IRON MAI­DEN

EL LE­GA­DO DE LA BES­TIA

Metal Hammer (Spain) - - PORTADA - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: JA­VIER BRA­GA­DO

¿Qué pue­do de­cir de Iron Mai­den que no se ha­ya di­cho ya un mi­llar de ve­ces o más? Los bri­tá­ni­cos son una de las ban­das más im­por­tan­tes, in­flu­yen­tes y re­co­no­ci­bles de la his­to­ria del heavy me­tal y, pa­ra bien o pa­ra mal, siem­pre es­tén en bo­ca de cual­quier afi­cio­na­do al gé­ne­ro. La tra­yec­to­ria de la Don­ce­lla ha da­do y si­gue dan­do mu­cho de lo que ha­blar, des­de las ala­ban­zas a sus clá­si­cos im­pe­re­ce­de­ros a las di­fe­ren­cias de opi­nio­nes so­bre sus tra­ba­jos más re­cien­tes (aun­que pa­re­ce que The Book of Souls con­si­guió con­sen­suar al pú­bli­co, re­ci­bién­do­se co­mo un muy buen lan­za­mien­to por la ma­yo­ría)

Aho­ra, en ju­lio de 2018, más de cua­ren­ta años des­pués de su fun­da­ción, Iron Mai­den es­tán a las puer­tas de dar el que se­rá su con­cier­to más gran­de has­ta la fe­cha en Es­pa­ña; ni más ni me­nos que cin­cuen­ta y cin­co mil al­mas se da­rán ci­ta en el es­ta­dio Wan­da Me­tro­po­li­tano pa­ra asis­tir a la gi­ra “Le­gacy Of The Beast”, que nos trae a Ste­ve Ha­rris y los su­yos con una es­ce­no­gra­fía sen­ci­lla­men­te es­pec­ta­cu­lar (aca­ba­mos de ver­les en­ca­be­zan­do el Gras­pop Me­tal Mee­ting y da­mos fe de que es más im­pre­sio­nan­te in­clu­so de lo que pa­re­ce) y un setlist sen­ci­lla­men­te mag­ní­fi­co, que re­co­rre de for­ma bas­tan­te fiel y jus­ta a tra­yec­to­ria de la ban­da.

Una de las gran­des vir­tu­des del gru­po es que, por un mo­ti­vo u otro, si­gue ca­lan­do en nue­vos fans al­re­de­dor de to­do el mun­do, sien­do po­si­ble en­con­trar pú­bli­co de ge­ne­ra­cio­nes muy dis­tin­tas en sus con­cier­tos, con pa­dres, hi­jos e in­clu­so nie­tos dis­fru­tan­do del mis­mo es­pec­tácu­lo (tal era la re­la­ción de tres afi­cio­na­dos con los que pu­de ha­blar en su úl­ti­ma vi­si­ta a Ma­drid con la gi­ra de The Book Of Souls). Por ello, es po­si­ble que un por­cen­ta­je na­da des­de­ña­ble de los asis­ten­tes a la ci­ta del Me­tro­po­li­tano va­yan a pre­sen­ciar el show de la Don­ce­lla por pri­me­ra vez. Es­te ar­tícu­lo es­tá es­pe­cial­men­te di­ri­gi­do a esos fans, pe­ro tam­bién a to­dos aque­llos que quie­ran re­cor­dar el Le­ga­do de La Bes­tia an­tes de en­fren­tar­lo en vi­vo una vez más.

Y es que no voy a des­ha­cer­me en fra­ses y fra­ses de elo­gio ha­cia la es­ce­no­gra­fía, la pues­ta en es­ce­na, la ha­bi­li­dad in­ter­pre­ta­ti­va o la co­ne­xión con el pú­bli­co que la ban­da es ca­paz de ge­ne­rar y con­se­guir en sus con­cier­tos. Voy a cen­trar­me en el setlist que vie­nen in­ter­pre­tan­do en es­ta gi­ra, ha­cien­do un re­pa­so a mo­do de “pre­view” de lo que va­mos a en­con­trar­nos a la ho­ra de la ver­dad (ATEN­CIÓN SPOI­LERS).

En es­ta oca­sión Iron Mai­den van a co­men­zar la pre­sen­ta­ción de su con­cier­to con uno de sus clá­si­cos más afa­ma­dos. In­tro­du­cia por un ex­trac­to del dis­cur­so de Chur­chill tras la de­rro­ta alia­da en Fran­cia, la ban­da se lan­za­rá a la in­ter­pre­ta­ción de “Aces High”, te­ma que abría su clá­si­co dis­co “Po­wers­la­ve” y que nos na­rra la his­to­ria de un pi­lo­to de la Real Fuer­za Ae­rea Bri­tá­ni­ca lu­chan­do con­tra la Luft­waf­fe ale­ma­na du­ran­te la ba­ta­lla de In­gla­te­rra en 1940. Se tra­ta de un te­ma enér­gi­co, rá­pi­do y que trans­mi­te una cons­tan­te sen­sa­ción de mo­vi­mien­to. El te­ma fue el un­dé­ci­mo sin­gle de los bri­tá­ni­cos, lle­gan­do a ocu­par el pri­mer pues­to de las lis­tas du­ran­te al­gu­na se­ma­nas. A pe­sar de ser uno de los clá­si­cos más que­ri­dos por los fans y, sin du­da, una op­ción in­me­jo­ra­ble pa­ra arran­car un con­cier­to, la reali­dad es que es­te te­ma se ha per­di­do bas­tan­tes gi­ras en la his­to­ria de Iron Mai­den. Y es que si de al­go va­mos a ver en es­te “Le­gacy of The Beast Tour” son te­mas que, por un mo­ti­vo u otro, a ve­ces se han que­da­do fue­ra.

Es el ca­so tam­bién de “Whe­re Ea­gles Da­re”, se­gun­do cor­te en el setlist de la ban­da, en es­te ca­so ins­pi­ra­do por la pe­lí­cu­la “El desafío de las águi­las”, que na­rra el res­ca­te de un sol­da­do alia­do de un cas­ti­llo na­zi ubi­ca­do en los Al­pes. Mu­si­cal­men­te es una can­ción po­ten­te, que tu­vo el ho­nor de inau­gu­rar el dis­co “Pie­ce Of Mind” y que pue­de re­sul­tar una de las can­cio­nes más de­man­dan­tes tan­to pa­ra el ba­te­ria Nic­ko Mc­brain (es un te­ma ge­ne­ral­men­te con­si­de­ra­do muy di­fí­cil de in­ter­pre­tar co­rrec­ta­men­te a la ba­te­ría), co­mo pa­ra el vo­ca­lis­ta Bru­ce Dic­kin­son, que se en­fren­ta a uno de los re­gis­tros más agu­dos que ha­ya gra­ba­do con Iron Mai­den.

La ter­ce­ra en lle­gar es una vie­ja co­no­ci­da que ca­si no se ha per­di­do nin­gu­na gi­ra des­de que se com­pu­so. Se tra­ta de “2 Mi­nu­tes To Mid­night”, un te­ma que es­tá ins­pi­ra­do en el “Re­loj del Apo­ca­lip­sis” del “Bu­lle­tin Of The

Ato­mic Scien­ce”. Se tra­ta de un re­loj que en lu­gar del tiem­po co­mo to­dos los co­no­ce­mos, mi­de el tiem­po que le que­da a la hu­ma­ni­dad pa­ra lle­gar a la “Me­dia­no­che”, o lo que es lo mis­mo, un even­to apo­ca­lip­ti­co oca­sio­na­do por el hom­bre. Pue­de avan­zar y re­tro­ce­der a la luz de los even­tos. La can­ción se ins­pi­ró en los acon­te­ci­mien­tos su­ce­di­dos en sep­tiem­bre de 1953, cuan­do Es­ta­dos Uni­dos y la Union So­vié­ti­ca rea­li­za­ron prue­bas de su ar­ma­men­to ató­mi­co con me­nos de cua­ren­ta y ocho ho­ras de di­fe­ren­cia, co­mo me­di­das de di­sua­sión y ame­na­za du­ran­te la gue­rra fría, si­tuan­do el re­loj del apo­ca­lip­sis en ls 11:58, lo más cer­ca que ha es­ta­do nun­ca de lle­gar a la me­dia­no­che. Mu­si­cal­men­te nos en­con­tra­mos fren­te al dé­ci­mo sin­gle de la ban­da, se­gun­do te­ma de su dis­co “Po­wers­la­ve” y un clá­si­co in­con­fun­di­ble, cu­yo riff `prin­ci­pal se ha con­ver­ti­do en uno de los más icó­ni­cos del heavy me­tal in­ter­na­cio­nal.

“The Clans­man” es la pri­me­ra can­ción de la “épo­ca Bai­ley” que se cue­la en el se­tist, y lo cier­to es que no me sor­pren­de. Se tra­ta de un te­ma real­men­te in­tere­san­te, muy in­ten­so y que ofre­ce mu­chas po­si­bi­li­da­des a la ho­ra de in­ter­pre­tar­se en di­rec­to. Es un te­ma ins­pi­ra­do en la lu­cha por la li­ber­tad de los es­co­ce­ses con­tra los in­gle­ses des­de la épo­ca me­die­val y des­de lue­go es­tá in­fluen­cia­da por las pe­lí­cu­las “Bra­veheart” y “Rob Roy”, al­go que el pro­pio Ste­ve Ha­rris ha re­co­no­ci­do en más de una oca­sión. Apa­re­ciò por pri­me­ra vez en el dis­co “Vir­tual XI” (con­si­de­ra­do co­mo uno de los más flo­jos, si no el más flo­jo, de la ca­rre­ra de Mai­den) y des­de el re­gre­so de Bru­ce a la ban­da ha te­ni­do va­rias apa­ri­cio­nes en di­rec­to, ya que al pa­re­cer el vo­ca­lis­ta dis­fru­ta mu­cho in­ter­pre­tán­do­la.

“The Troo­per” es uno de los clá­si­cos más re­co­no­ci­bles de la Don­ce­lla y po­co se pue­de de­cir so­bre ella. El ba­jo de Ste­ve Ha­rris nos lle­va des­de el pri­mer mo­men­to a la obra en la que es­tá par­cial­men­te ins­pi­ra­da: “La Car­ga de La Ca­ba­lle­ría Li­ge­ra” de Al­fred Tenny­son. La can­ción es­tá en­mar­ca­da en la ba­ta­lla de ba­ta­cla­va du­ran­te la gue­rra de Cri­mea en 1854 y es uno de los te­mas más es­pe­ra­dos en los con­cier­tos de los brí­tá­ni­cos, ha­bién­do­se per­di­do muy po­cas ci­tas des­de su com­po­si­ción. “Re­ve­la­tions” es una de las más agra­da­bles sor­pre­sas del setlist pa­ra mi gus­to. Se tra­ta del se­gun­do te­ma del dis­co “Pie­ce of Mind” y su sig­ni­fi­ca­do es muy mis­te­rio­so. Fue com­pues­ta por Bru­ce Dic­kin­son y se pien­sa que es­tá ins­pi­ra­da en las vi­ven­cias del ma­go Ales­teir Crow­ley du­ran­te su tiem­po en Egip­to. Mu­si­cal­men­te es un te­ma con un tem­po ge­ne­ral al­go más len­to, pe­ro lleno de gi­ros y sor­pre­sas, ade­más de po­seer una at­mós­fe­ra muy par­ti­cu­lar que da mu­cho jue­go pa­ra su tras­la­do al di­rec­to.

“For The Grea­ter Good Of God” es el te­ma más ac­tual del setlist. Se tra­ta de la que fue­ra la can­ción más ce­le­bra­da de su dis­co “A Mat­ter Of Li­fe And Death” (aun­que per­so­nal­men­te pre­fie­ro “Brigh­ter Than A Thou­sand Suns”). Com­pues­ta por Ste­ve Ha­rris, la épi­ca can­ción se alar­ga más allá de los ocho mi­nu­tos es una re­fle­xión y crí­ti­ca a la re­li­gión y par­ti­cu­lar­men­te a los fa­na­tis­mos que, en oca­sio­nes, pue­den lle­var a las per­so­nas a co­me­ter ac­tos atro­ces en nom­bre de Dios. En una gi­ra que lle­va por tí­tu­lo “Le­gacy Of The Beast” es com­pren­si­ble que no nos en­con­tre­mos con mu­chos te­mas de la eta­pa más re­cien­te de la ban­da, aun­que per­so­nal­men­te me hu­bie­ra gus­ta­do en­con­trar­me con al­guno más que po­dría en­ca­jar a la per­fec­ción. No obs­tan­te, se tra­ta de una elec­ción muy acer­ta­da, ya que el te­ma tie­ne un so­ni­do que re­cuer­da mu­cho a la eta­pa clá­si­ca del gru­po.

Con la lle­ga­da del si­guien­te te­ma pue­do gri­tar un “AL FIN” bien al­to y fuer­te. Du­ran­te años he es­pe­ra­do la opor­tu­ni­dad de ver “The Wic­ker­man” en di­rec­to, ya que la can­ción se ha per­di­do ca­si to­das las gi­ras de la don­ce­lla des­de que abrie­ra el dis­co “Bra­ve New World” con el re­gre­so de Bru­ce a la ban­da. Pu­do ver­se en la gi­ra de ese al­bum y por tan­to en el fa­mo­so di­rec­to “Rock In Rio”. Des­de en­ton­ces la ban­da ha ele­gi­do in­ter­pre­tar “Bra­ve New World”, el te­ma que da­ba nom­bre al dis­co y que, sien­do sin­ce­ros, es prác­ti­ca­men­te una ver­sión a me­dio tiem­po y con una le­tra di­fe­ren­te de es­te ver­da­de­ro pe­lo­ta­zo de pu­ro heavy me­tal. Un lu­jo po­der ver­la en di­rec­to. So­bre su sig­ni­fi­ca­do, el te­ma es­tá li­ge­ra­men­te ins­pi­ra­do en la pe­lí­cu­la de te­rror de cul­to del mis­mo nom­bre.

El se­gun­do y úl­ti­mo te­ma de la eta­pa de Bla­ze Bay­ley en Iron Mai­den que ve­rá la luz en el setlist de es­ta gi­ra es la im­pre­sio­nan­te “Sing Of The Cross”, una épi­ca sui­te de más de on­ce mi­nu­tos. Es uno de los te­mas más lar­gos de la ca­rre­ra de Iron Mai­den y po­si­ble­men­te uno de los me­jo­res, aun­que el po­co apre­cio de la ma­yo­ría de los fans por “The X Factor” y el tra­ba­jo de Bla­ze en la ban­da la ha he­cho re­ci­bir me­nos aten­ción de la que me­re­ce. Su tras­la­do al di­rec­to es es­pec­ta­cu­lar y Bru­ce ha con­se­gui­do ha­cer­la bri­llar al má­xi­mo en cuan­to a me­lo­día vo­cal se re­fie­re. El cor­te es­tá ins­pi­ra­do en la no­ve­la de Um­ber­to Eco “El Nom­bre De La Ro­sa”, que tam­bién ins­pi­ró la fa­mo­sa pe­lí­cu­la del mis­mo nom­bre con Sean Con­nery co­mo pro­ta­go­nis­ta.

Y tras ella lle­ga la gran sor­pre­sa y re­ga­lo del setlist, des­pués de trein­ta y dos (¡32!) años de au­sen­cia Iron Mai­den vuel­ven a in­ter­pre­tar “The Flight Of Ica­rus”, sin du­da uno de los te­mas fa­vo­ri­tos del grue­so de fans de la Don­ce­lla y que apa­re­ció por pri­me­ra vez en el dis­co “Pie­ce Of Mind”. El te­ma es­tá li­ge­ra­men­te ins­pi­ra­do el mi­to de Íca­ro, aun­que mo­di­fi­ca­do por Dic­kin­son pa­ra re­pre­sen­tar un ale­go­ría de la re­be­lión ado­les­cen­te con­tra la au­to­ri­dad adul­ta, y fue el pri­mer sin­gle de Mai­den en edi­tar­se en Es­ta­dos Uni­dos, al­can­zan­do el nú­me­ro 8 en Bill­board. Su pre­sen­cia en el setlist es un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co.

“Fear Of The Dark” es una ha­bi­tual de los con­cier­tos de Mai­den, sin du­da uno de sus te­mas más re­co­no­ci­bles y que nos na­rra la his­to­ria de un hom­bre con un mie­do pa­to­ló­gi­co a la os­cu­ri­dad. No hay mu­cho más que de­cir so­bre es­te te­ma que no se ha­ya di­cho ya y lo mis­mo ocu­rre con la si­guien­te en dis­cor­dia, ni más ni me­nos que el clá­si­co en­tre cá­si­cos “The

Num­ber Of The Beast”, que no ne­ce­si­ta nin­gún ti­po

de pre­sen­ta­ción. “Iron Mai­den” no po­día fal­tar en el setlist,sien­do un te­ma fi­jo en to­dos los con­cier­tos de los bri­tá­ni­cos y el úni­co re­pre­sen­tan­te de la eta­pa de Paul Di’anno al fren­te de la ban­da. Es un fa­vo­ri­to de Ste­ve Ha­rris y aun­que se ha es­pe­cu­la­do mu­cho a lo lar­go de la his­to­ria so­bre el sig­ni­fi­ca­do y sim­bo­lis­mo de su le­tra, la ban­da in­sis­te en que ha­ce re­fe­ren­cia al apa­ra­to de tor­tu­ra me­die­val y en nin­gún ca­so a la ex Pri­mer Mi­nis­tro Mar­ga­ret That­cher, co­no­ci­da con ese so­bre­nom­bre.

Lle­ga­dos a es­te pun­to aún nos que­dan tres te­mas pa­ra com­ple­tar el setlist que la Don­ce­lla vie­ne in­ter­pre­tan­do, pe­ro voy a abs­te­ner­me de co­men­tar­los, por­que siem­pre es in­tere­san­te con­ser­var una do­sis de mis­te­rio ¿Ver­dad?.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.