En mar­cha}

Maxiscooter - - Comparativa -

Una de las di­fe­ren­cias más im­por­tan­tes en­tre es­tos dos mo­de­los es­tá en el pre­cio. Y uno de los re­fle­jos más im­por­tan­tes de esa di­fe­ren­cia es­tá pre­ci­sa­men­te en có­mo van en mar­cha. El SYM es un scoo­ter tra­di­cio­nal, con el mo­tor co­mo bas­cu­lan­te y un mo­tor de un so­lo ci­lin­dro. Es po­ten­te, el mo­no­ci­lín­dri­co más gran­de del mer­ca­do, y em­plea al­gu­nos “tru­cos” pa­ra me­jo­rar su com­por­ta­mien­to, co­mo el tren de­lan­te­ro de do­ble ti­ja (co­mo las mo­tos) o las llan­tas de 15” de­lan­te y 14” de­trás. Con él han con­se­gui­do un buen com­por­ta­mien­to en cual­quier cir­cuns­tan­cia y unas pres­ta­cio­nes por en­ci­ma de cual­quier otro scoo­ter de un úni­co ci­lin­dro y so­lo un po­co más len­to que los de dos ci­lin­dros. El Burg­man tam­bién em­plea esa me­di­da de llan­tas y un tren de­lan­te­ro de do­ble ti­ja. Pe­ro su ar­qui­tec­tu­ra no es la de un scoo­ter nor­mal: lle­vas el mo­tor de­lan­te, en­tre los pies del pi­lo­to. De ahí trans­mi­te la po­ten­cia a tra­vés de un sis­te­ma de pi­ño­nes por un la­do del bas­cu­lan­te de dos bra­zos si­mi­lar al de una mo­to, dán­do­le así un com­por­ta­mien­to más neu­tro. In­cor­po­ra en­tre to­das sus op­cio­nes un bo­tón pa­ra cam­biar “la per­so­na­li­dad” del mo­tor: pul­sas el “Po­wer Mo­de” y el va­ria­dor ha­rá que el mo­tor va­ya más al­to de vuel­tas, bus­can­do me­jo­res ace­le­ra­cio­nes y re­cu­pe­ra­cio­nes. Y si, por el con­tra­rio, lo que quie­res es aho­rrar, sin ne­ce­si­dad de un bo­tón, tan so­lo tie­nes que fi­jar­te en la for­ma que con­duz­cas pa­ra que se va­ya en­cen­dien­do el tes­ti­go “ECO” del cua- dro, lo que sig­ni­fi­ca­rá que tu con­duc­ción es la más eco­nó­mi­ca po­si­ble. To­do ello se aña­de a la po­si­bi­li­dad de lle­var la trans­mi­sión de for­ma ma­nual: un bo­tón en la pie­za iz­quier­da ha­ce que cam­bie a mo­do se­cuen­cial. Así ma­ne­jas tú la aper­tu­ra del va­ria­dor, que se co­lo­ca en 6 po­si­cio­nes pre­de­ter­mi­na­das en fun­ción de la mar­cha que se­lec­cio­nes des­de los bo­to­nes “+” y “-“de la mis­ma pi­ña iz­quier­da. Imi­ta el com­por­ta­mien­to de un cam­bio ma­nual, aun­que no ha­ce fal­ta co­ger un em­bra­gue ni cor­tar gas y, ade­más, pro­te­ge el mo­tor im­pi­dien­do re­duc­cio­nes por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des. Es­tas di­fe­ren­cias y si­mi­li­tu­des mar­can el com­por­ta­mien­to de am­bos scoo­ter. En el SYM tie­nes la sen­sa­ción de lle­var un 400 muy po­ten­te, rá­pi­do y con mu­cho par, con una res­pues­ta tre­men­da des­de aba­jo. En ciu­dad tie­nes que con­tro­lar el gas: son 45CV y ha­cen que sal­ga muy de­pri­sa. Aún así, con bue­nos fre­nos y un ta­ma­ño no ex­ce­si­vo, per­mi­te mo­ver­te con sol­tu­ra en cual­quier cir­cuns­tan­cia. Cuan­do ace­le­ras no­tas las pis­to­na­das del gran mo­no­ci­lín­dri­co; no es mo­les­to ni mu­cho me­nos, peor no es la sua­vi­dad “eléc­tri­ca” del Su­zu­ki. Las sus­pen­sio­nes tam­bién tra­ba­jan bien y la par­te ci­clo se mues­tra su­fi­cien­te pa­ra el pe­so y pres­ta­cio­nes, lo que ha­ce que en una ca­rre­te­ra de cur­vas trans­mi­ta con­fian­za y per­mi­ta ir muy de­pri­sa, fre­nan­do fuer­te, in­cli­nan­do lo ne­ce­sa­rio y cam­bian­do de di­rec­ción en cur­vas en­la­za­das con pre­ci­sión y ra­pi­dez. Es di­ver­ti­do, po­ten­te y agra­da­ble. El Su­zu­ki, a la vis­ta, pa­re­ce más gran­de que el SYM, aun­que con “el me­tro en la mano” no lo es tan­to. Sí pe­sa más, pe­ro la trans­mi­sión de es­ta úl­ti­ma ver­sión, re­vi­sa­da pa­ra ofre­cer me­nos re­sis­ten­cia, y un asien­to más ba­jo ha­cen se di­si­mu­le has­ta en pa­ra­do. A baja ve­lo­ci­dad es tre­men­da­men­te es­ta­ble, gi­ra bien y pa­re­ce, des­de el asien­to, más pe­que­ño y li­ge­ro, por lo que en ciu­dad te pue­des mo­ver muy bien. En la ca­rre­te­ra ocu­rre lo mis­mo. En cur­vas rá­pi­das no se mue­ve y es pre­ci­so de di­rec­ción. En cur­vas len­tas y en­la­za­das fre­na muy bien, lo in­ser­tas en la pri­me­ra cur­va con esa mis­ma pre­ci­sión y has­ta más de­pri­sa y con ma­yor agi­li­dad que con el SYM. Sor­pren­den las po­cas iner­cias pa­ra sus más de 270 kg en or­den de mar­cha. En au­to­vía tam­bién pue­des con­si­de­rar “un pun­ti­to” me­jor al Su­zu­ki. El SYM va fran­ca­men­te bien, es rá­pi­do, có­mo­do y es­ta­ble. No hay que pe­dir más. Pe­ro el Su­zu­ki lo es igual o más, so­lo que más rá­pi­do, más equi­pa­do pa­ra ha­cer­te la vi­da to­da­vía más có­mo­da y fá­cil, sien­do, ade­más, ca­paz de co­rrer más. So­lo a muy alta ve­lo­ci­dad, por en­ci­ma de la que el SYM es ca­paz de al­can­zar y muy por en­ci­ma de los lí­mi­tes per­mi­ti­dos, si el as­fal­to no es per­fec­to te en­cuen­tras con al­gún mo­vi­mien­to del fron­tal; na­da que no pue­das su­je­tar y que no des­apa­rez­ca por si so­lo en cuan­to no ha­ya ba­ches.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.