TMAX 530

Se­gun­da ver­sión del TMAX des­de que cre­ció de ci­lin­dra­da en 2012, in­cor­po­ran­do de­ta­lles que le ha­cen aún más ex­clu­si­vo aun­que po­co más efi­caz: es di­fí­cil me­jo­rar lo que ya es ca­si per­fec­to.

Maxiscooter - - Prueba - DA­NIEL NA­VA­RRO MI­GUEL MÉN­DEZ

YTEXTOS FOTOS: amaha no va a de­jar que na­die pue­da acu­sar al TMAX de que­dar­se an­ti­cua­do. De he­cho, pa­re­ce ha­ber adop­ta­do, con el que se ha con­ver­ti­do en su pro­duc­to es­tre­lla, la fi­lo­so­fía que ha­ce años lle­va­ba con las su­per­de­por­ti­vas de su ga­ma: re­no­va­ción ca­da po­co más de dos años. EL YA­MAHA TMAX NA­CIÓ EN 2001. En 2008 se ha­bía con­ver­ti­do ya en to­do un “boom” co­mer­cial­men­te, y pa­ra re­for­zar su po­si­ción do­mi­nan­te, me­cá­ni­ca­men­te in­tro­du­jo su pri­me­ra gran trans­for­ma­ción: el cha­sis mo­no­cas­co de alu­mi­nio. Pa­ra mu­chos, es el ori­gen del ver­da­de­ro “rey de los scoo­ter”. El pri­mer TMAX era un mo­de­lo muy lo­gra­do, pe­ro gran­de y apa­ra­to­so, co­mo ca­si to­dos los ma­xis­coo­ter de la épo­ca. Con­ta­ba con un mo­tor mag­ní­fi­co y una bue­na es­ta­bi­li­dad, por en­ci­ma de la com­pe­ten­cia, pe­ro se le po­día exi­gir más. Aquel TMAX 2008 mo­no­cas­co era otra his­to­ria, más ágil, más rá­pi­do, más es­ta­ble… más “TMAX”. Sig­ni­fi­có la re­vo­lu­ción en­tre los ma­xis­coo­ter: su­pe­ra­ba a cual­quier ri­val en agi­li­dad y ca­lle­jean­do por ciu­da­des, in­clu­so era ca­paz de en­fren­tar­se de tú a tú a más de una mo­to sport-tu­ris­mo a la ho­ra de ha­cer cur­vas e ir de­pri­sa por zo­nas re­vi­ra­das. Aque­lla evo­lu­ción per­ma­ne­ció du­ran­te cua­tro años. A fi­na­les de 2011 se pre­sen­tó el 530. Era la se­gun­da ver­sión mo­no­cas­co, con más par de­bi­do a la su­pe­rior ci­lin­dra­da, y más sua­ve gra­cias a cam­bios en la trans­mi­sión. Tam­bién se hi­zo más más es­ta­ble con cam­bios en la ti­ja su­pe­rior del ma­ni­llar o la nue­va trans­mi­sión con sa­li­da de la co­rrea se­cun­da­ria con­cén­tri­ca al eje del bas­cu­lan- te. Era el TMAX ele­va­do a su má­xi­ma ex­pre­sión, to­da­vía más rá­pi­do, es­ta­ble, sua­ve, có­mo­do y di­ver­ti­do. PO­CAS CRÍ­TI­CAS SE ES­CU­CHA­BAN SO­BRE EL TMAX 530 sal­vo el con­sa­bi­do hue­co ba­jo el asien­to. Y po­cos de los que lo pro­ba­ban no que­da­ban con­ven­ci­dos de que era el “top” en su es­pe­cie, el scoo­ter a imi­tar y el más desea­do por usua­rios. No en vano, sus ven­tas así lo re­fle­jan. Aún así, Ya­maha sor­pren­día en EICMA 2014 con una nue­va ver­sión con cam­bios in­tere­san­tes. Des­de el día que pu­bli­ca­mos en nues­tra web for­mu­la­mo­to.es que se pre­sen­ta­ba un nue­vo TMAX, es­ta­ba desean­do pro­bar­lo. No decepciona. Si­gue sien­do rá­pi­do, sua­ve, si­len­cio­so, es­ta­ble y muy pre­ci­so, lo que le con­vier­te en el más di­ver­ti­do de los scoo­ter de­por­ti­vos que pue­das pro­bar. ¿Pe­ro ha cam­bia­do? Des­de aquí arri­ba, des­de de­trás del ma­ni­llar, en ca­rre­te­ra, ha­cien­do cur­vas y pa­san­do co­ches me pa­re­ce el mis­mo gran scoo­ter que ha si­do en los úl­ti­mos tres años… aun­que no, es­pe­ra, el cua­dro no es igual y pa­re­ce me­nos “de ju­gue­te”, más se­rio, sin ha­ber per­di­do uti­li­dad y le­gi­bi­li­dad. Y no hay lla­ve: so­lo una es­pe­cie de man­dos con bo­to­nes. BRO­MAS APAR­TE, el úl­ti­mo TMAX ha cam­bia­do en nu­me­ro­sos as­pec­tos. El cua­dro y el con­tac­to con lla­ve de pro­xi­mi­dad son so­lo par­te de ellos. Tan im­por­tan­te co­mo és­tos son la nue­va ca­rro­ce­ría fron­tal, mo­der­ni­za­da y afi­la­da, con nue­vos re­tro­vi­so­res, fa­ros com­ple­ta­men­te de LED (fan­tás­ti­cos ilu­mi­nan­do la ca­rre­te­ra por la no­che), nue­vos es­pe­jos al­go más se­pa­ra­dos de la ca­rro­ce­ría y, so­bre to­do, una nue­va hor­qui­lla in­ver­ti­da con pin­zas de an­cla­je ra­dial, por pri­me­ra vez en su his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.