En mar­cha}

Maxiscooter - - Comparativa -

ES CU­RIO­SO. Ge­ne­ral­men­te, la gen­te que me pre­gun­ta có­mo va al­gún scoo­ter sue­le pre­gun­tar por mo­de­los con­cre­tos. Pe­ro jus­to en es­te ca­so sue­len ge­ne­ra­li­zar: “¿có­mo van los tres rue­das?” En el ca­so que nos ocu­pa, sien­do tan pa­re­ci­dos por fue­ra, se pue­de con­cluir que es di­fí­cil en­con­trar dos scoo­ter más dis­tin­tos. El Peu­geot es un tres rue­das com­pac­to, con as­pec­to muy li­ge­ro. El MP3 se apre­cia gran­de, in­clu­so al­go apa­ra­to­so. El fran­cés ofre­ce más equi­pa­mien­to, pa­re­ce un scoo­ter de una ga­ma su­pe­rior al Piag­gio, me­nos equi­pa­do, más “scoo­ter” y me­nos “co­che de ga­ma al­ta con tres rue­das”. Pa­ra em­pe­zar, en el Me­tro­po­lis te subes con más fa­ci­li­dad: asien­to más ba­jo y sue­lo plano, ade­más, con la lla­ve de pro­xi­mi­dad en el bol­si­llo, sin ne­ce­si­dad de sa­car­la. En tu si­tio, gi­ras el man­do de con­tac­to, ma­ne­ta de freno apre­ta­da, bo­tón de arran­que y en mar­cha. El freno de mano es elec­tró­ni­co, in­cor­po­ra­do a la pla­ca con el lo­go del león en el cen­tro del ma­ni­llar. En el Piag­gio, más es­tán­dar, la lla­ve de con­tac­to en­tra en su si­tio y el freno de mano es la pa­lan­ca lar­ga del con­tra­es­cu­do. Con los dos pue­des des­blo­quear el tren de­lan­te­ro de un gol­pe de gas o con el bo­tón en la pi­ña de­re­cha. Fren­te a ti, en el Piag­gio en­cuen­tras una enor­me cú­pu­la. Nues­tro MP3 es un Sport, pe­ro no por ello re­nun­cia a una ele­va­da pro­tec­ción ae­ro­di­ná­mi­ca, con un sis­te­ma re­gu­la­ble en tres po­si­cio­nes. Pa­ra cam­biar­la ne­ce­si­ta­rás una lla­ve Allen. En el Peu­geot, al ser un RS, la pan­ta­lla es ahu­ma­da y cor­ta, re­gu­la­ble tam­bién, pe­ro en es­te ca­so sin ne­ce­si­dad de he­rra­mien­tas. Los cua­dros si­guen la mis­ma tó­ni­ca: el del Piag­gio, so­brio, ele­gan­te y com­ple­to; el del Peu­geot más com­ple­to, más “de co­che” y, so­bre to­do, pre­si­di­do por el grá­fi­co de las tres rue­das que te in­di­ca si uno de los neu­má­ti­cos es­tá ba­jo de pre­sión. Muy útil. Ya en mar­cha, las di­fe­ren­cias son ob­vias y vie­nen da­das por las di­fe­ren­tes ar­qui­tec­tu­ras uti­li­za­das. Piag­gio em­plea un sis­te­ma de pa­ra­le­lo­gra­mo en el que dos seg­men­tos pa­ra­le­los al sue­lo, an­cla­dos a la al­tu­ra de la pi­pa de di­rec­ción, su­je­tan las dos “pa­tas” con la amor­ti­gua­ción de ca­da rue­da. En Peu­geot el sis­te­ma es­tá for­ma­do por dos trián­gu­los que co­gen las rue­das y se unen al cha­sis por aba­jo y por el cen­tro. En la par­te su­pe­rior hay un úni­co mo­no­amor­ti­gua­dor hi­dráu­li­co que une am­bas rue­das. Cuan­do una pi­sa un ba­che, los trián­gu­los trans­mi­ten el mo­vi­mien­to has­ta el amor­ti­gua­dor, con “dam­per mass” o amor­ti­gua­dor de ma­sas en ca­da pun­ta pa­ra ab­sor­ber vi­bra­cio­nes y mo­vi­mien­tos. Es un sis­te­ma más com­ple­jo y con el cen­tro de gra­ve­dad más ba­jo. Pe­ro re­sul­ta me­nos efec­ti­vo y se apre­cia en la con­duc­ción. El Piag­gio ya era, des­de su pri­mer mo­de­lo, muy in­tui­ti­vo y rá­pi­do de di­rec­ción y aho­ra, me­jo­ra­do y con llan­tas más gran­des, se­mues­tra más es­ta­ble. Es co­mo lle­var cual­quier buen scoo­ter, más es­ta­ble to­da­vía en cuan­to al tren de­lan­te­ro. La con­duc­ción del MP3 es muy na­tu­ral, trans­mi­te mu­cha con­fian­za, y eso per­mi­te lle­var­lo de­pri­sa en cur­vas. En el Peu­geot, su sis­te­ma de tren de­lan­te­ro le da un tac­to dis­tin­to. So­bre to­do a ba­ja ve­lo­ci­dad, la di­rec­ción pa­re­ce más du­ra, cues­ta más me­ter­lo en cur­vas y no pue­de pre­su­mir de la pre­ci­sión de di­rec­ción del Piag­gio. En cur­vas rá­pi­das las co­sas se equi­li­bran un po­co y el Peu­geot me­jo­ra. No obs­tan­te, si pi­sas ba­ches en cur­vas, el scoo­ter se vuel­ve más im­pre­ci­so. Fre­nan­do es don­de tam­bién apre­cia­mos di­fe­ren­cias, aun­que nin­guno de los dos se pue­de “col­gar me­da­llas” en es­te as­pec­to. Piag­gio ha cam­bia­do los com­pues­tos de las pas­ti­llas pa­ra es­ta nue­va ver­sión y ha em­peo­ra­do la ca­pa­ci­dad de fre­na­da fan­tás­ti­ca de su an­te­rior MP3. In­cor­po­ra, co­mo los an­te­rio­res LT, fre­na­da com­bi­na­da y un pe­dal en el sue­lo. Con el pe­dal ac­túan to­dos los fre­nos a la vez, mien­tras que las ma­ne­tas so­lo la iz­quier­da man­da fre­na­da a am­bos tre­nes y la de­re­cha úni­ca­men­te a las rue­das de­lan­te­ras. Te en­cuen­tras con un tac­to po­co ade­cua­do en el pie, cu­yo pe­dal, muy gran­de, es­tor­ba bas­tan­te en el sue­lo. El Peu­geot lle­va un sis­te­ma si­mi­lar, pe­ro tam­bién más com­ple­jo, con un re­par­ti­dor de fre­na­da que ac­túa va­rian­do la pre­sión de fre­na­da de am­bos tre­nes en fun­ción de la in­cli­na­ción de­lan­te- de­trás al fre­nar. Es si­mi­lar a un sis­te­ma de co­che, pe­ro en es­te ca­so, es­ta com­ple­ji­dad es­tro­pea bas­tan­te el tac­to de fre­nos. Con el MP3 pue­des fre­nar con am­bas ma­ne­tas, co­mo con cual­quier scoo­ter. Con el Peu­geot, me­jor so­lo con la iz­quier­da, pues al pre­sio­nar la otra te “es­cu­pe” la mano iz­quier­da ha­cia de­lan­te, va­rian­do el tac­to de fre­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.