La ve­te­ra­nía es un gra­do y si, ade­más, su­ma­mos el pa­pel de lí­der, se ex­pli­can las aten­cio­nes por par­te de Ya­maha ha­cia su XMax 250 de la mano de re­no­va­cio­nes cons­tan­tes. Es el «dosy­me­dio» más ven­di­do en Es­pa­ña, re­sis­tien­do las em­bes­ti­das de los nue­vos 300

Maxiscooter - - Prueba -

Se pue­den de­cir mu­chas co­sas del XMax y to­das bue­nas. Des­de su lan­za­mien­to en Es­pa­ña en 2005 ha si­do uno de los do­mi­na­do­res del seg­men­to de scoo­ter de ci­lin­dra­da me­dia, per­ma­ne­cien­do hoy día, ocho años más tar­de, co­mo el 250 más ven­di­do en nues­tro país. To­do un acier­to de la fir­ma ni­po­na que su­po ju­gar bien sus car­tas in­clu­so al do­tar­lo de ese «Max» en su de­no­mi­na­ción co­mer­cial, un cla­ro gui­ño al T-Max de­jan­do en­tre­ver que per­te­ne­cen a la mis­ma fa­mi­lia. El XMax siem­pre se ha dis­tin­gui­do por ser un scoo­ter con una es­té­ti­ca ori­gi­nal y po­co con­ven­cio­nal, ex­ce­len­te vo­lu­men de car­ga ba­jo el asien­to y uno de los mo­to­res más po­ten­tes de la ca­te­go­ría. Des­de 2005 ha ha­bi­do dos evo­lu­cio­nes, la pri­me­ra en 2007 don­de úni­ca­men­te se do­ta­ba al mo­tor de in­yec­ción elec­tró­ni­ca y la se­gun­da que da­ta de 2010 y es la que se man­tie­ne en la ac­tua­li­dad. Es­ta ver­sión se so­me­tió a una pro­fun­da re­no­va­ción es­té­ti­ca que afec­tó ca­si al 100% de su ca­rro­ce­ría con cam­bios sig­ni­fi­ca­ti-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.