EL AR­CA DE LA ALIAN­ZA

Mas Alla Monografico - - Personajes -

Cuan­do Da­vid con­quis­tó Je­ru­sa­lén, lle­vó has­ta allí el Ar­ca de la Alian­za, en la que se guar­da­ban las dos ta­blas del De­cá­lo­go, la va­ra con la que Moi­sés abrió el Mar Ro­jo y un re­ci­pien­te con un po­co de ma­ná.

El Ar­ca se cus­to­dia­ba en el Ta­ber­nácu­lo, un san­tua­rio mó­vil. Sin du­da, se tra­ta­ba de una ar te­fac to bas­tan­te mis­te­rio­so. Era un ca­jón por­tá­til de ma­de­ra cu­bier to de oro y con un que­ru­bín ala­do co­lo­ca­do en ca­da ex tre­mo de la ta­pa do­ra­da.

El Ar­ca no so­lo ser vía co­mo sím­bo­lo de la pre­sen­cia di­vi­na que guia­ba a Israel, sino tam­bién pa­ra es­ta­ble­cer co­mu­ni­ca­ción di­rec ta con Ya­vé. In­clu­so pro­du­cía una po­ten­te ener­gía ca­paz de ma­tar a quien lo to­ca­ra, co­mo ocu­rrió con los in­for tu­na­dos Na­dab y Abihú, hi­jos de Aa­rón. Por eso, pa­ra trans­por tar­lo, los sa­cer­do­tes le­vi­tas te­nían que usar lar­gas vi­gas de ma­de­ra. Al­gu­nos as­troar­queó­lo­gos, co­mo Pe­ter Kras­sa, con­si­de­ran que el Ar­ca de la Alian­za fue pro­duc to de una tec­no­lo­gía ex tra­te­rres­tre. Pro­ba­ble­men­te, se tra­tó de un fa­bu­lo­so con­den­sa­dor eléc tri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.