Los peo­res pa­pas de la His­to­ria

A lo lar­go de es­te nú­me­ro es­pe­cial es po­si­ble co­no­cer la vi­da y obra de los pa­pas de la Igle­sia ca­tó­li­ca. Re­co­pi­la­mos las an­dan­zas de es­tos tres, con­si­de­ra­dos los peo­res de la His­to­ria.

Mas Alla Monografico - - Sumario - Tex­to Jor­ge Ji­mé­nez

Al­re­de­dor de al­gu­nos pa­pas de la Igle­sia ca­tó­li­ca sur­gen un sin­fín de teo­rías, en al­gu­nos ca­sos cier­tas, en otros dis­pa­ra­ta­das. Los tres pon­tí­fi­ces que va­mos a tra­tar en es­te re­por­ta­je son un cla­ro ejem­plo de ello. De ellos po­de­mos sa­ber, por di­ver­sas fuen­tes, que son sos­pe­cho­sos de co­rrup­ción en el más al­to de los gra­dos. Al igual que otros mu­chos de­sig­na­dos pa­ra guar­dar el Trono de San Pe­dro, son acu­sa­dos de te­ner hi­jos ile­gí­ti­mos que, lle­ga­rían a ocu­par los más al­tos car­gos del Va­ti­cano.

con nom­bre pro­pio

En el ca­so de Ser­gio III (Pa­pa en­tre los años 904911), uno de sus vás­ta­gos con­ce­bi­dos en pe­ca­do, lle­ga­ría a ser co­ro­na­do co­mo Pa­pa ( Juan XI). En­tre las co­rrup­te­las y si­nies­tras his­to­rias que se les atri­bu­yen, a me­nu­do, a los pon­tí­fi­ces, apa­re­cen muertes inex­pli­ca­bles que, apa­ren­te­men­te, ha­bían or­de­na­do ellos mis­mos. De Ser­gio III se di­ce que or­de­nó de­go­llar al an­ti­pa­pa Cris­tó­bal. So­bre es­te úl­ti­mo te­ne­mos que se­ña­lar que hay di­fe­ren­tes ma­ne­ras de ver­le. Al­gu­nos de­fien­den que era un Pa­pa de ver­dad, le­gí­ti­mo. Mien­tras que otros ex­per­tos apun­tan que, al no ser es­te co­ro­na­do co­mo tal, no era sino un An­ti­pa­pa, es de­cir, un usur­pa­dor del trono del Va­ti­cano. A Ser­gio III, co­mo ve­re­mos tam­bién se le atri­bu­ye la muer­te del Pa­pa le­gí­ti­mo León V, que tras un jui­cio ins­trui­do por el pri­me­ro fue de­go­lla­do jun­to con el an­ti­pa­pa Cris­tó­bal, an­tes men­cio­na­do.

Pe­ro no so­lo hay tra­mas de trai­ción y muer­te en es­te re­por­ta­je, tam­bién hay mis­te­rios co­mo el de la lle­ga­da al po­der de Be­ne­dic­to IX, en 1032. To­do se­ría nor­mal y na­da nos ha­ría sos­pe­char en una pri­me­ra im­pre­sión, sin co­no­cer bien la his­to­ria de es­te pon­tí­fi­ce. Lo cier­to es que el no­veno Be­ne­dic­to, des­de el prin­ci­pio de su pa­pa­do es­tu­vo ro­dea­do de mis­te­rio. El por qué de ello lo en­ten­de­ría­mos con tan so­lo sa­ber el so­bre­nom­bre por el que se le co­no­cía en la len­gua po­pu­lar: “el Pa­pa ni­ño”. Y es que ha­bría lle­ga­do al pa­pa­do en­tre los 9 y los 12 años. Al­gu­nos his­to­ria­do­res se de­can­tan por los 9, otros por los 12, sien­do más acep­ta­da la se­gun­da teo­ría. El có­mo pu­do lle­gar un ni­ño al

trono del Va­ti­cano es, sin duda, uno de los gran­des mis­te­rios de la his­to­ria del pa­pa­do. Se mi­re por don­de se mi­re, re­sul­ta com­pli­ca­do ima­gi­nar­se a un mu­cha­cho, sen­ta­do en el lu­gar de los su­ce­so­res de San Pe­dro. Pues bien, te­ne­mos que co­men­tar al­go al res­pec­to, la edad a la que, se su­po­ne, que Be­ne­dic­to IX lle­ga­ría al po­der, hoy en día, se tie­ne co­mo erró­nea. Si bien no se sa­be de dón­de sur­gió la teo­ría del “Pa­pa ni­ño”, los his­to­ria­do­res más re­cien­tes lo ca­li­fi­can de un error. Aun­que ya de­ci­mos, no se tie­ne co­no­ci­mien­to de dón­de o de quién pu­do sa­lir di­cha teo­ría. Be­ne­dic­to IX ha­ría su pa­pa­do en tres pe­río­dos, du­ran­te dos cua­les fue aban­do­nan­do y re­tor­nan­do a sus obli­ga­cio­nes co­mo pon­tí­fi­ce.

Pe­ro si los an­te­rio­res pa­pas que he­mos men­cio­na­do es­tán se­ña­la­dos por el mis­te­rio y los en­tre­si­jos, Bo­ni­fa­cio VIII no se que­da cor­to tam­po­co. De es­te úl­ti­mo se tie­ne cons­tan­cia de las múl­ti­ples con­fron­ta­cio­nes que pro­vo­có en la Ro­ma de su tiem­po. Una vez lle­gó al po­der se de­di­có, al igual que lo hi­cie­ran otros mu­chos pa­pas, co­mo por ejem­plo los Bor­gia, a fa­vo­re­cer a sus fa­mi­lia­res. Su am­bi­ción le lle­vó en va­rias oca­sio­nes a pro­ta­go­ni­zar con­flic­tos de in­tere­ses con las fa­mi­lias no­bles ro­ma­nas. In­clu­so, se cuen­ta, que Bo­ni­fa­cio in­ten­tó cons­ti­tuir un pa­pa­do con sus fa­mi­lia­res más alle­ga­dos.

Es­te Pa­pa tu­vo nu­me­ro­sos fren­tes abier­tos, co­mo ve­re­mos más de­lan­te. Al­guno de los con­flic­tos más im­por­tan­tes es el de la dispu­ta de Si­ci­lia en­tre ara­go­ne­ses y fran­ce­ses, que aca­bó con la de­rro­ta en el te­rreno po­lí­ti­co del Pa­pa. Bo­ni­fa­cio VIII se vio in­mer­so en un con­flic­to de ca­la­do in­ter­na­cio­nal con el rey ga­lo Fe­li­pe IV el Her­mo­so. Las ten­sio­nes en­tre el pon­tí­fi­ce y el mo­nar­ca per­du­ra­ron du­ran­te mu­chos años, in­clu­so se lle­gó a las ma­nos, li­te­ral­men­te. Pe­ro la ava­ri­cia y el afán de po­der no es de lo úni­co que se le acu­sa al pa­pa Bo­ni­fa­cio VIII. El his­to­ria­dor es­ta­dou­ni­den­se Will Durant apun­ta a que el su­ce­sor de San Pe­dro man­te­nía re­la­cio­nes se­xua­les con ni­ños. Se apor­tan, ade­más, da­tos de es­te Pa­pa, co­mo que du­ran­te bas­tan­te tiem­po tu­vo co­mo aman­tes a una mu­jer ca­sa­da y a la hi­ja pe­que­ña de es­ta. Se des­co­no­cen las iden­ti­da­des de las mis­mas. Es­to coin­ci­de tris­te­men­te con la fra­se que se le atri­bu­ye al pon­tí­fi­ce: “El dar­se pla­cer a uno mis­mo, con mu­je­res o con ni­ños, es un pe­ca­do tan in­sig­ni­fi­can­te co­mo fro­tar­se las ma­nos”. Hoy en día, una afir­ma­ción de se­me­jan­te ca­li­bre pue­de ser muy do­lo­ro­sa pa­ra la so­cie­dad, so­bre to­do con los in­con­ta­bles ca­sos de pe­de­ras­tia que se es­tán co­no­cien­do en el seno de la Igle­sia. Sea co­mo fue­ra, ya en la so­cie­dad ro­ma­na de la épo­ca de Bo­ni­fa­cio VIII es­te era co­no­ci­do pú­bli­ca­men­te co­mo un pe­de­ras­ta. Al pa­re­cer, se­gún al­gu­nas teo­rías man­te­nía re­la­cio­nes se­xua­les con ni­ños con bas­tan­te fre­cuen­cia. Pa­ra con­tras­tar to­do es­to te­ne­mos las pa­la­bras acu­sa­to­rias que ver­tió so­bre Bo­ni­fa­cio VIII el rey fran­cés Fe­li­pe IV: “Bo­ni­fa­cio es un ti­rano, un he­re­je roí­do por el vi­cio que gus­ta de los pla­ce­res con hom­bres, y que por su mal­dad es­tá en­fer­mo de sí­fi­lis”.

Se­gún po­de­mos sa­ber por otras fuen­tes de la épo­ca y gra­cias tes­ti­mo­nios de his­to­ria­do­res, Bo­ni­fa­cio era bas­tan­te da­do a la opu­len­cia. Gus­ta­ba de ves­tir con ro­pas ri­cas, y de dar­se bue­nos ban­que­tes. Sin duda al­gu­na, es­te Pa­pa no hi­zo ga­la de vo­to de po­bre­za al­guno, más bien to­do lo con­tra­rio.

la his­to­ria co­mo tes­ti­go

De los ca­sos de es­tos tres pa­pas, que ve­re­mos a con­ti­nua­ción con más de­te­ni­mien­to, en­con­tra­re­mos co­sas cier­tas, com­pro­ba­bles con di­fe­ren­tes ver­sio­nes de la His­to­ria. Pe­ro tam­bién en­con­tra­re­mos tes­ti­mo­nios des­vir­tua­dos por la exa­ge­ra­ción y el uso de la pro­pa­gan­da. Un cla­ro ejem­plo de es­to úl­ti­mo po­drían ser las pa­la­bras que aca­ba­mos de ver del rey Fe­li­pe el Her­mo­so so­bre el pa­pa Bo­ni­fa­cio VIII. Aun­que no an­da­rán muy ale­ja­das de la reali­dad tam­po­co. Y es que cuan­do se tra­ta de le­yen­da ne­gra, su­po­si­ción, ca­si to­do va­le. Los re­la­tos más es­per­pén­ti­cos, co­mo el del “Pa­pa ni­ño” se to­man por cier­tos, prác­ti­ca­men­te sin ha­cer la pre­gun­ta crí­ti­ca de si aque­llo fue po­si­ble. En es­tos ca­sos, al igual que con cual­quier epi­so­dio his­tó­ri­co o le­yen­da que se nos pre­sen­te de­be­mos ser crí­ti­cos y co­no­cer cuan­ta más ver­sio­nes de los acon­te­ci­mien­tos me­jor.

Con la his­to­ria de la Igle­sia te­ne­mos que te­ner es­pe­cial cui­da­do, ade­más, por­que so­bre la ins­ti­tu­ción re­li­gio­sa se han ver­ti­do, a lo lar­go de los

si­glos una gran can­ti­dad de le­yen­das, mu­chas de ellas fru­to de la fan­ta­sía. Tam­bién, mu­chas de es­tas le­yen­das e his­to­rias son fru­to de la gran can­ti­dad de in­tri­gas papales que han te­ni­do lu­gar que, co­mo ve­re­mos, no son po­cas.

El pri­me­ro de los tres pa­pas que va­mos a tra­tar es Ser­gio III. Es­te pon­tí­fi­ce se en­cuen­tra ba­jo la som­bra de múl­ti­ples teo­rías cons­pi­ra­to­rias. In­clu­so se le atri­bu­yen muertes du­ran­te los años en los que es­tu­vo en el po­der. El pon­ti­fi­ca­do de Ser­gio III es­tá vis­to por mu­chos his­to­ria­do­res co­mo uno de los más co­rrom­pi­dos de la His­to­ria, ade­más de ser de los más os­cu­ros go­bier­nos que ha te­ni­do que so­por­tar el trono de San Pe­dro.

La oscuridad y la in­tri­ga ro­dean a es­te Pa­pa des­de el pri­mer mo­men­to. Su as­cen­so al po­der es­tá lleno de to­do ti­po de tra­mas. Ser­gio III pro­ce­día de una fa­mi­lia no­ble de Ro­ma. Con lo cual su con­tac­to con las es­fe­ras de po­der se dio des­de el pri­mer mo­men­to. Co­men­zó su ca­rre­ra ecle­siás­ti­ca a una edad tem­pra­na. Es­tu­vo ba­jo el man­do de los pa­pas Ma­rino I y Es­te­ban V. Jun­to a ellos ad­qui­rió ex­pe­rien­cia.

La pri­me­ra con­fron­ta­ción de la que fue pro­ta­go­nis­ta Ser­gio III se dio du­ran­te el pa­pa­do de For­mo­so, en­tre los años 891 y 896. Aquí Ser­gio apo­ya­ría al em­pe­ra­dor Lam­ber­to, opues­to al pa­pa an­te­rior- men­te ci­ta­do. For­mo­so to­mó la de­ci­sión de apar­tar de Ro­ma a Ser­gio, y pa­ra ello le nom­bró obis­po de Cae­re. Pos­te­rior­men­te, to­do lo acon­te­ci­do du­ran­te el pa­pa­do de For­mo­so fue ti­ra­do aba­jo en lo que se co­no­ce co­mo Jui­cio del Ca­dá­ver. El pa­pa Es­te­ban VI, or­de­nó des­en­te­rrar el cuer­po sin vi­da de For­mo­so. El es­pe­luz­nan­te su­ce­so tu­vo lu­gar en el año 898 y fue pintado por Jean-Paul Lau­rens (El Pa­pa For­mo­so y Es­te­ban IV). Es­te­ban VI acu­só a For­mo­so, ya fa­lle­ci­do, de ha­ber lle­ga­do al pa­pa­do de for­ma ile­gal. Pa­ra ello sen­tó al ca­dá­ver en la sa­la don­de tu­vo lu­gar el jui­cio pa­ra que es­cu­cha­ra la sen­ten­cia, y ade­más or­de­nó que le vis­tie­ran con las ro­pas sa­gra­das y la mi­tra pa­pal.

Hay un tes­ti­mo­nio del acon­te­ci­mien­to que so­bre­co­ge: “Un he­dor te­rri­ble ema­na­ba de los res­tos ca­da­vé­ri­cos. A pe­sar de to­do ello, se le lle­vó an­te el Tri­bu­nal, re­ves­ti­do de sus or­na­men­tos sa­gra­dos, con la mi­tra pa­pal so­bre la ca­be­za ca­si es­que­le­ti­za­da don­de en las va­cías cuen­cas pu­lu­la­ban los gu­sa­nos des­truc­to­res, los tra­ba­ja­do­res de la muer­te”. El jui­cio ter­mi­nó con la con­de­na a For­mo­so, y to­do lo dic­ta­do du­ran­te su pa­pa­do fue de­cla­ra­do nulo. En es­te siniestro y macabro jui­cio par­ti­ci­pó Ser­gio III de for­ma ac­ti­va, allí pu­do de­jar más que cla­ro su des­con­ten­to con el di­fun­to Pa­pa.

A pe­sar de ha­ber apo­ya­do en el pa­sa­do al em­pe­ra­dor Lam­ber­to, que fue rey de Ita­lia en­tre los años 892 y 898, es­te úl­ti­mo no qui­so a Ser­gio co­mo Pa­pa, uti­li­zó sus in­fluen­cias pa­ra im­po­ner otro pon­tí­fi­ce (Juan IX) y a él le des­te­rró. Tam­bién fue ex­co­mul­ga­do pos­te­rior­men­te.

Cuan­do Ser­gio III vol­vió a Ro­ma fue pa­ra des­tro­nar al an­ti­pa­pa Cris­tó­bal, que ha­bía to­ma­do el po­der por la fuer­za en el año 903. Así, en 904 Ser­gio fue co­ro­na­do co­mo Pa­pa.

Lo que al pa­re­cer no es una me­ra le­yen­da os­cu­ra es el he­cho de que Ser­gio III, una vez lle­gó a Ro­ma tras su exi­lio, or­de­nó en­car­ce­lar al an­ti­pa­pa Cris­tó­bal y al pa­pa le­gí­ti­mo León V. Pos­te­rior­men­te a su toma de po­der, el 29 de enero del 904, ins­tru­yó un jui­cio con­tra es­tos dos y los hi­zo de­go­llar. Ade­más, se­gún apun­tan al­gu­nos his­to­ria­do­res su represión no aca­bó ahí. Cual­quie­ra que pu­die­ra ser un pre­ten­dien­te al trono pa­pal tam­bién fue pa­sa­do a cu­chi­llo por las tra­mas de Ser­gio III. De es­ta ma­ne­ra se afian­zó en Ro­ma co­mo Pa­pa.

No fue­ron so­lo las muertes por represión lo que ca­rac­te­ri­za­ron la es­tan­cia de Ser­gio III en el pa­pa­do, don­de es­tu­vo por al­go más de 7 años (enero de 904-abril de 911). Al igual que otros mu­chos pon­tí­fi­ces, re­cu­rrió a los vi­cios más te­rre­na­les. Tu­vo dos aman­tes muy co­no­ci­das, aun­que pu­do ha­ber más, cier­ta­men­te, Teo­do­ra y su hi­ja pe­que­ña Ma­ro­zia. Es­ta úl­ti­ma le dio un hi­jo, que con el tiem­po se con­ver­ti­ría en el pa­pa Juan XI. Es­to lo sa­be­mos por una cró­ni­ca que hay es­cri­ta so­bre Ser­gio III, 50 años más tar­de de su pa­pa­do. Los his­to­ria­do­res no han en­con­tra­do otra evi­den­cia, ni bus­can­do en los tes­ti­mo­nios de los más acé­rri­mos opo­si­to­res de Ser­gio III. Si bien es cier­to que, por fe­chas, la re­la­ción pu­do te­ner lu­gar, no hay evi­den­cias su­fi­cien­tes pa­ra afir­mar­lo con ro­tun­di­dad. Por lo tan­to, res­pec­to al hi­jo bas­tar­do de Ser­gio III te­ne­mos que ser cau­te­lo­sos, pues po­dría tra­tar­se de nue­vo de otro pa­sa­je más de la le­yen­da ne­gra que so­bre él cir­cu­la.

Más tar­de, ya en el si­glo XVI Cé­sar Ba­ro­nio di­ría de Ser­gio III que era “un des­gra­cia­do, digno de la cuer­da y el fue­go”. Con­ti­núa Ba­ro­nio, di­cien­do que las lla­mas del in­fierno no se­rían su­fi­cien­te pa­ra ha­cer pa­gar al Pa­pa los cas­ti­gos que me­re­ce. Aña­de al fi­nal de su cró­ni­ca: “Es im­po­si­ble creer que tal Pa­pa fue­ra al­guien le­gí­ti­mo”.

Ver­dad o no, al­gu­nas de las co­sas que se cuen­tan so­bre Ser­gio III son ab­so­lu­ta­men­te cier­tas. La his­to­ria nos cuen­ta que fue un hom­bre des­pia­da­do con sus ad­ver­sa­rios, con los que no tu­vo com­pa­sión al­gu­na. Tam­bién te­ne­mos que des­ta­car que otras de las teo­rías que cir­cu­lan so­bre él no son más que par­te de la le­yen­da ne­gra que se in­ven­ta­ron sus más acé­rri­mos enemi­gos pa­ra des­pres­ti­giar­lo. En cual­quier ca­so, una co­sa po­de­mos te­ner cla­ra, Ser­gio III, el Pa­pa nú­me­ro 119 de la Igle­sia no fue, ni mu­cho me­nos un san­to,

más bien to­do lo con­tra­rio a lo que se es­pe­ra que sea un pon­tí­fi­ce.

BE­NE­DIC­TO IX

Si so­bre Ser­gio III se vierten to­do ti­po de teo­rías y di­fa­ma­cio­nes, el ca­so de Be­ne­dic­to IX no es me­nos. Co­mo ya con­tá­ba­mos al prin­ci­pio, siem­pre se ha creí­do que lle­gó al trono de San Pe­dro te­nien­do na­da me­nos que en­tre 9 y 12 años. Es­ta teo­ría ha si­do des­men­ti­da por his­to­ria­do­res, ta­chán­do­la de im­po­si­ble y de ser una me­ra fan­ta­sía.

Pues bien, el pa­pa Be­ne­dic­to IX ha si­do acu­sa­do a lo lar­go de la His­to­ria de to­do ti­po de pe­ca­dos. Se le ha acu­sa­do de ser ado­ra­dor del dia­blo, li­ber­tino, mu­je­rie­go y he­chi­ce­ro. Ade­más, se él se ha lle­ga­do a de­cir que fue el cabecilla de múl­ti­ples com­plots pa­ra afir­mar su po­der en Ro­ma. Ca­sual­men­te es­te Pa­pa es­tá re­la­cio­na­do con el an­te­rior­men­te men­cio­na­do Ser­gio III. Si re­sul­ta­ra cier­to que Juan XI (bi­sa­bue­lo de Be­ne­dic­to) fue hi­jo de es­te úl­ti­mo, Be­ne­dic­to IX se con­ver­ti­ría en ta­ta­ra­nie­to de Ser­gio III.

El jo­ven Pa­pa no lle­gó a lo más al­to gra­cias a sus mé­ri­tos, pues se sa­be que fue su pa­dre, el con­de Al­be­ri­co III quien, me­dian­te so­bor­nos, lo­gró pa­ra su vás­ta­go la mi­tra pa­pal.

Al po­co de lle­gar al po­der, en el año 1032, al­gu­nos cro­nis­tas ya cuen­tan có­mo Be­ne­dic­to IX ha­bría caí­do en el de­sen­freno y en la ex­tra­va­gan­cia. En el li­bro “Diá­lo­gos”, el pa­pa Víc­tor III ex­pli­ca lo si­guien­te acer­ca de la vi­da del jo­ven pon­tí­fi­ce: “Fue tan vil, tan su­cia, tan exe­cra­ble, que me es­tre­mez­co al pen­sar en ello”. De Be­ne­dic­to IX se di­ce que co­me­tió ho­mi­ci­dios y adul­te­rios a la vis­ta de to­dos, sin nin­gún ti­po de pu­dor. Tal fue el gra­do de per­ver­sión del Pa­pa que San Pe­dro Da­miano di­jo de él que era “un de­mo­nio, sa­li­do del in­fierno sen­ta­do en la si­lla de San Pe­dro”.

En sep­tiem­bre de 1044 fue ex­pul­sa­do del pa­pa­do a cau­sa de la gran ines­ta­bi­li­dad que ha­bía en la Ro­ma de aque­llos años. En abril de 1045 vol­vió a Ro­ma y por la fuer­za re­cu­pe­ró su po­der. Un mes más tar­de cam­bió de pa­re­cer, de­ci­dió ca­sar­se, pa­ra ello ven­dió el pues­to de pa­pa a Gre­go­rio VI por unas 1.500 li­bras de oro.

En 1047 Be­ne­dic­to IX de­ci­dió re­cu­pe­rar el trono de San Pe­dro en Ro­ma y ocu­pó la ciu­dad por la fuer­za. El cle­ro ce­dió an­te su vuel­ta a fin de evi­tar de­rra­ma­mien­tos in­ne­ce­sa­rios de san­gre. Pe­ro po­co du­ró en su ter­cer pe­río­do co­mo Pa­pa. En el año 1048 sus enemi­gos le ex­pul­sa­ron. Co­mo ve­mos Ro­ma en el si­glo XI fue muy con­vul­sa, la ines­ta­bi­li­dad rei­nan­te ha­cía que subie­ran y ba­ja­ran pa­pas del trono con una ra­pi­dez cuan­to me­nos pas­mo­sa. Le­jos de de­jar­se do­mi­nar por sus ad­ver­sa­rios, Be­ne­dic­to IX con­ti­nuó el com­ba­te por re­cu­pe­rar el pa­pa­do, has­ta el año 1055 en el que fa­lle­ció.

bo­ni­fa­cio VIII

Por úl­ti­mo, te­ne­mos el ca­so del pa­pa Bo­ni­fa­cio VIII, quien tam­po­co se li­bra de to­do ti­po de in­si­nua­cio­nes

so­bre co­rrup­ción y de­pra­va­ción. En cuan­to a tra­mas co­rrup­tas, es­tá cla­ro que Bo­ni­fa­cio tra­tó de be­ne­fi­ciar a sus fa­mi­lia­res des­de que lle­gó al po­der en Ro­ma, en el año 1294, don­de per­ma­ne­ció has­ta 1303. Tal fue el po­der que acu­mu­ló su fa­mi­lia que a pun­to es­tu­vo de con­for­mar un prin­ci­pa­do. Evi­den­te­men­te to­do es­to no pa­só des­aper­ci­bi­do por el res­to de no­bles ro­ma­nos, quie­nes man­tu­vie­ron abier­tos en­fren­ta­mien­tos con­tra el pon­tí­fi­ce por te­mas de po­der, bá­si­ca­men­te. Una de las fa­mi­lias ro­ma­nas que se le­van­ta­ron con­tra Bo­ni­fa­cio VIII fue­ron los Co­lon­na. De he­cho, un miem­bro de es­ta ca­sa, Ste­fano Co­lon­na, ro­ba­ría un ca­rro ti­ra­do por mu­las que lle­va­ba el te­so­ro pa­pal. Tal apro­pia­ción des­per­tó la ira de Bo­ni­fa­cio VIII, quien, sin pen­sar­lo, car­gó con­tra la fa­mi­lia ri­val. Tal fue la represión que los Co­lon­na se vie­ron obli­ga­dos a exi­liar­se en Fran­cia, hu­yen­do de lo que les de­pa­ra­ba que­dar­se en la ciu­dad de Ro­ma.

Bo­ni­fa­cio VIII su­frió una im­por­tan­te de­rro­ta en el te­rreno po­lí­ti­co con el ca­so de Si­ci­lia. La is­la ha­bía si­do dispu­tada tan­to por ara­go­ne­ses co­mo por fran­ce­ses. El pa­pa, en 1295 con­si­guió que los ara­go­ne­ses fir­ma­ran la re­nun­cia al de­re­cho so­bre los te­rri­to­rios de Si­ci­lia. Es­to sig­ni­fi­ca­ba que la is­la po­dría caer en ma­nos de la fran­ce­sa ca­sa de los An­jou. La po­bla­ción si­ci­lia­na se re­be­ló en con­tra de la de­ci­sión del Pa­pa y nom­bró a Fe­de­ri­co II, her­mano del rey Jai­me II de Ara­gón co­mo go­ber­na­dor de la is­la. An­te la pre­sión po­pu­lar el pon­tí­fi­ce tu­vo que ce­der y re­co­no­cer a Fe­de­ri­co II co­mo rey del Es­ta­do de Si­ci­lia.

Pe­ro co­mo ya veía­mos al ini­cio del re­por­ta­je, la per­ver­sión de Bo­ni­fa­cio VIII se sal­dría fue­ra de lo co­mún. Al igual que otros pa­pas ha­bía man­te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les con aman­tes. Lo que le di­fe­ren­cia de los de­más es que, es­te, se ha­bría acos­ta­do con ni­ños.

Co­mo he­mos po­di­do ver, es­tos tres pa­pas ro­ma­nos que he­mos ex­pues­to es­tán le­jos de es­tar exen­tos de tra­mas co­rrup­tas, vi­cios y de co­me­ter to­do ti­po de pe­ca­dos. En mu­chos ca­sos pro­du­ce asom­bro ver có­mo los pon­tí­fi­ces, los su­ce­so­res de San Pe­dro se per­mi­tían una vi­da lle­na de tan­ta opu­len­cia y tan­ta li­cen­cia. En to­dos los ca­sos las re­la­cio­nes se­xua­les eran al­go más que co­mún, y los hi­jos que es­tos te­nían, en al­gu­nos ca­sos, se con­ta­ban por de­ce­nas. La co­rrup­ción, fa­vo­re­cien­do a sus pro­pios fa­mi­lia­res era al­go más que ha­bi­tual. Ade­más, las lu­chas in­ter­nas (y ex­ter­nas) pa­ra man­te­ner­se en el po­der, aca­ba­ban, a me­nu­do, con ase­si­na­tos a la car­ta de sus ri­va­les po­lí­ti­cos.

En cual­quier ca­so, co­mo siem­pre en cuan­to a la His­to­ria se re­fie­re, te­ne­mos que ser cau­te­lo­sos, to­mar to­dos los tes­ti­mo­nios y so­me­ter­los a jui­cio, con­tras­tan­do cuan­tas más ver­sio­nes ten­ga­mos a mano so­bre los acon­te­ci­mien­tos. A ve­ces la le­yen­da ne­gra de un per­so­na­je lo eclip­sa pa­ra siem­pre. Pe­ro hay que re­co­no­cer que, en otras oca­sio­nes, la le­yen­da ne­gra, co­mo en los ca­sos que he­mos vis­to en es­te re­por­ta­je, no es­tá muy ale­ja­da de la reali­dad.

cuan­do ser­gio iii vol­vió a Ro­ma fue pa­ra des­tro­nar al an­ti­pa­pa Cris­tó­bal, que ha­bía to­ma­do el po­der por la fuer­za en el año 903. Así, en 904 Ser­gio fue co­ro­na­do

co­mo Pa­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.