SU­ZU­KI 650 BURG­MAN Exe­cu­ti­ve

Du­ran­te mu­chos años, el sím­bo­lo del ma­xis­coo­ter tu­rís­ti­co y lu­jo­so fue el Su­zu­ki Burg­man. Lle­gó BMW con su C 650 GT, di­se­ña­do mu­chos años des­pués pa­ra «co­mer­se» ese mer­ca­do. Pe­ro Su­zu­ki ha tar­da­do po­co en reac­cio­nar. Y lo ha he­cho car­ga­do de mu­cho ar­ma­men

Maxiscooter - - Comparativa -

Po­cas ve­ces se pue­de ver más cla­ro la afir­ma­ción de «la ex­pe­rien­cia es un gra­do», aun­que en es­te ca­so, los «no­va­tos» de BMW han he­cho un buen tra­ba­jo. Con una so­la ba­se me­cá­ni­ca, mis­mo mo­tor y mis­mo cha­sis, han si­do ca­pa­ces de desa­rro­llar dos scoo­ter bien dis­tin­tos, C 600 Sport y C 650GT que, a pe­sar de to­do lo que com­par­ten, son muy di­fe­ren­tes en fi­lo­so­fía y com­por­ta­mien­to. Así, el GT, el que hoy nos ocu­pa, es un ver­da­de­ro scoo­ter de gran tu­ris­mo, ca­paz de lle­var­te muy le­jos, acom­pa­ña­do o so­lo, con mu­cho equi­pa­je y muy có­mo­da­men­te. Pe­ro Su­zu­ki ya lo ha­bía he­cho an­tes y des­de que el Burg­man 650 na­ció se ha­bía con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te. Pa­ra BMW es­tá cla­ro que lo fue y en él pu­sie­ron el pun­to de mi­ra a la ho­ra de de­fi­nir su mo­de­lo. Lo su­pe­raron, cla­ro es­tá. El Burg­man era gran- de, có­mo­do y muy equi­pa­do. Pe­ro tam­bién un po­co «bar­co» a alta ve­lo­ci­dad: cuan­do in­ten­ta­bas ir de­pri­sa fal­ta­ba aplo­mo y ha­bía que su­je­tar­lo con de­ci­sión. En ca­rre­te­ra, con mu­chas iner­cias y un po­co blan­do de sus­pen­sio­nes, ni si­quie­ra la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir su CVT en un cam­bio ma­nual ayu­da­ba mu­cho si pre­ten­días di­ver­tir­te con una con­duc­ción de­por­ti­va. Ade­más, era de­ma­sia­do an­cho y vo­lu­mi­no­so en ciu­dad, por lo que te­nía mar­gen de me­jo­ra: en ciu­dad era gran­de y po­co ágil, en au­to­pis­ta po­día me­jo­rar su es­ta­bi­li­dad y en ca­rre­te­ra re­sul­ta­ba pe­sa­do y po­co de­por­ti­vo, siem­pre ba­jo el ca­non de un mo­de­lo GT con ma­yús­cu­las. BMW to­mó bue­na no­ta. Su C 650 GT es prác­ti­ca­men­te tan gran­de y ca­si tan pe­sa­do co­mo el Burg­man an­te­rior. Pe­ro no se mue­ve por de­pri­sa que va­yas en la au­to­pis­ta. Y sus iner­cias, in­clu­so con un pe­so si­mi­lar, son mu­cho me-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.