¿EN­CUEN­TROS OV­NI EN EL ÉXODO BÍ­BLI­CO?

Mas Alla Monografico - - Personajes -

“Al ter­cer día, a eso del ama­ne­cer, hu­bo true­nos y re­lám­pa­gos, una es­pe­sa nu­be so­bre la mon­ta­ña y un so­ni­do muy fuer­te de trom­pe­ta; y to­do el pue­blo, que es­ta­ba en el cam­pa­men­to, tem­bla­ba” (Éx.19,16). Moi­sés se acer­có has­ta el pie de la mon­ta­ña, com­pro­ban­do que Ya­vé ha­bía des­cen­di­do en me­dio del fue­go. “Moi­sés ha­bla­ba y Dios le res­pon­día con el trueno” (Éx.19,19). Una vez re­ci­bió las Ta­blas de la Ley, el pro­fe­ta de los is­rae­li­tas des­cen­dió del Si­naí con la ca­ra ra­dian­te, tras ha­ber con­ver­sa­do con Ya­vé. ¿Aca­so pre­sen­ta­ba que­ma­du­ras en su ros­tro?

Es­te re­la­to, así co­mo otros ex­traí­dos del Éxodo que alu­den a una “zarza ar­dien­te”, a una “co­lum­na de fue­go”, etc., han he­cho es­pe­cu­lar a bas­tan­tes ufó­lo­gos que, qui­zá, Moi­sés fue real­men­te un con­tac­ta­do que man­tu­vo en­cuen­tros con una en­ti­dad ex­tra­te­rres­tre que se hi­zo pa­sar por Dios pa­ra ejer­cer un con­trol más efec­ti­vo so­bre el “pue­blo ele­gi­do”.

Es lo ex­pues­to por Ri­car­do San­tan­der Ba­ta­lla en su obra ¿Fue Jeho­vá un cos­mo­nau­ta? (1975). Re­fi­rién­do­se al epi­so­dio de las Ta­blas de la Ley re­ci­bi­das por Moi­sés, adu­ce que “él cre­yó sin­ce­ra­men­te que se las dio una di­vi­ni­dad ‘ce­les­tial’, pues­to que di­cho in­di­vi­duo se des­pla­za­ba por el ai­re. Me asis­te la se­gu­ri­dad de que se las en­tre­gó un ser con apa­rien­cia ex­tra­ña, por lo me­nos pa­ra la ru­di­men­ta­ria men­ta­li­dad de Moi­sés, al en­fren­tar­se con un in­di­vi­duo su­per­ci­vi­li­za­do”.

Por su par­te, Sal­va­dor Frei­xe­do, en su co­no­ci­da obra Israel, pue­blo con­tac­to (1985), afir­mó sin ro­deos: “Creo que

Ya­vé era un ‘ex­tra­te­rres­tre’ del mis­mo género de los que hoy se les pre­sen­tan a mi­les de con­ciu­da­da­nos nues­tros”.

Si­mi­lar pun­to de vis­ta es com­par­ti­do por Juan Jo­sé Be­ní­tez, quien en Los as­tro­nau­tas de Ya­vé (1980) con­si­de­ra que hu­bo una “Ope­ra­ción Re­den­ción” or­ques­ta­da por una ex­pe­di­ción ex­tra­te­rres­tre, cu­yo fin fue se­lec­cio­nar y con­tro­lar a de­ter­mi­na­dos in­di­vi­duos y familias. Así fue có­mo “crea­ron” la na­ción is­rae­li­ta, ais­lán­do­la del res­to de pue­blos. Un plan que, se­gún Be­ní­tez, cul­mi­na­ría si­glos des­pués con el na­ci­mien­to de un ser ex­cep­cio­nal con atri­bu­tos su­pra­hu­ma­nos: Je­sús.

“Aque­lla mag­na ope­ra­ción no po­día fruc­ti­fi­car si los pa­triar­cas pri­me­ro y el pue­blo ele­gi­do des­pués no re­ci­bían con cla­ri­dad la idea de un Dios úni­co, soberano y po­de­ro­so. (...) Sin esa no­ción bá­si­ca de la exis­ten­cia de un so­lo Crea­dor, el pue­blo es­co­gi­do pa­ra la en­car­na­ción del Enviado no ha­bría si­do útil”, se­ña­la el ufó­lo­go na­va­rro. Ray­mond Dra­ke tam­bién si­guió esa es­te­la ufo­ló­gi­ca en su li­bro Dio­ses y as­tro­nau­tas en el an­ti­guo Israel (1981): “El más asom­bro­so co­men­ta­rio so­bre el Éxodo, la es­cla­vi­tud de un pue­blo ex­tran­je­ro, su li­be­ra­ción por un hé­roe in­ci­ta­do por un Dios con ce­les­tia­les prodigios, con­du­ci­do du­ran­te el día por una nu­be y de no­che por una co­lum­na de fue­go, es que la prue­ba de tal odi­sea pro­ce­da no de los teó­lo­gos o de los mis­mos ju­díos sino de nues­tra cien­cia del es­pa­cio, es­pe­cial­men­te de esos ov­nis que ron­dan hoy nues­tro fir­ma­men­to”, sos­tu­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.