SCAPE LAND

Cru­do y po­ten­te via­je al me­tal con EVIL MIND PIECES

Metal Hammer (Spain) - - ENTREVISTA - Diego Ga­lin­do gui­ta­rra y lí­der de SCAPE LAND TEX­TO: RI­CARD ALTADILL FO­TOS: AL­FRE­DO M GEISSE Y SCAPE LAND

Scape Land. Nom­bre atí­pi­co, co­mo vues­tra mú­si­ca. ¿Se tra­ta de un nom­bre alea­to­rio o en­cie­rra al­gún sig­ni­fi­ca­do?

Tie­ne mu­chí­si­mo sig­ni­fi­ca­do, al me­nos pa­ra no­so­tros (ri­sas). Di­ga­mos que to­dos te­ne­mos pro­ble­mas, y el úni­co pun­to en el que to­dos con­flui­mos, nos di­ver­ti­mos y lle­ga­mos a dis­fru­tar tan­to co­mo pa­ra ol­vi­dar­nos de to­do, es el lo­cal de en­sa­yo, y es­te se con­vier­te en nues­tro “Scape Land”, nues­tro mun­do don­de es­ca­par.

Y co­mo de­ta­lle cu­rio­so, re­cuer­do que en el lo­cal de en­sa­yo so­ñá­ba­mos des­pier­tos con... “el día que sa­que­mos un dis­co, te­ne­mos que so­ñar a ban­da de fue­ra” y de ahí que eli­mi­ná­ra­mos la le­tra “E” de Es­pa­ña del nom­bre y se que­da­ra “Scape Land”.

Ha­bla­bais de so­ñar des­pier­tos con edi­tar un dis­co y os en­con­tráis ya con vues­tro se­gun­do tra­ba­jo en el mer­ca­do. Aún ten­dréis que re­co­ger fru­tos de es­te Se­gun­do tra­ba­jo, pe­ro ¿có­mo ha si­do la ex­pe­rien­cia con vues­tro ho­mó­ni­mo y ópe­ra pri­ma “Scape Land”?

Uffff, ha si­do al­go bes­tial. Es cier­to que cuan­do edi­ta­mos nues­tro pri­mer tra­ba­jo, co­mo cual­quier ban­da que em­pie­za, no nos co­no­cía na­die y real­men­te apro­ve­cha­mos es­ta cir­cuns­tan­cia pa­ra tra­ba­jar sin pre­sio­nes, sin ex­pec­ta­ti­vas y bá­si­ca­men­te ha­cien­do lo que nos da­ba la ga­na, sin pen­sar en re­per­cu­sio­nes, ni re­ci­bi­mien­tos ni na­da por el es­ti­lo. Lo que nun­ca pu­di­mos ima­gi­nar es precisamente eso, el re­ci­bi­mien­to por par­te de los me­dios es­pe­cia­li­za­dos fue es­pec­ta­cu­lar. Ver­nos en lis­tas de “los me­jo­res lan­za­mien­tos de 2015” fue al­go que nos so­bre­co­gió. Y las reac­cio­nes del pú­bli­co en nues­tros di­rec­tos fue to­tal­men­te ines­pe­ra­da pa­ra no­so­tros. Fue al­go que nos co­gió por sor­pre­sa. No te­ne­mos un es­ti­lo de­fi­ni­do o fá­cil­men­te ca­ta­lo­ga­ble, y es­to es al­go que su­pu­si­mos nos iba a aca­rrear al­gún re­cha­zo, pe­ro la reac­ción fue to­tal­men­te in­ver­sa.

Bueno, y hablando de vues­tros di­rec­tos. Se di­ce que vues­tros di­rec­tos no de­jan in­di­fe­ren­te a na­die. ¿Que los ha­ce tan es­pe­cia­les?

Creo que precisamente nues­tro es­ti­lo “in­de­fi­ni­do” es la cla­ve. Nun­ca sa­bes que te vas a en­con­trar. Fu­sio­na­mos mu­chos sub­gé­ne­ros de me­tal in­ten­tan­do que to­do que­de muy equi­li­bra­do y que ten­ga mu­cho sen­ti­do a ni­vel me­ló­di­co. Pe­ro la reali­dad es que en un mis­mo te­ma pue­des en­con­trar tra­zas de pro­gre­si­vo, th­rash, death, hard rock ¡o in­clu­so glam!, Je­je­je­je. El ca­so es que, de al­gu­na ma­ne­ra, con­se­gui­mos que to­do flu­ya, que fun­cio­ne. No es ex­tra­ño en­con­trar­te que en un mis­mo te­ma veas a Ivan (voz) can­tan­do una ba­se me­ló­di­ca un gri­to agu­do y vol­vien­do a un gu­tu­ral ca­ver­no­so don­de los ha­ya, o en­con­trar­te una ba­se rít­mi­ca ul­tra agre­si­va con un so­lo de gui­ta­rra lleno de fee­ling... creo que eso es lo que ofre­ce­mos en di­rec­to, ¡sor­pre­sa, je­je­je!

De he­cho, gra­cias a nues­tro di­rec­to he­mos con­se­gui­do mu­chas co­sas: Fui­mos ga­na­do­res na­cio­na­les del con­cur­so de ra­dio Uto­pía en 2015, se­mi­fi­na­lis­tas de Wac­ken Me­tal Battle Spain en 2016 y fi­na­lis­tas en es­ta úl­ti­ma edi­ción de 2018.

Ha­ble­mos de vues­tro re­cién es­tre­na­do se­gun­do tra­ba­jo. Pri­mer te­ma “EVIL”, úl­ti­mo te­ma “MIND PIECES” en un ál­bum de nom­bre “EVIL MIND PIECES” es­to pue­de no pue­de ser ca­sual, ¿que nos con­táis so­bre es­to?

Efec­ti­va­men­te, no es ca­sual. De he­cho, es­te dis­co tie­ne po­cas co­sas de­ja­das al azar. Po­dría­mos de­cir que se tra­ta de un dis­co ca­si con­cep­tual, ca­da cor­te, ca­da le­tra, el or­den en el que es­tán dis­pues­tos, es­ta per­fec­ta­men­te me­di­do y he­cho pre­me­di­ta­da­men­te.

A la ho­ra de com­po­ner he­mos in­ten­ta­do que fun­cio­ne co­mo una pie­za úni­ca. Aun­que la his­to­ria no es una, por­que ca­da te­ma cuen­ta la su­ya pro­pia, to­dos ma­ne­jan una te­má­ti­ca co­mún: “Epi­so­dios del com­por­ta­mien­to hu­mano”.

Es­te con­cep­to mez­cla­do con que siem­pre he­mos con­si­de­ra­do que nues­tro es­ti­lo es una lo­cu­ra y que pen­sa­mos que es­te dis­co tie­ne un ca­rác­ter mu­cho más agre­si­vo que el an­te­rior, ha­cen que es­tos nue­ve cor­tes for­men nues­tro se­gun­do tra­ba­jo, nues­tras 9 EVIL MIND PIECES.

EVIL MIND PIECES. Una por­ta­da muy lla­ma­ti­va. ¿Quien es el ar­tis­ta de­trás de es­te es­pec­ta­cu­lar tra­ba­jo?

Se tra­ta de JJFEZ (www.jjfez.com), el mis­mo ar­tis­ta que ya reali­zó to­do lo re­la­cio­na­do con el pri­mer tra­ba­jo. Se tra­ta de un “ar­tis­ta­zo” ga­di­tano, muy ami­go mío per­so­nal, que hoy vi­ve en Ale­ma­nia, pe­ro que es el res­pon­sa­ble de to­do lo que veis so­bre Scape Land. Lo­go, vi­deo­clip, art­work, etc.… nos co­no­ce des­de nues­tros ini­cios y siem­pre ha si­do una ga­ran­tía de pro­fe­sio­na­li­dad, ca­ri­ño y tra­ba­jo. El es quien to­ma las de de de­ci­sio­nes fi­na­les a ni­vel ar­tís­ti­co, no­so­tros só­lo te­ne­mos que de­cir­le qué que­re­mos trans­mi­tir.

En el ca­so de EVIL MIND PIECES ha he­cho al­go ver­da­de­ra­men­te es­pec­ta­cu­lar pa­ra no­so­tros. El con­cep­to de EVIL MIND PIECES no creo que pue­da re­fle­jar­se de me­jor for­ma. Los cor­tes, la san­gre ne­gra, el fon­do ama­ri­llo molesto, trans­gre­sor y atí­pi­co a par­tes igua­les y lo más im­por­tan­te. Nues­tra mas­co­ta “In­sa­ne King” ¡he­cha con par­tes de no­so­tros! Si si, so­mos no­so­tros. Ha usa­do una téc­ni­ca en la que mez­cla fo­to­gra­fía real con in­fo­gra­fía di­gi­tal, de ma­ne­ra que ha con­se­gui­do ha­cer un In­sa­ne King con par­tes de nues­tras ca­ras. No creo que ten­ga­mos ja­más pa­la­bras su­fi­cien­tes pa­ra agra­de­cér­se­lo.

Con­táis con una pro­duc­ción muy po­ten­te en es­te EVIL MIND PIECES. ¿Don­de ha­béis gra­ba­do el dis­co, de ma­nos de quien ha co­rri­do la pro­duc­ción?

Vol­vi­mos a po­ner­nos en ma­nos de Au­dio­ra­ma es­tu­dios, el es­tu­dio de gra­ba­ción don­de ya gra­ba­mos nues­tro pri­mer tra­ba­jo. Pa­ra no­so­tros su­po­nía una ga­ran­tía de que aque­llo que bus­cá­ba­mos, lo con­se­gui­ría­mos. Ja­vier es muy pro­fe­sio­nal, no en vano ha gra­ba­do ya a ban­das tan po­ten­tes co­mo Sau­rom, Gua­da­ña, Trash­tu­ca­da o Elec­tric Alley. La gra­ba­ción fue co­mo siem­pre, rá­pi­da, fá­cil, aun­que tam­bién es cier­to que es­te dis­co fue bas­tan­te más com­ple­jo que el an­te­rior. Hay te­mas que cam­bian de com­pás 3 y 4 ve­ces, me­tró­no­mos en es­ca­le­ra, y al­gu­nos riffs que eran di­fí­ci­les de en­cla­que­tar, je­je­je. Pe­ro Ja­vier, su­po ha­cer­nos to­do es­to muy sen­ci­llo.

Otro te­ma fue la post pro­duc­ción. ¿Sa­bes que pa­sa? Cuan­do gra­ba­mos “Scape Land” era la pri­me­ra vez que nos me­tía­mos en un es­tu­dio, en­ton­ces... ¡to­do so­na­ba bes­tial, to­do fluía y fun­cio­na­ba so­lo! Pe­ro cla­ro, en es­te se­gun­do tra­ba­jo, en el que bus­cá­ba­mos al­go más con­cre­to, ha re­sul­ta­do mu­cho más com­ple­jo de con­se­guir. He es­ta­do dán­do­le vuel­tas ca­si dos me­ses has­ta en­con­trar el so­ni­do que bus­ca­mos. De he­cho, Ja­vier y yo he­mos lle­ga­do a dis­cu­tir en más de una oca­sión por­que yo es­ta­ba lle­van­do el so­ni­do a li­mi­tes de sa­tu­ra­ción en me­sa y es­to a el le po­nía “ner­vio­so” Je­je­je­je. He­mos lle­ga­do a am­pliar es­pec­tros grá­fi­cos de so­ni­dos bus­can­do “ca­ras pla­nas” por­que real­men­te to­do es­tá muy arri­ba. Pe­ro es real­men­te lo que que­ría con­se­guir. Que­ría un dis­co en el que por mo­men­tos el so­ni­do pu­die­ra has­ta “rom­per­se”, un dis­co que so­na­ra muy bien en vo­lú­me­nes muy al­tos, que sa­tu­ra­ra co­nos, que fue­ra real­men­te... ¡po­ten­te! Y creo que des­pués de mu­chí­si­mo tra­ba­jo, lo con­se­gui­mos.

EVIL MIND PIECES, de­fi­ne en po­cas pa­la­bras que su­po­ne en com­pa­ra­ción a vues­tro pri­mer tra­ba­jo.

¡Ja­ja­ja!, ¡me cues­ta ha­blar po­co, lo con­fie­so, JA­JA­JA­JA! Pe­ro si tu­vie­ra que es­co­ger una so­la pa­la­bra, es­ta se­ría “evo­lu­ción”. Real­men­te es al­go que me ob­se­sio­na­ba. Que­ría que EVIL MIND PIECES fue­ra un digno su­ce­sor del Scape Land. ¿Sa­bes qué pa­sa? Cuan­do com­pu­se Scape Land, hi­ce bá­si­ca­men­te lo que me dio la ga­na. Pe­ro es­te pri­mer dis­co nos tra­jo mu­chí­si­mas ale­grías, mu­chí­si­mas re­views, aná­li­sis, pre­mios, co­men­ta­rios de se­gui­do­res, y es­to pe­sa, po­si­ti­va­men­te, pe­ro pe­sa mu­chí­si­mo. Cuan­do he com­pues­to el se­gun­do, y aun­que he vuel­to a ha­cer lo que me ha da­do la ga­na, es cier­to que to­do es­to me ha in­flui­do y mu­cho. Al fi­nal un dis­co es la su­ma de mu­chas co­sas y evi­den­te­men­te to­do afec­ta e in­flu­ye. Las lí­neas de vo­ces de Ivan, las nue­vas lí­neas de ba­te­rías de Adrian, que no pu­do par­ti­ci­par en el pro­ce­so en el pri­mer dis­co, ¡to­do in­flu­ye! Y se ha vis­to re­fle­ja­do en EVIL MIND PIECES. Creo que he­mos da­do un sal­to ade­lan­te no so­lo a ni­ve­les de com­po­si­ción, sino a ni­ve­les de pro­duc­ción, por ello si tu­vie­ra que es­co­ger una pa­la­bra, es­ta se­ría “Evo­lu­ción”

-Es­te año ha­béis si­do fi­na­lis­tas de Wac­ken Me­tal Battle Spain. ¿Que tal la ex­pe­rien­cia, vol­ve­réis a in­ten­tar­lo?

¡Ab­so­lu­ta­men­te si!, je­je­je­je. Ya su­pu­so pa­ra no­so­tros un an­tes y un des­pués la se­mi­fi­nal de Ma­drid de 2016. En ella co­no­ci­mos mu­chas ban­das que lo ha­cían muy bien, mu­chas ban­das tan gran­des, una or­ga­ni­za­ción, un mon­ta­je, me­dios, fo­tó­gra­fos, un en­torno tan pro­fe­sio­na­li­za­do que di­ga­mos, nos abrió los ojos. Nos hi­zo ver en que nos es­tá­ba­mos equi­vo­can­do y por don­de te­nía­mos que tra­ba­jar si que­ría­mos ser me­jo­res, bá­si­ca­men­te. So­lo por es­to, ya me­re­ce la pe­na. Si, en es­te año lle­ga­mos a ser fi­na­lis­tas, así que al­go pa­re­ce que, si apren­di­mos, je­je je­je. Y en es­ta fi­nal he­mos vuel­to a cre­cer un po­qui­to más, 8 ban­das “de 10” li­te­ral­men­te. Ver­te in­mer­so en un con­cier­to tan es­pe­cial co­mo par­te de ello es evi­den­te que te en­ri­que­ce, sin du­da. Jo­der, por ahí han pa­sa­do nombres co­mo Cri­six, Ra­ven­blood, Vita Ima­na, Trallery, In Mu­te... Pa­ra una ban­da no­vel co­mo éra­mos en­ton­ces y so­bre to­do des­co­no­ci­da, co­mo se­gui­mos sien­do, una Me­tal battle su­po­ne una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra co­mo po­cas, un es­ca­pa­ra­te úni­co y en de­fi­ni­ti­va una opor­tu­ni­dad im­pa­ga­ble. Ga­nas se­gui­do­ras, ga­nas con­tac­tos, ami­gos, sur­gen bolos, en­tras en con­tac­to con nue­vos me­dios. Si sa­bes su­bir­te al tren” y apro­ve­char la opor­tu­ni­dad, es al­go es­pec­ta­cu­lar y más que re­co­men­da­ble pa­ra cual­quier ban­da emer­gen­te.

¿Cua­les son vues­tros pró­xi­mos ob­je­ti­vos con es­te EVIL MIND PIECES?

¿Ob­je­ti­vos?, ¡Nin­guno y to­dos! Me ex­pli­co. No­so­tros nun­ca le pon­dre­mos te­cho a es­to. No sa­be­mos has­ta don­de se­re­mos ca­pa­ces de lle­gar. ¡Al fi­nal es­to se tra­ta de una de­vo­ción muy cos­to­sa y que cues­ta mu­chí­si­mo tra­ba­jo y di­ne­ro, pe­ro sin la que no po­de­mos vi­vir! Je­je­je­je. En es­tos tres años de tra­ba­jo con Scape Land he­mos he­cho mu­chí­si­mas co­sas, vi­vi­do mu­chí­si­mo jun­tos, via­ja­do mu­chí­si­mo y dis­fru­ta­do de mu­chí­si­mas ban­das, con­cier­tos, se­gui­do­res y de to­dos ellos mu­chos nue­vos ami­gos. Es es el ca­mino que que­re­mos se­guir.

¿Cuán­do sal­drá a la ven­ta y don­de po­dre­mos ad­qui­rir EVIL MIND PIECES?

El dis­co sa­le a la ven­ta el 11 de Ju­lio. Pa­ra es­te se­gun­do tra­ba­jo va­mos a po­né­ros­lo muy fá­cil. Am­bos dis­cos es­ta­rán dis­po­ni­bles en nues­tra tien­da ofi­cial, que es­tá dis­po­ni­ble des­de nues­tra web. Pe­ro ade­más es­ta­rá dis­po­ni­ble en to­das las tien­das di­gi­ta­les exis­ten­tes. Ade­más de las clá­si­cas pla­ta­for­mas ti­po Spo­tify. Ade­más, va­mos a crear unos packs de lan­za­mien­to pa­ra que quien no ten­go aun nues­tro pri­mer tra­ba­jo pue­da com­prar­lo a un pre­cio muy es­pe­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.