En mar­cha

Maxiscooter - - Prueba -

La pri­me­ra sen­sa­ción que trans­mi­te el SW-T al sen­tar­te es la de am­pli­tud y con­fort. El asien­to, a muy ba­ja al­tu­ra del sue­lo, tie­ne un buen mu­lli­do y el res­pal­do re­co­ge bien la zo­na lum­bar cuan­do con­du­ces con las pier­nas es­ti­ra­das. Adop­tas una pos­tu­ra ca­si más có­mo­da que lle­van­do los pies so­bre la pla­ta­for­ma que, por cier­to, se es­tre­cha en su zo­na pos­te­rior pa­ra no mo­les­tar cuan­do echas el pie «a tie­rra» en las pa­ra­das. El bi­ci­lín­dri­co, de so­ni­do ron­co y pro­fun­do, tie­ne una im­pre­sio­nan­te ace­le­ra­ción que po­co tie­ne que en­vi­diar a la de un TMAX o Burg­man 650. El tac­to del mo­tor es fino y exen­to de vi­bra­cio­nes. Ade­más, en­tre­ga la po­ten­cia de for­ma li­neal y muy lim­pia, mar­ca de la ca­sa de los mo­to­res de dos ci­lin­dros. En ciu­dad se ma­ne­ja bien a pe­sar de su ta­ma­ño y pe­so, ca­lle­jea bien y cuen­ta con un ra­dio de gi­ro muy co­rrec­to. Lo úni­co es que hay que co­no­cer bien las me­di­das de la ca­rro­ce­ría a la ho­ra de pa­sar por hue­cos pe­que­ños. En ca­rre­te­ra só­lo se pue­de dis­fru­tar ya que to­do acom­pa­ña: el mo­tor em­pu­ja, la pos­tu­ra de con­duc­ción es con­for­ta­ble, re­la­ja­da y ape­nas can­sa y el pa­ra­bri­sas des­pe­ja el ai­re con efi­ca­cia, sin mo­ver­se de­ma­sia­do y de­jan­do ver bien a tra­vés del él, es de­cir, sin de­for­mar la imagen. Res­pon­de co­rrec­ta­men­te cuan­do via­ja­mos con pa­sa­je­ro, pe­ro en los ba­ches la sus­pen­sión a ve­ces ha­ce to­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.