La rei­na ado­ra­ble

Metal Hammer (Spain) - - ENTREVISTA - TEX­TO: DA­NI BUENO FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

Un día de mar­zo, de re­pen­te, re­ci­bes un men­sa­je en el que po­ne, sin ma­yor di­la­ción: “Ey. 28 de abril. Re­sér­va­lo li­bre, que igual te vas a Ale­ma­nia”. Una vez lo ves, te ale­gras, co­mo es nor­mal cuan­do eres una per­so­na a la que le gus­ta via­jar, pe­ro, cla­ro, pre­gun­tas por qué. En ese mo­men­to, te con­fir­man que es pa­ra es­cu­char el nue­vo dis­co que pu­bli­ca Do­ro en el mes de agos­to en las ofi­ci­nas de Nu­clear Blast y pa­ra en­tre­vis­tar a la “Rei­na del Heavy Me­tal”, y así es co­mo em­pie­za la aven­tu­ra bá­va­ra de Me­tal Ham­mer con la vo­ca­lis­ta ger­ma­na.

Tras ce­rrar con la dis­co­grá­fi­ca los vue­los y tre­nes pa­ra lle­gar a su se­de en Donz­dorf, un pue­blo re­cón­di­to de Ale­ma­nia, lle­gó el sá­ba­do 28 de abril, día en el que es­ta­ba pre­vis­to el even­to con pren­sa de to­da Eu­ro­pa. Uno de los ele­men­tos que se sue­le des­ta­car de los bá­va­ros es que fun­cio­nan co­mo re­lo­jes y son se­rios y pun­tua­les. En re­la­ción al trans­por­te, ni mu­cho me­nos. El avión lle­gó al­go re­tra­sa­do, lo que hi­zo que, si no hu­bie­ra ido co­rrien­do des­de el ae­ro­puer­to de Frankfurt ha­cia la es­ta­ción que tie­ne el mis­mo de tre­nes (don­de ade­más, de ca­sua­li­dad, coin­ci­dí con Toun­dra que ve­nía de to­car en su “show se­cre­to” en el Vor­tex Sur­fer Mu­si­klub de Sie­gen), no hu­bie­se lle­ga­do a la ho­ra pre­vis­ta de sa­li­da del pro­pio tren ha­cia Stutt­gart. Unos 20 mi­nu­tos tar­de, lo que po­dría equi­pa­rar­se al AVE en Es­pa­ña, sa­lió des­de el ae­ro­puer­to de Frankfurt. Se pre­veía un cam­bio muy ajus­ta­do con el si­guien­te tren que ha­bría que co­ger pa­ra lle­gar a Süßen des­de Stutt­gart, y, tan apu­ra­do fue, que pu­de ver có­mo el se­gun­do tren al que te­nía que su­bir se mar­cha­ba de­lan­te de mi ca­ra.

Es­ta cir­cuns­tan­cia hi­zo que avi­sa­ra a la dis­co­grá­fi­ca, la cual res­pon­dió que otros dos com­pa­ñe­ros es­ta­ban en la mis­ma si­tua­ción, al­go que con­sue­la (el di­cho de mal de mu­chos, con­sue­lo de ton­tos, tie­ne más po­der tran­qui­li­zan­te en la men­te del que pa­re­ce). Una ho­ra des­pués par­tió otro tren des­de Stutt­gart a Süßen (es­te no era AVE, sino el equi­va­len­te a un cer­ca­nías) y al lle­gar nos recogieron en un co­che de un miem­bro de Nu­clear Blast pa­ra lle­var­nos al ho­tel. Es­to, que se lee en po­cos mi­nu­tos, es un re­su­men de lo su­ce­di­do des­de las 7 de la ma­ña­na has­ta las 3 de la tar­de.

Po­cos mi­nu­tos des­pués par­ti­mos ha­cia la se­de de Nu­clear Blast, muy cer­ca­na al lu­gar don­de nos hos­pe­dá­ba­mos to­da la pren­sa a la que in­vi­tó la dis­co­grá­fi­ca. Al re­unir­nos to­dos en la “sa­la de jue­gos” que po­seen y char­lar pa­ra co­no­cer­nos y com­par­tir pa­re­ce­res acer­ca de nues­tros paí­ses, gru­pos, gus­tos y me­dios de co­mu­ni­ca­ción, nos lle­va­ron a to­dos a otra es­tan­cia pa­ra que el ac­to se ini­cia­se de ver­dad.

El di­rec­tor de Nu­clear Blast dio pa­so sin de­ma­sia­dos preám­bu­los a Do­ro pa­ra que pre­sen­ta­se su nue­vo tra­ba­jo. La can­tan­te, co­mo es ha­bi­tual, se mos­tra­ba exul­tan­te, qui­zás más de lo co­mún, y siem­pre se co­mu­ni­ca­ba con no­so­tros en un tono muy amis­to­so y re­ple­to de ilu­sión en ca­da una de sus pa­la­bras. La pro­pia vo­ca­lis­ta se sen­tó jun­to a no­so­tros a es­cu­char sus can­cio­nes, y se no­ta­ba lo que le gus­tan, ya que vi­vía a to­pe ca­da una de ellas y al fi­nal de al­gu­nas ha­cía al­gún bre­ve co­men­ta­rio so­bre las mis­mas. Al ser un dis­co do­ble el que nos es­ta­ba pre­sen­tan­do, se hi­zo un pe­que­ño des­can­so en­tre la re­pro­duc­ción de am­bos, mo­men­to en el que ca­da miem­bro de la pren­sa apro­ve­chó pa­ra te­ner sus pri­me­ras pa­la­bras del día con Do­ro. Ma­ja no, lo si­guien­te, es la me­jor de­fi­ni­ción po­si­ble que se le pue­de otor­gar a es­ta mu­jer. Muy aten­ta, ca­ri­ño­sa y con muy buen ro­llo en to­do mo­men­to.

Pu­sie­ron de nue­vo la se­gun­da par­te de ‘Fo­re­ver Wa­rriors, Fo­re­ver Uni­ted’, y des­pués de ella (ha­bla­re­mos de có­mo es al com­ple­to en el nú­me­ro de Me­tal Ham­mer de agos­to), Do­ro vol­vió a ha­blar pa­ra to­dos re­su­mien­do los as­pec­tos prin­ci­pa­les de es­te ál­bum do­ble. Aca­ba­da es­ta par­te del ac­to, cer­ca de las 18:00h, era el turno de la ce­na (sí, aquí en Es­pa­ña se­ría la me­rien­da de to­da la vi­da). No pu­sie­ron sand­wich de no­ci­lla precisamente, sino que ha­bía un par de ti­pos de fi­le­tes, pa­ta­tas, sal­sas y to­da cla­se de ver­du­ra pa­ra ha­cer­se en­sa­la­das de for­ma li­bre. En cuan­to a la be­bi­da, ha­bía de to­do. Ob­via­men­te, no po­día fal­tar cer­ve­za, lo que pi­dió la ma­yo­ría de la gen­te que se en­con­tra­ba allí.

La es­pe­ra has­ta las 22:40h, ho­ra en la que fi­nal­men­te se lle­vó a ca­bo la en­tre­vis­ta (a pe­sar de es­tar pre­vis­ta pa­ra las 21:30h en la ho­ja de ru­ta), trans­cu­rrió en la an­tes men­cio­na­da “sa­la de jue­gos”, don­de tam­bién ha­bía­mos co­mi­do, y en la que la ma­yo­ría es­tu­vi­mos hablando de fes­ti­va­les a los que he­mos ido o ire­mos, anéc­do­tas en con­cier­tos o con gru­pos y esos te­mas tan ori­gi­na­les que se nos ocu­rren a los que nos de­di­ca­mos a la pren­sa mu­si­cal en el ám­bi­to me­ta­le­ro. Las má­qui­nas pa­ra ju­gar al pin­ball de ban­das co­mo AC/DC o Me­ta­lli­ca y el fut­bo­lín (don­de me en­car­gué de de­mos­trar que so­mos los me­jo­res en ese de­por­te pe­se a que soy un pa­que­te, así que es me­jor no pen­sar en lo mal que ju­ga­ban ellos) fue­ron ele­men­tos que ayu­da­ron a ame­ni­zar el pe­rio­do has­ta que lle­gó nues­tro turno pa­ra char­lar con Do­ro.

En ese ra­to, el di­rec­tor de Nu­clear Blast apro­ve­chó tam­bién pa­ra pe­dir­nos una bre­ve opi­nión de lo que nos ha­bía pa­re­ci­do el nue­vo tra­ba­jo, tan­to por es­cri­to, co­mo a al­gu­nos en ví­deo pa­ra el ca­nal de la dis­co­grá­fi­ca en You­tu­be, que es muy da­do a su­bir es­te ti­po de con­te­ni­do.

Por fin, el turno pa­ra que Me­tal Ham­mer en­tre­vis­ta­se a Do­ro vio la luz, el úl­ti­mo del día, y pu­de es­tar ca­si tres cuar­tos de ho­ra con la “Rei­na del Heavy Me­tal”. Sus bue­nas pa­la­bras so­bre ami­gos que han caí­do por el ca­mino co­mo Ron­nie Ja­mes Dio o Lemmy Kil­mis­ter no fal­ta­ron jun­to con su amor por el pú­bli­co es­pa­ñol, que di­jo que le en­can­ta­ba por­que no es tan frío co­mo el de mu­chas par­tes de Eu­ro­pa y en con­cre­to de su país, Ale­ma­nia, en ca­da ins­tan­te de la en­tre­vis­ta, la cual pu­bli­ca­re­mos jun­to a la crí­ti­ca del dis­co co­mo se ha avan­za­do an­te­rior­men­te.

Ter­mi­na­da la con­ver­sa­ción “ofi­cial” y des­pués de com­par­tir un pe­que­ño ra­to con Do­ro y el di­rec­tor de la dis­co­grá­fi­ca, me di­ri­gí al sa­lón don­de es­tá­ba­mos to­dos pa­ra to­mar al­go an­tes de que los miem­bros de la pren­sa allí reuni­dos de­ci­dié­se­mos pe­dir­le a la gen­te que aún es­ta­ba del equi­po de Nu­clear Blast que nos lle­va­se de vuel­ta al ho­tel. Pues­to que la ma­yo­ría de los me­dios allí pre­sen­tes eran ale­ma­nes y los que no te­nían miem­bros que ha­bla­ban di­cho idio­ma, lo que más se es­cu­cha­ba por allí eran con­ver­sa­cio­nes en el pro­pio ale­mán o, sino, en in­glés (len­gua en la que yo me co­mu­ni­qué con la ma­yo­ría, ya que, por des­gra­cia, de ale­mán no ten­go ni idea). Con uno de los que acu­die­ron a la ci­ta de Ita­lia y una chi­ca de Fran­cia que ha­bían vi­vi­do en Es­pa­ña y es­tu­dia­do es­pa­ñol res­pec­ti­va­men­te sí que pu­de ha­blar en cas­te­llano du­ran­te un bre­ve pe­rio­do, pe­ro bá­si­ca­men­te en­tre ri­sas pa­ra que ellos pro­ba­sen cuál era su ni­vel de es­pa­ñol an­te un na­ti­vo.

Al día si­guien­te, nos reuni­mos los acre­di­ta­dos de los me­dios en el desa­yuno del ho­tel (con un yo­gur ex­qui­si­to, por cier­to). Las ca­ras de sue­ño eran evi­den­tes, pe­se a que hu­bo gen­te que dur­mió más ho­ras que otros, pe­ro siem­pre que una alar­ma sue­na pa­ra des­per­tar­te, el can­san­cio es­tá ahí. En mi ca­so, mis tre­nes pa­ra vol­ver al ae­ro­puer­to re­tor­na­ban por la ma­ña­na, por lo que po­co des­pués de desa­yu­nar, a co­ger las co­sas y en mar­cha. De nue­vo, pri­mer tren (cer­ca­nías) con re­tra­so, y se­gun­do (el AVE de allí) tar­de. Pa­ra no per­der la cos­tum­bre del fin de se­ma­na, el avión te­nía unos pre­sun­tos pro­ble­mas con el com­bus­ti­ble, así que... sí, lo has adi­vi­na­do... TAR­DE. Al me­nos, los pro­ble­mas no eran gra­ves, o no lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra pro­vo­car una des­gra­cia, ya que has po­di­do leer có­mo me fue por tie­rras ger­ma­nas. To­do co­rrec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.