Co­mo des­de el so­fá de ca­sa

Maxiscooter - - Prueba 400 Abs -

Tan só­lo ha­ce fal­ta gi­rar la lla­ve de con­tac­to, pul­sar el bo­tón de arran­que y dis­fru­tar a los man­dos del Su­zu­ki Burg­man 400. Su sua­vi­dad es no­ta­ble y, por pos­tu­ra de con­duc­ción, pa­re­ce que es­te­mos có­mo­da­men­te sen­ta­dos en nues­tro so­fá pre­fe­ri­do. Los des­pla­za­mien­tos se ha­cen muy cor­tos y con­for­ta­bles de­bi­do, en gran par­te, a su bue­na po­ten­cia y res­pues­ta. En ciu­dad es có­mo­do y ágil, con una di­rec­ción que se pue­de mo­ver con mu­cha sol­tu­ra. En ca­rre­te­ra se desen­vuel­ve sin pro­ble­mas y en au­to­vía o au­to­pis­ta só­lo le fal­ta­rían lu­jos co­mo un con­trol de cru­ce­ro y una bue­na ra­dio pa­ra pen­sar que va­mos en una GT al es­ti­lo Gold­wing. Con la in­tro­duc­ción del ABS que nos ha traí­do la úl­ti­ma evo­lu­ción, el in­vierno se ha­rá me­nos cues­ta arri­ba y ya no ha­brá pro­ble­ma en ac­cio­nar los fre­nos sin con­tem­pla­cio­nes en cual­quier cir­cuns­tan­cia cli­ma­to­ló­gi­ca, por no ha­blar de as­fal­tos en ma­las con­di­cio­nes de aga­rre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.