Cle­men­te V y la Or­den del Temple

La OR­DEN DEL TEMPLE siem­pre ha es­ta­do ro­dea­da por el mis­te­rio. A ello ayu­da­ron nom­bres tan re­le­van­tes co­mo el del pa­pa Cle­men­te V y el mo­nar­ca Fe­li­pe el Her­mo­so. Es­ta es su his­to­ria.

Mas Alla Monografico - - Sumario - Tex­to: Jor­ge Ji­mé­nez

Son mu­chas las his­to­rias que co­rren so­bre so­bre los mis­te­rios del Va­ti­cano. Gran par­te de ellos pue­den de­ber­se al her­me­tis­mo que, du­ran­te años, ha man­te­ni­do la ins­ti­tu­ción re­li­gio­sa. Ade­más, son pú­bli­ca­men­te co­no­ci­das mu­chas tra­mas de co­rrup­ción en el seno de la je­rar­quía. De he­cho, fue en res­pues­ta a to­da esa co­rrup­te­la y esa de­ca­den­cia mo­ral de al­gu­nos pa­pas por lo que sur­gió en Eu­ro­pa la Re­for­ma Pro­tes­tan­te (si­glo XVI). No fue­ron po­cas, pre­ci­sa­men­te, las gen­tes que se unie­ron a la re­vo­lu­ción con­tra una ins­ti­tu­ción re­li­gio­sa que se co­rrom­pía día tras día. Aun­que so­lo triun­fó la Re­for­ma en aque­llos paí­ses don­de ha­bía ma­yo­res ta­sas de al­fa­be­ti­za­ción, la pér­di­da de fie­les le su­pu­so un du­ro gol­pe a la Igle­sia de Ro­ma. Tal fue así que tu­vo que em­pren­der me­di­das de con­tra­pro­pa­gan­da pa­ra pa­liar el da­ño que ya le es­ta­ba ha­cien­do el pro­tes­tan­tis­mo.

Los pa­pas, a me­nu­do lle­ga­ban al po­der y una vez es­ta­ble­ci­dos en es­te, ad­qui­rían un po­der ca­si su­pe­rior al de los re­yes de los di­fe­ren­tes Es­ta­dos de Eu­ro­pa, gra­cias a la in­fluen­cia que te­nía la re­li­gión en la po­bla­ción. to­do es­te po­der que el pa­pa­do con­cen­tra­ba no les ve­nía da­do de ma­ne­ra, di­ga­mos es­po­rá­di­ca. La Igle­sia de Ro­ma fue cul­ti­van­do su po­der du­ran­te años y años, sien­do, in­con­fun­di­ble­men­te, la Edad Me­dia su Edad de Oro. Efec­ti­va­men­te, fue du­ran­te es­te pe­río­do de la His­to­ria de la Hu­ma­ni­dad cuan­do la Igle­sia con­si­guió más po­der. In­clu­so en oca­sio­nes el pa­pa­do se im­po­nía por en­ci­ma de los re­yes y los di­ri­gen­tes de los te­rri­to­rios ca­tó­li­cos. Bas­tan­tes son los con­flic­tos su­ce­so­rios en los que se veía en­vuel­ta la Igle­sia de Ro­ma. Co­mo da­to cu­rio­so, tal fue el po­der que se atri­buía el pa­pa que es­te po­dría li­be­rar a un va­sa­llo del com­pro­mi­so de fi­de­li­dad con su se­ñor, y re­cla­mar­lo pa­ra sí mis­mo. Un ejem­plo de es­to que aca­ba­mos de con­tar lo ve­mos de ma­ne­ra cla­ra en la in­de­pen­den­cia del Reino de Por­tu­gal en el año 1179. Me­dian­te una bu­la pa­pal de­no­mi­na­da Ma­ni­fes­tus Pro­ba­tum, el pa­pa Ale­jan­dro III, el día 23 de ma­yo (1179) re­co­no­cía a Por­tu­gal co­mo reino in­de­pen­dien­te al de León. Ade­más, ba­sán­do­se en el prin­ci­pio de re­cla­mar va­sa­lla­je pa­ra sí mis­mo, con­vir­tió al rey Al­fon­so Henriques ( Al­fon­so I de Por­tu­gal), y a to­do su reino co­mo va­sa­llos de la igle­sia, con la pro­tec­ción que eso con­lle­va­ba.

si­mo­nía y ni­co­laís­mo

En to­da la Edad Me­dia, co­mo bien sa­be­mos, no fal­ta­ron con­ti­nuas crí­ti­cas a la je­rar­quía de la Igle­sia por si­mo­nía y ni­co­laís­mo. La pri­me­ra es­tá re­la­cio­na­da con la ven­ta de car­gos re­li­gio­sos a las fa­mi­lias no­bles o a to­do aquel que pu­die­ra pa­gar­los. Aun­que tam­bién in­clu­ye la ven­ta de re­li­quias y la sal­va­ción de las al­mas. Pre­ci­sa­men­te de ello hi­zo una crí­ti­ca con­tun­den­te Juan Ruíz, Ar­ci­pres­te de Hi­ta en su es­tro­fa: “Y si tie­nes di­ne­ro ten­drás consolación/ pla­ce­res y ale­grías y del Pa­pa ra­ción/ com­pra­rás pa­raí­sos, ga­na­rás la sal­va­ción/ don­de hay mu­cho di­ne­ro hay mu­cha ben­di­ción”. Es­te poe­ma apa­re­ce en el “Li­bro de Buen Amor”, una de las obras más im­por­tan­tes de la literatura me­die­val es­pa­ño­la.

Pe­ro los pa­pas, en ge­ne­ral, se guar­da­ban un as en la man­ga con el que asus­ta­ban a to­dos aque­llos que osa­ban con­tra­de­cir­les, o no obe­de­cían co­mo se es­pe­ra­ba: la ex­co­mu­nión. Co­mo ve­re­mos en el ca­so de Cle­men­te V, la ex­co­mu­nión fue muy uti­li­za­da co­mo un ar­ma con­tra los ad­ver­sa­rios. Y en la Edad Me­dia, el he­cho de ser ex­co­mul­ga­do, ten­dría fuer­tes re­per­cu­sio­nes so­bre el su­je­to.

Pa­ra co­no­cer la men­ta­li­dad de to­da es­ta eta­pa, te­ne­mos que te­ner en cuen­ta que en­torno al año mil co­mien­zan a co­brar fuer­za las le­yen­das de los dra­go­nes y to­do ti­po de se­res ma­lig­nos e ima­gi­na­rios. Es una épo­ca de pro­fun­da ig­no­ran­cia en la que se pro­mo­cio­nan los mie­dos y el pe­si­mis­mo es ge­ne­ra­li­za­do. Es­to que­da­rá co­mo he­ren­cia has­ta el fi­nal de la Edad Me­dia, que unos fe­chan en el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca (1492) y otros en 1453 con la caí­da del Im­pe­rio Bi­zan­tino en ma­nos de los tur­cos.

En to­do es­te cli­ma me­die­val fue en el que na­ció el Pa­pa que nos con­cier­ne, Cle­men­te V. Su na­ci­mien­to se pro­du­jo en Vi­llan­draut, en la re­gión de Aqui­ta­nia (Fran­cia). El fran­cés lle­ga­ría a con­ver­tir­se en el pon­tí­fi­ce nú­me­ro 195 de la Igle­sia ca­tó­li­ca. Su man­da­to se ex­ten­dió des­de el año 1305 has­ta el 1314, año en que mue­re. Co­mo ve­re­mos más ade­lan­te en es­te re­por­ta­je, su muer­te se­rá va­ti­ci­na­da con in­quie­tan­te exac­ti­tud por el Gran Maes­tre de la Or­den del Temple, Jac­ques Ber­nard de Mo­lay.

En el ca­so de Cle­men­te V, po­de­mos en­con­trar con­tun­den­tes crí­ti­cas a su man­da­to. Son bas­tan­tes los his­to­ria­do­res y ex­per­tos que des­ta­can la po­ca per­so­na­li­dad del pon­tí­fi­ce. Ade­más, de él se cuen­ta que es­tu­vo en­te­ra­men­te a las ór­de­nes del rey Fe­li­pe IV apo­da­do “el Her­mo­so”.

una ca­rre­ra me­teó­ri­ca

Na­ció ba­jo el nom­bre de Ber­trand de Got, de él se sa­be, ade­más que es­tu­dió de­re­cho ca­nó­ni­co y ci­vil en las uni­ver­si­da­des de Or­leans y Bo­lo­nia. Al fi­na­li­zar sus es­tu­dios tu­vo un as­cen­so muy rá­pi­do en la je­rar­quía ro­ma­na. Su pri­mer car­go fue el de ca­nó­ni­go en Bur­deos. Más tar­de se­ría or­de­na­do vi­ca­rio ge­ne­ral en Lyon. Tam­bién pa­sa­ría por los car­gos de ca­pe­llán del pon­tí­fi­ce Bo­ni­fa­cio VIII, obis­po de Com­min­ges. Por úl­ti­mo, lle­gó al car­go de ar­zo­bis­po de Bur­deos en el año 1299.

Tras la muer­te de Bo­ni­fa­cio VIII en el año 1303, el cual ha­bía te­ni­do im­por­tan­tes dispu­tas con Fe­li­pe IV el Her­mo­so, el su­ce­sor de­sig­na­do fue Be­ne­dic­to XI. Es­te úl­ti­mo du­ró ape­nas 8 me­ses en el car­go. Be­ne­dic­to fue más con­ci­lia­dor con el rey fran­cés que su an­te­ce­sor Bo­ni­fa­cio, pe­ro las pre­sio­nes del

CLE­MEN­TE V na­ció en la re­gión fran­ce­sa de Aqui­ta­nia. Es­te lle­ga­ría a con­ver­tir­se en el pon­tí­fi­ce 195 de la Igle­sia ca­tó­li­ca. Su man­da­to se ex­ten­dió des­de el año 1305 has­ta el 1314. Su muer­te fue va­ti­ci­na­da con una in­quie­tan­te

exac­ti­tud por el Gran Maes­tre de la Or­den del Temple.

mo­nar­ca fran­cés no ce­sa­ron, aun­que la ac­ti­tud del pon­tí­fi­ce cam­bió y tra­tó de sua­vi­zar el con­flic­to.

Des­pués del tem­prano fa­lle­ci­mien­to de Be­ne­dic­to XI, la lle­ga­da al po­der de Cle­men­te V se re­tra­só por el tiem­po de 11 me­ses. Du­ran­te es­te pe­río­do de tiem­po las dispu­tas en­tre car­de­na­les fue­ron cons­tan­tes y no se po­nían de acuer­do pa­ra ele­gir un su­ce­sor.

Pe­ro pa­ra sa­ber por qué Cle­men­te V es acu­sa­do por his­to­ria­do­res y ex­per­tos de ser una “ma­rio­ne­ta” del rey fran­cés, te­ne­mos que re­mon­tar­nos a los su­ce­sos acae­ci­dos en­tre Bo­ni­fa­cio VIII y Fe­li­pe IV de Fran­cia.

El nú­cleo del con­flic­to en­tre el pon­tí­fi­ce y el mo­nar­ca es, pre­ci­sa­men­te un con­cep­to que tra­tá­ba­mos al ini­cio del re­por­ta­je, la con­cen­tra­ción de po­der por par­te de los pa­pas. De es­ta ma­ne­ra, mu­chos su­ce­so­res de San Pe­dro se creían por en­ci­ma de los go­ber­nan­tes de los di­fe­ren­tes Es­ta­dos. De es­ta ma­ne­ra, mu­chas de las de­ci­sio­nes que to­ma­ban los re­yes po­drían ser re­ba­ti­das por el Pa­pa, que se creía por en­ci­ma de los mo­nar­cas. So­bre el año 1296, Fe­li­pe IV es­ti­mó opor­tuno co­brar tri­bu­tos a los miem­bros del cle­ro fran­cés.

Es­ta me­di­da adop­ta­da por el go­bierno del mo­nar­ca ha­bría irri­ta­do en gran ma­ne­ra al pa­pa Bo­ni­fa­cio VIII, que lo con­si­de­ró ca­si co­mo una ofen­sa gra­ve. De he­cho, en 1296 hi­zo ga­la del con­cep­to de la ex­co­mu­nión co­mo ame­na­za. Me­dian­te la emi­sión de una bu­la pa­pal, Bo­ni­fa­cio ame­na­za­ba a Fe­li­pe el Her­mo­so con ex­co­mul­gar­lo si co­bra­ba im­pues­tos al cle­ro fran­cés, sin an­tes te­ner la au­to­ri­za­ción del Pa­pa. El rey fran­cés hi­zo ca­so omi­so de la ame­na­za de Ro­ma y con­tes­tó a la ma­nio­bra de Bo­ni­fa­cio, me­dian­te una nor­ma que prohi­bía la ex­por­ta­ción de pro­duc­tos fran­ce­ses a Ro­ma. Al pa­re­cer, y tras unas ten­sas y du­ras ne­go­cia­cio­nes, am­bos di­ri­gen­tes acor­da­ron un pun­to me­dio, (in me­dio vir­tus, pen­sa­ría Aris­tó­te­les). El acuer­do fue que, en ca­so de ex­tre­ma ne­ce­si­dad el rey de Fran­cia po­dría co­brar tri­bu­tos a los miem­bros del cle­ro sin ne­ce­si­dad de au­to­ri­za­ción del Pa­pa de Ro­ma. Co­mo ve­mos, am­bos ce­die­ron en su pos­tu­ra, el uno per­mi­tió cier­ta in­je­ren­cia pa­pal en su go­bierno y el otro con­sin­tió cier­ta li­ber­tad al mo­nar­ca.

El pac­to pa­re­cía bas­tan­te igua­li­ta­rio pa­ra am­bas pos­tu­ras, de he­cho, en el año 1297 Bo­ni­fa­cio ca­no­ni­zó al abue­lo de Fe­li­pe el Her­mo­so, Luis IX. La es­ta­bi­li­dad du­ró tan so­lo unos años, en 1301, el con­flic­to vol­ve­ría a re­cru­de­cer­se. En es­ta oca­sión, ob­je­to de la dispu­ta fue la de­ten­ción de Ber­nard Sais­set, quien fue­ra obis­po de Pa­miers por trai­ción. El obis­po fue de­te­ni­do por las fuer­zas del rey Fe­li­pe IV. Se­gún al­gu­nos his­to­ria­do­res la de­ten­ción del obis­po fue com­ple­ta­men­te rea­li­za­da es­pe­ran­do un cho­que con Ro­ma. Al pa­re­cer es­ta­ba en jue­go la ju­ris­dic­ción de Pa­miers, dispu­tada por el Con­de de Foix, y el pa­pa­do, quien te­nía el te­rri­to­rio ba­jo su pro­tec­ción di­rec­ta. Hay al­gu­nos his­to­ria­do­res que ha­cen una lec­tu­ra un po­co más se­su­da del asun­to. Al pa­re­cer la in­ten­ción que sub­ya­cía en la pro­vo­ca­ción fran­ce­sa no era so­lo Pa­miers, era po­ner fin a la idea de que el rey te­nía que es­tar por de­ba­jo de la au­to­ri­dad del Pa­pa has­ta en asun­tos in­ter­nos. Por lo tan­to, la in­ten­ción ocul­ta de Fe­li­pe el Her­mo­so ha­bría si­do mar­car un pun­to de in­fle­xión y su­bor­di­nar a to­dos los re­li­gio­sos que hu­bie­ra en su reino ba­jo su man­do. Y, co­mo ya he­mos di­cho, aca­bar con las in­je­ren­cias del Pa­pa en los asun­tos de Es­ta­do. In­je­ren­cias co­mo las que que­da­ban pa­ten­tes en el ca­so de la pri­me­ra con­fron­ta­ción so­bre los tri­bu­tos y los re­li­gio­sos.

En es­ta oca­sión, Bo­ni­fa­cio VIII se lo to­mó aún peor que la an­te­rior vez. Alar­mán­do­se an­te el he­cho de que al obis­po lo fue­ran a juz­gar las au­to­ri­da­des fran­ce­sas. Es­te he­cho es sin­gu­lar, pues­to que, a un obis­po, por aquel en­ton­ces tan so­lo lo po­día so­me­ter a jui­cio el pro­pio pon­tí­fi­ce de Ro­ma. Con lo cual es­to su­po­nía una cla­ra vio­la­ción de los pri­vi­le­gios ecle­siás­ti­cos.

el atre­vi­mien­to del rey

An­te el atre­vi­mien­to del rey fran­cés, el pa­pa Bo­ni­fa­cio emi­tió una bu­la que se co­no­ce co­mo Aus­cul­ta fi­li (Es­chu­cha hi­jo), en la que re­pro­cha­ba a Fe­li­pe el Her­mo­so su desobe­dien­cia al pa­pa­do y a los acuer­dos a los que, con tan­to es­fuer­zo, ha­bían lle­ga­do. Es­ta bu­la pa­pal fue que­ma­da por to­das las ca­lles de Fran­cia en el año 1301. Y, en un ejer­ci­cio pro­pa­gan­dís­ti­co se emi­tió otra bu­la, es­ta vez fal­sa, des­de el go­bierno fran­cés. El tex­to en cues­tión in­sul­ta­ba en cier­to mo­do a Fe­li­pe IV, ale­gan­do que Bo­ni­fa­cio era el ver­da­de­ro rey de Fran­cia, es­tan­do por en­ci­ma del pro­pio mo­nar­ca y de su go­bierno. Se­gún se sa­be, por his­to­ria­do­res y ex­per­tos en la ma­te­ria, la bu­la lla­ma­da Deum Ti­me (Te­mor de Dios) no fue ela­bo­ra­da por el Va­ti­cano. Del au­tor de la mis­ma po­co se sa­be, pe­ro se sos­pe­cha que fue­ra al­guien cer­cano a Fe­li­pe IV. En cual­quier ca­so, cons­ti­tu­ye un cla­ro ejem­plo de pro­pa­gan­da ne­gra. Es­to es, cuan­do

Jun­to a es­tas lí­neas, re­pre­sen­ta­ción de Jac­ques de Mo­lay, el úl­ti­mo Gran Maes­tre de la Or­den del Temple.

Jun­to a es­tas lí­neas, se­pul­tu­ra de Bo­ni­fa­cio VIII.

Muer­te de Fe­li­pe el Her­mo­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.