IN­TE­GRA 750

¿Sa­bes qué sig­ni­fi­ca el nom­bre de es­te ori­gi­nal 750? Se­gún Hon­da, se bau­ti­zó así por­que en un so­lo vehícu­lo se in­te­gran las ven­ta­jas de una mo­to y un scoo­ter. Aho­ra en­con­tra­mos su pri­me­ra evo­lu­ción: nue­vo mo­tor más po­ten­te, en­tre otros cam­bios im­por­tan­tes

Maxiscooter - - Honda Integra 750 - DA­NIEL NA­VA­RRO MI­GUEL MÉN­DEZ

FO­TOS

Apri­me­ra vis­ta no pa­re­cía ne­ce­sa­ria una re­vi­sión tan tem­pra­na del In­te­gra. La pri­me­ra ver­sión, la 700, ha al­can­za­do in­tere­san­tes co­tas de ven­tas, atra­yen­do a mu­cha gen­te con un ori­gi­nal con­cep­to en­tre mo­to y scoo­ter que no te­nía com­pe­ten­cia di­rec­ta en el mer­ca­do. Te pue­des com­prar un scoo­ter, por su­pues­to, en lu­gar de un In­te­gra. E in­clu­so pue­des du­dar en­tre és­te y otras mo­tos de me­dia ci­lin­dra­da y ca­rác­ter uti­li­ta­rio. Pe­ro en nin­gún ca­so se­rán lo mis­mo que el In­te­gra. AÚN ASÍ, HON­DA, en su ya pro­ver­bial afán per­fec­cio­nis­ta, ha de­ci­di­do re­to­car es­te mo­de­lo y me­jo­rar al­gu­nos as­pec­tos. Em­pe­zan­do por el mo­tor, que ha cre­ci­do en ci­lin­dra­da pa­ra ga­nar en res­pues­ta, en ba­jos y par, nue­vo bas­cu­lan­te aho­ra en alu­mi­nio y, lo más apre­cia­ble al su­bir­te en el In­te­gra, una nue­va “ló­gi­ca” en el fun­cio­na­mien­to del ex­clu­si­vo cam­bio de do­ble em­bra­gue DCT. Tam­bién se ha re­to­ca­do la ca­rro­ce­ría, el hue­co ba­jo el asien­to y otros de­ta­lles me­no­res. Si­gue sien­do, en cual­quier ca­so, la ori­gi­nal mez­cla de con­cep­tos que era, aun­que aho­ra más pu­li­do y me­jor. Co­men­zan­do con el mo­tor, la ci­lin­dra­da ha cre­ci­do has­ta los 745 cc des­de los an­te­rio­res 670 cc de la 700 me­dian­te el au­men­to del diá­me­tro de los pis­to­nes y man­te­nien­do la mis­ma ca­rre­ra. Con ello se ha con­se­gui­do una po­ten­cia de 54 CV a 6.250 rpm y un par de 68 Nm a 4.750 rpm con­tra los 51,7 CV y los 62 Nm, a las mis­mas vuel­tas en am­bos ca­sos de la an­te­rior. Co­mo en el ca­so de su pre­ced­ne­te In­te­gra 700, se ofre­ce un kit de li­mi­ta­ción a 47 CV (35 kW) pa­ra su ho­mo­lo­ga­ción pa­ra el car­né A2. Una de las prin­ci­pa­les no­ve­da­des ra­di­ca en el mon­ta­je de un se­gun­do eje de equi­li­bra­do pa­ra mi­ni­mi­zar las vi­bra­cio­nes de su bi­ci­lín­dri­co: el en­cen­di­do ca­la­do a 270º ofre­ce su­pe­rior sen­sa­ción de par, por lo que las vi­bra­cio­nes sin esos ejes po­drían ser muy os­ten­si­bles. Y se ha re­di­se­ña­do el es­ca­pe, con lo que el so­ni­do que aho­ra emi­te es to­da­vía más ron­co y gra­ve. RES­PEC­TO AL NUE­VO BAS­CU­LAN­TE DE ALU­MI­NIO, lo­gra aho­rrar dos ki­los de pe­so en es­te com­po­nen­te con res­pec­to a la ver­sión pre­ce­den­te, lo que re­per­cu­te en un fun­cio­na­mien­to de la sus­pen­sión tra­se­ra más efec­ti­vo. Si­guien­do con la par­te ci­clo, en los fre­nos en­con­tra­mos dos dis­cos, uno de­lan­te y otro de­trás y un ABS de dos vías de se­rie sin fre­na­da com­bi­na­da. Se tra­ta de un equi­po que de­tie­ne al In­te­gra de for­ma so­bre­sa­lien­te in­clu­so si no em­pleas el cam­bio pa­ra re­du­cir y la de­jas co­rrer al mo­do de un scoo­ter con­ven­cio­nal. En la ca­rro­ce­ría se ha bus­ca­do una par­te de­lan­te­ra más si­mi­lar a la de una mo­to, ale­ján­do­se de la ima­gen de “es­cu­do de­lan­te­ro” de scoo­ter. Pe­ro es en la zo­na del pi­lo­to don­de más se apre­cia el tra­ba­jo de di­se­ño: aho­ra hay 80 mm más de es­pa­cio pa­ra las pier­nas y, aun­que man­tie­ne la mis­ma al­tu­ra de asien­to, es más fá­cil lle­gar al sue­lo. La cau­sa es el re­di­se­ño del asien­to y la zo­na don­de ba­jan las pier­nas. Tam­bién en­con­tra­mos no­ve­da­des en la ca­ja de cam­bios. Por su­pues­to, si­gue em­plean­do el sis­te­ma Dual Clutch Trans­mis­sion, el DCT de Hon­da que con dos em­bra­gues y cam­bio au­to­má­ti­co es uno de los sis­te­mas de trans­mi­sión más com­ple­jos y avan­za­dos del mun­do de la mo­to. Su uso si­gue sien­do igual que has­ta aho­ra: pue­des lle­var­lo en au­to­má­ti­co, con dos mo­dos S y D, o en ma­nual, siem­pre sin ne­ce­si­dad de ma­ne­ta de em­bra­gue (que no tie­ne, te re­cuer­do) y seleccionando la mar­cha que quie­ras des­de los dos pul­sa­do­res del pu­ño iz­quier­do. Pe­ro sí ha cam­bia­do el soft­wa­re del sis­te­ma y aho­ra es más acer­ta­da la ló­gi­ca de su fun­cio­na­mien­to, lo que ha­ce que sea más agra­da­ble y fá­cil de lle­var. No ha cam­bia­do, por tan­to, la esen­cia del In­te­gra. Si­gue sien­do el ori­gi­nal vehícu­lo que era, a me­dio ca­mino en­tre mo­to y scoo­ter. No obs­tan­te, con los cam­bios in­tro­du­ci­dos aho­ra es más agra­da­ble de lle­var, más efec­ti­va y has­ta más di­ver­ti­da. Una se­gun­da ge­ne­ra­ción que la con­vier­te en una op­ción aún más re­co­men­da­ble que la an­te­rior, igual­men­te es­pe­cial, dis­tin­ta y tan eco­nó­mi­ca en con­su­mos co­mo an­tes, pe­ro me­jo­ra­da en de­ta­lles que se agra­de­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.