Ro­ger Wa­ters

WIZINK CEN­TER - MA­DRID

Metal Hammer (Spain) - - ATRAPADOS - TEX­TO: MIGNON RO­SE FO­TO­GRA­FÍA: JA­VIER BRA­GA­DO

Pue­do em­pe­zar es­ta crónica afir­man­do de en­tra­da, que to­dos los que acu­die­ron al Wizink Cen­ter el pa­sa­do de ma­yo van a es­tar de acuer­do con que es­te con­cier­to ha po­di­do ser uno de los mo­men­tos mu­si­ca­les más má­gi­cos que ja­más ha­yan po­di­do ex­pe­ri­men­tar. Pa­ra to­do el que ame un po­qui­to la mú­si­ca, ya pen­sar en Ro­ger Wa­ters to­can­do, so­bre to­do, te­mas de Pink Floyd ya de­be­ría ser mo­ti­vo pa­ra te­ner los pe­los de pun­ta. Es­to igual­men­te pue­de pro­vo­car in­cer­ti­dum­bre, ya que al­go tan di­vi­ni­za­do co­mo Pink Floyd, y sus dis­cos con­sa­gra­do co­mo de los más im­por­tan­tes de la his­to­ria de la mú­si­ca co­mo son Dark si­de of the moon o The wall. Só­lo po­día ser o al­go que no ibas a ol­vi­dar en tu vi­da o una au­tén­ti­ca ca­tás­tro­fe mo­ti­va­da por las ex­pec­ta­ti­vas que tie­nes de los re­cuer­dos de sus me­jo­res años con Pink Floyd. Ya des­de el pri­mer mo­men­to es­cu­char Breath fue al­go tan po­de­ro­so y enor­me que es­ta­ba se­gu­ra de que me iba a de­can­tar por la pri­me­ra op­ción de las an­te­rior­men­te ex­pues­tas. No so­la­men­te fue al­go más que un gran con­cier­to. Una fi­gu­ra de ta­lla de Ro­ger Wa­ters nos se con­for­ma con dar un buen con­cier­to ni cua­tro luces. A un ar­tis­ta de ese ni­vel que con 74 años se sube du­ran­te dos ho­ras a un es­ce­na­rio sus mo­ti­va­cio­nes son to­tal­men­te ar­tís­ti­cas y áni­mo de re­mo­ver las conciencias con la in­ten­ción de pro­vo­car un cam­bio in­di­vi­dual que lle­ve a cam­biar el mun­do de for­ma glo­bal. To­do el con­cier­to en su con­jun­to al­can­zó el ni­vel de obra de ar­te glo­bal, crea­da a par­tir de la mú­si­ca acom­pa­ña­da y com­ple­men­ta­da por un es­pec­tácu­lo vi­sual que nos de­jó a to­dos sin res­pi­ra­ción. Aun­que más im­pac­tan­te fue la crí­ti­ca so­cial y po­lí­ti­ca pre­sen­te en el men­sa­je de Wa­ters des­de que tie­ne uso de ra­zón co­mo ar­tis­ta y que siem­pre ha si­do su prin­ci­pal ob­je­ti­vo a la ho­ra de com­po­ner.

Las dos ho­ras fue­ron dis­tri­bui­das, prin­ci­pal­men­te, en­tre Dark si­de of the moon, sus obras en so­li­ta­rio -so­bre to­do del dis­co Is this the li­fe we really want? (2017) - Ani­mals y The wall. Así, el ai­re fres­co dio pa­so a la an­sie­dad por el pa­so del tiem­po, mar­ca­da por el pun­teo del ba­jo de Ro­ger Wa­ters con el que tus pul­sa­cio­nes se em­pie­zan a ace­le­rar pau­tan­do el tiem­po de Ti­me. El pa­so del tiem­po con­clu­ye en la muer­te re­pre­sen­ta­da por lo que es pa­ra mí una de las pie­zas más sa­gra­das de la voz fe­me­ni­na, The great gig in the sky. In­su­pe­ra­ble en la voz de la mí­ti­ca Cla­re Torry, las can­tan­tes Jess Wol­fe y Holly Laes­sig, del gru­po ame­ri­cano de pop in­de­pen­dien­te Lu­cius, con­si­guie­ron ser per­fec­ta­men­te com­pa­ra­bles. Im­pre­sio­nan­tes es­tu­vie­ron con la afi­na­ción, dán­do­se pa­so la una a la otra y em­pas­tan­do sus vo­ces con una com­pe­ne­tra­ción y pro­fe­sio­na­li­dad ad­mi­ra­bles. Pa­ra mí es­tá in­clui­do en uno de los mo­men­tos más emo­cio­nan­tes del con­cier­to y se ga­na­ron la me­re­ci­da ova­ción del es­ta­dio. Es­tas ar­tis­tas ya eran co­no­ci­das por Wa­ters, con las que ya tra­ba­jó en el úl­ti­mo con­cier­to de reunión de Pink Floyd jun­to a Gil­mour, Ma­son y Wright. Otro de los mo­men­tos que nun­ca ol­vi­da­ré lle­gó con Wish you we­re he­re. Dos ma­nos que se in­ten­tan al­can­zar, pe­ro que al ca­si ro­zar­se se rom­pen, era la ima­gen que ilus­tra­ba la can­ción.

Es­ta can­ción que de­di­ca­ron Wa­ters y Gil­mour a su per­di­do ami­go Syd Ba­rrett siem­pre ha si­do una de las can­cio­nes que más me han emo­cio­na­do en to­da mi vi­da. Ro­ger Wa­ters con­ti­nuó con su tra­ba­jo en so­li­ta­rio con De­ja vú o The last re­fu­gee. Con los que co­men­zó a ha­cer una crí­ti­ca so­cial a la po­bre­za, una crí­ti­ca que em­pe­zó a ser ca­da vez más du­ra cuan­do cuan­do el mo­men­to más im­por­tan­te de la no­che em­pe­zó a sen­tir­se con el pul­so de The wall. Ca­si nin­gún gru­po más que Pink Floyd

pue­de de­cir que tie­ne un te­ma que for­ma par­te de la his­to­ria de Eu­ro­pa, pe­ro es más im­pre­sio­nan­te re­pa­rar en co­mo la his­to­ria se re­pi­te y dé­ca­das des­pués es­ta can­ción his­tó­ri­ca si­gue es­tan­do vi­gen­te, pe­ro cam­bian­do de es­ce­na­rio. En es­te ca­so The wall sir­vió a Wa­ters pa­ra de­nun­ciar la si­tua­ción de los pa­les­ti­nos. El mu­ro ya no es­ta­ba en Ber­lín, aho­ra es­tá en Ga­za. Una se­rie de ni­ños ves­ti­dos con el mono na­ran­ja de los pre­sos de Guan­tá­na­mo ser­vían de mu­ro en el es­ce­na­rio, quie­nes se fue­ron li­be­ran­do de su in­du­men­ta­ria de pre­sos de­jan­do al des­cu­bier­to una ca­mi­se­ta con un men­sa­je: “Re­sist”. Os po­déis ima­gi­nar que to­do el es­ta­dio gri­ta­ron con el co­ro de ni­ños el em­ble­má­ti­co es­tri­bi­llo: “Hey, tea­cher, lea­ve the kids alo­ne!” De­jo pa­so a vein­te mi­nu­tos de des­can­so que sir­vie­ron pa­ra ir pro­yec­tan­do en la pan­ta­lla de­nun­cias a las in­jus­ti­cias que lle­van a ca­bo las re­des so­cia­les, los po­lí­ti­cos, el re­par­to de­sigual­dad de la ri­que­za, las lin­de­zas de Trump o la si­tua­ción en Ga­za. Es­te sen­ti­mien­to de de­nun­cia, al me­nos te ha­ce plan­tear­te mu­chas pre­gun­tas y te ha­cen cues­tio­nar la reali­dad que es­tás vi­vien­do. Si no te re­mo­vió por den­tro el con­cier­to de Wa­ters es que no tie­nes sen­si­bi­li­dad.

En una es­ce­na mu­si­cal en la que mu­chos ar­tis­tas se pien­san que con rei­nar en las re­des so­cia­les to­do es­tá he­cho, Ro­ger Wa­ters lo mi­ra con iro­nía y nos ha­ce vol­ver a pen­sar en cuál es el ver­da­de­ro sen­ti­do del rock y del ar­te: ser sub­ver­si­vo, de­cir lo que na­die se atre­ve a de­cir, ser re­bel­de, y po­ner el fo­co en los te­mas im­por­tan­tes de la exis­ten­cia. No pu­de creer a mis ojos cuan­do em­pe­cé a ver que se di­bu­ja­ba la por­ta­da de Ani­mals so­bre to­do el pú­bli­co del Wizink. El edi­fi­co de la tér­mi­ca de Bat­ter­sea con su cer­di­to vo­la­dor se pro­yec­ta­ba so­bre una es­truc­tu­ra, que so­bre­vo­la­ba las ca­be­zas de los pre­sen­tes, cuan­do em­pe­zó a so­nar la agre­si­va Dogs, que dio pa­so a Pigs. Os po­déis ima­gi­nar a quién fue de­di­ca­do el te­ma, apar­te de a los más im­por­tan­tes man­da­ta­rios mun­dia­les, de los que tam­po­co se sal­vó Ma­riano Ra­joy, pues, ob­via­men­te, to­das las mo­fas po­si­bles fue­ron de­di­ca­das a Do­nald Trump. Du­ran­te el te­ma hi­cie­ron vo­lar el tra­di­cio­nal cer­do gi­gan­te hin­cha­ble en el que se po­día leer: “stay hu­man”.

El te­ma con­clu­yó con un Wa­ters in­ter­pre­tan­do una ce­na de ani­ma­les ava­ri­cio­sos y gri­tan­do: “¡Trump, eres un cer­do!”. Us + Them so­nó sor­pren­den­te­men­te in­ten­sa, y tras re­to­mar así The dark si­de of the moon, nos acer­car­nos al fi­nal del con­cier­to. Pa­ra Brain da­ma­ge y Eclip­se, se di­bu­jó so­bre to­dos los pre­sen­tes del es­ta­dio, en un des­plie­gue de ilu­mi­na­ción ma­gis­tral, la icó­ni­ca por­ta­da de Storm Thor­ger­son. Pe­ro si hay otro te­ma que to­ca la fi­bra de cual­quier fan de Floyd esa es Com­for­tably numb con la que pu­so un bri­llan­te cie­rre a un con­cier­to inol­vi­da­ble, y que lució un so­ni­do que fue cons­tan­te­men­te im­pre­sio­nan­te. Men­ción es­pe­cial al apo­yo vo­cal y en la gui­ta­rra que ofre­ció el ca­li­for­niano Jonathan Wil­son quien apor­tó su tono de voz muy si­mi­lar al de Gil­mour en mu­chos te­mas.

Más que un mú­si­co, Ro­ger Wa­ters es uno de esos sa­bios que te en­se­ñan el ca­mino, te ha­cen pen­sar, si le sa­bes es­cu­char, y te inspiran. A ve­ces me plan­teo si su ma­yor ben­di­ción y lo­gro en la vi­da no se ha con­vir­tie­ra en el ma­yor pe­so que ha­ya te­ni­do que so­por­tar, Pink Floyd, por eso ne­ce­si­tó cons­truir el mu­ro. Aun­que por mu­cho mu­ro que le­van­te a su al­re­de­dor, tie­ne un al­ma que le ha­ce de­rri­bar­lo aun­que sea un po­qui­to y lle­gar a mi­les de mi­les de per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.