Muertes violentas y mis­te­rio­sas de los pa­pas

Mas Alla Monografico - - Sumario - tex­to Iván Mou­rin

Ase­si­na­tos, tor­tu­ras, mis­te­rio­sas muertes… Lar­ga es la lis­ta de pa­pas, des­de los pri­me­ros que os­ten­ta­ron es­tos car­gos, que han pe­re­ci­do de ma­ne­ra vio­len­ta o mis­te­rio­sa, ya fue­se por EN­VI­DIAS, VEN­GAN­ZAS O USUR­PA­CIÓN DE PO­DER. En oca­sio­nes es­con­dién­do­se, tras lo que se su­po­nía un fa­lle­ci­mien­to na­tu­ral, múl­ti­ples TEO­RÍAS CONSPIRANOIDES, co­mo en el ca­so de Juan Pa­blo I, uno de los pa­pas más bre­ves de la His­to­ria.

El pri­mer Pa­pa, so­bre el año 30, fue Si­món Pe­dro, dis­cí­pu­lo di­rec­to de Je­sús, y en quién es­te con­fia­ría pa­ra l a crea­ción de su Igle­sia. El em­pe­ra­dor Ne­rón Clau­dio Cé­sar Au­gus­to Ger­má­ni­co or­de­nó que fue­ra mar­ti­ri­za­do en el Cir­co de la co­li­na va­ti­ca­na, en don­de fue cru­ci­fi­ca­do bo­ca­ba­jo, a pe­ti­ción de la pro­pia víc ti­ma. San Je­ró­ni­mo na­rró es­ta muer­te en “De Vi­ris Illus­tri­bus”: “De ma­nos de Ne­rón, Pe­dro re­ci­bió la co­ro­na del mar­ti­rio, sien­do cla­va­do a la cruz, con su ca­be­za ha­cia el sue­lo y sus pies ha­cia arri­ba, ase­gu­ran­do que él no era digno de ser cru­ci­fi­ca­do del mis­mo mo­do que lo ha­bía si­do su Se­ñor”.

AHO­GA­MIEN­TO Y ESTRANGULACIÓN

En el año 101, Cle­men­te de Ro­ma (o San Cle­men­te), tras ha­ber si­do des­te­rra­do (y obli­ga­do a pi­car pie­dra en las can­te­ras de már­mol) a Quer­so­ne­so por el em­pe­ra­dor Tra­jano, jun­to a otros dos mil cris­tia­nos, fue sen­ten­cia­do a ser lan­za­do al mar con

un an­cla al cue­llo al Mar Ne­gro por ne­gar­se a sa­cri­fi­car a su dios. De es­te mo­do, el cuer­po no po­dría ser re­cu­pe­ra­do ni hon­ra­do.

Aun­que se di­jo que fue una en­fer­me­dad lo que aca­bó con su vi­da, l a reali­dad es que pa­re­ce ser que Adriano III, que ocu­pó el trono pa­pal del die­ci­nue­ve de ma­yo de 884 a sep­tiem­bre de 885, fue es­tran­gu­la­do. Su cruel­dad pu­do ser la cau­sa, ya que, en­tre otros ac­tos, or­de­nó ex­traer los ojos de un al­to car­go del pa­la­cio La­te­rano, así co­mo re­co­rrer des­nu­da a una miem­bro de la no­ble­za las ca­lles de Ro­ma mien­tras era azo­ta­da.

Tras ve­jar al ca­dá­ver del pa­pa For­mo­so, ex­hu­mán­do­lo pa­ra prac­ti­car­le un jui­cio, mu­ti­lar­lo, que­mar­lo y arro­jar­lo al río, el pa­pa Es­te­ban VI, el ca­tor­ce de agos­to de 897, fue es­tran­gu­la­do des­pués de ser atra­pa­do por el pue­blo por tal abe­rra­ción, di­ri­gi­dos por l os se­gui­do­res de For­mo­so, y en­car­ce­la­do.

Una suer te si­mi­lar su­frió, en sep­tiem­bre de 903, León V, “for­mo­siano”, que, tan so­lo des­pués de dos me­ses de ser nom­bra­do Pa­pa, fue en­via­do a la cár­cel por el pres­bi­te­ral de San Dá­ma­so, Cris­tó­bal. No se sa­be bien si fue es­te o Ser­gio III, quien se­ría el si­guien­te en to­mar el re­le­vo pa­pal, quien man­dó es­tran­gu­lar­lo.

Con mu­cho cui­da­do de­be­ría de ha­ber­se an­da­do Juan X al ofen­der a Ma­ro­zia, hi­ja de Teo­do­ra la Ma­yor, que for­ma­ba par te de la fa­mi­lia que se en­car­gó de ha­cer­lo ac­ce­der al trono. De­bi­do a que ofre­ció la co­ro­na im­pe­rial Hu­go de Pro­ven­za, ri­val del se­gun­do ma­ri­do de es­ta, Gui­do de Tus­cia, se ge­ne­ró una gue­rra con­tra el Pa­pa, que tu­vo que re­cu­rrir a tro­pas hún­ga­ras li­de­ra­das por su her­mano, Pe­dro, quien mu­rió an­te él ase­si­na­do. Pre­so en el cas­ti­llo de Sant Angelo, fue as­fi­xia­do por el pro­pio Gui­do con una al­moha­da.

En es­te mis­mo lu­gar fa­lle­cía es­tran­gu­la­do Be­ne­dic­to VI, en ju­nio de 974, en­car­ce­la­do por los des­cen­dien­tes de la her­ma­na de Ma­ro­zia, Teo­do­ra la Jo­ven, al per­der la pro­tec­ción del em­pe­ra­dor ger­mano Otón I. El au­tor del cri­men, sin uti­li­zar a ter­ce­ros, fue su su­ce­sor, Bo­ni­fa­cio VII.

DECAPITACIÓN

En 1855, du­ran­te unas obras en la vía No­men­ta­na, se en­con­tra­ron los ca­dá­ve­res de tres hom­bres a los que les ha­bían cor ta­do la ca­be­za so­bre el si­glo II. Con es­te ha­llaz­go, se tu­vo du­das de si po­dían per te­ne­cer a dos san­tos ( San Teó­do­lo y San Evén­to­lo) y al sex to Pa­pa, Ale­jan­dro I, fa­lle­ci­do de es­te mo­do en el año 115, en es­te pun­to, a las afue­ras de Ro­ma.

Y, aun­que no le cor ta­ron la ca­be­za en sí, el pa­pa Es­te­ban I, que to­mó el car­go el do­ce de ma­yo de 254, no tu­vo me­jor suer te. Du­ran­te los en­fren­ta­mien­tos en­tre es­te y el obis­po de Car ta­go, Tas­cio Ce­ci­lio Ci­priano, am­bos su­frie­ron la per­se­cu­ción del em­pe­ra­dor Pu­blio Li­ci­nio Va­le­riano, quien or­de­nó de­go­llar al pri­me­ro (mu­rió so­bre la si­lla pon­tif icia) y de­ca­pi­tar al se­gun­do al no que­rer pos­trar­se y ve­ne­rar a los dio­ses ro­ma­nos.

Ba­jo el man­da­to de Va­le­riano, el su­ce­sor de Es­te­ban I, Six to II, el seis de agos­to del año 258, fue de­ca­pi­ta­do jun­to a los diá­co­nos Mag­nus, Vin­cen­ti­us, Step­ha­nus y Ja­nua­rius por ce­le­brar una mi­sa en el ce­men­te­rio de Pre­tex ta­to, lo que es­ta­ba to­tal­men­te prohi­bi­do por aquel en­ton­ces.

Tras un bre­ve pe­río­do de calma, l as per­se­cu­cio­nes a los cris­tia­nos re­gre­sa­ron de la mano del em­pe­ra­dor Dio­cle­ciano, el vein­ti­séis de abril del año 304, quien or­de­nó su decapitación jun­to a Clau­dio, Ci­rino y An­to­nino, se­gún el “Li­ber Pon­ti­fi­ca­lis”, un re­co­pi­la­to­rio bio­grá­fi­co de los pri­me­ros pa­pas.

APALEAMIENTO

Ca­lix­to I, de­ci­mo­sex­to Pa­pa, des­de el año 217 has­ta su muer­te, en el 222. De ori­gen es­cla­vo, al ac­ce­der al pa­pa­do se mos­tró in­dul­gen­te, co­mo al per­mi­tir el ma­tri­mo­nio en­tre es­cla­vos y hom­bres li­bres, y eso le pro­vo­có en­fren­ta­mien­tos con el es­cri­tor de la Igle­sia cris­tia­na primitiva, Hi­pó­li­to de Ro­ma, y al teó­lo­go Quin­to Sep­ti­mio Flo­ren­te Ter­tu­liano. Du­ran­te una su­ble­va­ción del pue­blo, fue bas­to­nea­do y lan­za­do su ca­dá­ver al po­zo en don­de se cons­tru­yó, pos­te­rior­men­te, la ba­sí­li­ca de San­ta Ma­ría, en el ba­rrio de Tras­te­ve­re, Ro­ma.

Tre­ce años más tar­de, el pro­pio Hi­pó­li­to mo­ri­ría, jun­to al pa­pa Pon­ciano, azo­ta­do tras ser en­via­do a unas mi­nas de sal de Cer­de­ña por el em­pe­ra­dor Ma­xi­mino el Tra­cio, que vol­vió a per­se­guir a los cris­tia­nos. Los ca­dá­ve­res fue­ron in­hu­ma­dos en las ca­ta­cum­bas de Ca­lix to I (o San Ca­lix to).

El pa­pa Sa­bi­niano, quien no te­nía en al­ta es­ti­ma a su pre­de­ce­sor, Gre­go­rio Magno, era de­tes­ta­do por el pue­blo, en­tre otras co­sas, por co­brar­les por el grano, mien­tras el an­te­rior Pa­pa lo re­par tía de for­ma altruista. Du­ran­te una re­vuel­ta po­pu­lar, fue apre­sa­do y ase­si­na­do, te­nien­do que bus­car ata­jos a la ho­ra de trans­por tar el ca­dá­ver des­de San Juan de Le­trán a San Pe­dro, pa­ra que to­ma­ran es­te y lo si­guie­ran cas­ti­gan­do tras la muer­te.

Co­no­ci­dos mu­chos Pa­pas por sus es­car­ceos amo­ro­sos, Juan VII, pon­tí­fi­ce des­de el uno de mar­zo de 705 has­ta el die­ci­ocho de oc­tu­bre de 707, fue gol­pea­do has­ta la muer­te por el es­po­so de la mu­jer con la que es­ta­ba co­pu­lan­do en ese mo­men­to.

En la cró­ni­ca me­die­val “An­na­les ful­den­ses” se re­la­ta el ase­si­na­to de Juan VIII, quien se ha­bía en­con­tra­do con va­rios pro­ble­mas en el po­der, co­mo el cis­ma de Fo­cio o la in­va­sión del sur de Ita­lia por los sa­rra­ce­nos. Al­guien cer­cano a es­te Pa­pa l o en­ve­ne­nó el quin­ce de di­ciem­bre del año 882, pe­ro co­mo no se mo­ría, lo re­ma­ta­ron a gol­pes de mar­ti­llo en la ca­be­za.

La pro­mis­cui­dad de Juan XII fue la que lo lle­vó a la muer­te el ca­tor­ce de ma­yo de 964, con vein­tio­cho años. Más da­do al se­xo que a lo es­pi­ri­tual, se cuen­ta que una apo­ple­jía,

CO­NO­CI­DOS MU­CHOS PA­PAS por sus es­car­ceos amo­ro­sos, Juan VII fue gol­pea­do has­ta la muer­te por el es­po­so de la mu­jer con la que es­ta­ba co­pu­lan­do en ese mo­men­to.

mien­tras co­pu­la­ba, fue l a cau­sa del fa­lle­ci­mien­to, pe­ro es más pro­ba­ble que fue­ra a cau­sa de un mar­ti­lla­zo en la ca­be­za (co­mo le ocu­rrió a Juan VII) del ma­ri­do de Ste­fa­net­ta mien­tras era pi­lla­do en pleno coi­to.

El pri­mer Pa­pa que re­nun­ció vo­lun­ta­ria­men­te de l a His­to­ria, Ce­les­tino V, pu­do ser ase­si­na­do tam­bién de un gol­pe en la ca­be­za, se­gún un aná­li­sis rea­li­za­do a su crá­neo, que pre­sen­ta un ori­fi­cio. Tras la re­nun­cia por en­fer­me­dad, fal­ta de co­no­ci­mien­tos y de­seo de re­gre­sar a la vi­da er­mi­ta­ña, su­frió el aco­so de su su­ce­sor, Bo­ni­fa­cio VIII, que l o per­si­guió has­ta po­der juz­gar­lo y en en­ce­rrar­lo en l a to­rre del cas­ti­llo de Fu­mo­ne, mu­rien­do diez me­ses más tar­de, el die­ci­nue­ve de ma­yo del año 1296.

MUER­TE POR EN­CIE­RRO

Co­mo otros pre­de­ce­so­res, Cor­ne­lio Mel­gar, Pa­pa des­de el seis de mar­zo de 251 has­ta ju­nio de 253, su­frió la per­se­cu­ción del em­pe­ra­dor ro­mano, en es­ta oca­sión, Tre­boiano Ga­lo, quien lo cul­pó, jun­to a los cris­tia­nos, de ofen­sa a los dio­ses de Ro­ma, lo que des­en­ca­de­na­ría un bro­te de pes­te que da­ñó se­ria­men­te a la ciu­dad. Por ello, lo exi­lió en la pri­sión de Cen­tum­ce­llae, en don­de mu­rió al po­co.

Mar­tín I, Pa­pa del vein­tiuno de ju­lio de 649 has­ta el año 654, sin em­bar­go, no mu­rió en pri­sión, pe­ro el mal­tra­to fí­si­co que allí su­frió lo lle­vó a la muer­te en cuan­to fue exi­lia­do a Cri­mea. Fa­lle­ció me­ses des­pués, el die­ci­séis de sep­tiem­bre de 655. El año an­te­rior, el vein­te de di­ciem­bre de 654, tras ser apre­sa­do por or­den del em­pe­ra­dor Cons­tan­te II, fue juz­ga­do en el Hi­pó­dro­mo de Cons­tan­ti­no­pla por ser con­si­de­ra­do enemi­go del Es­ta­do y por he­re­jía, en­ca­de­na­do y en­car­ce­la­do ba­jo pe­na de muer­te.

EN­VE­NE­NA­MIEN­TO

El uso de ve­ne­nos es­tu­vo pre­sen­te en mu­chos ase­si­na­tos, o pre­sun­tos, de Pa­pas. Es el ca­so de For­mo­so, que fa­lle­ció el cua­tro de abril de 896, a l os ochen­ta y dos años, por en­ve­ne­na­mien­to, a ma­nos, con to­da se­gu­ri­dad, del ban­do de los Spo­le­to, enemi­gos de es­te por pres­tar apo­yo al rey Arnulfo de Ca­rin­tia.

Pre­so en el cas­ti­llo de Sant Angelo, Juan XIV, tras per­der l a pro­tec­ción de Otón II al mo­rir, fue en­ve­ne­na­do, el vein­te de agos­to de 984, por el mis­mo que se ha­bía en­car­ga­do de es­tran­gu­lar a Be­ne­dic­to VI, Bo­ni­fa­cio VII, con lo que es­te re­cu­pe­ró el tí­tu­lo pa­pal.

La le­yen­da ne­gra que ro­dea a Sil­ves­tre II es, co­mo po­co, cu­rio­sa. Los al­tos co­no­ci­mien­tos del lla­ma­do “Pa­pa del Año Mil” hi­zo que las ma­las len­guas lo aso­cia­ran con la ma­gia. Pa­ra em­pe­zar, ha­bría ob­te­ni­do su car­go gra­cias a un pac­to con el Dia­blo, y re­cu­rri­ría a es­ta pa­ra co­no­cer el de­ve­nir a tra­vés del orá-

cu­lo ca­ba­lís­ti­co he­breo, con lo que sa­bría la fe­cha del día de su muer­te (do­ce de ma­yo de 1003) y que ocu­rri­ría dan­do mi­sa. Cier to o no, lo que ocu­rrió es que fa­lle­ció de for­ma re­pen­ti­na, dan­do mi­sa en la ba­sí­li­ca ro­ma­na de la San­ta Cruz de Je­ru­sa­lén. Co­mo otros Pa­pas, per­dió el fa­vor del em­pe­ra­dor de ale­mán Otón III al mo­rir es­te, lo que que­dó in­de­fen­so pa­ra que los Cres­cen­cios to­ma­ran me­di­das y po­der sus­ti­tuir­lo por un Pa­pa de su agra­do, que se­ría Juan XVII. To­do apun­ta a que fue en­ve­ne­na­do, en es­pe­cial por l o que ocu­rrió en 1684, cuan­do fue abier ta su tum­ba, que se en­con­tra­ba en el atrio de San Juan de Le­trán, don­de el cuer­po es­ta­ba in­co­rrup­to, has­ta que en­tró en con­tac­to con el ai­re. En­ton­ces fue cuan­do los tes­ti­gos re­la­ta­ron que los res­tos des­pe­dían un olor bal­sá­mi­co.

En 1942, otros res­tos fue­ron ex­hu­ma­dos: los de Cle­men­te II, Pa­pa del vein­ti­cin­co de di­ciem­bre de 1046 al nue­ve de oc­tu­bre de 1047. Los aná­li­sis que hi­cie­ron en el ca­dá­ver die­ron po­si­ti­vo en ve­neno, que fue lo que pu­do oca­sio­nar­le la muer­te du­ran­te un via­je de re­gre­so a Ro­ma des­de Ale­ma­nia, sien­do el res­pon­sa­ble su su­ce­sor, Be­ne­dic­to IX.

El uno de sep­tiem­bre de 1159, Adriano IV, lis­to pa­ra ex­co­mul­gar a Fe­de­ri­co I de Hohens­tau­fen, en Anag­ni, mo­ría de un in­far to que, des­pués, se atri­bu­yó a la in­ges­ta de ve­neno pa­ra im­pe­dir que ocu­rrie­ra.

Aun­que tam­bién se di­jo que los au­to­res de su muer­te po­dían ser de enemi­gos del Pa­pa que sur­gie­ron cuan­do es­te pro­fa­nó la tum­ba de Víc­tor IV, arro­jan­do los hue­sos fue­ra de la igle­sia.

Víc­ti­mas del ar­sé­ni­co fue­ron Ale­jan­dro VI y su hi­jo, Ce­sa­re Bor­gia. El pri­me­ro mu­rió a l os po­cos días, el die­ci­ocho de agos­to de 1503. Aun­que se ex­pli­có que fue to­do cau­sa de la ma­la­ria, una de las teo­rías fue que el pro­pio Ce­sa­re en­ve­ne­nó la co­mi­da de to­dos los co­men­sa­les de un ban­que­te rea­li­za­do en la re­si­den­cia cam­pes­tre del car­de­nal Adriano da Cor­ne­to, y que ellos dos la in­gi­rie­ron por error.

Unos años más tar­de, León X, de la fa­mi­lia Mé­di­ci, su­frió un in­ten­to de ase­si­na­to fallido con ve­neno, lle­va­do a ca­bo en 1517, por par te de los se­gui­do­res de Mar­tín Lu­te­ro y al­gu­nos car­de­na­les de la Igle­sia ca­tó­li­ca, que no veían con bue­nos ojos la vi­da de lu­jos y pla­ce­res del nue­vo Pa­pa. Al fi­nal, León X su­cum­bió en una nue­va ten­ta­ti­va el uno de di­ciem­bre de 1521, y que fue da­do por el co­pe­ro pa­pal Ber­na­bé Ma­las­pi­na.

El sui­ci­dio de Cle­men­te XIV, el vein­ti­dós de sep­tiem­bre de 1774, fue la ver­sión da­da por la Igle­sia del fa­lle­ci­mien­to de es­te Pa­pa. Sin em­bar­go, se cree que pu­do ser víc­ti­ma de la in­ges­ta de be­le­ño ne­gro, plan­ta ca­paz de ge­ne­rar vi­sio­nes y lo­cu­ra.

Otra muer­te que se dio, en prin­ci­pio, a cau­sas na­tu­ra­les, fue la del pa­pa Pío XI, afec­ta­do de pro­ble­mas car­día­cos, y que así con­fir­mó el car­de­nal Car­lo Con­fa­lo­nie­ri, que es­tu­vo a su la­do los úl­ti­mos días de su vi­da, sin se­pa­rar­se del le­cho de es­te. Sin em­bar­go, el he­cho de que fa­lle­cie­ra el diez de fe­bre­ro de 1939, des­per tó las du­das de que no fue­ra ase­si­na­do. Y es que hi­zo que pro­lon­ga­ran lo más po­si­ble

EL PRI­MER PA­PA QUE RE­NUN­CIÓ VO­LUN­TA­RIA­MEN­TE de la His­to­ria, Ce­les­tino V, pu­do ser ase­si­na­do tam­bién de un gol­pe en la ca­be­za, se­gún apun­ta un aná­li­sis rea­li­za­do a su crá­neo, el cual pre­sen­ta un ori­fi­cio.

su vi­da pa­ra que el día que se cum­plie­ra el dé­ci­mo aniver­sa­rio del Tra­ta­do de Le­trán, que se­ría el on­ce de fe­bre­ro, iba a de­nun­ciar, de for­ma pú­bli­ca, a los re­gí­me­nes fas­ci­tas ita­lia - no y ale­mán. De ahí que se di­je­ra que el pro­pio Be­ni­to Mus­so­li­ni, cu­ya aman­te, Cla­ret­ta Pe­tac­ci, era hi­ja del mé­di­co Fran­ces­co Sa­ve­rio Pe­tac­ci, pi­die­ra a es­te que aca­ba­ra con su vi­da, lo que ha­bría he­cho in­yec­tán­do­le ve­neno en su dor­mi­to­rio.

MUERTES MIS­TE­RIO­SAS

Pe­ro, si de muertes mis­te­rio­sas de­be­mos ha­blar, la más co­no­ci­da es la de Juan Pa­blo I. Su bre­ve­dad en el car­go pa­pal, de tan so­lo trein­ta y tres días, no per­mi­tió que se pu­die­ra no­tar los cam­bios po­si­ti­vos que pa­re­cía que que­ría adop­tar pa­ra la Igle­sia.

El vein­tio­cho de sep­tiem­bre de 1978, su ca­dá­ver fue ha­lla­do en su ca­ma, apa­ren­te­men­te, co­mo en el ca­so an­te­rior, fa­lle­ci­do por in­far to (o por una em­bo­lia pul­mo­nar), ocul­tán­do­se da­tos so­bre el en­cuen­tro del ca­dá­ver, y que lle­va­ron a la sos­pe­cha.

Es­tos da­tos se­rían co­mo que en reali­dad no fue en la ca­ma, sino en el es­cri­to­rio; que la res­pon­sa­ble de en­con­trar­lo fue sor Vi­cen­za, una re­li­gio­sa que se en­car­ga­ba de las ta­reas do­més­ti­cas, y no el se­cre­ta­rio per­so­nal del Pa­pa, John Ma­gee, tal y co­mo se di­jo en la ver­sión of icial, o que sí se reali­zó una au­top­sia al cuer­po de Juan I, co­sa que ne­gó el Va­ti­cano por­que de­cían que la fa­mi­lia no lo ha­bía per­mi­ti­do. El he­cho de que go­za­ra de bue­na sa­lud, aun­que se in­ten­tó que se pen­sa­ra lo con­tra­rio, lle­vó a la teo­ría del ase­si­na­to por en­ve­ne­na­mien­to. Sin em­bar­go, es­te es un mis­te­rio que nun­ca se po­drá des­ve­lar, ya que se em­bal­sa­mó el cuer­po po­cas ho­ras des­pués de su muer­te con to­dos los ór­ga­nos en su in­te­rior, lo que im­pi­de un aná­li­sis de los mis­mos de for­ma co­rre­ta.

MU­TI­LA­CIÓN

En­fren­tar­se a la fa­mi­lia Spo­le­to, co­mo se ha po­di­do com­pro­bar a lo lar­go de es­te ar tícu­lo, no apor ta­ba bue­nas con­se­cuen­cias. Es­te­ban VIII, Pa­pa des­de el ca­tor­ce de j ulio de 939 has­ta oc­tu­bre de 942, cons­pi­ró con­tra Al­be­ri­co II, hi­jo de Ma­ro­zia, lo que hi­zo que aca­ba­rá en la cár­cel, tor tu­ra­do y mu­ti­la­do has­ta la muer­te.

Tras dos ase­si­na­tos, el de Be­ne­dic­to VI y Juan XIV, pa­ra ob­te­ner el pa­pa­do, Bo­ni­fa­cio VII fue lin­cha­do y mu­ti­la­do por el pue­blo el vein­te de ju­lio de 985, arras­tra­do por las ca­lles de Ro­ma y col­ga­do de la es­cul­tu­ra ecues­tre de Mar­co Au­re­lio.

San Es­te­ban.

El mar­ti­rio de Sixto II.

Es­ta­tua de Ce­les­tino V.

Pa­pa Sil­ves­tre II.

Bo­ni­fa­cio VIII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.