2018 Spi­rit On Tour

Metal Hammer (Spain) - - TOUR REPORT -

No pa­re­cía muy real y ca­si sin ha­ber­nos he­cho a la idea de lo que se nos ve­nía en­ci­ma ya es­tá­ba­mos me­ti­dos de lleno en es­ta aven­tu­ra. Una se­ma­na atrás de em­pe­zar “Le Tour De La Gui­llo­ti­ne” aca­bá­ba­mos de in­te­rrum­pir la gra­ba­ción de nues­tro ter­cer ál­bum en Psy­cho­so­ma­tic Re­cor­ding Stu­dio y se­cues­tra­mos de su gua­ri­da a quien lo cus­to­dio; Me­ga, cuar­to miem­bro de la ban­da pa­ra no­so­tros, nues­tro pro­duc­tor y quien nos so­no­ri­za tan­to en es­tu­dio co­mo en di­rec­to precisamente pa­ra en­ca­rar las 18 fe­chas que se nos ve­nían por de­lan­te.

Has­ta la no­che an­te­rior to­do pa­re­cía muy le­jano pe­ro ya ha­bía lle­ga­do, eran las 06:00 de la ma­ña­na del 4 de ma­yo sen­ta­dos en nues­tro asien­to del avión que nos lle­va­ría a Düs­sel­dorf pa­ra to­car aque­lla mis­ma no­che en la mí­ti­ca sa­la Tu­rock en Es­sen, Ale­ma­nia y afron­tar la pri­me­ra no­che de lo que se­ría nues­tra pri­me­ra gi­ra eu­ro­pea.

Re­sul­ta evi­den­te que esa ilu­sión y esas ga­nas por de­mos­trar lo que eres so­bre el es­ce­na­rio cuan­do se te brin­dan 18 oca­sio­nes pa­ra ha­cer­lo fue­ra de ca­sa, se tra­duz­can en for­ma de ner­vios. Uno se plan­tea si lo que ha he­cho has­ta el mo­men­to es­tá bien, si se ha pre­pa­ra­do lo su­fien­te y de­más cues­tio­nes que re­sul­tan va­na­les cuan­do se di­fu­mi­nan al so­nar el pri­mer acor­de y pien­sas “a to­mar por cu­lo, aho­ra to­ca dis­fru­tar­lo”. Re­sul­ta cu­rio­so que ese pri­mer acor­de aca­ba­ra con esos ner­vios pa­ra el res­to de la gi­ra…

La no­che en Es­sen fue una lo­cu­ra, era la pri­me­ra to­ma de con­tac­to y el mo­men­to en que 3 ban­das que prác­ti­ca­men­te no se co­no­cen de na­da afron­tan el có­mo se va a tra­ba­jar du­ran­te las pró­xi­mas tres se­ma­nas. Sin ca­si dar­nos cuen­ta, la sa­la se em­pie­za a lle­nar y cuan­do em­pe­za­mos el con­cier­to la co­ne­xión con el pú­bli­co teu­tón fue in­me­dia­ta, la sa­la ar­día y más de un cen­te­nar de per­so­nas que no nos co­no­cían de na­da hi­cie­ron que nos sin­tié­ra­mos co­mo en ca­sa, su­man­do a la ecua­ción el co­no­cer a Da­vid Sán­chez, can­tan­te de Ha­vok que jus­to ha­bían aca­ba­do una se­ma­na atrás su gi­ra eu­ro­pea en Ale­ma­nia y se pa­só por la sa­la a ver los con­cier­tos, brin­dan­do un de­but eu­ro­peo que su­pe­ra­ba nues­tras ex­pec­ta­ti­vas.

Esa mis­ma no­che co­no­ce­mos el bus que se­rá nues­tra ca­sa du­ran­te el res­to de la gi­ra y se em­pie­za a to­mar con­tac­to con lo que al fi­nal de es­te via­je se han con­ver­ti­do en al­go muy cer­cano a una fa­mi­lia. Con los pri­me­ros que cru­za­mos pa­la­bras fue con An­ge­lus Apa­tri­da, so­bra de­cir que de ba­se, ya su­po­ne un ho­nor que qui­sie­ran con­tar con no­so­tros en su pri­mer tour co­mo head­li­ners, lo fli­pá­ba­mos con ellos pre­via­men­te a es­ta ex­pe­rien­cia y a pos­te­rio­ri, nos lle­va­mos una gran amis­tad a ca­sa. Con Ske­le­tal Re­mains ha­bla­mos lo que pu­di­mos/pu­die­ron el pri­mer día, con el ro­llo del jetlag pa­re­cían zom­bies los po­bres y re­sul­tó com­pren­si­ble que no es­tu­vie­ran co­mo pa­ra ba­ta­llar con nues­tro in­glés ja­ja

A la ma­ña­na si­guien­te ama­ne­ci­mos en Roe­se­la­re, Bél­gi­ca; De Ver­lih­te Geest… ¡Jo­di­da­men­te im­pro­nun­cia­ble! Por lo que ya el se­gun­do día Hum­ber­to des­cu­bre que es me­jor no tra­tar de ha­cer bir­gue­rías an­te el mi­cro con es­ta cla­se de nombres que les po­nen a las sa­las por el res­to del mun­do ja­ja Una sa­la mí­ti­ca del te­rri­to­rio bel­ga aun­que mu­cho más hu­mil­de que la del día an­te­rior en Ale­ma­nia, que cuan­do se em­pe­zó a lle­nar de gen­te me­jo­ró mu­cho su as­pec­to que­dan­do una no­che muy bru­tal!

Tras una no­che que alar­ga­mos a ba­se de cer­ve­za, uno se va a dor­mir ca­si a la ho­ra que arran­ca el bus, lle­ván­do­nos di­rec­ta­men­te a una de las me­jo­res sa­las

que he­mos co­no­ci­do has­ta aho­ra, la Idu­na de Drach­ten. Nues­tra pri­me­ra vez en Holanda y nues­tra pri­me­ra vez afron­tan­do el pú­bli­co ho­lan­dés, que has­ta pa­sa­da la cuar­ta can­ción fue du­ri­llo la ver­dad, a par­tir de ahí la gen­te se ablan­dó, in­ter­ac­tuó y co­mo quien di­ce ya le que­da­ba na­da al con­cier­to. Al fi­nal la res­pues­ta fue bue­na y fue es­ta no­che cuan­do em­pe­za­mos a dar­nos cuen­ta que ir­se de gi­ra no tie­ne na­da que ver con co­no­cer paí­ses… en to­do ca­so co­no­ces sa­las y qui­zá al­gu­na pla­za/ca­lle­jue­la cu­rio­sa, era el ter­cer día, ha­bía­mos pa­sa­do por tres paí­ses di­fe­ren­tes y só­lo ha­bía­mos vis­to mu­cha ro­pa ne­gra y mu­chos me­le­nu­dos, o sea que de pu­ta ma­dre por­que era exac­ta­men­te lo que ve­nía­mos bus­can­do ja­ja!

Tras holanda nos que­da­ban por de­lan­te 4 no­ches ale­ma­nas y co­mo quien di­ce por pri­me­ra vez en nues­tra ca­rre­ra, to­ca­mos en­tre se­ma­na otro día que no fue­ra un jue­ves. Muy con­ten­tos al lle­var­nos un buen pu­ña­do de fans que se acer­ca­ron a la sa­la Jun­gle en Köln y la no­che si­guien­te en Ham­bur­go re­sul­tó ser to­do un éxi­to -em­pe­zó jo­di­do, con un atas­co bru­tal en la au­to­pis­ta de Bre­men y es­cu­chan­do por pri­me­ra vez a nues­tro que­ri­dí­si­mo con­duc­tor Ni­ko (alias Ma­la­ca) ca­gar­se en to­do lo ca­gable en grie­go-, en un mar­tes, un lu­gar lla­ma­do Bam­bi Ga­lo­re con unas 80-100 per­so­nas que co­mo quien di­ce no da­ba pa­ra mu­cho más nos re­ci­bió con los bra­zos abier­tos; esa no­che es­tu­vi­mos a pun­to de co­no­cer el des­fa­se de nues­tros her­ma­nos Ske­le­tal Re­mains, que se ani­ma­ron a vi­si­tar St. Pau­li, pe­ro los per­di­mos y nos que­da­mos de pa­li­que con Jo­se Iz­quier­do hablando de sus ba­ta­llas en Chi­na. Ros­tock y su Pe­ter-weiss-haus nos brin­do el prin­ci­pio de bo­lo más de­sola­dor que nun­ca he­mos vi­vi­do, em­pe­zan­do la can­ción con dos asis­ten­tes… ¡y aca­ban­do la mis­ma can­ción con unos 60! De­be de ser al­gún ti­po de he­chi­ce­ría ale­ma­na, pe­ro va­mos pa­ra ser el gru­po que abre la ve­la­da, hay que va­lo­rar­lo co­mo lo que es, po­co a po­co se fue lle­nan­do el asun­to que­dó una no­che pa­ra el re­cuer­do, so­bre to­do por­que co­no­ci­mos lo que era un Beer­gar­den en Ale­ma­nia, Ros­tock es ciu­dad uni­ver­si­ta­ria… ¡To­do un des­troy! Al día si­guien­te nos des­pe­día­mos del te­rri­to­rio teu­tón en Seb­nitz, en el Won­ne­mond Fes­ti­val, un fes­ti­val al ai­re li­bre en el que co­no­ci­mos la ca­gale­ra que te brin­da un chu­crut y a ha­cer

beard­ban­gig, co­mo sue­na, por ahí se es­ti­la me­near la bar­ba a fal­ta de pe­lo… ¡Nos lle­van mu­cha ven­ta­ja!

Tres fe­chas en la Re­pú­bli­ca Che­ca por de­lan­te en las que nues­tro ba­te­ría Sebas no las te­nía to­das con­si­go, em­pe­zó el con­cier­to de Pra­ga muy bien, y sa­lió de la sa­la Mo­drá Vo­pi­ce con fie­bre, pa­ra pa­sear­la unos 5 con­cier­tos más… Es­ta no­che fue al­go in­creí­ble, hu­bo ba­ta­lla des­de el prin­ci­pio, con un ca­mión y un bus dan­do la bien­ve­ni­da a nues­tro pro­pio bus re­ven­tán­do­le el re­tro­vi­sor iz­quier­do y el pro­pio ga­ri­to era la ba­ta­lla he­cha sa­la… Por suer­te más de un cen­te­nar de per­so­nas aba­rro­ta­ban el lu­gar y lo die­ron to­do de prin­ci­pio a fin ha­cien­do que la to­ma de con­tac­to che­ca que­da­ra agra­da­ble. Al día si­guien­te to­cá­ba­mos en Mla­dá Bo­les­lav, en un lu­gar lla­ma­do Fa­rá­ro­va Sluj, des­de

ese día en Pal­ma, Al­ba­ce­te y Ca­li­for­nia lo co­no­ce­mos co­mo la ca­sa de Sa­ta­nás y la ca­sa del cul­to a to­do lo más os­cu­ro y ex­tre­mo que se te ocu­rra, con la de­co­ra­ción más “trve” que se te pue­da pa­sar por la ca­be­za ex­po­nen­cia­da al mi­llar ja­ja Al fi­nal re­sul­tó ser un lu­gar del que sí sa­li­mos vi­vos y que se aba­rro­tó has­ta la puer­ta, nos aco­gie­ron de pu­tí­si­ma ma­dre y pro­ba­mos la me­jor cer­ve­za de to­da la gi­ra y un gu­lash bru­tal (era nues­tra pri­me­ra vez de gu­lash y des­fa­lle­cía­mos de ham­bre, fue­ra o no la os­tia pa­ra no­so­tros ese gu­lash era un pu­to man­jar), al me­nos pa­ra Biel, Hum­ber­to y Me­ga; por­que Se­bas­tià es­ta­ría con unos 39º de fie­bre y to­da esa de­co­ra­ción sa­tá­ni­ca la veía do­ble.

Y lle­gó un me­re­ci­dí­si­mo día li­bre en Pra­ga tras 9 con­cier­tos se­gui­dos, que nos ayu­da­rían a afron­tar el res­to de gi­ra pa­ra se­guir­la en Os­tra­va, en el mí­ti­co Ba­rrák Music Club, del que nos lle­va­mos una gran im­pre­sión tras el pe­que­ño per­can­ce que fue el que nos ro­ba­ran un dis­co y una cer­ve­za, lo del dis­co va­le, pe­ro lo de la cer­ve­za ya es co­mo pa­ra to­már­se­lo co­mo al­go per­so­nal ja­ja! Na­da en com­pa­ra­ción con que esa no­che les ro­ba­ran a Cen­tra­te, la ban­da que nos acom­pa­ña­ba en las vi­si­tas che­cas, to­do su equi­po du­ran­te nues­tra ac­tua­ción, fue un gol­pe muy du­ro pa­ra ellos e hi­zo que nos plan­teá­ra­mos si va­lía la pe­na dor­mir en fren­te de esa sa­la con to­do lo que lle­vá­ba­mos, por lo que di­rec­ta­men­te se de­ci­dió ha­cer no­che en Aus­tria.

Nos to­ca­ba dar­lo to­do en la Vi­per Room de Vien­na, nues­tra pri­me­ra vez en Aus­tria mar­ca­da des­de el prin­ci­pio por el apren­di­za­je de que uno no sa­be lo que es su­dar, has­ta que des­car­ga to­do un bac­kli­ne tres pi­sos abajo pa­ra lle­gar a di­cha sa­la, por su­pues­to sin as­cen­sor… ¡Muy du­ro! Tras los con­cier­tos y es­tan­do el tra­ba­jo ya he­cho, “ha­cien­do la úl­ti­ma” en el bus nos des­co­lo­có que Víc­tor sa­lie­ra de la ca­ma que­ján­do­se de do­lo­res en la ba­rri­ga y es­pal­da has­ta el pun­to de de­ses­pe­rar­le, te­nien­do que lle­var­lo al hos­pi­tal pa­ra sa­ber qué le pa­sa­ba, em­pe­zan­do a oír síntomas de có­li­co ne­frí­ti­co, un he­cho que le obli­ga­ría a fre­nar la gi­ra en la rec­ta fi­nal, en Bar­ce­lo­na y Va­len­cia.

Slo­va­kia, Re­pú­bli­ca Che­ca y Hun­gría pa­ra ir des­pi­dién­do­nos del es­te en Bra­tis­la­va, Brno y Bu­da­pest, sien­do ca­da una de es­tas fe­chas me­jor que la an­te­rior, Ran­dal Club en Slo­va­kia no fue de las me­jo­res fe­chas, Brno al­re­de­dor del cen­te­nar fue ge­nial y Dü­rer Kert en Bu­da­pest fue inol­vi­da­ble, una de las me­jo­res sa­las y de los me­jo­res con­cier­tos de la gi­ra.

Ya só­lo que­da­ban tres fe­chas y la preo­cu­pa­ción por Víc­tor iba en au­men­to, se por­tó co­mo un ani­mal y lle­va­ba 4 bolos to­can­do con un do­lor bru­tal en el ri­ñón, tras un gran con­cier­to en Mi­lan en el que nos vi­si­ta­ron Ul­tra-vio­len­ce pa­ra dar­lo to­do con to­das las ban­das sa­li­mos ca­si di­rec­tos de la sa­la rum­bo a Bar­ce­lo­na pa­ra las úl­ti­mas dos fe­chas de la gi­ra, pa­re­cía men­ti­ra que ya es­ta­ba aca­ban­do.

A la ma­ña­na rum­bo a Bar­ce­lo­na lo de Víc­tor ya no pin­ta­ba bien, se que­ja­ba de do­lo­res in­su­fri­bles y has­ta te­nía fie­bre, veía­mos ve­nir que iría di­rec­to al hos­pi­tal al lle­gar a la Razz­ma­tazz y al no me­jo­rar, así fue. An­te tal si­tua­ción y sin sa­ber aún qué di­rían los mé­di­cos se de­ci­dió ti­rar ade­lan­te y mon­tar, in­clu­so pro­ba­ron el res­to de An­ge­lus con nues­tro Se­bas­tià a la ba­te­ría, por si los mé­di­cos in­for­ma­ban de que se po­dría rea­li­zar el con­cier­to y co­mo ya se sa­be acon­te­ció to­do lo con­tra­rio, ope­ra­ción de ur­gen­cia y preo­cu­pa­ción por Víc­tor y por­que se re­cu­pe­ra­ra lo an­tes po­si­ble. An­te es­te pa­no­ra­ma, la or­ga­ni­za­ción y An­ge­lus de­ci­die­ron que el con­cier­to se lle­va­ría ade­lan­te con Ske­le­tal Re­mains y Trallery y las en­tra­das ad­qui­ri­das se­rían vá­li­das pa­ra el con­cier­to post­pues­to de An­ge­lus Apa­tri­da pre­sen­tan­do “Le Ca­ba­ret de la Gui­llo­ti­ne” en Bar­ce­lo­na y Va­len­cia.

Se em­pe­zó el even­to con un co­mu­ni­ca­do so­bre el es­ce­na­rio de Gui­ller­mo y Jo­sé ex­pli­can­do lo su­ce­di­do y la gen­te se por­tó de 10/10 acom­pa­ñán­do­nos en lo que se­ría un re­per­to­rio al­go más lar­go de lo que ofre­ci­mos Trallery y Ske­le­tal Re­mains el res­to de la gi­ra. Am­bos con­cier­tos y en par­ti­cu­lar lo que su­ce­dió esa no­che fue al 100% un tri­bu­to a Víc­tor y pa­ra que re­ci­bie­ra to­do el apo­yo que se le pre­ten­día mos­trar en Razz. De tal mo­do que aca­ban­do nues­tro con­cier­to apa­re­cen en un la­do del es­ce­na­rio, Gui­ller­mo y Da­vid con las gui­ta­rras en la mano, y Ju­li Baz, Bu­si y Re­que­na de Cri­six a su la­do en plan “va­mos a liar­la o qué”, tras lla­mar a Jo­sé y con Se­bas­tià a la ba­te­ría ca­yó un “Do­mi­na­tion” que sir­vió pa­ra equi­li­brar al­go el mal sa­bor que se le que­da a uno tras to­do lo que pa­so ese día, aque­llo fue un mo­men­to pa­ra re­cor­dar y al­go que to­do el mun­do per­ci­bió co­mo al­go úni­co.

No pa­re­cía real que el de Va­len­cia iba a ser el úl­ti­mo con­cier­to, creo que nin­guno de no­so­tros tres ha­bía al­can­za­do a pen­sar có­mo se­ría la sen­sa­ción de “nues­tro pri­mer tour eu­ro­peo se aca­ba” y la ver­dad que fue al­go in­creí­ble, con una Rock City lle­gan­do al par de cen­te­na­res y un re­ci­bi­mien­to de agra­de­cer.

Lle­ga el mo­men­to de la des­pe­di­da con nues­tros Ske­le­tal Re­mains y co­mo siem­pre es cuan­do uno se da cuen­ta y va­lo­ra lo que aca­ba de vi­vir y es que a es­ta gen­te ya la con­si­de­ras co­mo uno de los tu­yos. Tras una fies­ta de fin de tour bru­tal con nues­tros al­ba­ce­te­ños pre­fe­ri­dos que du­ró co­mo quien di­ce has­ta el al­muer­zo del día si­guien­te, lle­ga la des­pe­di­da de nues­tros an­fi­trio­nes de lu­jo, con quie­nes he­mos po­di­do com­par­tir y rea­li­zar una me­ta muy im­por­tan­te pa­ra Trallery, que era precisamente es­to, rea­li­zar un tour co­mo es de­bi­do y pre­sen­tar “Spi­ritless” co­mo cree­mos que se me­re­ce, de­ján­do­nos el al­ma en ca­da es­ce­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.