GUE­RRAS PAPALES

Mas Alla Monografico - - Intrigas -

Uno de los acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos im­por­tan­tes que tu­vo lu­gar du­ran­te el pa­pa­do de Ale­jan­dro VI, fue la gue­rra de Ná­po­les. El reino na­po­li­tano, his­tó­ri­ca­men­te ha­bía es­ta­do siem­pre en dispu­ta en­tre Es­pa­ña y Fran­cia. Fue en el año 1494 cuan­do el rey de Fran­cia, Car­los VIII, re­cla­mó su le­gi­ti­mi­dad so­bre el trono de Ná­po­les. An­te la ne­ga­ti­va de Ale­jan­dro VI, el fran­cés en­con­tró una ex­cu­sa pa­ra ata­car Ita­lia. Sin re­sis­ten­cia prác­ti­ca­men­te to­mó Mi­lán, don­de fue acla­ma­do. Pos­te­rior­men­te pa­só por Flo­ren­cia, don­de las gen­tes exal­ta­das por el mon­je Sa­vo­na­ro­la le re­ci­bie­ron de bue­na ga­na, sa­bien­do que es­te era con­tra­rio al Pa­pa del mo­men­to. Rá­pi­da­men­te lle­gó a la ciu­dad de Ro­ma, se­gún se sa­be, el 31 de di­ciem­bre del año 1494. La in­ten­ción del rey fran­cés era de­po­ner a Ale­jan­dro VI, con la ex­cu­sa de que ha­bía si­do un co­rrup­to de vi­da li­cen­cio­sa, pe­ro en reali­dad le que­ría echar del car­go por ha­ber­se ne­ga­do a re­co­no­cer­le co­mo rey le­gí­ti­mo de Ná­po­les. El Pa­pa, de ma­ne­ra in­te­li­gen­te se re­fu­gió en el Cas­ti­llo de Sant’Angelo, don­de re­ci­bió con Car­los VIII. Sa­bien­do que no po­día ha­cer na­da con­tra las fuer­zas ga­las, el va­len­ciano tra­tó de muy cor­tés ma­ne­ra al mo­nar­ca. Es­te úl­ti­mo ca­yó se­du­ci­do por las bue­nas for­mas del pon­tí­fi­ce y aca­bó re­co­no­cien­do a Ale­jan­dro VI co­mo Pa­pa le­gí­ti­mo. Pe­ro en cuan­to el fran­cés mar­chó de Ro­ma, apa­ren­te­men­te con­ten­to, el Pa­pa or­ga­ni­zó una ver­da­de­ra re­be­lión con­tra la ocu­pa­ción de Ita­lia, le­van­tó Mi­lán, Ve­ne­cia, Man­tua, pi­dió ayu­da a las co­ro­nas es­pa­ño­las de Cas­ti­lla y Ara­gón. Con­tan­do, ade­más, con sus pro­pias fuer­zas pon­ti­fi­cias, lo­gra­ron ha­cer bas­tan­te da­ño a las tro­pas ga­las que no tu­vie­ron otra op­ción que re­ti­rar­se a Fran­cia con su ejér­ci­to diez­ma­do. Es­te he­cho cons­ti­tu­yó una vic­to­ria im­por­tan­te pa­ra Ale­jan­dro VI en el te­rreno po­lí­ti­co, ya que su­po ma­ne­jar há­bil­men­te sus in­fluen­cias con­tra sus enemi­gos.

Aún se da­ría una se­gun­da gue­rra en Ná­po­les, en­tre es­pa­ño­les y fran­ce­ses, don­de Gon­za­lo Fer­nán­dez de Cór­do­ba, el Gran Capitán, da­ba un gol­pe de mano al co­mien­zo de la con­tien­da, ga­nan­do a los ga­los en Se­mi­na­ra, Ce­rig­no­la y Ga­re­llano. Al pa­re­cer el Pa­pa ha­bría me­dia­do en que las par­tes in­tere­sa­das en el do­mi­nio de Ná­po­les (Es­pa­ña y Fran­cia) se re­par­tie­ran los te­rri­to­rios na­po­li­ta­nos, pe­ro aca­ba­ron por sur­gir fric­cio­nes en­tre los dos paí­ses. En es­te ca­so el Pa­pa no pu­do to­mar par­ti­do por nin­guno, ni me­diar si­quie­ra, pues una re­pen­ti­na muer­te le apar­tó del po­der que tan­to le ha­bía cos­ta­do con­se­guir.

El Gran Capitán du­ran­te la gue­rra fran­co- es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.