VOLTAIRE Y LOS VAM­PI­ROS

Mas Alla Monografico - - Conspiraciones -

“Los vi­vos a quie­nes los vam­pi­ros chu­pa­ban la san­gre, se que­da­ban pá­li­dos y se iban con­su­mien­do; y los muer­tos que la ha­bían chu­pa­do en­gor­da­ban, les sa­lían los co­lo­res y es­ta­ban com­ple­ta­men­te ape­ti­to­sos. En Po­lo­nia, en Hun­gría, en Si­le­sia, en Mo­ra­via, en Aus­tria y en Lo­re­na, eran los paí­ses don­de los muer­tos prac­ti­ca­ban esa ope­ra­ción. Na­die oía ha­blar de vam­pi­ros en Lon­dres ni en Pa­rís. Con­fie­so que en esas dos ciu­da­des hu­bo agio­tis­tas, mer­ca­de­res, gen­tes de ne­go­cios que chu­pa­ron a la luz del día la san­gre del pue­blo; pe­ro no es­ta­ban muer­tos, sino co­rrom­pi­dos. Esos ver­da­de­ros chu­po­nes no vi­vían en los ce­men­te­rios, sino en mag­ní­fi­cos palacios. (…) El re­sul­ta­do de to­do es que una gran par te de Eu­ro­pa es­tu­vo in­fes­ta­da de vam­pi­ros du­ran­te cin­co o seis años, y que hoy ya no exis­ten”. Así na­rra­ba el f iló­so­fo fran­cés Voltaire, en su Dic­cio­na­rio Fi­lo­só­fi­co (1764), cier tos he­chos “vam­pí­ri­cos”, más que na­da pa­ra ex­pre­sar su creen­cia en es­tos se­res, re­sal­tar la im­por­tan­cia del mi­to en­tre sus coe­tá­neos y, ya de pa­so, cri­ti­car me­ta­fó­ri­ca e iró­ni­ca­men­te a cier tos sec­to­res de la po­bla­ción que “vi­vían en palacios” gra­cias en par te a su cos­tum­bre de “chu­par” o apro­ve­char­se de otros.

Voltaire a la edad de 24 años, pin­ta­do por Ni­co­las de Lar­gi­llìe­re (1656-1746).

en el año 1733, se ha­bla­ba del vam­pi­ris­mo co­mo una en­fer­me­dad con­ta­gio­sa si­mi­lar a la ra­bia. La ex­pan­sión de las epidemias en­tre 1720 y 1740 en Hun­gría y Gre­cia coin­ci­dió con la ex­pan­sión del mi­to

en el con­ti­nen­te eu­ro­peo en torno a es­te mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.