CA­SOS AC­TUA­LES EN ES­TA­DOS UNI­DOS

Mas Alla Monografico - - España -

Es­ta­dos Uni­dos se ha re­gis­tra­do la muer­te de una per­so­na de­bi­do a la pes­te, la te­rri­ble en­fer­me­dad que arra­sa­ra con mi­llo­nes de per­so­nas en Eu­ro­pa ha­ce si­glos –y que se con­si­de­ra erra­di­ca­da– ha re­apa­re­ci­do en el es­ta­do de Co­lo­ra­do y ma­ta­do a una per­so­na, tal y co­mo in­for­mó el de­par­ta­men­to de sa­lud del con­da­do y la ciu­dad de Pue­blo. La en­fer­me­dad, aun­que erra­di­ca­da, pue­de sur­gir co­mo en el ca­so de Pue­blo y te­ner una explicación ra­zo­na­ble más allá de ex­pe­ri­men­tos y cons­pi­ra­cio­nes. En un co­mu­ni­ca­do de pren­sa se in­di­ca­ba: “El in­di­vi­duo pu­do ha­ber con­traí­do la en­fer­me­dad por me­dio de las pul­gas de un roe­dor o un ani­mal muer­to”. Era pri­mer ca­so en el que al­guien en el con­da­do de Pue­blo con­traía la pes­te des­de 2004. Así Syl­via Proud, di­rec­to­ra de sa­lud pú­bli­ca de la ciu­dad y el con­da­do, se­ña­la­ba: “Es­to pone de re­lie­ve la im­por­tan­cia de pro­te­ger­te y pro­te­ger a tus mas­co­tas de la ex­po­si­ción a las pul­gas que lle­van la pes­te”.

Se tra­tó de bus­car el por­ta­dor ini­cial de la en­fer­me­dad ha­bién­do­lo ubi­ca­do, po­si­ble­men­te, en un pe­rro de las pra­de­ras muer­to en la par­te oc­ci­den­tal del con­da­do de Pue­blo.

Co­lo­ra­do no es aje­na a es­ta te­rri­ble en­fer­me­dad, pues en el con­da­do de La­ri­mer mu­rió un ado­les­cen­te a prin­ci­pios de 2015 por la pes­te, se­gún el De­par­ta­men­to de Sa­lud Pú­bli­ca y Me­dio Am­bien­te del Es­ta­do. Es­te nue­vo ca­so era el pri­me­ro tras sie­te años, ya que nin­guno de los 17 ca­sos re­gis­tra­dos en­tre 2005 y 2015 per­te­ne­cían al con­da­do de Pue­blo.

El CDC, Cen­tro pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des, in­ves­ti­gó las cau­sas de la en­fer­me­dad y des­cu­brie­ron que un pe­rro de la ra­za pit bull te­nía un bro­te de la pes­te, el cual afec­tó a cua­tro per­so­nas en 2014. Tam­bién se in­di­có que po­dría ha­ber­se da­do una trans­mi­sión de hu­mano a hu­mano, he­cho que no ha­bía su­ce­di­do en Es­ta­dos Uni­dos des­de 1924.

Se­gún el De­par­ta­men­to de

Sa­lud Tri-County de Co­lo­ra­do, el con­ta­gio de ani­mal a hu­mano es im­pro­ba­ble, pe­ro no se de­be ol­vi­dar que se dio un ca­so en 2009 en Chi­na. Des­de el CDC se in­di­ca­ba que al­re­de­dor de sie­te per­so­nas se in­fec­tan con la pes­te –más del 80% en for­ma bu­bó­ni­ca– al año en Es­ta­dos Uni­dos. La en­fer­me­dad, si no se tra­ta, pue­de ser mor­tal, pe­ro tra­ta­da con an­ti­bió­ti­cos y an­ti­mi­cro­bia­nos, se pue­de con­tro­lar. Los prin­ci­pa­les pro­pa­ga­do­res –a tra­vés de las pul­gas– de la mis­ma son las ra­tas o los jer­bos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.