BEHE­MOTH

Es­cu­cha y rue­da de pren­sa

Metal Hammer (Spain) - - CONTENIDO 370 -

Reu­ni­dos en Berlín, con un ca­lor so­fo­can­te im­pro­pio de la ca­pi­tal Ale­ma­na y unas cuan­tas ho­ras de vue­lo a las es­pal­das, un gru­po de pe­rio­dis­tas mu­si­ca­les de toda Eu­ro­pa nos reuni­mos en un bar de rock de la ciu­dad, muy cer­ca del río. La ma­yo­ría ya éra­mos vie­jos co­no­ci­dos y las ca­ras nue­vas en­con­tra­ron aco­mo­do muy pron­to. El mo­ti­vo de la reunión era es­pe­cial: Behe­moth iban a ofre­cer­nos la pre­mie­re de su nue­vo tra­ba­jo “I Lo­ved You At Your Dar­kest”. Una es­cu­cha ín­te­gra del dis­co y una rue­da de pren­sa pos­te­rior con Ner­gal eran una pers­pec­ti­va más que in­tere­san­te pa­ra que to­dos afron­tá­ra­mos los via­jes ex­press, las po­cas ho­ras de sue­ño y el so­fo­can­te ca­lor con ex­pec­ta­ción e ilu­sión.

El even­to, or­ga­ni­za­do por el se­llo ale­mán Nu­clear Blast, es­ta­ba pro­gra­ma­do en un lo­cal ber­li­nés que cier­ta­men­te te­nía mu­cho en­can­to: de­co­ra­do ca­si por com­ple­to en ma­de­ra, con dis­tin­tos es­pa­cios y si­tio de so­bra pa­ra sentarse, ade­más de una car­ta de be­bi­das bas­tan­te am­plia. El úni­co pro­ble­ma era el de­fi­cien­te o nu­lo fun­cio­na­mien­to del ai­re acon­di­cio­na­do (y por lo que pu­di­mos com­pro­bar no era ex­clu­si­vo del bar, ya que en otros lo­ca­les de la zo­na e in­clu­so en el hall del ho­tel en el que es­tá­ba­mos alo­ja­dos tam­bién se echa­ba de me­nos). El ca­lor era un te­ma de con­ver­sa­ción re­cu­rren­te en­tre los pre­sen­tes, un in­con­ve­nien­te que era di­fí­cil pa­sar por al­to y al que in­clu­so el pro­pio Adam “Ner­gal” Dars­ki hi­zo re­fe­ren­cia du­ran­te la ron­da de pre­gun­tas, pe­ro du­ran­te la es­cu­cha del nue­vo dis­co de Behe­moth que­dó re­du­ci­do a un le­ve in­con­ve­nien­te: la mú­si­ca era mu­cho más cau­ti­va­do­ra que el am­bien­te, por so­fo­can­te que fue­ra el cli­ma.

Des­pués de un dis­co co­mo “The Sa­ta­nist”, tan acla­ma­do por to­do el mun­do, no de­be re­sul­tar sen­ci­llo aven­tu­rar­se a un nue­vo lan­za­mien­to, sa­bien­do que la gen­te te va a juz­gar y me­dir por el ra­se­ro de tu tra­ba­jo an­te­rior y con unas ex­pec­ta­ti­vas al­tí­si­mas. Es di­fí­cil sa­lir bien pa­ra­do… pe­ro “I Lo­ved You At Your Dar­kest” no so­lo sa­le vi­vo en la com­pa­ra­ción, sino que in­clu­so me atre­ve­ría a de­cir que sa­le re­for­za­do. Pe­ro del dis­co en sí ha­bla­re­mos en pro­fun­di­dad más ade­lan­te, aho­ra me li­mi­ta­ré a de­cir, a mo­do de ade­lan­to, que se tra­ta de un dis­co atre­vi­do, di­fe­ren­te, po­ten­te y con mu­chas co­sas nue­vas en el so­ni­do del gru­po, sin per­der ni un ápi­ce su esen­cia. Po­nién­do­nos un po­co en an­te­ce­den­tes, “The Sa­ta­nist” ga­nó un Grammy, lle­vó al gru­po a su gi­ra más am­plia y exi­to­sa has­ta la fe­cha y lle­vó a Adam a un pun­to de in­fle­xión crea­ti­va: tras su­pe­rar su leu­ce­mia y ter­mi­nar el ci­clo de es­te dis­co, el vo­ca­lis­ta y com­po­si­tor se vio en la te­si­tu­ra de en­con­trar­se al­go va­cío… y lo que le lle­vó a crear de nue­vo fue su pro­yec­to “Me And That Man”, un tra­ba­jo en la lí­nea de ar­tis­tas co­mo Nick Ca­ve en el que po­de­mos ver un la­do muy di­fe­ren­te de Adam Dars­ki.

Tras la es­cu­cha del nue­vo dis­co Adam se sen­tó fren­te a no­so­tros y, tras res­pon­der una pe­que­ña entrevista ofi­cial pa­ra Nu­clear Blast fren­te a no­so­tros, lle­gó el turno de pre­gun­tas pa­ra los asis­ten­tes. La char­la se alar­gó más de una ho­ra y hu­bo pre­gun­tas y ob­ser­va­cio­nes de toda cla­se so­bre es­te dis­co, su crea­ción con­te­ni­do y lo que re­pre­sen­ta pa­ra el gru­po. Re­pro­du­cir­lo al mi­lí­me­tro se­ría di­fí­cil y mu­cho más lar­go de lo con­ve­nien­te, por lo que tra­ta­ré de re­su­mir la in­for­ma­ción da­da por Adam en es­ta rue­da de pren­sa, así co­mo plas­mar las pre­gun­tas más in­tere­san­tes.

“Ca­da dis­co es un nue­vo co­mien­zo pa­ra mí. De dónde vie­ne la ins­pi­ra­ción, de dónde sa­len los te­mas… es al­go com­pli­ca­do. Sa­le de den­tro, es ne­ce­sa­rio que sien­ta que ten­go al­go en mi in­te­rior que me em­pu­ja a crear. Pe­ro tam­bién de fue­ra. Re­co­noz­co que soy un en­vi­dio­so: cuan­do veo al­go que me gus­ta que otro gru­po ha he­cho y no se me ocu­rrió a mi an­tes, me jo­de. Mu­chas ve­ces co­jo co­sas de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.