Así lo ve­mos}

Maxiscooter - - Prueba -

El K-XCT sa­cri­fi­ca be­ne­fi­cios de su her­mano Su­per­Dink en pro de un com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co más de­por­ti­vo. Así, dis­po­ne de un hue­co don­de ca­ben un in­te­gral y un jet, no dos in­te­gra­les. Y el con­fort es li­mi­ta­do. No es in­có­mo­do, pe­ro las pla­ta­for­mas no ade­lan­ta­das y el asien­to, con un res­pal­di­llo fi­jo, no per­mi­te mu­chas po­si­bi­li­da­des de po­si­ción y te obli­ga a ir un po­co “al ata­que”. En con­su­mos se en­cuen­tra en la me­dia de su seg­men­to y con unas pres­ta­cio­nes ele­va­das. A des­ta­car de­ta­lles co­mo la cé­lu­la fo­to­eléc­tri­ca, que ga­ran­ti­za que se apa­gue la luz del com­par­ti­men­to del cas­co na­da más ba­jar el asien­to o sus lu­ces diur­nas le ha­cen lo­grar bue­na no­ta. Es en mo­vi­mien­to don­de as­cien­de mu­chos en­te­ros: en ca­rre­te­ra es muy di­ver­ti­do, pre­ci­so, no­ble y rá­pi­do co­mo se es­pe­ra de un scoo­ter ver­da­de­ra­men­te de­por­ti­vo. En ciu­dad, con co­rrec­to cha­sis y no­ta­ble mo­tor, y sin ser muy gran­de, tam­bién se mue­ve muy bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.