Al otro la­do del trans­mi­sor, una voz en es­pa­ñol aja­po­ne­sa­do ca­si nos de­ja co­mo es­tá­ba­mos: «Aquí, fá­bri­ca Hon­da en Ku­ma­mo­to ( Ja­pón). Soy el nue­vo. ¡Cambio!» Mal que bien le oi­go de­cir al­go más: «In­te­gra... Cam­biar for­ma de en­ten­der la mo­to… sin cambio.» P

Maxiscooter - - Prueba -

Mí­ra­lo bien. ¿Es un scoo­ter o una mo­to? Es­ta pre­gun­ta ya nos la ha­cía­mos cuan­do se pre­sen­tó en el Sa­lón de Mi­lán 2010 el New Mid, el pro­to­ti­po del In­te­gra. Y se­gui­mos ha­cién­do­nos­la. Lo de­ja­re­mos en un «cin­cuen­ta-cin­cuen­ta», que es lo que di­ce Hon­da al par­tir de un nom­bre que bien pue­de sig­ni­fi­car la fu­sión en­tre la «co­mo­di­dad de uso del scoo­ter y las pres­ta­cio­nes di­ná­mi­cas de una mo­to­ci­cle­ta». Es­ta afir­ma­ción no des­ve­la del to­do el enig­ma, pe­ro des­pués de ha­ber­la pro­ba­do po­de­mos de­cir que el In­te­gra no es un scoo­ter… por­que tie­ne la ci­clís­ti­ca de una mo­to y el mo­tor de mo­to, in­clui­do el cambio, y es­to in­ci­de en las sen­sa­cio­nes de la con­duc­ción. Tam­po­co es una mo­to… por­que ha to­ma­do del scoo­ter to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas im­por­tan­tes que de he­cho de­ter­mi­nan su éxi­to: co­mo­di­dad y fa­ci­li­dad de uso, con­fort de po­si­ción de con­duc­ción y de la pro­tec­ción ae­ro­di­ná­mi­ca, lo que sig­ni­fi­ca una po­si­ción de con­duc­ción er­gui­da, ca­re­na­do com­ple­to y el cambio au­to­má­ti­co. En el pa­sa­do, Hon­da nos ha acos­tum­bra­do a ex­hi­bi­cio­nes de fuer­za y ca­pa­ci­dad me­cá­ni­ca ex­tra­or­di­na­rias. Só­lo pa­ra dar dos ejem­plos: la CB 750 cua­tro ci­lin­dros de 1978, la pri­me­ra ma­xi­de­por­ti­va de gran se­rie y la NR 750 de pis­to­nes ova­les. Pe­ro hoy, más que bus­car el gol­pe de tea­tro que sor­pren­da al pú­bli­co de un Sa­lón, va al grano y po­ne el acen­to en la fa­ci­li­dad de uso y en el aho­rro de car­bu­ran­te. Pe­ro lo ha­ce a su ma­ne­ra, sin ol­vi­dar que Hon­da es una em­pre­sa en la que la in­ge­nie­ría es do­mi­nan­te en to­do cuan­to ha­ce y de­ba po­ner al­gu­na co­sa in­no­va­do­ra y úni­ca. Por eso en el In­te­gra hay un mo­tor en­te­ra­men­te nue­vo, con trans­mi­sión au­to­má­ti­ca que em­plea un cambio se­cuen­cial de seis re­la­cio­nes y do­ble em­bra­gue. El mis­mo dis­po­si­ti­vo, so­lo que adap­ta­do a las di­fe­ren­tes pres­ta­cio­nes en tér­mi­nos de CV y par má­xi­mo, de la sport-tou­rer VFR 1200F. El nue­vo bi­ci­lín­dri­co Hon­da es­tá en­jau­la­do en una par­te ci­clo pro­yec­ta­da pa­ra ga­ran­ti­zar a to­dos una con­duc­ción se­gu­ra. Por es­ta ra­zón se ha ele­gi­do una só­li­da es­truc­tu­ra de ace­ro que abra­za el mo­tor (es­tá fi­ja­do de for­ma so­li­da­ria, es de­cir, que no es bas­cu­lan­te co­mo en la ma­yor par­te de los scoo­ter), com­ple­ta­do con sus­pen­sio­nes de mo­to –in­clui­da, de for­ma par­ti­cu­lar, la pos­te­rior: bas­cu­lan­te, mo­no­amor­ti­gua­dor con ar­ti­cu­la­ción pro­gre­si­va– y rue­das del mis­mo ca­riz: llan­tas de 17” y cu­bier­tas de sec­ción an­cha. La se­gu­ri­dad se ve in­cre­men­ta­da por la adop­ción de un equi­po de fre­nos de tipo in­te­gral asis­ti­do por ABS, y fiel a la fi­lo­so­fía Hon­da: no es des­co­nec­ta­ble. Es­ta tec­no­lo­gía apli­ca­da al nue­vo pro­yec­to –ti­po­lo­gía y po­ten­cia del mo­tor, trans­mi­sión con­tro­la­da por cen­tra­li­ta, fre­na­da asis­ti­da y par­te ci­clo só­li­do– ha­cen del In­te­gra una mo­to muy se­gu­ra y tam­bién fá­cil de con­du­cir. Así pues, si tu­vié­se­mos que in­di­car una de las cua­li­da­des que he­mos apre­cia­do más de es­te nue­vo vehícu­lo, más que la ca­pa­ci­dad de trans­mi­tir las emo­cio­nes de una mo­to, es la gran vir­tud de ofre­cer al­gu­nos con­cep­tos mo­to­ci­clis­tas a quien no tie­ne gran ex­pe­rien­cia. Es­ta tec­no­lo­gía es ver­da­de­ra­men­te fá­cil de usar y de con­tro­lar ac­cio­nan­do los nue­vos pul­sa­do­res que los pro­yec­tis­tas han he­cho có­mo­dos e in­tui­ti­vos. Cuan­do se arran­ca el mo­tor se en­cuen­tra en po­si­ción de pun­to muer­to y pa­ra arran­car es pre­ci­so en­gra­nar la pri­me­ra. La ope­ra­ción es sim­ple y rá­pi­da y se rea­li­za ac­cio­nan­do el pul­sa­dor gris S-D-N si­tua­do en la pi­ña de la de­re­cha. La mo­da­li­dad D, la más tran­qui­la, es óp­ti­ma pa­ra re­du­cir los con­su­mos. Res­pec­to al va­ria­dor de un scoo­ter clá­si­co, el cambio se­cuen­cial Hon­da usa­do en el mo­do au­to­má­ti­co (D o S) res­pon­de in­me­dia­ta­men­te al ace­le­ra­dor (en el se­má­fo­ro, bas­ta con aca­ri­ciar el man­do del gas pa­ra sa­lir de in­me­dia­to con un buen em­pu­je; eso sig­ni­fi­ca no ne­ce­si­tar es­pe­rar a que el mo­tor suba de vuel­tas). Es­ta ra­pi­dez de la res­pues­ta es agra­da­ble, ¿pe­ro en mar­cha? En los abre-cie­rra tí­pi­cos de la con­duc­ción en ciu­dad, el In­te­gra, al con­tra­rio de un scoo­ter clá­si­co, re­em­pren­de in­me­dia­ta­men­te la mar­cha con un «gol­pe de ri­ño­nes».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.