LA SO­LE­DAD DE LAS MA­SAS

Metal Hammer (Spain) - - CONTENIDO 370 - Tex­to: Da­vid Ro­dri­go Fo­to­gra­fía: Ire­ne Se­rrano

El pa­sa­do vier­nes 16 de Agos­to me quedaba de pie­dra al des­cu­brir la no­ti­cia del fa­lle­ci­mien­to de Jill Ja­nus. La po­li­fa­cé­ti­ca front­wo­man de Hun­tress se qui­ta­ba la vida dos días an­tes des­pués de una lar­ga ba­ta­lla con­tra la de­pre­sión y su pro­pia sa­lud men­tal. Fue un gol­pe du­ro e ines­pe­ra­do. El mun­do aún es­ta­ba llo­ran­do la pér­di­da de Aret­ha Fran­klin, fa­lle­ci­da ese mis­mo día, cuan­do HUN­TRESS die­ron la tris­te no­ti­cia a tra­vés de sus re­des so­cia­les. Mu­chos no la vie­ron has­ta el día si­guien­te, pe­ro aca­bó lle­gan­do a toda una comunidad de fans que se ha­bían sen­ti­do cau­ti­va­dos por una ban­da di­fe­ren­te y por una vo­ca­lis­ta muy es­pe­cial, que de­mos­tra­ba ser un tor­be­llino crea­ti­vo e in­ter­pre­ta­ti­vo en ca­da con­cier­to y una per­so­na muy es­pe­cial, ama­ble e in­tere­san­te en ca­da con­ver­sa­ción. Tu­ve la suer­te de en­tre­vis­tar a Jill en 2015 y des­de en­ton­ces man­te­nía­mos con­tac­to even­tual, pe­que­ñas char­las pun­tua­les cuan­do ha­bía no­ve­da­des dis­co­grá­fi­cas, cuan­do apa­re­cía al­go di­ver­ti­do sus re­des so­cia­les o ha­bía al­gún te­ma can­den­te de con­ver­sa­ción. Ni mu­cho me­nos era una re­la­ción ha­bi­tual, pe­ro sí lo su­fi­cien­te­men­te pre­sen­te co­mo pa­ra sa­ber que Jill siem­pre es­tu­vo ca­mi­nan­do en la cuer­da flo­ja. Tam­po­co es que ella lo ocul­ta­ra: su lu­cha con la de­pre­sión y otros tras­tor­nos y en­fer­me­da­des emo­cio­na­les y men­ta­les fue siem­pre pú­bli­ca, has­ta el pun­to de con­ver­tir­se en un ejem­plo de lu­cha y su­pera­ción pa­ra mu­chos.

Has­ta que tris­te­men­te se can­só de se­guir. Y por mu­cho que uno se­pa que no to­do es­tá bien, el gol­pe es arro­lla­dor. Y en es­pe­cial en es­te mo­men­to, en el que Jill se mos­tra­ba pú­bli­ca­men­te emo­cio­na­da con unas pers­pec­ti­vas mu­si­ca­les pro­me­te­do­ras y di­fe­ren­tes.

Su muer­te en es­tas cir­cuns­tan­cias no ha si­do, por des­gra­cia, ni mu­cho me­nos el úni­co ca­so que he­mos vi­vi­do. Ni el más so­na­do. En los úl­ti­mos años he­mos vi­vi­do la pér­di­da de ta­len­tos irrem­pla­za­bles con las muer­tes de Ron­nie Mon­tro­se, Keith Emer­son, Ch­ris Cor­nell o Ches­ter Be­ning­ton. Por des­gra­cia la lis­ta es mu­cho más lar­ga. El pro­ble­ma no es ac­tual: vie­ne de lar­go y no se li­mi­ta so­lo al mun­do del rock y del me­tal. Sin ir más le­jos, ha­ce po­co su­fri­mos la pér­di­da del DJ Avi­cii, víc­ti­ma tam­bién de una de­pre­sión.

El mun­do del ci­ne y del en­tre­te­ni­mien­to en ge­ne­ral tam­bién tie­ne una lar­ga lis­ta de nom­bres, en­tre los que des­ta­can en­tre los más re­cien­tes Heath Led­ger o Ro­bin Wi­lliams. Pa­re­ce que la de­pre­sión y los tras­tor­nos emo­cio­na­les son al­go que ca­mi­na de la mano de ar­tis­tas de to­do ti­po. Me pre­gun­to si el ver­se ro­dea­dos de ma­sas les ha­ce sen­tir­se aún más so­los, si el que to­dos les ala­be­mos por co­sas “ba­na­les” les ha­ce sen­tir­se más mi­se­ra­bles. Si nues­tra bien in­ten­cio­na­da aten­ción les ge­ne­ra­rá una an­sie­dad di­fí­cil de ma­ne­jar. Cuan­do su­ce­den co­sas co­mo es­ta, uno no de­ja de pen­sar si na­die se dio cuen­ta, si na­die pu­do ha­ber he­cho al­go. Si tu no pu­dis­te ha­ber he­cho al­go, cuan­do el ca­so te pi­lla de cer­ca.

Ha­blé con Jill una se­ma­na an­tes de su muer­te. Le pre­gun­té có­mo iban los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra el lan­za­mien­to de “Vic­tory: A Rock Ope­ra”, su pro­yec­to jun­to a An­gus Clark y le di­je que te­nía­mos que ha­cer una entrevista de eso cuan­do sa­lie­ra, pe­ro no le pre­gun­té qué tal es­ta­ba ¿Ha­bría cam­bia­do al­go de ha­ber­lo he­cho?

Des­can­sa en paz Jill.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.