En mar­cha}

Maxiscooter - - Prueba -

El Fuo­co es tan agra­da­ble y fá­cil de lle­var co­mo cual­quier Piag­gio MP3. Las tres rue­das le otor­gan una es­ta­bi­li­dad ex­cep­cio­nal y con tres dis­cos tie­ne ca­pa­ci­dad de fre­na­da más que su­fi­cien­te. Si nun­ca has pro­ba­do uno, si no los co­no­ces, a lo me­jor crees que “se su­je­ta so­lo” y por eso re­sul­ta fá­cil. Pre­ci­sa­men­te es al con­tra­rio: no se su­je­ta so­lo y por eso lle­var­lo es muy fá­cil y na­tu­ral. En si­tua­ción nor­mal, el Fuo­co se com­por­ta co­mo cual­quier mo­to­ci­cle­ta. Si te pa­ras y no lo su­je­tas, se cae ha­cia los la­dos, co­mo cual­quier mo­to o scoo­ter. Por eso tie­ne ca­pa­ci­dad de in­cli­nar­se en cur­vas y por eso se lle­va co­mo un mo­de­lo de dos rue­das. Tie­ne, sin em­bar­go, la po­si­bi­li­dad de blo­quear el tren de­lan­te­ro, es de­cir, de­jar­lo rí­gi­do. Ya no se in­cli­na y se que­da de pie sin po­si­bi­li­dad de caer­se. Es­to se con­si­gue me­dian­te un bo­tón de­no­mi­na­do Roll Lock si­tua­do en la pi­ña de­re­cha. So­lo ac­túa a muy baja ve­lo­ci­dad, prác­ti­ca­men­te pa­ra­do y su ac­cio­na­mien­to se re­fle­ja en el cua­dro de ins­tru­men­tos en­cen­dien­do un tes­ti­go de for­ma in­ter­mi­ten­te. Pul­sas el bo­tón y ya es­tá “de pie”, in­clu­so aun­que pa­res el mo­tor. Con so­lo dar gas, el sis­te­ma “se suel­ta” y el scoo­ter ya va nor­mal. Tie­ne tam­bién un avi­sa­dor so­no­ro que pita cuan­do se blo­quea el sis­te­ma y cuan­do se desbloquea, y aña­de co­mo sis­te­ma de se­gu­ri­dad un sen­sor de pre­sión en el asien­to: si no es­tás sen­ta­do, no desbloquea. Pe­ro ojo a “ju­gar” a no po­ner los pies: si se in­cli­na y lo blo­queas se que­da­rá in- cli­na­do, de for­ma que cuan­do ace­le­res sal­drás de la­do. Es me­jor, en es­te ca­so, des­blo­quear con el man­do de la pi­ña de­re­cha, con los pies en el sue­lo y en­de­re­zar­lo. EN CIU­DAD En es­te es­ce­na­rio, el Fuo­co con­ven­ce tan­to o más que el MP3. Ese mis­mo efec­to que te­ne­mos en pa­ra­do, que pa­re­ce más pe­que­ño y li­ge­ro gra­cias a la au­sen­cia de cú­pu­la y a su dis­tin­ta po­si­ción de ma­ni­llar y asien­to, se vuel­ve una ven­ta­ja cuan­do lle­ga­mos a la ciu­dad. Pa­re­ce más li­ge­ro y ma­ne­ja­ble que el MP3. Tam­bién las llan­tas de­lan­te­ras de 12” son res­pon­sa­bles de su ma­yor agi­li­dad. Las de 13” del MP3 le otor­gan un me­jor aplo­mo del tren de­lan­te­ro, al­go de lo que tam­po­co es­tá es­ca­so el Fuo­co, pe­ro con las llan­tas pe­que­ñas ga­na en agi­li­dad. Aún así, ha­bla­mos de un scoo­ter de más de 2,2 m de lar­go, gran­de, an­cho y no pre­ci­sa­men­te li­viano. Pe­ro pa­sa bien en­tre co­ches y tie­ne buen ra­dio de gi­ro. Ade­más, aña­de una ven­ta­ja: con 40 CV a tus ór­de­nes en el pu­ño de­re­cho, ya se­rá di­fí­cil que no sal­gas el pri­me­ro de cual­quier se­má­fo­ro si te lo pro­po­nes. EN CA­RRE­TE­RA Con 40 CV y una par­te ci­clo que sa­be apro­ve­char la ven­ta­ja de sus tres rue­das, es en la ca­rre­te­ra don­de el Fuo­co pue­de des­ple­gar sus me­jo­res en­can­tos. Las cur­vas, de cual­quier ra­dio, se le dan bien. El aga­rre es to­tal, las sus­pen­sio­nes más fir­mes que las de un MP3 dan con­fian­za a la ho­ra de apre­tar el rit­mo y el mo­tor res­pon­de bien des­de aba­jo con con­tun­den­cia. En­tra en jue­go otra vez el asun­to de las rue­das de 12” y de nue­vo pa­ra bien: las de 13” efec­ti­va­men­te ofre­cen una pi­sa­da to­da­vía más fir­me, pe­ro en es­te ca­so es me­jor man­te­ner la agi­li­dad y ra­pi­dez de di­rec­ción de las de 12”. Con ellas es al­go más ner­vio­so, un as­pec­to que va bien con su ca­rác­ter más sport. Fre­na muy bien, lo que pue­des apro­ve­char al má­xi­mo en ca­rre­te­ra. Pe­ro al igual que ocu­rrió con la con­ver­sión de los MP3 a LT, el sis­te­ma de fre­nos in­te­gral (obli­ga­to­rio por ley) con pe­dal no so­lo no me­jo­ra su ca­pa­ci­dad de fre­na­da, sino que re­du­ce el tac­to. Aho­ra, tan­to con el pe­dal co­mo con la ma­ne­ta iz­quier­da fre­nas to­das las rue­das. Es­to im­pi­de que pue­das re­gu­lar la can­ti­dad de fre­na­da de­lan­te/de­trás co­mo a ti te in­tere­se. Lo me­jor es ac­cio­nar am­bas ma­ne­tas al tiem­po pa­ra man­te­ner un tac­to que con el pe­dal es ca­si nu­lo. En au­to­vía es un scoo­ter tan rá­pi­do co­mo cual­quier MP3. En nues­tra me­di­ción de pres­ta­cio­nes, tan­to en ace­le­ra­ción co­mo en ve­lo­ci­dad má­xi­ma que­da muy cer­ca del MP3 500. Sin em­bar­go, la pro­tec­ción ae­ro­di­ná­mi­ca de la par­te su­pe­rior es mí­ni­ma: no hay cú­pu­la o pan­ta­lla y la par­te su­pe­rior del ca­re­na­do que­da de­ma­sia­do baja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.