DO­RO

Vuel­ve la rei­na

Metal Hammer (Spain) - - CONTENIDO 369 - TEX­TO: DANI BUENO FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

Do­ro Pesch re­pre­sen­ta la bon­dad, la ale­gría, la pa­sión y, so­bre to­do, el heavy me­tal. Des­de sus ini­cios, ha si­do el referente femenino que ha te­ni­do es­te es­ti­lo a lo largo de los años, y su fi­gu­ra ha ser­vi­do de ins­pi­ra­ción pa­ra mu­chas com­pa­ñe­ras que aho­ra se en­cuen­tran en el panorama me­ta­le­ro. ME­TAL HAM­MER ES­PA­ÑA nos tras­la­da­mos has­ta la se­de de Nu­clear Blast en Ale­ma­nia pa­ra ha­blar en ex­clu­si­va con la vo­ca­lis­ta, que es­te año vuel­ve con un dis­co do­ble ba­jo el bra­zo a Es­pa­ña, país que le en­can­ta, al Le­yen­das del Rock, y que en­tre sus pa­la­bras nun­ca se le ol­vi­dan las men­cio­nes a Lemmy Kil­mis­ter y Ron­nie Ja­mes Dio.

Vues­tro nuevo dis­co do­ble tie­ne mu­chas va­rian­tes den­tro de su es­ti­lo heavy­me­ta­le­ro den­tro de sí mis­mo. ¿Có­mo en­cuen­tras ins­pi­ra­ción pa­ra ha­cer ma­te­rial di­fe­ren­cia­do den­tro de un mis­mo tra­ba­jo?

Bá­si­ca­men­te, ha­go la mú­si­ca que sa­le de mi co­ra­zón. Hay ve­ces que me voy a dor­mir tar­de, co­mo por ejem­plo cuan­do es­toy de gi­ra, y a las cinco de la ma­ña­na me vie­nen me­lo­días o rit­mos. Cuan­do mi co­ra­zón me lo di­ce, ha­go mú­si­ca.

El dis­co em­pe­zó cuan­do mu­rió Lemmy. Fui a su fu­ne­ral y es­tu­ve muy tris­te, era mi me­jor ami­go jun­to, en su día, a Ron­nie Ja­mes Dio. Por ello, que­ría es­cri­bir al­go pa­ra Lemmy. Sa­bía que le gus­ta­ban canciones so­bre lu­chas, y, afor­tu­na­da­men­te, a mí tam­bién. Me re­cuer­da mu­cho a có­mo era su al­ma, y a ve­ces per­ci­bo co­mo si él tam­bién pu­die­se sen­tir­la des­de allá don­de es­té.

Apar­te de eso, co­men­za­ron a lle­gar más canciones y las es­cri­bí jun­to a An­dreas Bruhn, quien en­ten­dió per­fec­ta­men­te el con­cep­to de la mú­si­ca has­ta que en­tra­mos a gra­bar­las al es­tu­dio en Ham­bur­go. Mien­tras gi­rá­ba­mos íba­mos com­po­nien­do, lo que es­ta­ba muy bien, por­que, ade­más, me en­can­ta gi­rar, aun­que en oca­sio­nes cuan­do lle­gas a ca­sa y mi­ras la cuen­ta del ban­co, ves que an­das al­go pe­la­da de pas­ta por to­dos los gas­tos que con­lle­va to­car fue­ra co­mo el bus y de­más.

Ca­da can­ción tie­ne un sig­ni­fi­ca­do, al­gu­nas van por una ra­ma más política, otras por el es­pí­ri­tu del heavy... Que­ría­mos ha­cer un buen ma­te­rial pa­ra cuan­do lo en­cuen­tre el pú­bli­co en las tien­das o en los me­dios, y tie­ne un ro­llo muy po­si­ti­vo que ins­pi­ra a ti­rar pa­ra ade­lan­te y dis­fru­tar al mis­mo tiem­po.

Cuan­do gi­ra­ba en los ‘80 o ‘90, la gen­te no pa­ra­ba de ha­blar, y aho­ra la ma­yo­ría son muy sie­sos. La comunicación no es la mis­ma. An­tes to­do el mun­do es­ta­ba más a to­pe, se preo­cu­pa­ba por sus ami­gos den­tro de lo que era la co­mu­ni­dad más me­ta­le­ra, te­nían al­ma... Y aho­ra ca­da uno va a la su­ya. La her­man­dad de los me­tal­head de­be se­guir lu­chan­do, no so­lo por la mú­si­ca, sino por el mun­do que exis­te al­re­de­dor de to­do. Es du­ro, pe­ro hay que su­bre­vi­vir por­que al fi­nal da vi­da y es di­ver­ti­do. Ir de gi­ra a ve­ces tie­ne al­gu­nas co­sas no tan bue­nas, y por eso se ne­ce­si­ta bue­na gen­te cer­ca de ti, tan­to en­tre el pú­bli­co co­mo en el staff con el que se tra­ba­ja.

Des­pués de 30 años con tu pro­yec­to Do­ro y an­tes de ello con War­lock. ¿Có­mo va­lo­ras tu ca­rre­ra?

Tan­to en los bue­nos co­mo en los ma­los mo­men­tos (en los ‘90s, que fue­ron di­fí­ci­les por ejem­plo), los fans han es­ta­do ahí, y eso siem­pre me ha da­do vi­da. Cuan­do las co­sas no es­tán tan arri­ba, hay que sa­ber lu­char por ellas pa­ra con­se­guir­las co­mo hi­cie­ron en su día Ron­nie Ja­mes Dio o Lemmy Kil­mis­ter. Gen­te co­mo ellos siem­pre me han ins­pi­ra­do mu­chí­si­mo. Los co­no­cí muy bien, he­mos gi­ra­do jun­tos, sa­bía­mos nues­tros sen­ti­mien­tos... Con Ron­nie tu­ve gran­des con­ver­sa­cio­nes. La gi­ra que hi­ci­mos en el 2000 fue ge­nial pa­ra mí. Fue muy ca­ra y tu­ve que ha­cer va­rios trá­mi­tes res­pec­to a mis se­gu­ros, pe­ro, aun­que la gen­te me de­cía que no lo hi­cie­ra, era lo que ama­ba y esa fue la gi­ra de mi vi­da. Más ade­lan­te coin­ci­di­mos más ve­ces, ya que ade­más el ve­nía al es­ce­na­rio a ver ca­da concierto y le de­cía que sa­lie­ra a can­tar, a lo que me res­pon­día un aver­gon­za­do que no se sa­bía las le­tras. Ron­nie era, de­fi­ni­ti­va­men­te, uno de mis can­tan­tes fa­vo­ri­tos.

Mi pri­me­ra vez en Es­pa­ña fue jun­to a Judas Priest en 1986 y ahí sen­tí una pa­sión, amor, co­ne­xión que no ha­bía sen­ti­do an­tes. Esa es una de las ra­zo­nes por las que me en­can­ta el pú­bli­co es­pa­ñol. Sien­to lo que ellos sien­ten, y ade­más can­to al­gu­na que otra can­ción en es­pa­ñol in­ten­tan­do tra­du­cir co­mo pue­do, pe­ro es di­ver­ti­do. “Sal­va­je” es un ejem­plo, que es­tá ins­pi­ra­da en Lemmy,. To­das sus me­mo­rias son mo­ti­va­ción pa­ra los pró­xi­mos 25 años.

Lle­vas dé­ca­das en es­to, ¿có­mo has visto la evo­lu­ción de la es­ce­na? Des­de las ban­das, el pú­bli­co, etc.

Es muy di­fí­cil pro­gre­sar pa­ra las nue­vas ban­das. Aho­ra los mú­si­cos ne­ce­si­tan pa­ra vi­vir dos o tres tra­ba­jos. No bas­ta con ha­cer so­lo mú­si­ca co­mo su­ce­día en los ‘80 o ‘90. No es po­si­ble. Vi­vir de la mú­si­ca es más di­fí­cil que nun­ca. De­jé mi tra­ba­jo cuan­do sa­lí de gi­ra con Judas Priest en 1986 y, des­de en­ton­ces, aun­que me de­cían que es­ta­ba lo­ca, lo he in­ten­ta­do sin ce­sar. Mu­cha gen­te tie­ne 2 o 3 gru­pos pa­ra es­tar con­ti­nua­men­te to­can­do, o sim­ple­men­te 2 o 3 tra­ba­jos pa­ra so­bre­vi­vir.

El apo­yo de las dis­co­grá­fi­cas no es co­mo el que ha­bía an­te­rior­men­te. Ha­ce mu­cho, cuan­do pu­bli­ca­ba con quien aho­ra es Uni­ver­sal, en las pri­me­ras con­ver­sa­cio­nes que­rían que la ban­da cre­cie­se con pla­zos de has­ta 5 y 7 años. A día de hoy, con suer­te, tie­nes un dis­co, 1 o

2 años... Tem­po­ral­men­te, no se apues­ta de la mis­ma ma­ne­ra por los ar­tis­tas co­mo an­tes. Es­tá cla­ro que la ven­ta de dis­cos ha dis­mi­nui­do mu­chí­si­mo des­de aquellla épo­ca, no llega ni al 10% en la si­tua­ción ac­tual.

Es­te des­cen­so de ven­tas ha ge­ne­ra­do, en par­te, que ar­tis­tas al ni­vel de Mo­tör­head, Black Sab­bath y de­más no vuel­van a sur­gir con esas di­men­sio­nes des­de ha­ce mu­chos años. Es­tas ban­das es­tán sos­te­nien­do co­mo ca­be­zas de car­tel mu­chos fes­ti­va­les y de­más, pe­ro, por des­gra­cia, la edad y otros fac­to­res es­tán pro­vo­can­do que va­yan des­apa­re­cien­do. ¿Qué crees que su­ce­de­rá cuan­do des­apa­rez­can los gru­pos de es­ta ge­ne­ra­ción que han mar­ca­do la his­to­ria del heavy me­tal?

Me en­can­ta­ría y siem­pre he te­ni­do es­pe­ran­za en que sur­jan nue­vas ban­das que con­si­gan sos­te­ner ese ni­vel de po­pu­la­ri­dad, pe­ro, tal y co­mo es­tán las co­sas, es muy com­pli­ca­do que na­die pue­da lle­gar a te­ner un es­ti­lo de vi­da co­mo por ejem­plo Lemmy. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ban­das lo tie­nen mu­cho más di­fí­cil y ade­más ne­ce­si­tan com­pa­gi­nar­lo con otros tra­ba­jos. Uno de los gran­des problemas, ade­más, es que es muy im­por­tan­te es­tar uni­dos en un gru­po.

El he­cho de te­ner una fa­mi­lia y las preo­cu­pa­cio­nes que de­ri­van mu­chas ve­ces ha­ce que sea muy com­pli­ca­do que es­to se lle­ve a ca­bo. Los iconos co­mo Priest, Dio y de­más, cuan­do anun­cian que ha­cen gi­ra de des­pe­di­da, ha­ce que se me rom­pa el co­ra­zón. Cuan­do em­pie­zas, ade­más, tie­nes unas ga­nas tre­men­das de com­po­ner, ha­cer con­cier­tos, las sen­sa­cio­nes y mo­men­tos des­pués de ellos, y la ener­gía cuan­do eres jo­ven te ayu­da más si ca­be. Son tiem­pos di­fe­ren­tes pa­ra los jó­ve­nes aho­ra. Las ban­das gi­gan­tes de los ‘80 no du­ra­rán sal­vo mi­la­gro 20 años más.

Lo que te ha­ce fe­liz no es la fa­ma, sino es­tar ahí y se­guir ha­cien­do mú­si­ca, lo que te ha­ce sen­tir­te vi­vo con ener­gía y es­pe­ran­za. La mú­si­ca es una par­te muy gran­de en mi vi­da en los dis­tin­tos pro­yec­tos en los que he tra­ba­ja­do. Es­te mun­do con­lle­va es­trés en mu­chas si­tua­cio­nes, y en él hay gen­te que no te ha­bla o no se ríe por ese mo­ti­vo. Esa im­pre­sión me la lle­vé por pri­me­ra vez cuan­do via­jé a Es­ta­dos Uni­dos, ya que aquí en Ale­ma­nia to­do el mun­do es­tá se­rio, y allí la gen­te es­ta­ba ale­gre. Aquí en Ale­ma­nia so­lo hay problemas y tra­ba­jo, allí la gen­te no tie­ne esa men­ta­li­dad, co­mo por ejem­plo, en Es­pa­ña. Allí la gen­te apo­ya con­ti­nua­men­te, y hay cier­tas co­sas del pú­bli­co que en Es­pa­ña se pue­den ver y en Ale­ma­nia no.

Los tiem­pos cam­bian, no obs­tan­te, siem­pre tra­to de te­ner un es­pí­ri­tu po­si­ti­vo y de es­tar a to­pe pa­ra se­guir ade­lan­te, aun­que en al­gu­nas oca­sio­nes sea du­ro. In­clu­so cuan­do subía al es­ce­na­rio en los ‘80, des­de el ca­me­rino es­cu­cha­ba a la gen­te co­rean­do el nom­bre de War­lock, y aho­ra cuan­do lle­gas al es­ce­na­rio, mu­chas ve­ces to­do es­tá muy pa­ra­do. Des­pués, la gen­te can­ta y se di­vier­te, sin em­bar­go, pa­re­ce que aho­ra cues­ta más es­fuer­zo, aun­que siem­pre más en Ale­ma­nia que en Es­pa­ña. Cuan­to ac­tué la úl­ti­ma vez en Es­pa­ña, en el Rock Fest Bar­ce­lo­na, el ho­ra­rio era muy tem­prano, a lo me­jor en­tre las 12:00h y las 13:00h, que era el día que to­ca­ba Iron Maiden, y aun así ha­bía mu­cha gen­te. De­fi­ni­ti­va­men­te, es un país ge­nial, siem­pre es fan­tás­ti­co te­ner concierto allí.

Eres una de las can­tan­tes más im­por­tan­te, sino la que más, en el mun­do del heavy me­tal. ¿Có­mo ves la es­ce­na pa­ra las mu­je­res? ¿Qué cam­bios has apre­cia­do a lo largo de to­dos es­tos años?

An­tes no ha­bía tan­tas co­mo aho­ra. En los ‘80, que eran to­do cientos de hom­bres en ca­da concierto, me da­ban un ca­me­rino pa­ra mi so­la por­que era di­fí­cil en­con­trar al­go de in­ti­mi­dad en­tre tan­to chi­co. In­ten­ta­ba en­con­trar a al­gu­na chi­ca, pe­ro no ha­bía prác­ti­ca­men­te nun­ca, al úni­co de con­fian­za que en­con­tra­ba por aquel en­ton­ces era a Lemmy. Con­se­guía que nun­ca me sien­tie­se so­la, tan­to él co­mo otros gru­pos co­mo Judas Priest y de­más.

¿Al­gu­na vez has te­ni­do problemas por el he­cho de ser una mu­jer en es­te mun­di­llo por el ma­chis­mo que hay en él?

No. Nun­ca he sen­ti­do ni he es­cu­cha­do a na­die di­cien­do al­go ma­lo. Me sen­tía co­mo uno de esos chi­cos, sim­ple­men­te una ar­tis­ta más. No ha­bía di­fe­ren­cias por ser un chi­co o una chi­cas des­de el prin­ci­pio. Soy una chi­ca, va­le, pe­ro en mi co­ra­zón soy una me­tal­head más. En Es­pa­ña, en­tre otros paí­ses, me de­cían que es­ta­ba en la por­ta­da de re­vis­tas, y re­cuer­do la pri­me­ra por­ta­da en Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do me di­je­ron que era la pri­me­ra mu­jer en apa­re­cer en una, me sor­pren­dió por­que en Eu­ro­pa era al­go nor­mal. Hay gran­des vo­ca­lis­tas fe­me­ni­nas en la ac­tua­li­dad, en Es­pa­ña me en­can­tó ha­ce dos años cuan­do es­tu­ve de gi­ra allí la can­tan­te de Drea­ma­ker, Eli­sa, y apar­te de ella mu­chas vo­ca­lis­tas en el res­to del mun­do. Alis­sa de Arch Enemy, Tar­ja, Cristina de La­cu­na Coil, Noo­ra de Battle Beast, Lzzy de Ha­les­torm... creo que hay mu­chí­si­mas chi­cas ge­nia­les den­tro del mun­do de la mú­si­ca, por­que no so­lo son can­tan­tes. Es­tu­ve en el concierto de Ali­ce Coo­per y con él es­tá Ni­ta Strauss a la gui­ta­rra. Las co­sas han cam­bia­do, qui­zás no lo su­fi­cien­te, pe­ro es in­creí­ble el ni­vel que hay.

Es­tu­ve de gi­ra, en­tre otras, con Liv Ja­grell y las chi­cas de Cru­ci­fied Bar­ba­ra. Hi­ci­mos un par de gi­ras jun­tas en Ru­sia, Ale­ma­nia... hay tan­tas ban­das y tan­tos bue­nos mo­men­tos con ar­tis­tas a lo largo de to­dos es­tos años que es muy di­fí­cil enu­me­rar al com­ple­to to­dos los bue­nos ra­tos. Con Li­ta Ford es­tu­ve ha­ce po­co y que­dó pen­dien­te ha­cer al­go jun­tas en el es­ce­na­rio pró­xi­ma­men­te. A ve­ces en las re­vis­tas se di­ce que com­pe­ti­mos, pe­ro na­da de eso es cier­to. So­mos com­pa­ñe­ras en­tre to­das.

¿Có­mo es Do­ro Pesch un lu­nes cual­quie­ra?

Pues, la ver­dad, es que siem­pre es­tá ro­dea­da de mú­si­ca. Ya sea de gi­ra, gra­ban­do, com­po­nien­do... No ten­go días li­bres des­de ha­ce cua­tro o cinco años. Siem­pre ha­bía que es­tar gra­ban­do, ha­cien­do en­tre­vis­tas, pro­mo­ción, pre­pa­ran­do la gi­ra o en los pro­pios con­cier­tos... En in­vierno, cuan­do to­do el mun­do se res­fría, es cuan­do ten­go al­go más de tiem­po pa­ra mí, pe­ro siem­pre hay al­go aun así que me ro­dea que tie­ne que ver con la mú­si­ca. Soy Dj en una emi­so­ra de ra­dio, lo que im­pli­ca más mú­si­ca y ade­más pre­pa­rar los pro­gra­mas en fun­ción de lo que quie­ra ha­blar, las en­tre­vis­tas que ha­ya, co­mo si por ejem­plo ha­blo con Ali­ce Coo­per... To­do aca­ba es­tan­do re­la­cio­na­do con la mú­si­ca. A lo me­jor ne­ce­si­to unas va­ca­cio­nes pa­ra des­co­nec­tar un po­co. Siem­pre que tu cuer­po te lo per­mi­ta, allá con ello. So­lo me fal­ta es­cri­bir un li­bro (so­bre mú­si­ca). En el te­ma del cine tam­bién han ha­bi­do un par de co­sas, pe­ro han lle­ga­do a tra­vés de la mú­si­ca tam­bién ya que era pa­ra po­ner­le la ban­da sonora.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.