El pa­pa For­mo­so y el Con­ci­lio Ca­da­vé­ri­co

Mas Alla Monografico - - Sumario - Tex­to Mi­guel del Rey

La es­ce­na tu­vo que ser dan­tes­ca. Los res­tos del di­fun­to PA­PA FOR­MO­SO fue­ron juz­ga­dos pa­ra pro­cla­mar a es­te in­digno ser­vi­dor de la Igle­sia. Es­ta es la cró­ni­ca de uno de los epi­so­dios más sor­pren­den­tes y abe­rran­tes de la HIS­TO­RIA PA­PAL.

Du­ran­te si­glos, la re­li­gión fue un fac­tor de enor­me im­por­tan­cia en la po­lí­ti­ca eu­ro­pea. Y, en con­so­nan­cia con es­to, los pre­la­dos desem­pe­ña­ron en di­cha po­lí­ti­ca un pa­pel de pri­mer or­den. En au­sen­cia de mo­der­nas ideo­lo­gías, la re­li­gión le­gi­ti­ma­ba el or­den es­ta­ble­ci­do y si­tua­ba a los hom­bres en la so­cie­dad del mo­men­to gra­cias a le­yes di­vi­nas que per­mi­tían a re­yes, du­ques y con­des ocu­par sus pel­da­ños más ele­va­dos.

Los re­li­gio­sos, a su vez, te­nían su pro­pia es­ca­la so­cial. Una pi­rá­mi­de sus­ten­ta­da por mon­jes, frai­les y pá­rro­cos, cu­yos ni­ve­les su­pe­rio­res ocu­pa­ban obis­pos, ar­zo­bis­pos y car­de­na­les. Y por en­ci­ma de unos y otros, el Pa­pa.

El po­der de la Igle­sia ca­tó­li­ca no so­lo era es­pi­ri­tual, sino tam­bién ma­te­rial. Por ejem­plo, la prohi­bi­ción del ma­tri­mo­nio a los re­li­gio­sos –y la im­po­si­bi­li­dad, por tan­to, de le­gar pro­pie­da­des a sus des­cen­dien­tes– ayu­dó a que, en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal y con el pa­so de los si­glos, la Igle­sia acu­mu­la­se un pa­tri­mo­nio in­men­so. Má­xi­me cuan­do los po­de­ro­sos ad­qui­rie­ron la cos­tum­bre de do­nar y le­gar a la Igle­sia bie­nes y, so­bre to­do, pro­pie­da­des, que ya nun­ca re­tor­na­ban al es­ta­men­to ci­vil. Por eso, en los pues­tos más al­tos de la Igle­sia, el as­cen­dien­te so­cial que po­día te­ner un sim­ple cu­ra so­bre los al­dea­nos se con­ver­tía, en el ca­so de los pre­la­dos, en in­fluen­cia po­lí­ti­ca. De ahí que, en la po­lí­ti­ca eu­ro­pea de las Eda­des Me­dia y Mo­der­na, tan­tas fi­gu­ras po­lí­ti­cas de pri­me­ra lí­nea fue­ron car­de­na­les u obis­pos. No es que fue­ran lla­ma­dos por una in­ten­sa vo­ca­ción re­li­gio­sa, sino que to­ma­ban los há­bi­tos pa­ra con­ver­tir­se di­rec­ta­men­te en gran­des pre­la­dos y ac­ce­der así a las ren­tas y el po­der que lle­va­ban apa­re­ja­dos esos car­gos ecle­siás­ti­cos.

Des­de el mo­men­to en que el cris­tia­nis­mo se con­vir­tió en la re­li­gión ofi­cial del Im­pe­rio ro­mano, la je­rar­quía de la Igle­sia in­ter­vino a fon­do en la po­lí­ti­ca eu­ro­pea. Em­pleó su as­cen­dien­te mo­ral pa­ra apo­yar o con­de­nar a un go­ber­nan­te y, a me­nu­do, fue una más de las par­tes in­vo­lu­cra­das. Tam­bién san­cio­nó acuer­dos y tra­ta­dos y se in­mis- cu­yó en la ad­mi­nis­tra­ción y en la po­lí­ti­ca de los em­pe­ra­do­res. Ellos, a su vez, go­za­ban de po­der to­mar par­ti­do en ese río re­vuel­to que eran siem­pre las con­tro­ver­sias re­li­gio­sas.

El obis­po de Ro­ma tu­vo que re­co­rrer un lar­go ca­mino has­ta lo­grar que se le re­co­no­cie­se co­mo la ca­be­za de la Igle­sia. En la ma­yor par­te del Im­pe­rio de orien­te no lo lo­gró: los obis­pos se ne­ga­ron a acep­tar la pre­emi­nen­cia del de Ro­ma y eso desem­bo­có en el cis­ma or­to­do­xo.

EL PO­DER DE LA IGLE­SIA

En cual­quier ca­so, el au­tén­ti­co po­der te­rre­nal de la Igle­sia ca­tó­li­ca, el ba­sa­do en la pro­pie­dad de te­rri­to­rios, na­ció a me­dia­dos del si­glo VIII por una cir­cuns­tan­cia muy de­ter­mi­na­da: los lom­bar­dos, un pue­blo ger­má­ni­co ori­gi­na­rio del nor­te de Eu­ro­pa que se ha­bía asen­ta­do en el va­lle del Da­nu­bio y des­de allí ha­bía in­va­di­do la Ita­lia bi­zan­ti­na pa­ra es­ta­ble­cer­se en los al­re­de­do­res de la ac­tual Mi­lán. Es­tos co­men­za­ron a mo­ver­se ha­cia el sur con la in­ten­ción de au­men­tar sus do­mi­nios, y en su agi­ta­ción ame­na­za­ron Ro­ma. Eso su­po­nía que el pa­pa

En la Edad Me­dia y Mo­der­na, tan­tas fi­gu­ras po­lí­ti­cas de pri­me­ra lí­nea fue­ron car­de­na­les u obis­pos. No es que fue­ran lla­ma­dos por una in­men­sa VO­CA­CIÓN RE­LI­GIO­SA, sino que to­ma­ban los há­bi­tos pa­ra con­ver­tir­se di­rec­ta­men­te en gran­des pre­la­dos y ac­ce­der así a las ren­tas y el po­der que lle­va­ban apa­re­ja­dos esos car­gos ecle­siás­ti­cos.

Es­te­ban II co­rría ries­go ser he­cho pri­sio­ne­ro y, por tan­to, con­ver­tir­se en un tí­te­re que los lom­bar­dos usa­rían pa­ra fa­vo­re­cer sus pro­pios in­tere­ses.

Pi­pino el Bre­ve, rey de los fran­cos, acu­dió con su ejér­ci­to en 755, a con­ju­rar el pe­li­gro. Lo­gró arran­car al rey lom­bar­do As­tol­fo la pro­me­sa de de­jar en paz a Ro­ma y con ella al Pa­pa. Pe­ro As­tol­fo no cum­plió su pa­la­bra y pu­so si­tio a Ro­ma, por lo que Pi­pino com­ba­tió con­tra los lom­bar­dos tres años con­se­cu­ti­vos, des­de el 756 al 758, has­ta ven­cer­los y con­ju­rar el pe­li­gro. Lue­go, en­tre­gó al Pa­pa 22 ciu­da­des del cen­tro de Ita­lia, a las que su­mó Pe­ru­sa, Rá­ve­na, las pro­vin­cias de Emi­lia-Ro­ma­ña y la Pen­tá­po­lis ita­lia­na. De la su­ma de to­das esas po­se­sio­nes na­ce­rían los Es­ta­dos del Pa­pa, mu­cho más tar­de de­no­mi­na­dos Es­ta­dos Pontificios.

Es evi­den­te que Pi­pino no ac­tua­ba ni por amor al pró­ji­mo ni por altruismo. Ha­bía de­pues­to al úl­ti­mo rey me­ro­vin­gio, y con esa ce­sión bus­ca­ba que el Pa­pa le die­se la le­gi­ti­mi­dad que ne­ce­si­ta­ba, pues no po­cos no­bles fran­cos le acu­sa­ban de ser un usur­pa­dor. La san­ción que el pa­pa­do otor­gó a la co­ro­na de Pi­pino no so­lo le per­mi­tió ocu­par el trono de los fran­cos, sino que im­pri­mió a su di­nas­tía un ca­rác­ter sa­cro que la si­tuó por en­ci­ma de las de los de­más no­bles.

En cuan­to al Pa­pa, sus tra­tos con Pi­pino le per­mi­tie­ron des­li­gar­se del em­pe­ra­dor de Orien­te, que ha­bía si­do has­ta en­ton­ces el pro­tec­tor tra­di­cio­nal del pa­pa­do. La pér­di­da an­te los mu­sul­ma­nes de bue­na par­te del Im­pe­rio orien­tal, así co­mo los en­fren­ta­mien­tos in­ter­nos, ha­bían de­mos­tra­do du­ran­te la cri­sis de los lom­bar­dos que es­te ya no es­ta­ba en con­di­cio­nes de man­dar tro­pas a de­fen­der Ro­ma. Así que, con to­das esas ma­nio­bras po­lí­ti­cas, el Pa­pa lo­gró vin­cu­lar­se a un po­der mu­cho más cer­cano y tan­gi­ble.

La po­lí­ti­ca y la re­li­gión se en­tre­mez­cla­ron to­da­vía más cuan­do el año 800 el pa­pa León III co­ro­nó al hi­jo de Pi­pino, Car­lo­magno, co­mo em­pe­ra­dor de los ro­ma­nos, en la Ca­te­dral de San Pe­dro. Gra­cias a ese ac­to, el pa­pa­do se otor­gó de fac­to la po­tes­tad de co­ro­nar al em­pe­ra­dor de los ro­ma­nos, pri­vi­le­gio que em­plea­rían en su pro­ve­cho fu­tu­ros pa­pas, en oca­sio­nes, con con­se­cuen­cias de gran al­can­ce.

PA­PA­DO Y CO­RRUP­CIÓN

En es­tas cir­cuns­tan­cias, el pa­pa­do y la co­rrup­ción no tar­da­ron en ir de la mano. Ne­ce­si­ta­dos de di­ne­ro, los pon­tí­fi­ces re­cu­rrie­ron a la ven­ta de in­dul­gen­cias co­mo for­ma de lle­nar sus ar­cas. Lue­go, se in­mis­cu­ye­ron de ma­ne­ra ac­ti­va en las po­lí­ti­cas de los dis­tin­tos es­ta­dos. Por eso en la pri­me­ra mi­tad del si­glo IX, apa­re­cie­ron las lla­ma­das De­cre­ta­les Pseu­do­isi­do­ria­nas, fal­sos do­cu­men­tos que pre­ten­dían pro­te­ger a los pre­la­dos de la jus­ti­cia de los re­yes cuan­do par­ti­ci­pa­ban en cons­pi­ra­cio­nes que fra­ca­sa­ban o eran des­cu­bier­tas.

Tam­bién en el si­glo IX, pe­ro en las úl­ti­mas dé­ca­das, se eli­mi­nó el re­qui­si­to de que so­lo pu­die­ran ser pa­pa­bles los sa­cer­do­tes y diá­co­nos de Ro­ma, con la ex­clu­sión de los obis­pos de otra

dió­ce­sis. Ahí co­men­zó la ver­da­de­ra lu­cha de po­der que con­vir­tió a Ro­ma en un in­fierno.

EL OBIS­PO DE OPOR­TO

De esos años son las pri­me­ras no­ti­cias que te­ne­mos acer­ca del obis­po For­mo­so. Más exac­ta­men­te, su nom­bra­mien­to pa­ra la dió­ce­sis de Opor­to en al año 866, con­sa­gra­do por el pa­pa Ni­co­lás I; tam­bién se sa­be reali­zó un via­je a Cons­tan­ti­no­pla y Bul­ga­ria que le per­mi­tió re­la­cio­nar­se de cer­ca con la cor­te ca­ro­lin­gia.

El obis­po fue un gran evan­ge­li­za­dor, con fa­ma de aus­te­ro y rec­to en sus queha­ce­res –el bió­gra­fo de Ni­co­lás I lo men­cio­na co­mo “obis­po de gran san­ti­dad y ejem­pla­res cos­tum­bres”–; sin em­bar­go, hu­mano al fin y al ca­bo, no su­po man­te­ner­se ale­ja­do de esas gue­rras de po­der po­lí­ti­cas que he­mos co­men­ta­do; de­ci­dió to­mar par­ti­do y co­men­zó a acer­car­se a Arnulfo de Co­rin­tia, bas­tar­do ca­ro­lin­gio que que­ría ser rey de Ita­lia.

La cu­ria pa­pal en­ten­dió su po­si­ción co­mo una ame­na­za a la in­de­pen­den­cia ro­ma­na, por­que, ade­más, apo­ya­ba al fran­cés Car­los el Cal­vo y, ba­jo el man­da­to del pa­pa Juan VIII, For­mo­so fue ex­co­mul­ga­do. Per­se­gui­do y a pun­to de ser juz­ga­do, hu­yó de Ro­ma con al­gu­nos de sus se­gui­do­res; en­con­tró re­fu­gió en Lom­bar­día, aco- gi­do en la Cor­te de Gui­do Spo­le­to, don­de vi­vi­ría exi­lia­do al­gu­nos años.

En el año 883 ac­ce­dió al trono pa­pal Ma­rino I, que le­van­tó la ex­co­mu­nión so­bre For­mo­so, y le de­vol­vió su an­ti­guo car­go de obis­po. En ple­na lu­cha en­tre las prin­ci­pa­les fa­mi­lias no­bles ita­lia­nas, que se dispu­taban el car­go no so­lo dia­léc­ti­ca y di­plo­má­ti­ca­men­te, el Pa­pa so­lo du­ró dos años. Le en­ve­ne­na­ron. Co­men­za­ba así el lla­ma­do Si­glo de Hie­rro del Pa­pa­do (882-1046), una épo­ca te­rri­ble de lu­chas por ha­cer­se con el trono de Pe­dro, en la que se su­ce­die­ron más de 40 pa­pas y an­ti­pa­pas, y don­de el ase­si­na­to de pon­tí­fi­ces es­tu­vo a la or­den del día.

Los aza­res del des­tino im­pul­sa­ron a For­mo­so ha­cia el si­llón ro­mano en el año 891, tras Adriano III y Es­te­ban IV, am­bos en­vuel­tos en las lu­chas por la co­ro­na tras la frag­men­ta­ción del Im­pe­rio ca­ro­lin­gio. De ellos aca­bó por he­re­dar no so­lo la tia­ra pa­pal, sino tam­bién la pro­ble­má­ti­ca re­la­ción que por en­ton­ces man­te­nían con Ro­ma los as­pi­ran­tes a em­pe­ra­dor.

No lle­va­ba un año de su­mo pon­tí­fi­ce, cuan­do su an­ti­guo pro­tec­tor, Gui­do de Spo­le­to le pi­dió que lo nom­bra­ra em­pe­ra­dor y le pre­sio­nó pa­ra que va­li­da­ra tam­bién la su­ce­sión en fa­vor de su hi­jo Lam­ber­to. Gui­do, de san­gre ca­ro­lin­gia y li­na­je ita­liano, lo­gró que el Pa­pa se tras­la­da­ra a Rá­ve­na, co­mo es­ta­ba es- ti­pu­la­do, pa­ra co­lo­car la co­ro­na im­pe­rial en la fren­te de Lam­ber­to, a pe­sar de que el Pa­pa, en reali­dad, le con­si­de­ra­ba un mal cris­tiano y res­pon­sa­ble de mu­chas ve­ja­cio­nes a la Igle­sia.

Pe­se a to­das es­tas con­ce­sio­nes, los Spo­le­to ni si­quie­ra se plan­tea­ron aban­do­nar Ro­ma. For­mo­so, de­ses­pe­ra­do, bus­có la ayu­da del rey de Fran­cia Orien­tal, el ger­mano Arnulfo de Co­rin­tia, al que ha­bía apo­ya­do cuan­do era obis­po, en tiem­pos del pa­pa Juan VIII, a cos­ta de ser ex­co­mul­ga­do. Así, cuan­do el año 894 fa­lle­ció el em­pe­ra­dor Gui­do y Lam­ber­to fue a ocu­par su pues­to, las tro­pas de Ar­nol­fo atra­ve­sa­ron los Al­pes, en­tra­ron en Ro­ma y ex­pul­sa­ron a los Spo­le­to de la ciu­dad.

For­mo­so aco­gió a Ar­nol­fo en el atrio de la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro, y allí le en­tre­gó la co­ro­na im­pe­rial de Car­lo­magno pa­ra agra­de­cer­le los ser­vi­cios pres­ta­dos. Sin em­bar­go, cuan­do Ar­nol­fo ini­ció la cam­pa­ña pa­ra arre­ba­tar por las ar­mas la par­te del im­pe­rio oc­ci­den­tal a Lam­ber­to, ca­yó re­pen­ti­na­men­te víc­ti­ma de una pa­rá­li­sis –”la en­fer­me­dad he­re­di­ta­ria de los ca­ro­lin­gios orien­ta­les”, se­gún de­cían las cró­ni­cas–, que le obli­gó a re­ti­rar­se de Ita­lia. Eso de­jó de re­pen­te al pa­pa For­mo­so a so­las con sus dos ma­yo­res enemi­gos: Lam­ber­to de Spo­le­to y su ma­dre, Agil­tru­de, la viu­da de Gui­do.

El 4 de abril del 896, For­mo­so fa­lle­ció a los ochen­ta años víc­ti­ma de una muer­te vio­len­ta. Le su­ce­dió Bo­ni-

El obis­po For­mo­so, gran evan­ge­li­za­dor y hom­bre aus­te­ro y rec­to en sus queha­ce­res, no su­po man­te­ner­se ale­ja­do de las GUE­RRAS PO­LÍ­TI­CAS, y de­ci­dió to­mar par­ti­do y co­men­zar a acer­car­se a Arnulfo de Co­rin­tia, bas­tar­do ca­ro­lin­gio que que­ría ser rey de Ita­lia.

fa­cio VI, un clé­ri­go de os­cu­ro pa­sa­do, que con­ta­ba, con el apo­yo de Lam­ber­to de Spo­le­to. El pon­ti­fi­ca­do de Bo­ni­fa­cio VI so­lo du­ró quin­ce días, pues fa­lle­ció de go­ta el 25 de abril, pe­ro no fue óbi­ce pa­ra que los Spo­le­to pu­sie­ran en mar­cha la ma­ca­bra ven­gan­za que pre­pa­ra­ban con­tra For­mo­so: la “con­de­na de la me­mo­ria”, la dam­na­tio me­mo­riae, co­mo era co­no­ci­da por los ro­ma­nos, que la apli­ca­ban a sus em­pe­ra­do­res más in­fa­mes una vez fa­lle­ci­dos.

LA CON­DE­NA DE LA ME­MO­RIA

El pues­to de Bo­ni­fa­cio VI lo ocu­pó otro pa­tro­ci­na­do por Lam­ber­to y su ma­dre, el pa­pa Es­te­ban VI, un obis­po de Anag­ni des­cen­dien­te de una fa­mi­lia no­ble de Ro­ma, pa­rien­te y dis­cí­pu­lo del obis­po Zacarías, fa­mo­so bi­blio­te­ca­rio. El nue­vo pon­tí­fi­ce, ba­jo las ór­de­nes di­rec­tas de los Spo­le­to, man­dó ex­hu­mar el ca­dá­ver de For­mo­so, que lle­va­ba nue­ve me­ses en­te­rra­do, pa­ra so­me­ter­lo a un jui­cio por sus pe­ca­dos. Los Spo­le­to no pre­ten­dían ini­ciar una dam­na­tio me­mo­riae que se li­mi­ta­ra a des­ha­cer le­gal­men­te lo he­cho por For­mo­so, iban más allá, pre­ten­dían dar un es­pec­tácu­lo que re­co­gie­ran to­das las cró­ni­cas y na­die ol­vi­da­ra.

En po­cos epi­so­dios ha que­da­do más pa­ten­te la oscuridad de la Al­ta Edad Me­dia co­mo en aquel Con­ci­lio Ca­da­vé­ri­co que ini­cia­ron los Spo­le­to. Es­te­ban VI or­de­nó lle­var an­te el tri­bu­nal ecle­siás­ti­co el ca­dá­ver pu­tre­fac­to de For­mo­so ata­via­do con las ri­cas ves­ti­men­tas de un pon­tí­fi­ce y lo sen­tó ata­do a una si­lla, pa­ra evi­tar que se es­cu­rrie­ra, en el sa­lón en que se ce­le­bra­ba el cón­cla­ve, con la in­ten­ción de que asis­tie­ra al pro­ce­so ju­di­cial que se ini­cia­ba en su con­tra.

Co­mo de­fen­sor, pues era evi­den­te que For­mo­so no iba a pro­nun­ciar nin­gu­na pa­la­bra a su fa­vor, se nom­bró a un ate­rro­ri­za­do diá­cono, más preo­cu­pa­do de la po­si­ble ira de los vi­vos si de­cía al­go in­de­bi­do, que de los re­pro­ches de los muer­tos.

Es­te­ban VI, que di­ri­gía el pro­ce­so, acu­só a los res­tos de For­mo­so, de ha­ber­se de­ja­do ele­gir obis­po de Ro­ma cuan­do era ca­be­za de la dió­ce­sis de Opor­to –de he­cho, le pre­gun­tó di­rec­ta­men­te por qué ha­bía si­do tan am­bi­cio­so–. Era una ton­te­ría, aun­que no de­ja­ra de ser una con­tra­ven­ción del De­re­cho Ca­nó­ni­co, pues lo aca­ba­ba de ha­cer el pro­pio pon­tí­fi­ce en ejer­ci­cio cuan­do era obis­po de Anag­ni. Pa­ra en­ton­ces, si ha­ce­mos ca­so a las ac­tas so­bre el Sí­no­do del Te­rror pu­bli­ca­das en el Con­ci­lio ro­mano de 898: “Un he­dor te­rri­ble ema­na­ba de los res­tos ca­da­vé­ri­cos, re­ves­ti­dos de sus or­na­men­tos sa­gra­dos, con la mi­tra pa­pal so­bre la ca­be­za ca­si es­que­le­ti­za­da, don­de en las va­cías cuen­cas pu­lu­la­ban los gu­sa­nos des­truc­to­res, los tra­ba­ja­do­res de la muer­te”.

A la acu­sa­ción prin­ci­pal el tri­bu­nal su­mó tam­bién los pe­ca­dos de per­ju­rio y am­bi­ción des­me­di­da; el de­fen­sor ape­nas acer­tó a res­pon­der con al­gu­nos mo­no­sí­la­bos a las pre­gun­tas que le ha­cían a su re­pre­sen­ta­do.

La sen­ten­cia de aquel jui­cio ab­sur­do fue pro­cla­mar que For­mo­so, in­digno ser­vi­dor de la Igle­sia, ha­bía lle­ga­do a la si­lla pa­pal de for­ma ilí­ci­ta y que por lo tan­to era un Pa­pa ile­gí­ti­mo. Ha­bía que des­truir to­do lo es­cri­to y dic­ta­do por él, re­vo­car sus de­cre­tos y bo­rrar­le de la His­to­ria co­mo si no hu­bie­se exis­ti­do ja­más. Es­te­ban VI exi­gió ade­más a los ecle­siás­ti­cos or­de­na­dos por For­mo­so su re­nun­cia por es­cri­to.

Tras la sen­ten­cia, la mo­mia fue des­po­ja­da de to­das sus ves­ti­du­ras y sím­bo­los de su je­fa­tu­ra ecle­siás­ti­ca de for­ma vio­len­ta. Se le cor­ta­ron los tres de­dos con que ha­bía im­par­ti­do ben­di­cio­nes y un gru­po de sol­da­dos arras­tró el ca­dá­ver por las ca­lles de Ro­ma an­te el jú­bi­lo de mi­les de ciu­da­da­nos. Lo arro­ja­ron a una fo­sa en la que ya­cían los cuer­pos de va­rios con­de­na­dos a muer­te, que se con­si­de­ra­ba mal­di­ta. Po­co des­pués, los sol­da­dos vol­vie­ron a sa­car de la fo­sa los res­tos de For­mo­so y los ti­ra­ron al Tí­ber.

En el año 897, sin em­bar­go, una par­te del pue­blo ro­mano, par­ti­da­ria de For­mo­so, qui­so ven­gar la in­jus­ti­cia y en­tró vio­len­ta­men­te en el Va­ti­cano pa­ra pren­der a Es­te­ban VI. Fue des­nu­da­do y arro­ja­do por la tur­ba a una os­cu­ra maz­mo­rra, don­de po­co des­pués fue es­tran­gu­la­do.

Días más tar­de, ese mis­mo pue­blo, agre­si­vo y vio­len­to, co­lo­có en la si­lla pa­pal a Ro­mano, car­de­nal de San Pe­dro in Vin­co­li, la fa­mo­sa ba­sí­li­ca en la que pue­de ad­mi­rar­se el Moi­sés, de Mi­guel Án­gel, que fa­lle­ció a los cua­tro me­ses por cau­sas des­co­no­ci­das –no se sa­be si de ma­ne­ra na­tu­ral o en­ve­ne­na­do–. Un des­tino si­mi­lar al de su su­ce­sor, Teo­do­ro II, que, al pa­re­cer, fue en­ve­ne­na­do tres se­ma­nas des­pués de ser ele­gi­do Pa­pa. Teo­do­ro, al me­nos, tu­vo tiem­po de con­vo­car un sí­no­do en el que de­vol­vió sus de­re­chos a los ecle­siás­ti­cos or­de­na­dos por For­mo­so y res­ti­tu­yó su me­mo­ria.

Su ca­dá­ver tar­dó al­go más en en­con­trar un lu­gar de re­po­so. Se di­ce que una cre­ci­da del Tí­ber lo arras­tró a la ori­lla, que lo re­co­gió un hu­mil­de y pia­do­so er­mi­ta­ño y que le dio cris­tia­na se­pul­tu­ra. Teo­do­ro II, in­for­ma­do de es­te he­cho, or­ga­ni­zó una so­lem­ne pro­ce­sión pa­ra ir en bus­ca del aho­ra ve­ne­ra­do cuer­po, que fue nue­va­men­te des­en­te­rra­do y co­lo­ca­do en el Va­ti­cano, en­tre las tum­bas del res­to de los pa­pas.

For­mo­so y Es­te­ban VI, obra de Jean Paul Lau­rens rea­li­za­da en 1870. Mu­seo de Be­llas Ar­tes, Nan­tes.

Pi­pino el Bre­ve.

Es­ta­tua del em­pe­ra­dor Car­lo­magno, si­tua­da cer­ca de la ca­te­dral de No­tre Da­me (Pa­rís, Fran­cia).

Va­ti­cano, ba­sí­li­ca de San Pe­dro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.