POWERWOLF

El sa­cra­men­to del pe­ca­do

Metal Hammer (Spain) - - CONTENIDO 368 - TEX­TO: CLA­RA RI­CO FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

Nor­mal­men­te me gus­ta em­pe­zar una en­tre­vis­ta hablando de la por­ta­da del ul­ti­mo dis­co y la vues­tra es bas­tan­te es­pe­cial. Es os­cu­ra, me­die­val y da un po­co de mie­do ¿En qué se ins­pi­ró? ¿Con quién tra­ba­jás­teis en el di­se­ño?

El ar­te del dis­co es­tá he­cho por la ar­tis­ta es­lo­va­ca Zso­fia Dan­ko­va, quien ya reali­zó la ima­ge­ne­ría de la Tour Edi­tion de „Bles­sed & Pos­ses­sed“así co­mo mu­cho de nues­tros di­se­ños de merch en el pa­sa­do. La idea bá­si­ca que le di fue la de te­ner una es­pe­cie de Lo­bo “om­nis­cien­te“que con­tem­pla­ra la cons­tan­te lu­cha en­tre el bien y el mal. El he­cho de que el lo­bo es­té su­ge­tan­do los ar­que­ti­vos del bien y el mal co­mo ma­rio­ne­tas pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo una pis­ta de que hay un mar­co más gran­de de lo que, por ejem­plo, cual­quier re­li­gión de­fi­ne co­mo bien y mal, co­mo en nues­tro ejem­plo con el cu­ra y el de­mo­nio.

El nom­bre del dis­co del dis­co es un po­co blas­fe­mo ¿Di­rías que re­fle­ja un po­co la esen­cia del ál­bum?

No, no par­ti­cu­lar­men­te. No nos con­si­de­ra­mos blas­fe­mos, sino más bien ra­cio­na­les en cuan­to a es­tu­diar con­cep­tos co­mo el en­ten­di­mien­to ca­tó­li­co del pe­ga­do. En el ca­to­li­cis­mo na­ces sien­do pe­ca­dor. In­clu­so an­tes de po­der ha­blar o an­dar eres de­fi­ni­do co­mo pe­ga­dor. Lo llamamos “El sa­cra­men­to del pe­ca­do“ya que en es­te con­cep­to el Pe­ca­do se usa igual que un sa­cra­men­to, que e sun ri­tual que de­fi­ne a los miem­bros de un gru­po re­li­gio­so. In­clu­so an­tes del bau­tis­mo eres de­fi­ni­do co­mo un pe­ca­ro – psi­co­ló­gi­ca­men­te es bas­tan­te... bueno... in­tere­san­te.

No he po­di­do es­cu­char el dis­co tan­to co­mo me gus­ta­ría ¿Di­rías que es un dis­co con­cep­tual o ju­gáis con dis­tin­tos te­mas in­ter­re­la­cio­na­dos?

No es un dis­co con­cep­tual, pe­ro el tí­tu­lo del dis­co de­ri­va del he­cho de que al­gu­nas can­cio­nes gi­ran en torno al pe­ca­do de una form au otra, así que sur­gió de for­ma bas­tan­te ob­via. No me sen­ti­ría có­mo es­cri­bien­do un dis­co real­men­te con­cep­tual, ya que po­si­blem­ne­te cohar­ta­ra la crea­ti­vi­dad, es­tan­do ata­do a un te­ma o un as­pec­to pa­ra to­das las can­cio­nes del dis­co. Ya hay su­fi­cien­tes dis­cos con­cep­tua­le sen el Me­ta, no sien­to la ne­ce­si­dad de con­tri­buir más ja­ja­ja.

Siem­pre po­de­mos en­con­trar la pre­sen­cia del hom­bre lo­bo en vues­tra mú­si­ca ¿De dón­de vie­ne la fas­ci­na­ción por es­ta im­pre­sio­nan­te cria­tu­ra mís­ti­ca? ¿Al­gún li­bro o pe­lí­cu­la fa­vo­ri­te?

Bueno, cien­tos de li­bros y mi­tos an­ti­guos... lo que real­men­te me fas­ci­na del hom­bre-lo­bo es que es­ta cria­tu­ra es­tá des­cri­ta en di­fe­ren­tes fuen­tes an­ti­qui­si­mas al­re­de­dor del mun­do, en cul­tu­ras to­tal­men­te di­fe­ren­tes. Una in­ter­pre­ta­ción pue­de ser, que es­ta cria­tu­ra es un me­dio de re­fle­jar el es­pí­ri­tu de lo sal­va­je que los hom­bres no pue­den ex­pli­car o en­tend er. Pa­ra mi el hom­bre-lo­bo es una me­ta­fo­ra de la vi­da sal­va­je in­do­ma­ble, pa­ra al­go más gran­de que el en­ten­di­mien­to hu­mano, lo que lo po­ne bas­tan­te cer­ca de ser una pro­yec­ción re­li­gio­sa.

Por otro la­do, han pa­sa­do tres años del lan­za­mien­to de “Bles­sed & Pos­ses­sed” ¿Có­mo te sien­tes al com­pa­rar­lo con “Sa­cra­ment of Sin”? ¿Pue­des sen­tir la evo­lu­ción, mu­chos ele­me­nos nue­vos que vues­tros fans pue­dan dis­fru­tar?

Sin du­da hay mu­chos ele­men­tos nue­vos en “The Sa­cra­ment Of Sin“e in­clu­si di­ría que es nues­tro dis­co más va­ria­do y di­ná­mi­co. Tu­vi­mos la men­te muy abier­ta en el pro­ce­so com­po­si­ti­vo y tra­ba­jar con Jens Bo­gren co­mo pro­duc­tor, que es co­no­ci­do por su per­so­na­li­dad abier­ta, que le gus­ta ex­plo­rar nue­vos te­rre­nos con los gru­pos, nos lle­vó a in­te­grar una gran va­rie­dad de in­gre­dien­tes que nun­ca ha­bía­mos pen­sa­do en dis­cos an­te­rio­res, co­mo las gai­tas en “In­cen­se And Iron“o el the­re­min en al­gu­nos te­mas y tam­bién el es­pec­tro de las can­cio­nes, des­de nues­tra pri­me­ra ba­la­da real “Whe­re the wild wol­ves ha­ve go­ne“a uno de nues­tros te­mas más ca­ñe­ros “Night­si­de Of Si­be­ria“.

¿Có­mo fue el pro­ce­so com­po­si­ti­vo? ¿Es­cri­bis­teis las can­cio­nes du­ran­te la úl­ti­ma gi­ra? ¿Hu­bo mu­cho jam­ming? ¿Qué es lo que os fun­cio­na ma­jor?

Nun­ca com­po­ne­mos de gi­ra. Gi­rar es una ex­pe­rien­cia muy in­ten­sa y ca­da show de­man­da nues­tra con­cen­tra­ción com­ple­ta. No me ima­gino com­po­nien­do an­tes de un con­cier­to, o su­fri­rían los te­mas o su­fri­ria el es­pec­tácu­lo, y gi­ran­do la cla­ve de to­do es dar el me­jor con­cier­to po­si­ble ca­da no­che. Jam­ming tam­po­co es nues­tro es­ti­lo crea­ti­vo. En reali­dad, em­pe­za­mos a es­cri­bir can­cio­nes sin uti­li­zar ins­tru­men­tos, sino más bien can­tan­do me­lo­días. Em­pe­za­mos can­tan­to o ta­ra­rean­do gan­chos y em­pe­za­mos a bus­car ideas que cons­truir al­re­de­dor. Al­gu­nas de las can­cio­nes en es­te di­soc fue­ron es­cri­tas prin­ci­pal­men­te así.

Sa­cra­ment Of Sin tie­ne do­ce can­cio­nes in­creí­bles. Me gus­ta­ría que es­co­gie­ras una de ellas y ex­pli­ca­ras a los fans co­mo la creás­teis. Quie­ro sa­ber to­do so­bre la real­ción que creais­teis en­tre la mu­si­ca y la le­tra de una can­ción de tu elec­ción.

Es­co­ja­mos “Whe­re the wild wol­ves ha­ve go­ne“, que es es­pe­cial pa­ra mi, ya que es la priem­ra vez que me he atre­vi­do a es­cri­bir una ba­la­da de ver­dad. Ha­ce años que con­fe­sé a At­ti­la que soy un fan de las clá­si­cas ba­la­das del rock y el me­tal y el se sen­tía de la mis­ma for­ma,así que de­ci­di­mos que un día ha­ría­mos una ba­la­da así, co­mo fue­ra. Pe­ro en el pa­sa­do nun­ca sen­ti­mos que fue­ra el mo­men­to ade­cua­do. Cuan­do lle­gué con el tí­tu­lo At­ti­la co­men­to: “Es­te es el tí­tu­lo que de­be­ría con­ver­tir­se en esa ba­la­da“y así lo hi­ci­mos. So­lo ne­ce­si­tas un tí­tu­lo así pa­ra me­ter­te en el humor ade­cua­do pa­ra una pie­za épi­ca y emo­cio­nan­te. Las letras gi­ran en torno a la pér­di­da de ami­gos y fa­mi­lia­res fa­lle­ci­dos y la gran pre­gun­ta so­bre una hi­po­té­ti­ca reunión más allá. Si­guien­do esa lí­nea em­pe­cé a es­cri­bir la can­ción en un piano en vez de en la gui­ta­rra. La ver­sión ini­cial era so­lo píano y At­ti­la a la voz e in­me­dia­ta­men­te sen­ti­mos que era al­go di­fe­ren­te, pe­ro aún ver­da­de­ra­men­te Powerwolf.

¿Cuál de es­tas nue­vas can­cio­nes le pon­drías a un po­ten­cial nue­vo fan de Powerwolf pa­ra que pue­da apre­ciar vues­tra esen­cia y evo­lu­ción?

Es di­fí­cil es­co­ger una, ya que la va­ria­ción de un al­bum re­fle­ja l ae­vo­lu­ción, pe­ro qui­zás es­co­ge­ria In­cen­se And Iron, que en cier­tos as­pec­tos es un te­ma su­per tí­tu­po de Powerwolf, pe­ro con las gai­tas y el li­ge­ro sen­ti­mietno cel­ta que tie­ne mues­tra que po­de­mos dar­le un gi­ri­to a nues­tro so­ni­do de vez en cuan­do.

Un nue­vo dis­co sig­ni­fi­ca una nue­va gi­ra y per­so­nal­men­te no pue­do esperar pa­ra ve­ros en vi­vo.

Es­ta­re­mos to­can­do en el Le­yen­das del Rock en agos­to, y te­ne­mos mu­chí­si­mas ga­nas. Es­tu­vi­mos allí ha­ce dos años y fue un fes­ti­val fan­tás­ti­co y un pú­bli­co ge­nial, así que no po­de­mos esperar pa­ra vol­ver y ce­le­brar el me­tal con nues­tros fans es­pa­ño­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.