En mar­cha}

Maxiscooter - - Kymco K-xct 300 Abs Vs. Sym Joymax 300 Sport S&s A -

Te ha­bía ade­lan­ta­do an­tes una de las con­clu­sio­nes de es­ta prue­ba: de­pen­de que es lo que bus­ques en un scoo­ter, te con­ven­ce­rá más uno u otro. Y en es­te ca­so son las sen­sa­cio­nes que ofre­cen uno y otro con­ten­dien­te cuan­do los con­du­ces lo que su­po­ne ver­da­de­ra di­fe­ren­cia. Los dos son atrac­ti­vos, mo­der­nos, con un cla­ro ai­re sport, qui­zá más cla­ra­men­te re­fle­ja­do en el SYM por sus de­ta­lles ro­jos en rue­das y asien­to, pe­ro fá­cil­men­te vi­si­ble en el KYMCO por sus for­mas ge­ne­ra­les. Cuan­do te su­bes a uno y a otro ya apre­cias las pri­me­ras di­fe­ren­cias: en el SYM te aca­bas de su­bir a un scoo­ter GT bien equi­pa­do, có­mo­do, pe­ro con pan­ta­lla cor­ta. En el KYMCO te has mon­ta­do en una mo­to de­por­ti­va, con los pies con me­nos es­pa­cio, y con una po­si­ción, en ge­ne­ral, más agre­si­va y de­por­ti­va. Por otro la­do, en el KYMCO, el cua­dro (al­go ca­si ha­bi­tual en la mar­ca, sal­vo que ha­ble­mos de los Su­per­Dink) no es el as­pec­to más cui­da­do de su di­se­ño, aun­que le­gi­ble y com­ple­to. Mo­tor en mar­cha y en­se­gui­da se apre­cian las si­mi­li­tu­des: son li­ge­ros y ági­les. El SYM pe­sa lo su­yo, pe­ro pa­ra sa­ber­lo ten­drías que leer el pe­so de­cla­ra­do en la fi­cha, por­que ape­nas se no­ta en pa­ra­do y na­da en ab­so­lu­to en cuan­to es­tá en mar­cha. El KYMCO es al­go más al­to de asien­to, pe­ro más li­ge­ro y con un cha­sis más ra­di­cal. Lo des­cu­bres en cuan­to quie­res ha­cer una cur­va un po­co rá­pi­da. Con el SYM pue­des en­trar muy de­pri­sa, sin pro­ble­mas. Tra­za con no­ble­za, no to­ca con fa­ci­li­dad en el sue­lo y man­tie­ne el ti­po. Sa­les de la cur­va gra­cias a un buen mo­tor, le­van­tan­do el scoo­ter con fa­ci­li­dad y lle­ván­do­lo por el si­tio que quie­res. Con el KYMCO es­to su­ce­de con ma­yor pre­ci­sión y, si quie­res, con ma­yor ve­lo­ci­dad. Tum­bas cuan­to quie­res y con so­lo ti­rar un po­co de él sa­le de la cur­va y pue­des en­trar en la si­guien­te en ese pre­ci­so ins­tan­te. Es di­ver­ti­do ha­cer cur­vas en­la­za­das y ni si­quie­ra al­gún ba­che o im­pre­vis­to per­tur­ba­rá su tra­za­da. Ade­más de po­der cam­biar­la de di­rec­ción en un san­tia­mén. El SYM es me­nos RR en es­te sen­ti­do: si hay ba­ches, si tie­nes que cam­biar de tra­za­da o si en­tras al­go pa­sa­do es más fá­cil que se mue­va. Aún así, in­sis­to: es de lo me­jor que he­mos pro­ba­do en es­tas li­des. Lo que ocu­rre es que el K-XCT es un ver­da­de­ro es­pe­cia­lis­ta. Sa­les de la ca­rre­te­ra se­cun­da­ria, en­fi­las una au­to­vía y am­bos prác­ti­ca­men­te se equi­pa­ran: nin­guno de los dos es mu­cho más rá­pi­do que el otro, con una li­ge­ra ven­ta­ja de 5 km/h de pun­ta a fa­vor del KYMCO. No obs­tan­te, sus cú­pu­las son si­mi­la­res: pro­te­gen po­co. Y en tiem­po de llu­via o frío se no­ta. Con el SYM, al te­ner más es­pa­cio pa­ra mo­ver­te so­bre él, aca­bas te­nien­do sen­sa­ción de más co­mo­di­dad. En la ciu­dad, los dos son có­mo­dos. Gi­ran bien y son ági­les. Las sus­pen­sio­nes más fir­mes y la ma­yor ri­gi­dez del KYMCO, en cur­vas le su­po­nen una gran ven­ta­ja, igual que una pe­que­ña ven­ta­ja ace­le­ran­do. Pe­ro en cuan­to al cha­sis, de­pen­de­rá del sue­lo de tu ciu­dad pa­ra que aquí sea real­men­te una ven­ta­ja ese cha­sis más fir­me: si pa­sas so­bre ba­ches o por ado­qui­nes, las sus­pen­sio­nes más ci­vi­li­za­das del SYM se agra­de­cen. El Joy­max tie­ne ade­más otra ven­ta­ja en es­te en­torno ciu­da­dano: mon­ta el sis­te­ma Start&Stop que ayu­da­rá a con­su­mir al­go me­nos y a con­ta­mi­nar tam­bién al­go me­nos. Cuan­do el mo­tor ya es­tá ca­lien­te (en frío el sis­te­ma se des­co­nec­ta) si pa­ras en un se­má­fo­ro du­ran­te unos se­gun­dos, el mo­tor se de­tie­ne. Arran­ca en cuan­to gi­res el pu­ño del ace­le­ra­dor. Es­te sis­te­ma in­cor­po­ra un mo­tor de arran­que nor­mal y tar­da­rá ese “se­gun­di­to” de gi­ro del mo­tor pa­ra po­ner­se en mar­cha. Tie­ne su tru­co: si abres gas del to­do, co­mo pa­ra sa­lir lan­za­do, no arran­ca en pre­vi­sión de aho­gos de mo­tor. En­ton­ces el sis­te­ma se de­tie­ne y no vuel­ve a arran­car has­ta que no has cor­ta­do gas. Aprén­de­te­lo o en vez de ser el más rá­pi­do en sa­lir de los se­má­fo­ros se­rás el más len­to...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.