GUN

2 MEGA PÓSTERS: VINEGAR HILL - IN MUTE

Metal Hammer (Spain) - - CONTENTS - TEX­TO: MIGNON ROSE. FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

Si no ten­go mal en­ten­di­do vues­tro úl­ti­mo dis­co fue Fa­vou­ri­te plea­su­res. Pa­re­ce que es el dis­co más du­ro que ha­béis he­cho has­ta la fe­cha. ¿Es el ca­mino que va a se­guir la ban­da a par­tir de aho­ra?

Fue una de­ci­sión cons­cien­te ha­cer so­nar es­te dis­co más rock. Que­ría­mos evo­lu­cio­nar. Los dos ál­bu­mes de es­tu­dio fue­ron más per­fec­cio­nis­tas y li­ge­ros, que­ría­mos en es­ta oca­sión al­go más cru­do. Qui­zás no te­nía­mos las mis­mas po­si­bi­li­da­des que po­dría­mos te­ner en otros es­tu­dios, pe­ro qui­si­mos sa­car el má­xi­mo par­ti­do a lo que te­nía­mos, y así ha­cer un dis­co mu­cho más or­gá­ni­co. Nos ha gus­ta­do el re­sul­ta­do y se­gui­re­mos gra­ban­do así en el fu­tu­ro.

En los orí­ge­nes erais una ban­da de hard rock clá­si­co. En es­te úl­ti­mo dis­co pa­re­ce que ju­gáis con di­fe­ren­tes ti­pos de rock de los más ac­tua­les. Des­de Wit­hout you in my li­fe que sue­na más a ga­ra­ge, a Si­lent Lo­ver que tie­ne una vi­bra más brit pop.

Creo que tam­bién tie­ne mu­cha me­lo­día, pe­ro a la vez un pun­to más du­ro. Creo que hay gran­des me­lo­días en es­te dis­co. Aun­que en el pa­sa­do uti­li­zá­ba­mos más te­cla­dos, lo que he­mos he­cho es sus­ti­tuir­los por gui­ta­rras. Es­ta­mos muy con­ten­tos con es­te ál­bum, por­que ja­más ha­bía­mos re­ci­bi­do tan bue­nas crí­ti­cas, y eso es in­creí­ble pa­ra no­so­tros. Pa­ra mí he­mos con­se­gui­do ha­cer lo que que­ría­mos. El dis­co es­tá en el top 20 de Reino Uni­do, al­go que no ha­bía ocu­rri­do en años. Creo que ha­ce 24 años fue cuan­do ob­tu­vi­mos el pues­to más al­to en las lis­tas. Es­ta­mos muy con­ten­tos de có­mo es­ta­mos fun­cio­nan­do co­mo ban­da en es­te mo­men­to. Mi ca­rac­te­rís­ti­ca fa­vo­ri­ta de un dis­co es la di­ver­si­dad. Un dis­co li­neal que sea lo mis­mo des­de la pri­me­ra can­ción a la dé­ci­ma no me pa­re­ce na­da in­tere­san­te. Creo que tam­bién de­pen­de de en quién te ins­pi­res mu­si­cal­men­te. Es muy di­fí­cil po­der de­cir a quién quie­res so­nar en un de­ter­mi­na­do mo­men­to, pe­ro des­de el pun­to de vis­ta más ge­ne­ral yo te di­ría que a Queen. Tie­nen tan­tas can­cio­nes di­fe­ren­tes, tan­tos ál­bu­mes dis­tin­tos, co­mo It is a kind of ma­gic, tie­nen un es­pec­tro tan am­plio de es­ti­los. En de­fi­ni­ti­va, que­re­mos ser una ban­da de rock, cuan­do la gen­te nos ve en di­rec­to se dan cuen­ta por sí mis­mos, pe­ro al mis­mo tiem­po nos gus­tan de ver­dad las me­lo­días. Nos en­can­ta va­riar co­mo T Rex, Led Zep­pe­lin... Nos en­can­ta di­ver­si­fi­car­nos y es­cu­char mu­chos es­ti­los di­fe­ren­tes, por­que creo que eso ha­ce que se man­ten­ga el so­ni­do del gru­po fres­co.

Va­mos a ha­blar un po­co de la bio­gra­fía de GUN. Des­pués de un dis­co muy exi­to­so co­mo Swag­ger, lle­gó 01416326326, des­pués de es­te dis­co de­ci­dis­teis da­ros un res­pi­ro, pa­ra lue­go vol­ver en 2008. ¿Crees que fue al­go que ne­ce­si­ta­ba la ban­da pa­ra vol­ver con las ideas re­fres­ca­das?

Sí yo creo que sí, es co­mo he­mos di­cho an­tes. Cuan­do mon­ta­mos la ban­da real­men­te dis­fru­tá­ba­mos. Hi­ci­mos el úl­ti­mo dis­co con Mark, el ti­tu­la­do con nú­me­ros, lo hi­ci­mos en 1996. Des­pués de esos dis­cos nos sen­tía­mos muy po­co có­mo­dos en la ban­da. Era co­mo que to­dos es­ta­ban un po­co en con­tra de es­te pro­yec­to. El te­clis­ta, que tam­bién tra­ba­ja­ba con INXS y com­pu­so mu­chas can­cio­nes pa­ra INXS, que­ría ha­cer al­go con más es­ti­lo, y co­men­zó a ser com­pli­ca­do tra­ba­jar con él en el es­tu­dio. El equi­po de ma­na­ge­ment y el se­llo dis­co­grá­fi­co pu­sie­ron tan­to di­ne­ro en ello que no nos pu­di­mos echar atrás. No nos gus­tó na­da el re­sul­ta­do del dis­co. De he­cho hu­bo mo­men­tos en los que íba­mos al es­tu­dio y no po­día­mos aguan­tar ser par­te de es­to. Tu­vi­mos mu­chos mo­men­tos de ba­jón. Pe­ro vol­vien­do a lo que es­ta­mos ha­cien­do aho­ra, to­da­vía creo que te­ne­mos tan­tas co­sas que de­mos­trar, y tan­tas co­sas que ofre­cer. No que­ría de­jar to­do con el ba­lan­ce de ese dis­co. Tam­bién con­si­de­ro fa­bu­lo­so se­guir can­tan­do las can­cio­nes de dis­cos an­te­rio­res, co­mo Swag­ger, por­que tie­nen te­mas tan bue­nos, que en di­rec­to suenan fran­ca­men­te bien. Co­no­cien­do al an­te­rior can­tan­te es nor­mal que la gen­te se ten­ga que adap­tar a un nue­vo front­man. Yo aho­ra me sien­to muy a gus­to con es­te pues­to. Al prin­ci­pio ne­ce­si­té ha­cer­me a la nue­va si­tua­ción, me sen­tía muy in­se­gu­ro res­pec­to a lo que es­ta­ba ha­cien­do y a lo que que­ría ha­cer, ya que en el fondo sa­bes que vas a ser com­pa­ra­do con el can­tan­te ori­gi­nal. He gra­ba­do has­ta aho­ra tres dis­cos co­mo can­tan­te y me sien­to aho­ra muy se­gu­ro con to­do.

Jus­to te iba a pre­gun­tar so­bre es­to. Cam­bias­te el ba­jo por la voz, con­vir­tién­do­te en el front­man de la ban­da, des­pués de la sa­li­da de Jep­sons. ¿Có­mo te sen­tías al prin­ci­pio? ¿Afec­tó a los te­mas clá­si­cos?

Sí, bueno, creo que esa fa­se ya ha pa­sa­do. Co­mo te he di­cho, me sen­tía un po­co ner­vio­so an­te la idea de ser el front­man de un gru­po que tu­vo otro can­tan­te an­te­rior­men­te. Pe­ro lue­go pen­sé que can­té la ma­yo­ría de es­tas can­cio­nes con Mark y las he to­ca­do en di­rec­to con­mi­go al ba­jo. Com­pu­se esas can­cio­nes y creé las me­lo­días pa­ra que Mark las can­ta­se. Crea­mos las can­cio­nes en mi dor­mi­to­rio, Mark es­cri­bió las le­tras, yo in­clu­so can­té en las de­mos. Así que eso no de­be­ría ha­cer­me sen­tir in­se­gu­ro, pe­ro, co­mo ya te he di­cho, la gen­te ne­ce­si­ta­ba adap­tar­se al cam­bio. A mí, per­so­nal­men­te, me en­can­ta ser un can­tan­te. Me en­can­ta el con­tac­to con el pú­bli­co y ha­cer fe­liz a la gen­te.

La his­to­ria de GUN es una his­to­ria de su­per­vi­ven­cia. ¿Qué es lo que te mo­ti­va­ba a se­guir ade­lan­te con es­ta ban­da du­ran­te tan­tos años?

¡Sí!, ¡sí! Es ver­dad, la nues­tra es una his­to­ria de su­per­vi­ven­cia. Es muy com­pli­ca­do pa­ra las ban­das man­te­ner­se hoy en día. Aun­que al mis­mo tiem­po las re­des so­cia­les ayu­dan a que es­tés pre­sen­te y seas re­cor­da­do. La gen­te luen­go, en el fondo, lo que quie­re es es­cu­char mú­si­ca y ver ban­das en di­rec­to que real­men­te se­pan to­car. Creo que so­mos una ban­da que po­de­mos ofre­cer eso. Te­ne­mos en nues­tra his­to­ria gran­des te­mas y buen ma­te­rial nue­vo muy fres­co. Es fan­tás­ti­co ofre­cer nue­vo ma­te­rial con al­go nue­vo atrac­ti­vo. Es­ta­mos desean­do to­car en Ma­drid, to­car en di­rec­to nos emo­cio­na, y co­mo se di­ce nos po­ne los pe­los de pun­ta.

Vais a to­car en el Ga­ra­ge Sound en Ma­drid el pró­xi­mo ju­nio. Pue­do de­cir­te que es un fes­ti­val jo­ven, pe­ro muy bueno. ¿Có­mo os sen­tís?

Es­toy desean­do to­car en el Ga­ra­ge Sound. Creo te to­ca­mos el sá­ba­do, a las do­ce y me­dia de la me­dia­no­che. Un po­co tar­de pa­ra to­car un con­cier­to, pe­ro es­ta­mos muy emo­cio­na­dos con ello. Los fes­ti­va­les siem­pre te dan opor­tu­ni­dad de que te es­cu­che más gen­te que qui­zás no lo hu­bie­ra he­cho an­tes. Tam­bién muy pro­ba­ble­men­te ha­ga­mos gi­ra, lo más se­gu­ro que sea más ade­lan­te en 2019. Va­mos a ha­cer al­gún show más, y ve­re­mos más ade­lan­te. De mo­men­to es­ta­mos con­cen­tra­dos en vi­vir el mo­men­to. ¡Oh! Ma­drid siem­pre ha si­do un lu­gar es­pe­cial pa­ra la ban­da, siem­pre ha si­do fan­tás­ti­co ir. Siem­pre he di­cho que nos en­can­ta to­car en Glas­gow y en Ma­drid, y la gen­te me pre­gun­ta: “¿Ma­drid?, ¿por qué?”. Yo les di­go que el pú­bli­co es tan en­tu­sias­ta y en­tre­ga­do. Nos gus­ta vol­ver a to­car allí.

Creo que vues­tros te­mas clá­si­cos co­mo Steal your fi­re, Bet­ter days, Ta­king on the world... Han evo­lu­cio­na­do con vo­so­tros, su so­ni­do es mu­cho más ac­tual aho­ra.

Sí, efec­ti­va­men­te, son te­mas que aguan­tan el pa­so del tiem­po. Re­cuer­do a al­guien pre­gun­tán­do­me eso des­pués de un con­cier­to en al­gu­na gi­ra que hi­ci­mos re­cien­te­men­te re­fe­ren­te a Bet­ter days, por ejem­plo, ya que le da­ba la im­pre­sión de que ha­bía te­mas que fue­ran de un nue­vo dis­co. Le di­je que al­gu­nos de esos te­mas se gra­ba­ron en 1989, je je je je. Con co­sas así, pien­sas: “¡guau!, to­da­vía sue­na muy fres­co a día de hoy”. Es­to vie­ne de que de ver­dad dis­fru­ta­mos mu­cho to­can­do las can­cio­nes de an­tes. Se crea con los fans una vi­bra muy es­pe­cial, y se ani­man a par­ti­ci­par del di­rec­to. Es al­go que emo­cio­na y te ani­ma a se­guir ha­cien­do mú­si­ca.

Lle­váis ac­ti­vos des­de los 80. ¿Cuál es el se­cre­to pa­ra so­bre­vi­vir en la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca tan­to tiem­po?

Creo que los fes­ti­va­les son esen­cia­les pa­ra am­pliar tu pú­bli­co, al igual que to­car co­mo te­lo­ne­ro pa­ra ban­das im­por­tan­tes. Las re­des so­cia­les, por ejem­plo co­mo Fa­ce­book, fun­cio­nan muy bien. Creo que el se­cre­to es­tá en la com­bi­na­ción de ac­tua­li­zar y es­tar pre­sen­te en las re­des so­cia­les y se­guir crean­do mú­si­ca, pa­ra ofre­cer co­sas nue­vas con fre­cuen­cia. Por su­pues­to, to­car mu­cho en di­rec­to. En nues­tro ca­so la ver­sión de una can­ción (de Hot Cho­co­la­te) que hi­ci­mos pa­ra la pe­lí­cu­la Yo, Ton­ya (Every 1’s a win­ner), que se pue­de es­cu­char en el trái­ler, fue al­go muy im­por­tan­te pa­ra dar­nos a co­no­cer a más gen­te. Hu­bo gen­te que nos di­jo que nos es­cu­cha­ron en ese trái­ler y que qui­sie­ron pro­fun­di­zar más en lo nue­vo que ha­bía­mos he­cho y que no po­dían de­jar de es­cu­char Fa­vou­ri­te plea­su­res, que se po­nían el CD o se lo po­nían en el co­che cons­tan­te­men­te.

Re­ci­bis­teis un pre­mio en vues­tra ciu­dad na­tal, Glas­gow, por vues­tra con­tri­bu­ción a la mú­si­ca. ¿Có­mo lo vi­vis­teis?

Ah, ¡sí! Eso fue ha­ce al­gu­nos años. Nos die­ron el pre­mio por la me­jor ban­da de rock es­co­ce­sa y por nues­tra con­tri­bu­ción a la mú­si­ca. Es al­go muy bo­ni­to. Es alu­ci­nan­te te­ner una ca­rre­ra que se ex­pan­de, es in­creí­ble pen­sar que va­mos a cum­plir 30 años co­mo ban­da el año que vie­ne. Me sien­to muy afor­tu­na­do, muy afor­tu­na­do, de ver­dad, por se­guir ha­cien­do es­to. Nun­ca pen­sé que es­ta­ba ga­ran­ti­za­do el éxi­to co­mo ban­da, pe­ro he­mos tra­ba­ja­do muy du­ro pa­ra con­se­guir­lo, gra­cias a que ama­mos lo que ha­ce­mos.

¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia de ha­ber sa­li­do de gi­ra con The Ro­lling Sto­nes con Ur­ban Jun­gle?

¡Ah! Gi­rar con The Ro­lling Sto­nes fue in­creí­ble. Nun­ca ha­bía­mos to­ca­do en es­ta­dios an­tes. Creo que cuan­do pa­sa­mos por España tam­bién to­ca­mos en el estadio del Atlé­ti­co de Ma­drid. Fue in­creí­ble, aun­que oja­lá re­cor­da­ra mu­chas más co­sas aho­ra, por­que por en­ton­ces era muy jo­ven, y qui­zás no le da­ba tan­ta im­por­tan­cia a lo que es­ta­ba vi­vien­do. Fui­mos muy afor­tu­na­dos de en­trar en ese tour. Fue un sue­ño to­car en es­ta­dios por to­da Eu­ro­pa. Re­cuer­do pre­gun­tar­le a Mick Jag­ger que por qué de en­tre to­das las ban­das que po­dían lla­mar pa­ra la gi­ra, por qué nos eli­gie­ron a no­so­tros. Él me res­pon­dió que le re­cor­dá­ba­mos a ellos cuan­do em­pe­za­ron. Me pa­re­ció un cum­pli­do pre­cio­so.

¿Có­mo ves el fu­tu­ro de la ban­da? ¿Cuán­do pen­sáis po­ne­ros con el si­guien­te dis­co?

Aho­ra no te­ne­mos na­da pen­sa­do por­que nos que­da un lar­go tour por de­lan­te. Qui­zás en vis­tas al año que vie­ne nos plan­tea­mos al­go. Con el dis­co Fa­vou­ri­te Plea­su­res ha­re­mos una gi­ra por Reino Uni­do en Sep­tiem­bre. Pe­ro que­re­mos te­ner un pu­ña­do de can­cio­nes lis­tas pa­ra em­pe­zar a gra­bar el año que vie­ne.

¿Qué con­se­jos les da­rías a los gru­pos jó­ve­nes que es­tán emer­gien­do par­tien­do de tu lar­ga ex­pe­rien­cia?

Creo que en el mun­do mo­derno tie­nes que ser muy ac­ti­vo en las re­des so­cia­les, co­mo he­mos di­cho, es lo más im­por­tan­te. Pe­ro la ba­se es sa­ber lo que es­tás ha­cien­do, sa­ber to­car muy bien la gui­ta­rra. Nun­ca hay que ti­rar la toa­lla, ni hay que ren­dir­se. Hay que con­ti­nuar es­cri­bien­do cons­tan­te­men­te can­cio­nes y es­cu­chan­do mu­cha mú­si­ca con­ti­nua­men­te, no só­lo rock and roll, sino gé­ne­ros di­fe­ren­tes. Esa es la ba­se hay que es­tar ham­brien­to de mú­si­ca. Yo lo si­go es­tan­do, pe­ro pa­sa­dos los años de una for­ma más ma­du­ra. Hoy en día es muy com­pli­ca­do con­se­guir ac­tual­men­te un con­tra­to dis­co­grá­fi­co. Mien­tras que aho­ra los con­tra­tos son por un año o pa­ra un dis­co, an­tes po­días fir­mar por cin­co dis­cos. Es un pro­ble­ma por­que pa­ra con­ver­tir­te en buen mú­si­co y buen com­po­si­tor no lo pue­des ha­cer en un dis­co, ne­ce­si­tas dos o tres. Pe­ro aho­ra tie­ne que fun­cio­nar to­do en un dis­co, in­clu­so en oca­sio­nes si no fun­cio­na el E.P te echan. Tam­bién di­ría que la ven­ta­ja que tie­nen aho­ra lso ado­les­cen­tes que quie­ren ha­cer mú­si­ca es que pue­den su­bir sus tra­ba­jos a las re­des so­cia­les y pue­den in­me­dia­ta­men­te lle­gar a mu­chí­si­mas per­so­nas con só­lo un clic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.