EDITORIAL

Metal Hammer (Connecor) - - EDITORIAL - Ser­gi Ra­mos

Aun­que ni de le­jos es­ta­mos en con­di­cio­nes óp­ti­mas -ni lo es­ta­re­mos has­ta que po­da­mos vol­ver a con­gre­gar a 30.000 per­so­nas en un es­ta­dio pa­ra can­tar nues­tros him­nos del rock- pa­re­ce que po­co a po­co to­do va vol­vien­do a su si­tio en es­te ex­tra­ño mun­do post-Co­vid. Co­mien­zan a ha­cer­se al­gu­nos con­cier­tos -sen­ci­llos af­fai­res con gen­te sen­ta­da, mu­cha dis­tan­cia y po­co jol­go­rio- y los que más y los que me­nos ya he­mos asu­mi­do que no va­mos a ir a nin­gún fes­ti­val ni ver nin­gún gran show in­ter­na­cio­nal en los pró­xi­mos me­ses. In­clu­so aque­llos que se atre­vie­ron a pro­gra­mar con­cier­tos pa­ra sep­tiem­bre y oc­tu­bre es­pe­ran­do una rá­pi­da re­so­lu­ción del pro­ble­ma se han en­con­tra­do con una reali­dad ca­pri­cho­sa: que es­ta cri­sis no se va a ir tan rá­pi­do ni tan fá­cil.

To­dos mi­ra­mos ha­cia 2021 co­mo el año de la sal­va­ción. Si el PIB cae es­te año un 12,8%, el año que vie­ne es­ta­re­mos de subidón -aun­que no nos que­de­mos co­mo es­tá­ba­mos ni de le­jos-. Se­rán tiem­pos ex­tra­ños pe­ro, a juz­gar por lo que ya se es­tá vien­do, ha­brá ham­bre por el ocio y la mú­si­ca. Es pro­ba­ble que una par­te del pú­bli­co no ter­mi­ne de sen­tir­se có­mo­do en un gran con­cier­to has­ta que no ha­ya un re­me­dio efec­ti­vo con­tra la en­fer­me­dad pe­ro, cier­ta­men­te, la deses­ca­la­da ha pro­vo­ca­do una au­sen­cia de mie­do (y a ve­ces de res­pon­sa­bi­li­dad) en­tre la gran ma­yo­ría.

Su­ce­de otra co­sa: nues­tras gran­des es­tre­llas no es­tán co­mo pa­ra per­der un año de ca­rre­ra y nues­tras ban­das me­dia­nas y pe­que­ñas no tie­nen tan­ta sol­tu­ra eco­nó­mi­ca co­mo pa­ra aguan­tar la em­bes­ti­da. En 2021 va a sa­lir a la ca­rre­te­ra has­ta el apun­ta­dor y eso ge­ne­ra­rá gran­des car­te­les y fes­ti­va­les que de­be­re­mos apre­ciar y apo­yar en la me­di­da de lo po­si­ble. To­da es­ta in­dus­tria se jue­ga mu­cho y, cuan­do las con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias lo per­mi­tan con ga­ran­tías, de­be­mos ofre­cer to­do nues­tro so­por­te a to­do ese eco­sis­te­ma que tan vi­vos nos ha­ce sen­tir. Por­que sí, la ano­ma­lía de es­te año pue­de re­sul­tar has­ta bien­ve­ni­da vis­to el rit­mo de vi­da de los úl­ti­mos tiem­pos, pe­ro co­mo se pro­lon­gue mu­cho no va­mos a sa­ber vi­vir sin lo que nos ha­ce tan y tan fe­li­ces: es­tar en me­dio de una mul­ti­tud sal­tan­do co­mo ani­ma­les can­tan­do nues­tras can­cio­nes fa­vo­ri­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.