En mar­cha} Piag­gio MP3

Maxiscooter - - Comparativa -

El MP3 500 es un scoo­ter gran­de y có­mo­do. Tam­bién es rá­pi­do y el mo­no­ci­lín­dri­co de ca­si 500 cc tie­ne mu­cho par y gran em­pu­je des­de muy ba­jas vuel­tas. El sis­te­ma de tren de­lan­te­ro por pa­ra­le­lo­gra­mo de­for­ma­ble de dos rue­das fue el pri­me­ro en apa­re­cer en el mer­ca­do y sor­pren­de por su com­por­ta­mien­to na­tu­ral: en muy con­ta­das oca­sio­nes te das cuen­ta de que no es un scoo­ter nor­mal. Ma­nio­brar con él re­quie­re cier­ta prác­ti­ca y fuer­za. Pe­sa bas­tan­te, aun­que mien­tras ten­ga el tren de­lan­te­ro blo­quea­do no ten­drás que su­je­tar­lo de pie. Gi­ra lo su­fi­cien­te y es más es­tre­cho de lo que pa­re­ce: si pa­sa el ma­ni­llar, pa­sa to­do el scoo­ter. Por ello, es más ma­ne­ja­ble de lo que a sim­ple vis­ta pue­de pa­re­cer. Es có­mo­do de asien­to, agra­da­ble de po­si­ción de con­duc­ción y po­ten­te de mo­tor. Más tos­co que su ri­val, hay más vi­bra­cio­nes que con el sua­ve mo­tor Peu­geot, pe­ro tam­bién más par y una res­pues­ta más rá­pi­da. En ca­rre­te­ra es­to se no­ta, y cir­cu­lan­do en pa­ra­le­lo el MP3 es ca­paz de mar­char­se en cuan­to su pi­lo­to quie­ra. Muy no­ble de com­por­ta­mien­to, las sus­pen­sio­nes tan­to de­lan­te­ras co­mo tra­se­ras son fir­mes, aun­que no in­có­mo­das. El buen ha­cer del tren de­lan­te­ro trans­mi­te bien lo que ha­cen las rue­das y con es­te sis­te­ma de sus­pen­sión no hay trans­fe­ren­cia de reac­cio­nes de la rue­da de un la­do al otro y tie­ne que ha­ber un pa­vi­men­to ver­da­de­ra­men­te ma­lo pa­ra que el com­por­ta­mien­to del MP3 no sea in­ta­cha­ble. Es­to ha­ce que en ca­rre­te­ras re­vi­ra­das, en cuan­to le co­ges el tru­co al Piag­gio, se pue­da ir muy de­pri­sa, in­cli­nan­do a pla­cer y con­fian­do que cuan­do se mue­va avi­sa­rá con tiem­po, co­mo sue­le ha­cer. Y hay que ir ver­da­de­ra­men­te de­pri­sa pa­ra ello. Lle­va tam­bién un sis­te­ma de fre­nos com­bi­na­dos, con un pe­dal de freno. És­te es un po­co mo­les­to en el sue­lo, de­jan­do me­nos es­pa­cio pa­ra los pies que en su ri­val. Ade­más, el pe­dal es muy gran­de y lle­va por de­trás una ele­va­ción que exi­ge la ho­mo­lo­ga­ción. Tan­to con es­te pe­dal co­mo con las ma­ne­tas ac­túas so­bre to­dos los fre­nos, con unas vál­vu­las an­ti-re­torno que in­ten­tan evi­tar (y só­lo lo con­si­guen en par­te) el efec­to de que al uti­li­zar uno de los man­dos cam­bie el tac­to en los otros. Hay quien anu­la el sis­te­ma... De he­cho, los MP3 “no LT” (los que son pa­ra car­né de mo­to) lle­van fre­nos nor­ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.