Gri­pe es­pa­ño­la. El vi­rus más le­tal

Mas Alla Monografico - - Sumario - Texto blan­ca ra­mos Jar­que

el pa­tó­lo­go mo­le­cu­lar Jef­fery K. tau­ben­ber­ger de­fi­nió la Gri­pe es­pa­ño­la co­mo “el vi­rus más le­tal”, y ra­zón no le fal­ta­ba. su apa­ri­ción se pro­du­jo al fi­nal de la pri­me­ra gue­rra mun­dial, en­tre 1918 y 1919, y, se­gún las es­ti­ma­cio­nes más apro­xi­ma­das, es­te vi­rus pro­vo­có en­tre 40 y 50 mi­llo­nes de muer­tos en to­do el mun­do, una ci­fra muy su­pe­rior a la que re­gis­tró la mis­mí­si­ma gran gue­rra, que ron­dó los 10 mi­llo­nes. ma­tó con to­da pro­ba­bi­li­dad in­clu­so a más per­so­nas que la te­mi­da pes­te NE­GRA de la edad me­dia. Na­die se li­bró. pe­ro, ¿fue un pro­duc­to de las con­di­cio­nes de la pri­me­ra gue­rra mun­dial o fue una coin­ci­den­cia ex­tra­ña y pu­ra­men­te

ca­sual que pue­de vol­ver a ocu­rrir?

El 2 de ju­nio de 1918, el co­rres­pon­sal de The Ti­mes en Ma­drid es­cri­bía so­bre esa ex­tra­ña epi­de­mia: “Every­body thinks of it as the Spa­nish in­fluen­za to­day…”. Por pri­me­ra vez se ha­cía re­fe­ren­cia a es­ta gri­pe con el ape­lli­do de es­pa­ño­la. El ve­rano de ese año, el fa­mo­so tér­mino ya apa­re­cía en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en las re­vis­tas mé­di­cas es­pe­cia­li­za­das de to­do el mun­do y así ha lle­ga­do has­ta no­so­tros. Lla­ma­do The blitz ka­tarrh por l os ale­ma­nes, des­pués Flan­ders gri­pe por los i ngle­ses y, fi­nal­men­te, gri­pe es­pa­ño­la o Da­ma es­pa­ño­la por los nor tea­me­ri­ca­nos tam­bién. Y ello, aun­que es uná­ni­me­men­te acep­ta­do por l a co­mu­ni­dad cien­tíf ica in­ter­na­cio­nal que es­ta gri­pe es­pa­ño­la de 1918 no se ori­gi­nó en Es­pa­ña.

La peor epi­de­mia

Es­ta gri­pe pan­dé­mi­ca ha si­do y es una de las en­fer­me­da­des más de­vas­ta­do­ras que se han su­fri­do. El peor ase­sino en los re­gis­tros de los epi­de­mió­lo­gos que se co­no­cen. Di­fe­ren­te de la gri­pe es­ta­cio­nal, que nos cas­ti­ga ca­da año, es­ta apa­re­ce en pe­río­dos más am­plios, du­ran­te va­rios años in­clu­so, no pre­sen­ta un pa­trón de­ter­mi­na­do y ge­ne­ra una mor­ta­li­dad muy ele­va­da, cu­rio­sa­men­te en­tre adul­tos j óve­nes, l os que por nor­ma ge­ne­ral se en­cuen­tran más ale­ja­dos de los gru­pos de ries­go, tal y co­mo l os co­no­ce­mos. Se­gún los ex­per tos, un vi­rus de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, i gual de pa­tó­geno que el de 1918, ma­ta­ría hoy a más de 100 mi­llo­nes de per­so­nas.

En 2005, el mé­di­co Johan Hul­tin, cien­tí­fi­cos mi­li­ta­res y el ge­ne­tis­ta Jef­fe­rey Tau­ben­ber­ger en­con­tra­ron al­gu­nas res­pues­tas. Lo­gra­ron res­ca­tar los ge­nes del vi­rus de los pul­mo­nes de una de las víc­ti­mas que ha­bía muer­to en 1918 en un po­bla­do es­qui­mal de Alas­ka, que de­bi­do al frio ha­bía con­ser­va­do es­te ma­te­rial de la me­jor ma­ne­ra. Así se lle­gó a saber que el vi­rus de 1918 no te­nía nin­gún gen de ti­po hu­mano. Se tra­ta­ba del vi­rus de la gri­pe aviar pe­ro sin mez-

clas. Pe­ro eso sí, pre­sen­ta­ba 25 mu­ta­cio­nes de lo ha­cían es­pe­cial, y en­tre ellas de­bían es­tar las que le per­mi­tie­ron adap­tar­se al ser hu­mano (H1N1). Así se su­po que el vi­rus de la lla­ma­da gri­pe es­pa­ño­la se mul­ti­pli­ca­ba 50 ve­ces más rá­pi­do que la gri­pe co­mún tras un día de in­fec­ción, y 39.000 ve­ces a más ve­lo­ci­dad tras cua­tro días.

Se hi­cie­ron prue­bas con ra­to­nes, em­brio­nes de po­llo y cé­lu­las de pul­món hu­ma­nas y en to­dos los ca­sos los re­sul­ta­dos fue­ron abru­ma­do­res: to­dos los su­je­tos del ex­pe­ri­men­to se in­fec­ta­ban y mo­rían al po­co tiem­po.

To­da­vía que­dan mu­chas pre­gun­tas so­bre su ori­gen real, sus ca­rac­te­rís­ti­cas epi­de­mio­ló­gi­cas po­co co­mu­nes y las ba­ses de su pa­to­ge­nia per­ma­ne­cen aún hoy sin res­pues­ta.

Po­si­bles orí­ge­nes

De las 30 epidemias de gri­pe con­ta­bi­li­za­das des­de 1500, nin­gu­na de ellas fue tan gra­ve con es­ta. Pa­ra Ca­rol Byerly, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Co­lo­ra­do Boul­der y au­to­ra del li­bro Fe­ver of War The In­fluen­za Epi­de­mic in the U.S. Army du­ring World War I, la gri­pe apa­re­ció ese mis­mo año, al ter­mi­nar la gue- rra, y no fue un he­cho ca­sual. El con­flic to creó las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra la apa­ri­ción y pro­pa­ga­ción de la en­fer­me­dad.

Los factores que pu­die­ron in­fluir en su na­ci­mien­to y de­sa­rro­llo pa­san por la te­rri­ble y cruel si­tua­ción que su­pu­so la gue­rra de trin­che­ras que se vi­vió du­ran­te el con­flic to, to­da la suer te de ga­ses que se em­pleó en la gue­rra quí­mi­ca y las la­men­ta­bles con­di­cio­nes que de­bie­ron vi­vir los sol­da­dos en el fren­te, so­bre to­do, en te­rri­to­rio fran­cés. Otros nom­bres, co­mo Pa­trick Zyl­ber­man, profesor de His­to­ria de la Sa­lud de la Es­cue­la Su­pe­rior de Sa­lud Pú-

bli­ca Fran­ce­sa, no creen que fue­ra así. Afir­ma que pu­do ser, qui­zá, una mu­ta­ción ge­né­ti­ca for tui­ta, que en cual­quier ca­so la gue­rra ayu­dó pe­ro no fue ca­pi­tal.

Hay teo­rías que afir­man que es po­co pro­ba­ble que la gri­pe cam­bia­se, ade­más, el desen­la­ce de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, por­que cier­ta­men­te, los sol­da­dos de am­bos ban­dos se con­ta­gia­ron de for­ma muy pa­re­ci­da y pa­de­cie­ron la en­fer­me­dad de una ma­ne­ra muy si­mi­lar. Pe­ro las con­di­cio­nes en las que es­tos vi­vían eran, sin du­da, las idea­les pa­ra el de­sa­rro­llo de es­ta do­len­cia a am­bos la­dos de las trin­che­ras.

An­tes de su ini­cio ofi­cial el 4 de mar­zo de 1918, se pro­du­je­ron va­rios epi­so­dios pre­vios que ya aler ta­ban de la fu­tu­ra si­tua­ción. Aun­que los detalles y las cir­cuns­tan­cias con­cre­tas que ori­gi­na­ron el ini­cio real de la pan­de­mia son po­co co­no­ci­dos.

El pri­me­ro de es­tos epi­so­dios fue en la ba­se mi­li­tar bri­tá­ni­ca de Éta­ples, en el no­roes­te de Fran­cia, don­de los sol­da­dos su­frie­ron im­por­tan­tes in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias en­tre 1916 y 1917, la co­no­ci­da co­mo bron­qui­tis pu­ru­len­ta. Y el se­gun­do fue la co­no­ci­da co­mo neu­mo­nía de los an­na­mi­tas, que afec­tó a de­ter­mi­na­das tro­pas de la In­do­chi­na fran­ce­sa en­tre los años 1916 y 1918.

Y es que el ori­gen geo­grá­fi­co de l a gri­pe si­gue sien­do ob­je­to de de­ba­te. Di­ver­sas hi­pó­te­sis han apun­ta­do al Es­te de Asia, Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, en con­cre­to a Kan­sas.

Cien­tí­fi­cos del Mu­seo Vas­co de His­to­ria de la me­di­ci­na, en Bil­bao, l a Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, los Ins­ti­tu­tos Na­cio­na­les de la Sa­lud en Bet­hes­da y la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ari­zo­na en Tem­pe, pu­bli­ca­ron en 2014 en BMC In­fec­tious Di­sea­ses el es­tu­dio más de­ta­lla­do has­ta la fe­cha de es­ta epi­de­mia

en cual­quier país, pe­ro los pri­me­ros fo­cos de la pan­de­mia, don­de tam­bién Ma­drid ocu­pa un l ugar des­ta­ca­do, son so­lo hi­pó­te­sis y exis­ten dis­cre­pan­cias.

Los es­tu­dios más ri­gu­ro­sos rea­li­za­dos por in­ves­ti­ga­do­res es­ta­dou­ni­den­ses afir­man que la zo­na de pro­ce­den­cia de la en­fer­me­dad más con­cre­ta es el con­da­do de Has­kell en el su­r­oes­te del es­ta­do de Kan­sas. De ahí lle­ga­ría a la ba­se mi­li­tar. En es­te con­da­do a fi­na­les de enero de 1918, el mé­di­co en­car­ga­do Lo­ring Mi­ner, des­cri­be una sú­bi­ta epi­de­mia de gri­pe co­mo nun­ca an­tes se ha­bía co­no­ci­do, ya que afec­ta a pa­cien­tes jó­ve­nes y sa­lu­da­bles, que rá­pi­da­men­te se com­pli­ca lle­van­do a una neu­mo­nía y que, in­clu­so, cau­sa­ba una rá­pi­da muer­te. El via­je de los en­fer­mos al cuar tel era ha­bi­tual y el mo­ti­vo más pro­ba­ble de su con­ta­gio en­tre los sol­da­dos.

Lo­ri­ner Mi­ner ya qui­so ad­ver tir de la gra­ve­dad del pro­ble­ma que se ave­ci­na­ba co­mu­ni­can­do los bro­tes que vio aquí, en Has­kel, en el bo­le­tín de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas de la épo­ca, el lla­ma­do Pu­blic Health Re­ports.

El fo­co of icial de la gri­pe es­pa­ño­la se re - gis­tra en­ton­ces efec­ti­va­men­te en mar­zo de 1918, en con­cre­to, en la ba­se mi­li­tar de For t Ri­ley, en Funs­ton, Kan­sas. Allí fue­ron 1.10 0 sol­da­dos los afec ta­dos por una gri­pe in­só­li­ta.

Se­gún al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res, el con­ta­gio se pro­du­jo efec­ti­va­men­te por el con­tac­to con es­tos cam­pe­si­nos que ya ha­bía vi­vi­do un bro - te en fe­bre­ro de es­te año. Pe­ro otra op­ción si­túa el ori­gen en los tra­ba­ja­do­res chi­nos que lle­ga­ron a la ba­se. La aglo­me­ra­ción de tro­pas en los cuar te­les se con­vir tió en un lu­gar ideal, sin du­da, pa­ra el cul­ti­vo de la gri­pe. Los mis­mos sol­da­dos di­fun­die­ron sin re­me­dio la en­fer­me­dad de­bi­do a los con­ti­nuos tras­la­dos de

tro­pas. Se­gún da­tos pu­bli­ca­dos por BBC, en es­tas fechas, en Es­ta­dos Uni­dos, cer­ca del 28 por cien­to de la po­bla­ción pa­de­ció la te­mi­da en­fer­me­dad y mu­rie­ron de 500.000 a 675.000 per­so­nas.

Pe­ro el ca­so es que, al pa­re­cer, des­de aquí, la en­fer­me­dad sal­tó a Fran­cia, lu­gar don­de se ma­ni­fes­ta­ría por pri­me­ra vez en Eu­ro­pa de for­ma cla­ve, en con­cre­to, en una ba­se pró­xi­ma a Bur­deos, en el mes de abril de 1918. Y tras un intermedio, se­ría en agos­to cuan­do apa­re­ce­ría la ce­pa más vio­len­ta, aho­ra en tres con­ti­nen­tes dis­tin­tos (Fran­cia, Sie­rra Leo­na y Mas­sa­chu- setts). La gri­pe es­pa­ño­la cau­sa­ba neu­mo­nía con ra­pi­dez, y, a me­nu­do, la muer­te dos días des­pués de los pri­me­ros sín­to­mas. So­lo en In­dia hu­bo un re­gis­tro de 12 mi­llo­nes de muer­tos.

el po­der de la pren­sa

Es­pa­ña fue un pa­so y un cen­tro de su­mi­nis­tros pa­ra Fran­cia du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, en la cual no to­mó par ti­do. Se in­for­ma­ba del con­flic­to en tér­mi­nos nor­ma­les, sin más. Pe­ro es­ta si­tua­ción cam­bió en ma­yo de 1918. En­ton­ces Ma­drid se con­vir tió en el epi­cen­tro del pri­mer bro­te im­por­tan­te de es­ta pan­de­mia gri­pal en los me­ses de ma­yo y ju­nio de ese año.

Pe­rió­di­cos co­mo El Sol o El Li­be­ral ex­pli­ca­ron con to­do lu­jo de detalles los sín­to­mas y las si­tua­cio­nes que se es­ta­ban vi­vien­do en la ca­pi­tal. Es­ta eta­pa fue muy im­por­tan­te y sig­ni­fi­ca­ti­va en la evo­lu­ción de la en­fer­me­dad a ni­vel glo­bal.

Has­ta el rey al­fon­so xiii, bi­sa­bue­lo de Juan car­los i, en­fer­mó en­tre ma­yo y ju­lio de 1918. El mo­nar­ca no se en­con­tra­ba en­ton­ces en nin­guno de los con­si­de­ra­dos gru­pos de ries­go. Te­nía 32 años y con­ta­ba con to­dos los

cui­da­dos que con­ve­nían pa­ra una bue­na sa­lud. Y es que es­te vi­rus de la gri­pe no so­lo no en­ten­día de eda­des, tam­po­co lo ha­cía de cla­ses so­cia­les.

Pa­ra au­to­res co­mo An­ton Er­ko­re­ka Ba­rre­na, profesor de l a Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co y di­rec tor del Mu­seo Vas­co de His­to­ria de l a Me­di­ci­na, l a de­no­mi­na­ción de “es­pa­ño­la”, no de­be i ndi­car as­pec­tos des­pec­ti­vos, ya que en reali­dad, su nom­bre es­tá más bien re­la­cio­na­do con un ejem­plo de li­ber tad de ex­pre­sión que se dio en nues­tro país fren­te a la cen­su­ra que se im­pu­so en otro paí­ses y de­mo­cra­cias de la épo­ca. “Ese nom­bre no de­be­ría mo­les­tar ni preo­cu­par a na­die. La de­no­mi­na­ción de gri­pe es­pa­ño­la tie­ne to­da su ló­gi­ca: pe­rio­dis­tas y cien­tí­fi­cos bau­ti­za­ron así la epi­de­mia por­que es­ta se ma­ni­fes­tó con gran vi­ru­len­cia en la ca­pi­tal es­pa­ño­la y se pu­do in­for­mar con cier ta li­ber tad so­bre la mis­ma”, ex­pli­ca el ex­per to.

En es­tos mo­men­tos l a Gran Gue­rra ha­bía su­pues­to pa­ra Eu­ro­pa un gol­pe de­mo­le­dor y su­fría los efec­tos de los pro­ble­mas que ve­nían aca­rreán­do­se de es­te fa­tal con­flic to, por ello l os go­bier­nos no es­ta­ban dis­pues­tos a ge­ne­rar más in­quie­tu­des y desa­so­sie­gos en­tre la po­bla­ción dan­do su im­por­tan­cia real a una epi­de­mia de di­men­sio­nes nun­ca vistas an­tes en el con­ti­nen­te eu­ro­peo. La ten­den­cia fue siem­pre mi­ni­mi­zar la im­por­tan­cia de es­ta te­rri­ble en­fer­me­dad pa­ra que la so­cie­dad no se asus­ta­ra. Tam­bién por­que se veía co­mo un sín­to­ma de de­bi­li­dad an­te el enemi­go.

Pe­ro es­te fue un si­len­cio que Es­pa­ña no se se­cun­dó. Al ser neu­tral, Es­pa­ña no ne­ce­si­ta­ba ocul­tar­la. Y así da­ba la sen­sa­ción de que el úni­co país afec­ta­do por la en­fer­me­dad era Es­pa­ña. Por ejem­plo, el 22 de ma­yo de 1918, el pe­rió­di­co El Sol in­cluía una no­ta en­tre sus pá­gi­nas que de­cía lo si­guien­te: “In­du­da­ble­men­te, no exis­te di­fe­ren­cia en­tre la do­len­cia

ob­ser­va­da en los cuar­te­les por nues­tro in­for­ma­do­res y la que aque­ja des­de ha­ce días a to­do Ma­drid”. Tam­bién des­cri­bían sin ocul­tar na­da, sín­to­mas ta­les co­mo ja­que­ca, f ie­bre, do­lo­res mus­cu­la­res y ar ti­cu­la­res y pro­ble­mas to­rá­ci­cos e in­tes­ti­na­les que se ma­ni­fes­ta­ban en los en­fer­mos. Cer­ca de 300.000 es­pa­ño­les mu­rie­ron a cau­sa de es­ta en­fer­me­dad.

El gran pro­ble­ma de es­ta en­fer­me­dad era que, al con­tra­rio de lo que sue­le ser ha­bi­tual con la gri­pe, es­ta no se ce­ba­ba con aque­llos que pre­sen­ta­ban una sa­lud más dé­bil, no era co­sa de ni­ños y an­cia­nos. Era le­tal con cual­quie­ra que se con­ta­gia­ra del vi­rus.

La cau­sa ra­di­ca en el mo­do de fun­cio­nar de es­te vi­rus y su fa­ci­li­dad pa­ra ex­ten­der­se. Se pro­du­cía de­bi­do a una “tor­men­ta” de ci­to­si­nas, es­tas son unas pro­teí­nas que lle­van las cé­lu­las in­mu­ni­ta­rias al lu­gar en el que hay una in­fec­ción. Pe­ro en el ca­so de es­te fe­nó­meno, se pro­du­ce una re­vo­lu­ción y pue­den aca­bar por con­cen­trar­se en un si­tio pro­vo­can­do una in­fla­ma­ción que si se pro­du­ce en el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio se­rá mor­tal.

La fal­ta de me­di­ca­men­tos y l as de­fi­cien­cias en las con­di­cio­nes hi­gié­ni­co sa­ni­ta­rias agra­va­ron más la si­tua­ción. Los pa­cien­tes no ca­bían en los hos­pi­ta­les y se agol­pa­ban en es- pa­cios re­du­ci­dos y sin ven­ti­la­ción, otro fac­tor fa­tal pa­ra el con­ta­gio.

En­ten­der es­ta pan­de­mia y sus im­pli­ca­cio­nes pa­ra ata­jar nue­vas en­fer­me­da­des re­quie­re una cui­da­da ex­pe­ri­men­ta­ción y un pro­fun­do aná­li­sis his­tó­ri­co. Se­gún el ma­nual ti­tu­la­do Geo­gra­fía y mor­ta­li­dad de la gri­pe de 1918, obra del profesor Kerr y Pat­ter­son, fue­ron en­tre 40 y 50 mi­llo­nes de per­so­nas mu­rie­ron en un año.

Gri­pe aviar

En nues­tro fu­tu­ro más pró­xi­mo, las epidemias de gri­pe se­gui­rán ame­na­zan­do y sien­do un

es­pa­ña al ser neu­tral des­cri­bía sin ocul­tar na­da so­bre

es­ta en­fer­me­dad. así ha­bla­ba de sus sín­to­mas y de las muer­tes que pro­du­jo en el país. cer­ca de 300.000 es­pa­ño­les per­die­ron la vi­da a

cau­sa de la gri­pe es­pa­ño­la.

fac­tor cla­ve pa­ra el de­sa­rro­llo de l a exis­ten­cia hu­ma­na. Se tra­ta de apren­der de los erro­res y tra­tar de lu­char con­tra nue­vas reali­da­des qui­zá una ca­tás­tro­fe mun­dial co­mo la que fue es­ta.

No en vano, la hue­lla de es­ta gri­pe es­ta­ba y es­tá en el pro­to­co­lo de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud que de­cla­ró, por ejem­plo, la pan­de­mia de 2009, lla­ma­da gri­pe A, un vi­rus nue­vo que afec­ta­ba a un gran nú­me­ro de per­so­nas en to­do el mun­do.

No fue el pri­mer avi­so, el vi­rus H5N1 de la gri­pe aviar de 2005 to­da­vía es­ta­ba pre­sen­te y preo­cu­pa­ba y hay un H7N9 en Chi­na que tam­po­co ha des­apa­re­ci­do.

Se cree que la gri­pe es­pa­ño­la pu­do sur­gir en las trin­che­ras de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

TO­DA­VÍA QUE­DAN MU­CHAS PRE­GUN­TAS SO­BRE EL ORI­GEN REAL DE LA GRI­PE ES­PA­ÑO­LA, sus ca­rac­te­rís­ti­cas epi­de­mio­ló­gi­cas po­co co­mu­nes y las ba­ses de su pa­to­ge­nia per­ma­ne­cen aún hoy sin

res­pues­ta.

En los hos­pi­ta­les los en­fer­mos es­ta­ban agol­pa­dos, lo que pro­pi­cia­ba el con­ta­gio.

el ori­gen geo­grá­fi­co de la gri­pe es­pa­ño­la si­gue sien­do ob­je­to de de­ba­te en la ac­tua­li­dad. di­ver­sas hi­pó­te­sis han apun­ta­do al es­te de asia, eu­ro­pa y es­ta­dos uni­dos, en con­cre­to a

Kan­sas.

el fo­co ofi­cial de la gri­pe es­pa­ño­la se re­gis­tra de­fi­ni­ti­va­men­te en mar­zo de 1918, en con­cre­to, en la ba­se mi­li­tar de fort ri­ley, en funs­ton, Kan­sas (es­ta­dos Uni­dos). allí fue­ron 1.100

sol­da­dos los afec­ta­dos por una gri­pe in­só­li­ta.

LA GRAN GUE­RRA HA­BÍA SU­PUES­TO PA­RA EU­RO­PA UN GOL­PE

DE­MO­LE­DOR, los go­bier­nos no es­ta­ban dis­pues­tos a ge­ne­rar más in­quie­tu­des y desa­so­sie­gos en­tre la po­bla­ción dan­do su im­por­tan­cia real a una epi­de­mia de di­men­sio­nes nun­ca vistas an­tes en el con­ti­nen­te eu­ro­peo.

la fal­ta de me­di­ca­men­tos y las de­fi­cien­cias en las con­di­cio­nes hi­gié­ni­co-sa­ni­ta­rias agra­va­ron la si­tua­ción. los pa­cien­tes no ca­bían en los hos­pi­ta­les y se agol­pa­ban en

es­pa­cios re­du­ci­dos y sin ven­ti­la­ción, otro fac­tor fa­tal pa­ra el con­ta­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.