QUEEN

+ Adam Lam­bert

Metal Hammer (Spain) - - ATRAPADOS - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: YALINKU ME­LE­RO

Sí, to­dos es­ta­mos de acuer­do en que Freddy Mer­cury era el al­ma de QUEEN y que sin él so­bre el es­ce­na­rio nun­ca po­drá ser lo mis­mo. Sin em­bar­go es in­ne­ga­ble que los bri­tá­ni­cos son una de las ban­das más gran­des del pla­ne­ta y que su ca­tá­lo­go de can­cio­nes y la ca­li­dad y ca­ris­ma de Brian May y Ro­ger Tay­lor jus­ti­fi­can de so­bra que la ban­da si­ga gi­ran­do y lle­nan­do pa­be­llo­nes por allí por dón­de pa­sa.

En es­ta oca­sión Queen vi­si­ta­ba el Wizink Cen­ter de Ma­drid con Adam Lam­bert al mi­cró­fono. El vo­ca­lis­ta es una es­tre­lla en so­li­ta­rio des­de su pa­so por el pro­gra­ma Ame­ri­can Idol, aun­que su ca­rre­ra se re­mon­ta mu­cho más atrás, ya que des­de los diez años ha­bía desa­rro­lla­do ac­ti­vi­dad co­mo ac­tor y can­tan­te en mu­si­ca­les. Lo cier­to es que Adam es un front­man muy tea­tral y un can­tan­te fan­tás­ti­co, con un am­plio ran­go y una téc­ni­ca muy de­pu­ra­da, por lo que no lla­ma pa­ra an­da la aten­ción que Brian May y Ro­ger Tay­lor qui­sie­ran te­ner­lo a su la­do pa­ra po­ner­le voz al exi­gen­te re­per­to­rio de Queen.

La úl­ti­ma vez que vi a la ban­da bri­tá­ni­ca fue du­ran­te su gi­ra con Paul Rod­gers y lo cier­to es que el es­pec­tácu­lo que vi me gus­tó mu­cho, pe­ro de­bo re­co­no­cer que en es­ta oca­sión su­pe­raron el lis­tón con cre­ces. In­clu­so des­de an­tes de co­men­zar el show se in­tuía que íba­mos a pre­sen­ciar un es­pec­tácu­lo vi­sual úni­co y muy es­pe­cial, en el que la ban­da uti­li­zó una in­tere­san­te tec­no­lo­gía de pan­ta­llas y ho­lo­gra­mas pa­ra dar vi­da al ro­bot de la por­ta­da de “News Of The World”, que fue pro­ta­go­nis­ta en va­rios mo­men­tos del show, apa­re­cien­do bien des­de la pan­ta­llas o aso­man­do se por el sue­lo del es­ce­na­rio con Adam sen­ta­do so­bre su ca­be­za.

Luces, lá­ser, hu­mo, un es­ce­na­rio lleno de sor­pre­sas, un gru­po ex­ce­len­te y bien com­pe­ne­tra­do y, por su­pues­to, un re­per­to­rio en­vi­dia­ble con­tri­bu­ye­ron a que QUEEN die­ran uno de los con­cier­tos del año en Ma­drid.

Fue un ver­da­de­ro pri­vi­le­gio con­tem­plar al gru­po in­ter­pre­tan­do te­mas co­mo “Tear It Up”, “Tie Your Mort­her Down”, “Play the Ga­me” o una de mis fa­vo­ri­tas “Fat Bot­to­med Girls”, y es­to fue so­lo el co­mien­zo de la ve­la­da. Adam Lam­bert de­mos­tró ser un can­tan­te de mu­cha al­tu­ra y un front­man de pri­me­ra, al­go que se es­for­zó en de­mos­trar con sus ges­tos, con sus in­ter­ac­cio­nes con el pú­bli­co, con sus cons­tan­tes cam­bios de ves­tua­rio… al­gu­nos in­clu­so di­rán que lo in­ten­tó de­ma­sia­do, pe­ro lo cier­to es que el vo­ca­lis­ta su­po me­ter­se al pú­bli­co en el bol­si­llo, in­clu­so a aque­llos que te­nían cier­tas du­das so­bre cual se­ría su desem­pe­ño. A eso ayu­dó tam­bién la in­tere­san­te ren­di­ción de “Ki­ller Queen” y el dis­cur­so que dio an­tes de in­ter­pre­tar la ar­chi­co­no­ci­da “Don’t Stop Me Now”, en el que Lam­bert re­cor­dó la fi­gu­ra de Freddy, ase­gu­ran­do que Mer­cury so­lo ha ha­bi­do y ha­brá uno y que él es un fan más co­mo to­dos los allí pre­sen­tes. Fue an­tes de re­ga­lar­nos una in­ter­pre­ta­ción ex­ce­len­te del co­no­ci­do te­ma y de con­ti­nuar un con­cier­to lleno de gran­des mo­men­tos, que nos da­ría un des­can­so en cuan­to a in­ten­si­dad con los te­mas “Bicy­cle Ra­ce”, “I’m In Lo­ve With My Car” (con Ro­ger Tay­lor a la voz) y “Anot­her One Bi­tes The Dust”, que re­sul­ta­ron muy di­ver­ti­das e in­tere­san­tes ba­jan­do un po­co las re­vo­lu­cio­nes y per­mi­tien­do al pú­bli­co to­mar fuer­zas pa­ra lo que aún que­da­ba por ve­nir.

Po­si­ble­men­te el mo­men­to me­nos co­no­ci­do de la no­che pa­ra to­dos fue la in­ter­pre­ta­ción de “Lucy”, un cor­te de Adam Lam­bert en so­li­ta­rio en el que Brian May ha co­la­bo­ra­do y que tu­vo su es­pa­cio en el con­cier­to, sien­do un in­tere­san­te te­ma hard roc­ke­ro que re­sul­tó re­fres­can­te co­mo sor­pre­sa en el setlist. Y en­ton­ces lle­gó el mo­men­to en el que Brian May se sen­tó al fren­te de la pa­sa­re­la, ro­dea­do por su pú­bli­co y dio las gra­cias a to­dos los asis­ten­tes, di­jo que eran par­te de su fa­mi­lia, que le en­can­ta­ba vol­ver a es­tar en Es­pa­ña y nos re­ga­ló una pre­cio­sa in­ter­pre­ta­ción de “Lo­ve Of My Li­fe”, pa­ra la que an­tes uti­li­zó par­te del Con­cier­to de Aran­juez de Joa­quín Ro­dri­go co­mo in­tro­duc­ción, y que nos ofre­ció unos mo­men­tos fi­na­les con imá­ge­nes de Freddy in­ter­pre­tan­do la can­ción y su voz so­nan­do por los al­ta­vo­ces. Fue un mo­men­to muy emo­ti­vo, y des­pués Brian apro­ve­chó unos mi­nu­tos pa­ra to­mar­se al­gu­nas sel­fies y vi­deos con el pú­bli­co des­de el fi­nal de la pa­sa­re­la, imá­ge­nes que to­dos po­día­mos ver en las pan­ta­llas gi­gan­tes de la ban­da.

“So­me­body To Lo­ve” y “Crazy Little Thing Call Lo­ve” re­cu­pe­ra­ron la di­ná­mi­ca del con­cier­to y nos con­du­je­ron a una in­tere­san­te ba­ta­lla en la ba­te­ría en­tre Ro­ger Tay­lor (con un set co­lo­ca­do tam­bién al fi­nal de la pa­sa­re­la cen­tral) y el per­cu­sio­nis­ta de apo­yo que siem­pre acom­pa­ña a la ban­da. El in­tere­san­te due­lo a los par­ches nos con­du­jo has­ta la in­ter­pre­ta­ción de “Un­der Pres­su­re” y se­gui­da­men­te de “I Want To Break Free”. Adam apro­ve­chó un mo­men­to ins­tru­men­tal pa­ra re­co­rrer el fo­so que ro­dea­ba la pa­sa­re­la cho­can­do ma­nos y sa­lu­dan­do al pú­bli­co, an­tes de vol­ver so­bre el es­ce­na­rio y con­ti­nuar con la ac­tua­ción, que nos lle­vó en vo­lan­das ha­cia “Who Wants to Li­ve Fo­re­ver”.

Brian May tu­vo otro mo­men­to es­pe­cial­men­te pro­ta­go­nis­ta con la in­ter­pre­ta­ción de su te­ma “Lost Ho­ri­zon”, una can­ción que to­có subido so­bre una pla­ta­for­ma mó­vil del es­ce­na­rio que lo al­zó va­rios me­tros so­bre el sue­lo, acom­pa­ña­do por una nue­va ani­ma­ción del ro­bot, que pa­re­cía lle­var­lo al es­pa­cio ex­te­rior. Fue una bue­na in­ter­pre­ta­ción y de­mos­tró que Brian si­gue es­tan­do en muy bue­na for­ma con la gui­ta­rra en las ma­nos.

“The Show Must Go On” era uno de los mo­men­tos más es­pe­ra­dos del con­cier­to y ni la ban­da ni Adam de­cep­cio­na­ron, ofre­cien­do una ver­sión real­men­te in­ten­sa y di­ver­ti­da, que nos de­jó en ma­nos de “Ra­dio Ga Ga”, úl­ti­ma pa­ra­da an­tes del gran clá­si­co que es “Bohe­mian Rhap­sody”. La que pa­ra mu­chos es una de las me­jo­res can­cio­nes de la his­to­ria tu­vo una bue­na en­car­na­ción so­bre el es­ce­na­rio ma­dri­le­ño, con la par­te ope­rís­ti­ca cen­tral so­nan­do pre­gra­ba­da por los al­ta­vo­ces y con el res­to in­ter­pre­ta­do de for­ma ex­ce­len­te por el gru­po y por un Adam Lam­ber que ya te­nía muy po­co que de­mos­trar. Tras ella lle­gó el des­can­so an­tes de los bi­ses.

Y có­mo no po­día ser de otra for­ma, los bi­ses fue­ron pa­ra “We Will Rock You” y “We’re Are The Cham­pions”.

Es­ta úl­ti­ma Adam la in­ter­pre­tó con una co­ro­na so­bre la ca­be­za, des­pi­dién­do­se des­pués del pú­bli­co jun­to a sus com­pa­ñe­ros, mien­tras so­na­ba por los al­ta­vo­ces la clá­si­ca “God Sa­ve The Queen”.

Fue una ve­la­da fan­tás­ti­ca y un con­cier­to del que sa­lí muy sa­tis­fe­cho y con ga­nas de re­pe­tir pron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.