo de có­mo se vi­vió aque­lla te­rri­ble plaga y la im­po­ten­cia an­tes las muer­tes ma­si­vas a dia­rio.

Ade­más, la ma­la sa­lu­bri­dad de la épo­ca ha­cía que los cuer­pos de ha­ci­na­ran en las ca­lles ori­gi­nan­do la pro­pa­ga­ción de la en­fer­me­dad, so­bre to­do, en los ba­rrios más ne­ce­si­ta­dos y po­bres de Se­vi­lla que acu­dían a hos­pi­ta­les co­mo el de La San­gre o Las Cin­co Lla­gas (es el mis­mo edi­fi­cio) pa­ra pe­dir ca­ma o aten­ción sa­ni­ta­ria en una ciu­dad des­bor­da­da por la muer­te.

Se prohi­bió el ro­bo de la ro­pa de los di­fun­tos (en­tre otras me­di­das), y se pro­ce­dió a su quema, ya que las pul­gas se que­da­ban en la ro­pa, en el te­ji­do, y cuan­do al­guien em­plea­ba la mis­ma era pi­ca­do por la pul­ga y trans­mi­ti­da la en­fer­me­dad, por lo que co­men­za­ba el ci­clo nue­va­men­te.

La ciu­dad tam­bién dis­pu­so de que­ma­de­ros y de car­ne­ros en El Ba­ra­ti­llo (zo­na del Are­nal), San Ja­cin­to, Ma­ca­re­na, Puer ta Osa­rio o el Pra­do de San Sebastián an­te la ma­si­va mor­tan­dad de la epi­de­mia. Las ci­fras se es­ti­ma­ron en 60.000 víc­ti­mas, pe­ro po­drían al­can­zar las

175.000 con­tan­do otras po­bla­cio­nes y vi­si­tan­tes de la ciu­dad.

An­te la mag­ni­tud de la ca­tás­tro­fe se de­cre­tó des­de Ma­drid la prohi­bi­ción de la en­tra­da en la ca­pi­tal de per­so­nas que lle­ga­ran des­de la ciu­dad his­pa­len­se. El 20 de ju­lio de ese mis­mo año se ce­rró el hos­pi­tal de Tria­na, en el que mu­rie­ron más de 12.000 per­so­nas, pues lo hi­cie­ron con los en­fer­mos den­tro... No ha­bía sal­va­ción pa­ra ellos. La co­ta má­xi­ma se ob­tu­vo en la oc­ta­va del Cor­pus con más de 4.000 de­fun­cio­nes.

La pes­te se lle­vó a mu­chos se­vi­lla­nos y per­so­na­jes ilus­tres. Uno de ellos el in­sig­ne es­cul­tor Juan Mar­tí­nez Mon­ta­ñés, quien fa­lle­ció el 18 de ju­nio de 1649. La Pes­te co­men­zó a re­mi­tir en el mes de ju­lio, pe­ro Se­vi­lla que­dó re­du­ci­da a ca­si una ciu­dad fan­tas­ma.

El ta­ran­tis­mo en An­da­lu­cía

Cá­diz es tie­rra de ma­gia y de mis­te­rio, de co­no­ci­mien­tos se­cre­tos y de le­yen­da, un cri­sol don­de se fun­den di­fe­ren­tes tra­di­cio­nes y dan lu­gar a ri­tos y cul­tos ex­tra­ños allá don­de el hom­bre del pre­sen­te es in­ca­paz de in­ter­pre­tar.

Uno de esos su­ce­sos ex­tra­ños que tie­nen que ver con nues­tra tie­rra es el ta­ran­tis­mo o ta­ran­te­la que sue­le de­fi­nir­se co­mo un fe­nó - meno con­vul­si­vo, his­té­ri­co, que tie­ne su

raíz las an­ti­guas cul­tu­ras po­pu­la­res. Igual­men­te, se de­cía que es­ta en­fer­me­dad era cau­sa­da por la pi­ca­du­ra de una ara­ña, la más gran­de de Eu­ro­pa, la “Ly­co­sa ta­ran­tu­la” ha­bi­tual en el sur de Es­pa­ña y más en An­da­lu­cía. Hoy en día no se con­si­de­ra mor­tal, aun­que en si­glos pa­sa­dos era mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra los mé­di­cos que te­nían que tra­tar de cu­rar a per­so­nas afec­ta­das por la lla­ma­da “ta­ran­te­la”.

Se hi­zo tan fa­mi­liar es­te ti­po de ca­sos que en 1782 se creó una co­mi­sión pa­ra so­lu­cio - nar la epi­de­mia, de ello ha lle­ga­do el co­no­ci­do co­mo “Ex­pe­dien­te de la Ta­rán­tu­la”, y que com­pren­día ca­sos re­gis­tra­dos des­de 1787 a 1807. In­clu­so se in­di­ca­ban ano­ta­cio­nes don­de se se­ña­la­ba la mú­si­ca pa­ra cu­rar la ta­ran­te­la: “Un com­pás de 6/8 de rit­mo bi­na­rio con anacru­sa, pre­do­mi­nio del tono me­nor y que va au­men­tan­do en ve­lo­ci­dad has­ta el fi­nal de la dan­za”.

En la pro­vin­cia de Cá­diz po­de­mos en­con - trar va­rios ca­sos de ta­ran­tis­mo, en los cor ti­ja­les ga­di­ta­nos, así uno de ellos se re­mon­ta al año 1775 en el cuar tel mi­li­tar de San Ro­que cuan­do un ar ti­lle­ro lla­ma­do Juan Xavier, de 20 años, es pi­ca­do por una ara­ña en el vien­tre que le pro­vo­có mu­cho do­lor. La ara­ña era gran­de y ne­gra, se le apli­có una san­gría que no tu­vo nin­gún efec­to, y pos­te­rior­men­te el chi­co co­men­zó a te­ner unos es­pas­mos muy

vio­len­tos y mo­vi­mien­tos con­vul­si­vos que, in­clu­so, re­for­ma­ban su ros­tro. Se rea­li­za­ron va­rias san­grías más ylai nges­ta de “oxi­miel sim­ple y ni­tro de­pu­ra­do” con lo que me­jo­ró su es­ta­do sa­lud.

Pe­ro el efec­to del po­der cu­ra­ti­vo de la mú­si­ca era lla­ma­ti­vo, el pa­cien­te de­mos­tra­ba te­ner cier ta co­ne­xión con la mis­ma, y así el “bai­le de San Vi­to” que es­ta en­fer­me­dad tam­bién pa­re­ce que guar­da al­gu­na re­la­ción con los re­me­dios que apli­ca­ban los ita­lia­nos a la ta­ran­te­la, pu­dien­do ve­nir la mis­ma de la ciu­dad de Ta­ren­to.

En un ar tícu­lo de Ló­pez Sán­chez y Gar­cía de las Mo­zas, del año 2000, se ci­ta co­mo los au­to­res tie­ne co­no­ci­mien­to de tes­ti­mo­nios di­rec­tos de per­so­nas que ha­bían pre­sen­cia­do cu­ra­cio­nes en Cá­diz: “El pi­ca­do por ta­rán­tu­la, jun­to con es­ta si era po­si­ble, era lle­va­do a una habitación en la que se co­lo­ca­ba una so­ga ata­da a una vi­ga pa­ra que se aga­rra­se e el en­fer­mo en sus saltos. Se lla­ma­ba a dos gui­ta­rris­tas, que se iban tur­nan­do. Ha­bía un to­que pa­ra pi­ca­du­ra de ara­ña ma­cho y otro dis­tin­to pa­ra l a hem­bra. El tiem­po de bai­le pa­ra el pri­me­ro era de 24 ho­ras y el do­ble, en el ca­so de la hem­bra. El en­fer­mo so­lo reac­cio­na­ba an­te uno de ellos y co­men­za­ba a bai­lar fre­né­ti­ca­men­te, ayu­da­do por la cuer­da y por otros hom­bres que evi­ta­ba se de­rrum­ba­se en sus saltos. En los des­can­sos se le re­con­for ta--

ba con cal­dos y be­bi­das no alcohólicas que sí con­su­mían los to­ca­do­res. La tra­di­ción era acep­ta­da por to­dos, con lo que el com­po­nen­te psi­co­ló­gi­co y la pro­fu­sa su­do­ra­ción pro­vo­ca­ban la cu­ra­ción sin que se ten­ga no­ti­cia de nin­gún fa­lle­ci­mien­to”.

Otro ca­so de ta­ran­te­la fue el re­gis­tra­do en San­lu­car de Ba­rra­me­da cuan­do un agri­cul­tor lla­ma­do Ma­nuel Gar­cía “pa­de­cía ho­rri­bles do­lo­res, que se le cal­ma­ban cuan­do se le so­me­tía a una cu­ra por me­dio del bai­le de la ta­rán­tu­la. Pe­ro co­mo tie­ne el ve­neno ino­cu­la­do, se le ha hin­cha­do el cuer­po y se te­mía que le so­bre­ve­nie­ra la muer­te”.

Asi­mis­mo, Car­men Or­te­ga, en 1907, te­nía 30 años, na­tu­ral de Chi­cla­na, fue pi­ca­da por una ta­rán­tu­la en la pier­na y sen­tía gran­des do­lo­res. En el dia­rio El País de la épo­ca, del 22 de ju­lio, se pue­de leer: “En­con­trán­do­se an­te­ayer echa­da so­bre un ras­tro­jo de ce­ba­da en el cam­po de Cor­tés, del pa­go de la Ja­ra, la ve­ci­na Car­men Or­te­ga, de trein­ta años de edad, sol­te­ra y na­tu­ral de Chi­cla­na, tu­vo la des­gra­cia de que la pi­ca­ra una ta­rán­tu­la en una pier­na, pro­fi­rien­do gran­des gri­tos por los agu­dos do­lo­res que sen­tía. Tras­la­da­da a su do­mi­ci­lio de la ca­lle Aba­des, en el an­ti­guo horno de Le­mos, ma­ni­fes­tó de­seos de ser tra­ta­da por el pro­ce­di­mien­to de la gui­ta­rra, sien­do lla­ma­dos al afec­to los pro­fe­sio­na­les Pa­lla­res, Pe­cho y

Pu­llet, que to­ca­ron la ta­rán­tu­la, en­tran­do la en­fer­ma en la exal­ta­ción ner­vio­sa co­mo a la me­dia ho­ra, rom­pien­do a po­co en su­dor co­pio­so, y lo­gran­do sos­te­ner­se en agi­ta­ción más de cua­ren­ta y ocho ho­ras, con lo que los en­ten­di­dos la su­po­nen fue­ra de pe­li­gro. La mu­jer en cues­tión es man­da­de­ra de la cár­cel, y por su po­bre­za, to­dos los que han in­ter­ve­ni­do en su cu­ra­ción lo han he­cho por ca­ri­dad”.

El ta­ran­tis­mo y el mis­te­rio de su cu­ra­ción que, co­mo he­mos com­pro­ba­do, es­ta­ba muy pre­sen­te en la pro­vin­cia de Cá­diz. Fol­clo­re, su­pers­ti­ción y reali­dad, un po­co de to­do allá don­de la ra­zón in­di­ca que el ve­neno del arác­ni­do era el cau­san­te del mal.

El dra­ma del “Sín­dro­me de la Col­za”

Su­ce­dió en la Es­pa­ña de la Tran­si­ción, en la her­mo­sa pri­ma­ve­ra de 1981, con cam­bios po­lí­ti­cos, pre-mun­dial de fút­bol y con la in­quie­tud so­cial que aún se vi­vía tras la muer­te del ge­ne­ral, y dic ta­dor, Fran­cis­co Franco y el re­cien­te gol­pe de Es­ta­do del re­cor­da­do 23-F (fe­bre­ro de 1981).

Na­die su­po exac­ta­men­te, a cien­cia cier ta, có­mo sur­gió, có­mo se ori­gi­nó, pe­ro lo cier to es que a fe­cha de 2018 aún se con­ta­bi­li­za­ban más de 30.000 per­so­nas las afec­ta­das por la con­ta­mi­na­ción ali­men­ta­ria de ma­yor al­can­ce ja­más re­cor­da­da.

El cau­san­te, se­gún l a ver­sión of icial, fue el con­su­mo de acei­te des­na­tu­ra­li­za­do pa­ra el con­su­mo hu­mano, de ahí to­mó el nom­bre de “Sín­dro­me del acei­te tó­xi­co” o “Sín­dro­me Tó­xi­co”. El acei­te de col­za es­ta­ba, su­pues­ta­men­te, con­ta­mi­na­do con una sus­tan­cia lla­ma­da anili­na, de ca­rác­ter des­na­tu­ra­li­za­do. Sin em­bar­go, es­ta ver­sión es ne­ga­da ro­tun­da­men­te por di­fe­ren­tes l abo­ra­to­rios quí­mi­cos es­pe­cia­li­za­dos, má­xi­me cuan­do los afec­ta­dos que mos­tra­ron ma­yor re­cu­pe­ra­ción f ue­ron aque­llos tra­ta­dos con mé­to­dos usua­les en el en­ve­ne­na­mien­to por “ar­mas quí­mi­cas” a ba­se de sus­tan­cia or­ga­no­fos­fo­ra­dos… Co­mo los con­te­ni­dos en de­ter­mi­na­dos pes­ti­ci­das y ne­ma­ti­ci­das, de uso fre­cuen­te en l a dé­ca­da de los ochen­ta.

Una vez in­ge­ri­do el pro­duc­to cau­san­te de la en­fer­me­dad – sin de­cir o afir­mar que fue­ra el acei­te – se tar­da­ba 10 días en la la­ten­cia del mis­mo, afec­tan­do ma­yor­men­te, y con ma­yor gra­ve­dad, a per­so­nas de ma­yor edad y en­tre los 30 y 40 años.

El “Sín­dro­me de l a Col­za” tu­vo tres fa­ses clí­ni­cas di­fe­ren­tes. L a pri­me­ra de ellas era la fa­se agu­da con la pre­sen­cia en los afec­ta­dos de neu­mo­nía atí­pi­ca, ca­rac­te­ri­za­da por in­fil - tra­dos in­ters­ti­cia­les (que afec tan al te­ji­do de sos­tén y va­sos que ro­dean un ór­gano) al­veo­la­res y eo­si­no­fi­lia (au­men­to del nú­me­ro de eo­si­nó­fi­los en san­gre). La se­gun­da era la fa­se subagu­da o i nter­me­dia, en l a que apa­re-

cie­ron trom­boem­bo­lis­mo (tras­torno en el que las ar te­rias o las ve­nas es­tán blo­quea­das por un ém­bo­lo que se des­pla­za des­de el pun­to de for­ma­ción de un coá­gu­lo), hi­per ten­sión pul­mo­nar (au­men­to de la pre­sión en los va­sos pulmonares), ca­lam­bres y mial­gias (do­lo­res mus­cu­la­res) se­ve­ras.

Y la ter­ce­ra y úl­ti­ma fa­se era la crónica, ca - rac­te­ri­za­da por he­pa­to­pa­tía (tér­mino ge­ne­ral pa­ra en­fer­me­dad del hí­ga­do), es­cle­ro­der­mia (li­te­ral­men­te “piel du­ra”). En de­fi­ni­ti­va, la in- ges­ta de es­te ti­po de acei­te cau­sa­ba una en­fer­me­dad ge­ne­ra­li­za­da del te­ji­do co­nec­ti­vo ca­rac­te­ri­za­da clí­ni­ca­men­te por el en­du­re­ci­mien­to y la f ibro­sis de la piel, y por di­fe­ren­tes for­mas de afec­ta­ción de al­gu­nos ór­ga­nos in­ter­nos o vís­ce­ras co­mo el co­ra­zón, pul­mo­nes, ri­ño­nes y trac to gas­tro­in­tes­ti­nal), hi­per ten­sión pul­mo­nar y neu­ro­pa­tía (tér­mino ge­ne­ral pa­ra las afec­cio­nes ner vio­sas).

Aun­que exis­ten evi­den­cias de­mos­tra­das cien­tí­fi­ca­men­te en­tre el con­su­mo del acei­te de col­za y la apa­ri­ción de la en­fer­me­dad tam­bién es cier to que de­ter­mi­na­dos epi­de­mió­lo­gos han aler ta­do que la cau­sa del sín­dro­me po­dría no es­tar di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con el acei­te, aun­que es­te sí es­tu­vie­ra pre­sen­te en el mo­men­to de la in­ges­tión del pro­duc­to cau­san­te.

El acei­te con­ta­mi­na­do tu­vo su ori­gen en Fran­cia y era de ca­rác­ter in­dus­trial, “adap­ta­do” pa­ra el con­su­mo hu­mano…

Di­fe­ren­tes es­tu­dios pu­sie­ron en evi­den­cia la aso­cia­ción en­tre un ti­po de en­va­se que ha­bía si­do dis­tri­bui­do por una com­pa­ñía es­pe­cíf ica y la anili­na con­te­ni­da en los acei­tes adul­te­ra­dos. Pos­te­rior­men­te un es­tu­dio de con­trol se es­ta­ble­ció una re­la­ción- do­sis­res­pues­ta en­tre la con­cen­tra­ción de un com­pues­to quí­mi­co mar­ca­dor de l a des­na­tu­ra­li­za­ción del acei­te (oleil-anili­da) y el ries­go de desa­rro­llar l a en­fer­me­dad. En l a ac­tua­li­dad se es­tán rea­li­zan­do en­tre otros, es­tu­dios de se­gui­mien­to clí­ni­co y mor­ta­li­dad de es­ta co - hor te de afec­ta­dos.

Sin em­bar­go, pa­sa­do un tiem­po sur­gió una nue­va po­si­bi­li­dad: el acei­te con­ta­mi­na­do fue ven­di­do/dis­tri­bui­do en mer­ca­di­llos, sin un con­trol sa­ni­ta­rio ade­cua­do. En esos mis­mos mer­ca­di­llos tam­bién se ven­dían otros ti­pos de ali­men­tos co­mo to­ma­tes y le­chu­gas pro­ve­nien­tes de la zo­na me­di­te­rrá­nea… Bien, esos to­ma­tes y ver­du­ras es­tu­vie­ron tra­ta­dos con pes­ti­ci­das y ne­ma­ti­ci­das, en con­cre­to, con un pro­duc­to co­mer­cia­li­za­do –y prohi­bi­do- por la em­pre­sa ale­ma­na Ba­yer lla­ma­do “Ne­me­cur” y cu­ya in­to­xi­ca­ción ali­men­ta­ria en­ca­ja­ba per­fec­ta­men­te con el cua­dro clí­ni­co de los afec­ta­dos, em­peo­ra­do por la in­ges­tión del acei­te tó­xi­co.

En otras pa­la­bras: el ciu­da­dano acu­día al mer­ca­di­llo don­de com­pra­ba el acei­te y otros pro­duc­tos co­mo to­ma­tes y ver­du­ras, una vez en ca­sa rea­li­za­ban una en­sa­la­da ali­ñan­do la mis­ma con el acei­te. En­ton­ces, se pro­du­cía la in­ges­tión y el con­ta­mi­nan­te en­tra­ba en el cuer­po. Co­mo cau­sa pri­ma­ria se­ría el efec­to de los pes­ti­ci­das so­bre l as ver­du­ras y co­mo se­cun­da­ria el efec­to de la anili­na des­na­tu­ra­li - za­da del acei­te… He ahí la pro­ba­ble cau­sa real de es­te “Sín­dro­me Tó­xi­co” que hoy per vi­ve en mu­chos ciu­da­da­nos es­pa­ño­les y que nues­tras au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias, y Go­bierno se nie­gan a acep­tar o a di­vul­gar las cau­sas rea­les. So­lo ca­be pre­gun­tar­se: ¿Por qué?

Son tres ejem­plos de en­fer­me­da­des malditas que en­con­tra­mos en Es­pa­ña a lo lar­go de su His­to­ria y que nos ha­cen ver lo frá­gil que es el equi­li­brio en­tre la vi­da y la muer­te. El ser hu­mano del si­glo XXI se cree in­ven­ci­ble, co­mo lo creían en el si­glo XVII, y, sin em­bar­go, co­mo siem­pre, es­ta­mos a mer­ced de aque­llo que no ve­mos.

Texto Jo­sé Ma­nuel Gar­cía Bau­tis­ta

Uno de los ma­yo­res azo­tes que su­frió An­da­lu­cía a ni­vel de epidemias fue, sin du­das, la de La pes­te en 1649 en la ciu­dad de Se­vi­lla; el puer­to, el ori­gen de la ri­que­za que en­tra­ba en la ur­be tam­bién se con­vir­tió en, ca­si, su

sen­ten­cia de muer­te. Es­te es el re­tra­to de una CIU­DAD FAN­TAS­MA.

La pes­te se con­vir­tió en una de las en­fer­me­da­des más mortíferas de Es­pa­ña.

Juan Mar­tí­nez Mon­ta­ñés.

LA PES­TE SE LLE­VÓ A MU­CHOS SE­VI­LLA­NOS y per­so­na­jes ilus­tres. Uno de ellos fue el in­sig­ne es­cul­tor Juan mar­tí­nez mon­ta­ñés, quien mu­rió el 18 de

ju­nio de 1649. se­vi­lla se ha­bía que­da­do re­du­ci­da ca­si a una ciu­dad fan­tas­ma.

Ly­co­sa ta­ran­tu­la.

La ta­ran­te­la tam­bién era co­no­ci­da co­mo “el bai­le de San Vi­to”.

el efec­to cu­ra­ti­vo que te­nía la mú­si­ca era lla­ma­ti­vo. La ta­ran­te­la tam­bién era co­no­ci­da co­mo “el bai­le de San Vi­to”,

pu­dien­do ve­nir la mis­ma de la ciu­dad ita­lia­na de Ta­ren­to.

Bai­le de la ta­ran­te­la.

Mú­si­ca curativa del ta­ran­tis­mo.

acei­te de col­za es­ta­ba su­pues­ta­men­te con­ta­mi­na­do con una sus­tan­cia lla­ma­da anili­na, de ca­rác­ter

des­na­tu­ra­li­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.