Be­ne­dic­to IX. El Pa­pa más de­pra­va­do de la His­to­ria

Be­ne­dic­to IX es, sin duda, una de las fi­gu­ras más po­lé­mi­cas que han ocu­pa­do la si­lla de Pe­dro. Fue el Pa­pa más jo­ven de la His­to­ria, pe­ro tam­bién el más de­pra­va­do y el más cons­pi­ra­noi­co.

Mas Alla Monografico - - Sumario - Tex­to Ja­vier ra­mos

En ple­na Edad Me­dia apa­re­ció uno de los pa­pas que de­ni­gró co­mo po­cos la si­lla pon­tif icia del Va­ti­cano a lo lar­go de su his­to­ria. Be­ne­dic to IX, que asu­mió la tia­ra has­ta en tres oca­sio­nes (de 1032 a 1044; de abril a ma­yo de 1045 y de 1047 a 1048), fue con­si­de­ra­do “el de­mo­nio dis­fra­za­do de sa­cer­do­te que ocu­pó el trono de Pe­dro” al ser acu­sa­do de bi­se­xual, so­do­mi­zar ani­ma­les y or­de­nar ase­si­na­tos. Tam­bién se le cul­pó de he­chi­ce - ría, sa­ta­nis­mo y vio­la­ción. Una per­la, va­mos.

La vi­da di­so­lu­ta ya le ve­nía de fa­mi­lia. Per­te­ne­cía a la di­nas­tía pa­pal de los Teo­fi­lac­tos, que le dio seis su­mos sa­cer­do­tes a la cris­tian­dad: fue so­brino de los pa­pas Juan XIX y Be­ne­dic­to VIII, y des­cen­dien­te de Juan XI, Juan XII y Juan XIII.

Las fuen­tes de la épo­ca nos di­cen que Be­ne­dic­to IX “cre­ció ha­cien­do lo que que­ría, y asom­bró a la tor­pe sen­si­bi­li­dad de esa épo­ca que era as­que­ro­sa y cruel con los es­cán­da­los en su vi­da co­ti­dia­na”. Des­de bien pe­que­ño ya co­men­zó a ma­ni­fes­tar una pre­co­ci­dad pa­ra to­do ti­po de mal­dad. Fue nom­bra­do Pa­pa con ape­nas 12 años.

Se­gún nos han le­ga­do las cró­ni­cas, lo que pa­re­ce cier to es que es­te Pa­pa fue uno de los hom­bres más de­pra­va­dos de su tiem­po, de­bi­do a sus cos­tum­bres in­mo­ra­les. Por ejem­plo, San Pe­dro Da­miano, ar­zo­bis­po de Os­tia, ca­li­fi­có a Be­ne­dic­to IX co­mo “el Ne­rón de San Pe­dro”.

Se de­cía que el jo­ven clé­ri­go so­lía es­ca­par­se en las no­ches ce­rra­das del pa­la­cio de La­te­rano y acu­día a un bos­que cer­cano don­de acos­tum­bra­ba a in­vo­car es­pí­ri­tus ma­lig­nos, y a tra­vés de la ne­cro­man­cia in­ci­ta­ba y em­pu­ja­ba a las mu­je­res pia­do­sas ha­cia la lu­ju­ria.

El po­der que su car­go le otor­ga­ba fue apro­ve­cha­do pa­ra que vi­vie­ra co­mo un sul­tán en el pa­la­cio pon­ti­fi­cio. Se ro­dea­ba de un gran ha­rén, al que so­lía re­cu­rrir con fre­cuen­cia pa­ra cal­mar sus ba­jos ins­tin­tos car­na­les. Aun así, si no lo­gra­ba des­fo­gar­se del to­do con sus mu­je­res, echa­ba mano de su her­ma­na de 15 años, a l a que i nclu­so com­par­tía con al­gún com­pa­ñe­ro de ca­ma, en más de una oca­sión. A Be­ne­dic­to IX le ex­ci­ta­ba ob­ser var có­mo su her­ma­na prac­ti­ca­ba se­xo con has­ta nue­ve com­pa­ñe­ros.

Su pa­sión por la lu­ju­ria y la de­pra­va­ción le man­tu­vie­ron ale­ja­do del go­bierno de Ro­ma. Sus her­ma­nos se en­car­ga­ban de ha­cer­lo a tra­vés de una olea­da de crí­me­nes que lle­na­ron las ca­lles de san­gre, ro­bos y vio­la­cio­nes. Has­ta el mis­mí­si­mo Dan­te Alig­hie­ri (el au­tor de La Di­vi­na Co­me­dia) era de la opi­nión de que du­ran­te es­te tiem­po el pa­pa­do al­can­zó “el ni­vel más ba­jo de de­gra­da­ción a que un pon­ti­fi­ca­do pu­die­ra lle­gar ”, y le con­de­nó al inf ierno.

Las cró­ni­cas nos cuen­tan que Be­ne­dic­to ix fue uno de los hom­bres más de­pra­va­dos de su tiem­po, de­bi­do a sus cos­tum­bres in­mo­ra­les. San Pe­dro da­miano,

ar­zo­bis­po de os­tia, ca­li­fi­có a es­te pa­pa co­mo “el ne­rón de San Pe­dro”.

or­gías ho­mo­se­xua­les

No­bles, sol­da­dos y va­ga­bun­dos f or­ma­ban par te de las or­gías que el mis­mo Be­ne­dic­to IX se en­car­ga­ba de or­ga­ni­zar en el pa­la­cio La­te­rano. Des­pués de una de ellas, el Pa­pa su­frió su pri­mer in­ten­to de ase­si­na­to. Tras la mi­sa ce­le­bra­da en la fies­ta de los Após­to­les, un no­ble se aba­lan­zó so­bre él pa­ra es­tran­gu­lar­lo. Pe­ro l a for tu­na son­rió al pon­tíf ice, ya que se dio un re­pen­tino eclip­se so­lar. La com­ple­ta oscuridad en la que que­dó su­mi­da la igle­sia pro­vo­có el te­mor de los allí con­gre­ga­dos. El bu­lli­cio hi­zo desis­tir al ho­mi­ci­da.

En 1035 Be­ne­dic­to IX se tu­vo que en­fren­tar a un le­van­ta­mien­to po­pu­lar del que sa­lió in­dem­ne gra­cias a la ayu­da pres­ta­da por el em­pe­ra­dor del Sa­cro Im­pe­rio Ger­má­ni­co, Con­ra­do II, que en­vió tro­pas pa­ra com­ba­tir la re­vuel­ta, y las man­tu­vo de guar­ni­ción en Ro­ma pa­ra de­fen­der al Pa­pa.

Asi­mis­mo, l os ex­ce­sos del Pa­pa pro­vo - ca­ron un l evan­ta­mien­to en sep­tiem­bre de 1044, pro­mo­vi­do en par te por l a fa­mi­lia Cres­cen­cio, obli­gan­do a Be­ne­dic­to IX a huir de Ro­ma. En su lu­gar, el 20 de enero de 1045, se eli­gió co­mo su­ce­sor en la si­lla de Pe­dro a Juan, obis­po de Sa­bi­na, quien to­ma­ría el nom­bre de Sil­ves­tre III.

Pe­ro Be­ne­dic­to no ha­bía di­cho aún su úl­ti­ma pa­la­bra. A fi­na­les de ese mis­mo año, nues­tro pro­ta­go­nis­ta re­gre­só a la ca­pi­tal va­ti­ca-

na con la ayu­da de las tro­pas del rey de Ale­ma­nia, En­ri­que III, que ex­pul­sa­ron a Sil­ves­tre III y le res­ti­tu­ye­ron en el trono pon­ti­fi­cio. No obs­tan­te, so­lo se man­tu­vo en el po­der ape­nas dos me­ses. Se abu­rrió de tan­ta mi­sa y pre­sen­tó su re­nun­cia pa­ra con­traer ma­tri­mo­nio con su be­lla pri­ma e hi­ja de Ge­rard de Sa­xo.

Be­ne­dic­to IX ven­dió su tia­ra a Juan Gra­ciano, ar­ci­pres­te de San Juan y per te­ne­cien­te a una ri­ca fa­mi­lia de ori­gen ju­dío, los Pier­leo­ni. Pi­dió por la ce­sión del trono 1.500 li­bras de oro, así co­mo to­do lo re­cau­da­do por la Igle - sia en­tre los f ie­les de In­gla­te­rra. Tras acep­tar di­chas con­ce­sio­nes, Juan Cres­cen­cio pa­só a ser Gre­go­rio VI. Mien­tras, el in­fa­me Pa­pa an­te­rior aban­do­nó Ro­ma pa­ra re­cluir­se en un cas­ti­llo de su fa­mi­lia pa­ra pre­pa­rar el en­la­ce con su pa­rien­te.

tres pa­pas en ro­ma

Por ley, exis­tían al mis­mo tiem­po tres pa­pas vi­vos: el re­cién lle­ga­do Gre­go­rio VI, el di­mi­sio­na­rio Be­ne­dic­to IX y el de­pues­to Sil­ves­tre III. La si­tua­ción pa­sa­ba por la ce­le­bra­ción de un nue­vo sí­no­do con­vo­ca­do por el Pa­pa a ins­tan­cias del mo­nar­ca En­ri­que III. Fi­nal­men­te, Sil­ves­tre III fue de­pues­to y privado de las ór­de­nes sa­gra­das; Be­ne­dic­to IX re­sul­tó des­po­seí­do ba­jo la gra­ve acu­sa­ción de si­mo­nía; mien­tras que el pri­me­ro fue obli­ga­do a ab­di­car y en­via­do a Re­na­nia.

El nue­vo pon­tí­fi­ce se­ría nom­bra­do Suid­ger, obis­po de Bam­berg, quien adop­ta­ría el nom­bre de Cle­men­te II. Pe­ro la ale­gría du­ró po­co. El 9 de oc­tu­bre de 1047, el nue­vo Pa­pa mo­ría en la aba­día de San­to To­mas­so. Be­ne­dic­to IX apro­ve­chó el va­cío de po­der (qui­zá co­la­bo­ró en l a des­apa­ri­ción de su su­ce­sor) e i nten­tó vol­ver a ha­cer­se con el con­trol del pa­pa­do. Y a fe que lo con­si­guió de nue­vo el 8 de no­viem­bre de ese mis­mo año. Pe­ro nues­tro pro­ta­go­nis­ta no ha­bía cam­bia­do pa­ra bien. Du­ran­te los ocho me­ses que du­ró su pon­ti­fi­ca­do, Be­ne­dic­to IX se vol­vió a en­tre­gar a to­do ti­po de vi­cios, tras ser aban­do­na­do por su pri­ma.

En­ri­que III vol­vió a de­po­ner­lo y nom­bró a Pop­po de Bres­sa­no­ne, obis­po de Bri­zen, co­mo nue­vo pon­tí­fi­ce. Se­ría Dá­ma­so II. Aun- que 23 días des­pués de ser con­sa­gra­do mo­ri­ría en­ve­ne­na­do. ¿Es­ta­ba de­trás la mano de Be­ne­dic­to IX, de nue­vo? El em­pe­ra­dor le en­vió fue­ra de Ro­ma y, se­gún las cró­ni­cas, mo­ri­ría so­lo y aban­do­na­do en al­gún mes del año 1055, a los 34 años de edad.

el de­li­to de si­mo­nía

Be­ne­dic­to IX tam­bién fue acu­sa­do de si­mo­nía, es de­cir, de lu­crar­se ven­dien­do mi­sas y otras li­tur­gias ecle­siás­ti­cas. Los clé­ri­gos po­la­cos ha­bían pe­di­do al Pa­pa una dis­pen­sa pa­ra el prín­ci­pe Ca­si­mi­ro, quien ha­bía to­ma­do los vo­tos sa­cer­do­ta­les, pe­ro los po­la­cos que­rían con­ver tir­lo en rey. El Pa­pa se ne­gó, pe­ro una su­ge­ren­cia por par te del su­mo pon­tí­fi­ce a los po­la­cos po­dría provocar tal dis­pen­sa. La su­ge­ren­cia era con­ce­der el do­cu­men­to a cam­bio de una bue­na can­ti­dad de oro a los bol­si­llos de Be­ne­dic­to y no a las ar­cas del Va­ti­cano. Otra bue­na do­na­ción a Be­ne­dic­to IX por par te del rey del rey Ca­si­mi­ro de Po­lo­nia le per­mi­tió in­clu­so ca­sar­se. Y es que no te­nía re­me­dio.

Exis­tían al mis­mo tiem­po TRES PA­PAS vi­vos: el re­cién lle­ga­do Gre­go­rio VI, el di­mi­sio­na­rio Be­ne­dic­to IX, que de­jó el púl­pi­to pa­ra ca­sar­se con su pri­ma, y el de­pues­to Sil­ves­tre III. Sin em­bar­go, el rey En­ri­que III no per­mi­tió tal si­tua­ción y

nom­bra­ría a un nue­vo Pa­pa, Cle­men­te II.

Jun­to a es­tas lí­nas, ima­gen del Va­ti­cano.

Jun­to a es­tas lí­neas, retrato del pa­pa Be­ne­dic­to IX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.