En mar­cha}

Maxiscooter - - Prueba -

¿Es una mo­to o un scoo­ter? Pa­ra mi es una mo­to, au­to­má­ti­ca co­mo un scoo­ter pe­ro una mo­to, y a la ho­ra de su­bir­te es cuan­do más se no­ta. No es fá­cil pa­sar la pier­na por de­lan­te del asien­to, co­mo ha­ces en el scoo­ter. Es más có­mo­do por de­trás y por en­ci­ma de él, tal y co­mo ha­rías con cual­quier mo­to. Pe­ro una vez arri­ba, la po­si­ción, con las pla­ta­for­mas pa­ra los pies y el hue­co li­bre de­lan­te del asien­to, una vez más, ha­cen del In­te­gra un scoo­ter. Se mue­ve bien en pa­ra­do. Pe­sa, pe­ro es­tá bien com­pen­sa­do y se lle­ga bien al sue­lo, por lo que no es di­fí­cil de mo­ver des­de en­ci­ma del asien­to o des­de un la­do. Y co­mo es au­to­má­ti­ca nun­ca se que­da con mo­tor pa­ra­do y mar­cha en­gra­na­da: te la en­con­tra­rás en “neu­tral” o pun­to muer­to. Por eso tie­ne freno de apar­ca­mien­to, en el la­do de­re­cho, en lo que se­ría el con­tra­es­cu­do. Pa­ra po­ner­te en mo­vi­mien­to ne­ce­si­tas qui­tar la pa­ta de ca­bra (si no, no ac­túa el cam­bio) y pul­sar el bo­tón de la pi­ña de­re­cha que “co­nec­ta” el cam­bio. Con es­te bo­tón en­tra la pri­me­ra, en mo­do “D” por de­fec­to, y ya pue­des sa­lir en mar­cha. Tam­bién pue­des vol­ver al pun­to muer­to pul­san­do en el mis­mo bo­tón, en su la­do de­re­cho. Y cam­biar en­tre mo­do “D” y “S” pul­san­do en el iz­quier­do. En cual­quie­ra de los mo­dos, cam­bio y re­duc­ción son au­to­má­ti­cos, mo­do “D” pa­ra un ma­yor aho­rro de com­bus­ti­ble y mo­do “S” pa­ra unas sen­sa­cio­nes más sport. Tam­bién hay un mo­do ma­nual: con el ga­ti­llo de la par­te de­lan­te­ra de la mis­ma pi­ña de­re­cha se­lec­cio­nas es­ta op­ción. A par­tir de aquí cam­bias y re­du­ces tú… siem­pre que el mo­tor es­té en un ran­go de re­vo­lu­cio­nes acep­ta­ble. No te va a de­jar re­du­cir “a lo bes­tia” pa­ra que rom­pas al­go. Pa­ra cam­biar tie­nes el ga­ti­llo su­pe­rior de­lan­te­ro de la pi­ña iz­quier­da y pa­ra re­du­cir el bo­tón por de­ba­jo de la pi­ña ac­ce­si­ble con el pul­gar iz­quier­do. Cam­bia mar­chas rá­pi­do en mo­do “D”. Ape­nas lle­ga el mo­tor a las 2.000 rpm ya va cam­bian­do. Van en­tran­do mar­chas y el In­te­gra in­ten­ta gas­tar lo me­nos po­si­ble. Las mar­chas en­tran muy de­pri­sa, no hay sal­tos y tú ape­nas apre­cias el “clac” del cam­bio y de sus ser­vo- mo­to­res. Vas muy ba­jo de vuel­tas: es un mo­tor que lle­ga po­co más allá de las 6.000 rpm y es­tá di­se­ña­do pa­ra gi­rar a po­cas vuel­tas y gas­tar po­co. Re­quie­re acos­tum­brar­se, por­que la sen­sa­ción al prin­ci­pio es de lle­var el mo­tor “muer­to” con­ti­nua­men­te. Pe­ro sa­le bien des­de ese ré­gi­men de vuel­tas, por lo que no hay pro­ble­ma. De ta­ma­ño es si­mi­lar a cual­quier ma­xis­coo­ter de al­ta ci­lin­dra­da, gi­ra bien, es sua­ve y en­tre los co­ches de la ciu­dad se ma­ne­ja co­rrec­ta­men­te. Cuan­do sa­les a la ca­rre­te­ra se no­ta el cha­sis de mo­to. En la au­to­vía pier­des con fa­ci­li­dad la per­cep­ción de la ve­lo­ci­dad. El ca­re­na­do pro­te­ge bien, aun­que es un po­co es­tre­cho por el la­do su­pe­rior de la cú­pu­la y te da al­go de ai­re por los la­dos. Pe­ro el mo­tor, siem­pre ba­jo de vuel­tas, y el so­ni­do ron­co que te lle­ga “en­ga­ña”: en cuan­to te des­pis­tas, vas de­pri­sa. Si ani­mas el rit­mo es acon­se­ja­ble cam­biar a mo­do de trans­mi­sión “S”. Aquí es­ti­ra más las ve­lo­ci­da­des y re­du­ce an­tes, lo que me­jo­ra la sen­sa­ción de con­trol. Es muy es­ta­ble a cual­quier ve­lo­ci­dad. Y si quie­res ha­cer con­duc­ción de­por­ti­va en cur­vas, me­jor el mo­do ma­nual o con las le­vas del la­do iz­quier­do, aun­que va­yas en au­to­má­ti­co, te de­ja cam­biar y re­du­cir co­mo quie­ras. Pe­ro ojo: igual que el mo­tor “en­ga­ña” por­que va ba­jo de vuel­tas yen­do de­pri­sa, no es fá­cil “pi­llar­le el tru­co” so­bre cuán­do te va a de­jar re­du­cir; a ve­ces lo in­ten­tas y va más al­to de vuel­tas que lo que el cam­bio per­mi­te pa­ra ba­jar mar­cha. Di­rec­ta­men­te, no lo ha­ce y no ba­ja de mar­cha, lo que de­bes te­ner en cuen­ta si no quie­res en­trar un po­co co­la­do. Pa­ra eso tie­nes un cha­sis y una par­te ci­clo de mo­to “de ver­dad”. Ade­más, fre­na muy bien. So­bre el pa­pel pue­de pa­re­cer que pa­ra su pe­so y ta­ma­ño un so­lo dis­co de­lan­te­ro se que­da jus­to, pe­ro el ca­so es que fun­cio­na y no pier­des tac­to nun­ca. Asi­mis­mo, ese mo­tor, tran­qui­lo y con par, la po­si­ción de con­duc­ción (tie­nes pla­ta­for­mas, pe­ro con los pies ha­cia atrás te da­rás con los ta­lo­nes con las ta­pas del cár­ter), y en ge­ne­ral la fi­lo­so­fía de­trás de su di­se­ño te ha­cen disfrutar más de una con­duc­ción GT.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.