Don Ai­rey

ÚNI­CO EN SU ES­PE­CIE

Metal Hammer (Spain) - - ENTREVISTA - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO Y MIGNON RO­SE FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

Don Ai­rey no ne­ce­si­ta pre­sen­ta­cio­nes. Cual­quier fan del hard rock y el heavy me­tal co­no­ce de so­bra a es­te ge­nio de los te­cla­dos, que nos ha re­ga­la­do al­gu­nos de los me­jo­res mo­men­tos de la his­to­ria de es­ta mú­si­ca a tra­vés de su tra­ba­jo en gru­pos co­mo Rain­bow, Deep Pur­ple u Ozzy, por ci­tar al­gu­nos. Ha com­par­ti­do es­ce­na­rios y es­tu­dios con los me­jo­res mú­si­cos del pa­no­ra­ma y aho­ra nos pre­sen­ta su nue­vo lan­za­mien­to en so­li­ta­rio, “One Of A Kind”, un tí­tu­lo que po­dría de­fi­nir­le a él per­fec­ta­men­te: Vas a sa­car un nue­vo dis­co. Creo que es tu quinto ál­bum en so­li­ta­rio. ¿Qué nos pue­des de­cir de es­te dis­co? ¿Có­mo lo des­cri­bi­rías?

Po­día de­di­car­me a ello es­po­rá­di­ca­men­te. Te­nía tan­tas coas que ha­cer en­tre me­dias. Los miem­bros de la ban­da te­nían otras ocu­pa­cio­nes tam­bién. Hi­ci­mos al­gu­nas can­cio­nes allí, otras allá. Gra­ba­mos al­gu­nas gui­ta­rras, al­gu­nas vo­ces tam­bién, y me gus­ta pen­sar en él co­mo un dis­co de rock in­glés tra­di­cio­nal.

¡Sí! De­fi­ni­ti­va­men­te da esa sen­sa­ción. Lo he es­ta­do es­cu­cha­do es­ta ma­ña­na y hay bas­tan­tes te­mas bue­nos en es­te dis­co. Di­ría que las me­lo­días son muy del hard rock clá­si­co.

Sí, em­pe­za­mos ha­cien­do jams con esos to­nos y ese ti­po de me­lo­días. Creo que en­con­trar el tono ade­cua­do es im­por­tan­te y es al­go que se ha per­di­do en la mú­si­ca ac­tual. Creo que es un so­ni­do bas­tan­te du­ro por los riffs.

Efec­ti­va­men­te, hay can­cio­nes co­mo Lost boys, hay mu­cho heavy ahí.

Sí, sí, es bas­tan­te heavy esa can­ción.

Me ha sor­pren­di­do mu­cho Carl Sen­tan­ce en es­te dis­co, ha he­cho un gran tra­ba­jo vo­cal.

Es un gran­dí­si­mo can­tan­te. He tra­ba­ja­do con él des­de ha­ce diez años, he­mos he­cho mu­chos shows jun­tos y es un gran front­man. Ade­más, es un gran crea­dor de letras de can­cio­nes.

Has es­ta­do muy ocu­pa­do el año pa­sa­do con el úl­ti­mo dis­co de Deep Pur­ple, In­fi­ni­te, aho­ra lo es­tás con tu ál­bum en so­li­ta­rio y con la gi­ra. ¿No pa­ras nun­ca?

La me­jor res­pues­ta pa­ra eso la tie­ne Da­niel Ba­ran­boy el pia­nis­ta clá­si­co. Siem­pre es­tá ha­cien­do co­sas por to­do el mun­do. Le pre­gun­té :”¿Có­mo lo ha­ces?”, y me res­pon­dió: “Só­lo ha una so­la co­sa al mis­mo tiem­po”. Me pa­re­ció una res­pues­ta bue­ní­si­ma. ¡Ese es el se­cre­to!

¿Y có­mo lo­gras cam­biar el chip de ha­cer In­fi­nity de Deep Pur­ple a tu mú­si­ca en so­li­ta­rio?

Lo or­ga­ni­zas en di­fe­ren­tes sec­cio­nes en las que jue­gas ro­les di­fe­ren­tes, en los que eres una per­so­na di­fe­ren­te en ca­da pro­yec­to. En mi tra­ba­jo en so­li­ta­rio al ser el je­fe ten­go que ser muy cui­da­do­so con to­do, mien­tras que con Deep Pur­ple ha­ces lo que te pi­den y en di­rec­to es una es­pec­ta­cu­lar.

¿Es­tás pen­san­do en sa­lir de gi­ra con es­te tra­ba­jo One of a kind?

Bueno, ya ve­re­mos. Ca­da mar­zo sue­lo sa­lir de gi­ra con mi ban­da. De mo­men­to só­lo to­ca­re­mos dos te­mas de One of a kind por­que no sa­le has­ta ma­yo. Es­pe­ro que a fi­na­les de año ha­ga­mos un tour con One of a kind, sí.

¿Tie­nes al­gu­nos te­mas fa­vo­ri­tos de One of a kind?

¡Oh!, sí. me en­can­ta Vic­tim of pain y Re­mem­ber to call, creo que hi­ci­mos un buen tra­ba­jo en es­ta úl­ti­ma con las gui­ta­rras y la ins­tru­men­ta­ción.

Es­ta­ba pen­san­do en eso, en es­te ál­bum tra­ba­jas con Si­mon Mc­bri­de, y por su­pues­to no es lo mis­mo, pe­ro hay par­tes de te­cla­dos y gui­ta­rras que me re­cuer­dan al tra­ba­jo que hi­cis­te con Gary (Moo­re) an­te­rior­men­te.

¡Sí! Es muy di­ver­ti­do te­ner a Si­mon cer­ca. Es del mis­mo dis­tri­to de Bel­fast que Gary, tie­nen el mis­mo sen­ti­do del humor, ese sen­ti­do de humor ir­lan­dés. Si­mon es una per­so­na muy agra­da­ble con la que tra­ba­jar. Eso me re­cuer­da bas­tan­te a Gary Moo­re.

Has to­ca­do con los que pro­ba­ble­men­te sean los me­jo­res gui­ta­rris­tas de la his­to­ria de la mú­si­ca. Has to­ca­do con Gary Moo­re, Ri­chie Black­mo­re o Randy Rhoads. ¿Con cuál fue más fá­cil tra­ba­jar?

¡Oh! ¡To­dos eran di­fí­ci­les!, ja ja ja. No se­rían bue­nos si no fue­ran di­fí­ci­les, esa es la cues­tión. Es­con­der­te de­trás de esa per­so­na­li­dad y ayu­dar­le a con­se­guir lo que quie­re no es fá­cil. Pue­de ser abru­ma­dor, so­bre to­do el so­ni­do, co­mo la be­lle­za del so­ni­do co­mo el que con­si­gue Ri­chie Black­mo­re. Eso es una de las co­sas más in­creí­bles que he es­cu­cha­do en to­da mi vi­da, es­tar en la mis­ma ha­bi­ta­ción no era al­go sen­ci­llo.

De­bía ser muy tem­pe­ra­men­tal.

Era di­fí­cil tra­ba­jar con él si con­se­guía lo que que­ría, pe­ro si lo con­se­guía era fá­cil tra­ba­jar con él. Ri­chie, ade­más, tie­ne un gran­dí­si­mo sen­ti­do del humor. Randy era un ti­po muy di­ver­ti­do, Gary (Moo­re) tam­bién era al­guien con el que te reías mu­cho.

¿Con cuál de ellos vol­ve­rías a to­car si pu­die­ras?

Creo que no que­rría. Es cues­tión de pen­sar en qué es lo si­guien­te que quie­res ha­cer. Me gus­ta mi­rar ha­cia ade­lan­te, no mi­rar ha­cia el pa­sa­do y vi­vir co­sas que ya he vi­vi­do. No quie­ro tam­po­co ha­cer com­pa­ra­cio­nes.

Bueno, cam­bio la pre­gun­ta. ¿Con qué gui­ta­rris­ta qui­sie­ras to­car que to­da­vía no lo ha­yas he­cho?

No ten­go una pre­fe­ren­cia real­men­te. He to­ca­do con los que más ad­mi­ro la ver­dad.

¿Có­mo es la di­ná­mi­ca en­tre el tra­ba­jo de la gui­ta­rra y el de los te­cla­dos en una ban­da de rock? ¿Có­mo se lo ex­pli­ca­rías a la gen­te?

Lo más im­por­tan­te es la ban­da. La ma­yo­ría de la mú­si­ca rock no vie­ne del te­cla­do, pro­vie­ne de la gui­ta­rra. El te­cla­do po­ne un ha­lo al­re­de­dor del so­ni­do, ese es su tra­ba­jo.

Has crea­do una de las in­tros de te­cla­do más icó­ni­cas del rock , Mr. Crow­ley. Es al­go im­pre­sio­nan­te. ¿Có­mo re­cuer­das el mo­men­to el que la hi­cis­te?

Fue du­ran­te la se­sión de gra­ba­ción del Bliz­zar of Oz. Es­ta­ba con los te­cla­dos en la ca­bi­na de con­trol. Di­je de­jad­me me­dia ho­ra y to­da la man­da me de­jó y vol­vió me­dia ho­ra des­pués. Es to­do lo que re­cuer­do. Los te­cla­dos eran un Ya­maha CS80.

Cuan­do to­cas­te esa in­tro a los de­más, ¿cuál fue la reac­ción?

Ozzy en­tró pri­me­ro y to­qué esa pie­za pa­ra él. Me di­jo:”¡uh!, ¡ha en­tra­do di­rec­to en mi ca­be­za!”, ja ja ja .

¿Qué es lo si­guien­te que tie­nes en men­te? Has sa­ca­do One of a Kind, pue­de que sal­gas de gi­ra. Pe­ro, ¿en qué tie­nes tu pun­to de mi­ra ho­ra, des­pués de pro­mo­cio­nar es­te dis­co?

Te­ne­mos la se­gun­da par­te de la gi­ra de des­pe­di­da, y nos es­ta­mos pre­pa­ran­do pa­ra sa­lir a la ca­rre­te­ra de nue­vo. Tam­bién es­toy tra­ba­jan­do en di­fe­ren­tes pro­yec­tos. Voy a sa­car un dis­co de piano y ha­ré al­go más de pro­mo­ción, y es­toy tra­ba­jan­do en una pie­za pa­ra una or­ques­ta de cuer­da.

El ne­go­cio de la mú­si­ca es muy di­fe­ren­te aho­ra en com­pa­ra­ción al mo­men­to en el que em­pe­zas­te a to­car. Te­ne­mos es­tas pla­ta­for­mas co­mo Spo­tify o itu­nes. Apar­te de ser un ne­go­cio, creo que fo­men­ta una for­ma de es­cu­char mú­si­ca muy en­fo­ca­da al sin­gle ¿Qué pien­sas so­bre es­to co­mo ar­tis­ta?

Bueno, en mis tiem­pos se ha­cía mú­si­ca en una ha­bi­ta­ción con mu­cha gen­te pa­ra otra mu­cha gen­te. Aho­ra ha­ce mú­si­ca una per­so­na pa­ra una per­so­na, pa­ra gen­te que lle­va cas­cos. Ves a to­do el mun­do por la ca­lle con ellos. Aho­ra se ha­ce to­do con má­qui­nas, con Pro­tools. Hay mu­cha gen­te que no me­re­ce es­tar ahí. El ta­len­to es ma­nu­fac­tu­ra­do por pro­duc­to­res muy in­te­li­gen­tes. Creo que soy muy ma­yor pa­ra es­to, ja ja ja.

Creo que he­mos ha­bla­do so­bre to­do lo im­por­tan­te, ¿si hay al­go que desees aña­dir?

Es­pe­ro que a la gen­te le gus­te el dis­co ha si­do ca­si un ac­ci­den­te, pe­ro es­toy en­can­ta­do con él. Creo que es un dis­co muy só­li­do y que es di­fí­cil hoy en día es­cu­char me­lo­días así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.