LA MAL­DI­CIÓN TEM­PLA­RIA

Mas Alla Monografico - - Misterios -

En es­te pun­to de la his­to­ria se nos pre­sen­ta otro gran mis­te­rio. El Gran Maes­tre de la Or­den del

Temple, Jac­ques Ber­nard de Mo­lay, se re­trac­tó de sus con­fe­sio­nes arran­ca­das ba­jo tor­tu­ras. Si­guien­do lo dis­pues­to por el rey Fe­li­pe IV, se le sen­ten­ció a mo­rir en la cre­pi­tan­te ho­gue­ra, en­fren­te de la Ca­te­dral de No­tre Da­me, en 1314. En el mo­men­to de su muer­te, cuen­ta la his­to­ria que di­jo las si­guien­tes pa­la­bras: “Dios sa­be quién se equi­vo­ca y ha pe­ca­do y la des­gra­cia se aba­ti­rá pron­to so­bre aque­llos que nos han con­de­na­do sin ra­zón. Dios ven­ga­rá nues­tra muer­te. Se­ñor, sa­bed que, en ver­dad, to­dos aque­llos que nos son con­tra­rios, por no­so­tros van a su­frir Cle­men­te, y tú tam­bién Fe­li­pe, trai­do­res a la pa­la­bra da­da, ¡os em­pla­zo a los dos an­te el Tri­bu­nal de Dios! A ti, Cle­men­te, an­tes de cua­ren­ta días, y a ti, Fe­li­pe, den­tro de es­te año.

Ca­sua­li­dad o no am­bos, pon­tí­fi­ce y mo­nar­ca, mo­ri­rían en el pla­zo re­la­ta­do por el Gran Maes­tro tem­pla­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.