PE­TER STEE­LE

Metal Hammer (Connecor) - - EDITORIAL - TEX­TO: mar­ta ri­ba­te

de la muer­te del que fue el lí­der de una de las ban­das más Pe­ter Stee­le, can­tan­te y ba­jis­ta, mu­rió en una am­bu­lan­cia de ca­mino al hos­pi­tal de­jan­do huér­fa­na a una ban­da que de­ci­dió no pro­se­guir sin él. Ty­pe O Ne­ga­ti­ve mu­rió ese día, pe­ro Pe­ter T. Ra­tajczyk de­jó his­to­ria en el me­tal.

Fue el crea­dor de uno de los so­ni­dos mu­si­ca­les más úni­cos en los y lle­va­das a su pro­pio so­ni­do más el aña­di­do de una pro­fun­da voz, una fe­roz ac­ti­tud to­can­do el ba­jo y unas le­tras hu­mo­rís­ti­cas, iró­ni­cas y a la vez poé­ti­cas hi­cie­ron que con tan so­lo un se­gun­do ál­bum de es­tu­dio, ‘Bloody Kis­ses’ (1993), la ban­da con­si­guie­ra su pri­mer dis­co de pla­tino a la vez tam­bién pri­mer pla­tino en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra su com­pa­ñía se con­vir­tie­ron en el epi­cen­tro del me­tal a me­dia­dos de los años ’90.

LOS ORÍ­GE­NES

Con 10 años, Pe­ter T. Ra­tajczyk y Josh Sil­ver (fu­tu­ro te­clis­ta de Ty­pe O Ne­ga­ti­ve) de la mis­ma edad se co­no­cie­ron en el ba­rrio de Brooklyn, Nueva York, y con 13 años ya em­pren­die­ron su pri­mer pro­yec­to co­mo ban­da, Nort­hern Lights, que ya con­ta­ba con Pe­ter al ba­jo, for­za­do a de­jar la gui­ta­rra rít­mi­ca por fal­ta de ba­jis­ta en la ban­da, y con Josh a los te­cla­dos. Nort­hern Lights pa­só a lla­mar­se Fa­llout pues­to que la nueva te­má­ti­ca de las can­cio­nes se mo­vía en­tre la os­cu­ri­dad y el Apo­ca­lip­sis

a los te­cla­dos y Riz­zo a la ba­te­ría. Con la sa­li­da de es­te de úl­ti­mo de la ban­da en­tró pa­ra to­mar los man­dos de la ba­te­ría Louis Bea­to, quien en el fu­tu­ro se­ría uno de los miem­bros fun­da­do­res de Car­ni­vo­re jun­to con Pe­ter.Fa­llout se con­vir­tie­ron en le­yen­das lo­ca­les del Heavy Me­tal, lle­gan­do in­clu­so a abrir pa­ra los mis­mí­si­mos Twis­ted Sis­ter en ban­da, es­ta se se­pa­ra.

CAR­NI­VO­RE

“If you can’t it eat it of fuck it...Then kill it!”.Tras la rup­tu­ra de Fa­llout, Pe­ter y Louis que eran los que bus­ca­ban abrir­se ca­mino a una mú­si­ca más os­cu­ra co­men­za­ron una nueva ban­da, Dis­ci­pli­ne. Em­pe­za­ron a bus­car un guitarrist­a y de­ja­ron de la­do los te­cla­dos. pri­me­ra au­di­ción fue Stan Pi­llis que ya era un vie­jo co­no­ci­do de Pe­ter y Louis y un fan de Fa­llout. Pi­llis co­nec­tó a la pri­me­ra y se con­vir­tió en el guitarrist­a de Dis­ci­pli­ne. Por aque­llos años, Pe­ter sen­tía un te­rri­ble mie­do es­cé­ni­co y se ne­ga­ba a ha­cer­se con los man­dos del mi­cró­fono pe­ro cuan­do sus bús­que­das por ha­llar un can­tan­te fra­ca­sa­ron, no le que­dó otra que te­ner que ser el can­tan­te de Dis­ci­pli­ne.

En ju­nio de 1982 la ban­da de­ci­dió to­mar­se un des­can­so pa­ra cam­biar el nom­bre (ha­bía otra ban­da lo­cal lla­ma­da Dis­ci­pli­ne) y pa­ra de­ci­dir la ima­gen que ten­dría el nue­vo gru­po. El re­sul­ta­do fue Car­ni­vo­re, gue­rre­ros ca­ní­ba­les vi­vien­do en una ci­vi­li­za­ción post

Sin em­bar­go Pi­llis no lle­gó a ha­cer ni un con­cier­to con Car­ni­vo­re, ya que se vio sus­ti­tui­do por Keith Ale­xan­der Bon­nano. En pa­la­bras de Louis Bea­to “Bon­nano com­ple­tó la ban­da”. En 1984, Car­ni­vo­re con una cin­ta co­mo pri­mer pa­so de su dis­co­gra­fía, em­pe­za­ron a abrir con­cier­tos pa­ra ban­das co­mo Ra­ven,An­vil e in­clu­so Sla­yer.

Al­go atrás en el tiem­po, en 1980, na­ció Roa­drun­ner Re­cords Ken­nedys, Mercy­ful Fa­te o a los neo­yor­ki­nos Vir­gin Stee­le. En 1985 con el boom de ban­das ori­gi­na­rias de Nueva York co­mo Anth­rax u Over­kill, Roa­drun­ner pu­so el ojo en Car­ni­vo­re.

que se le ofre­ció a Car­ni­vo­re y es­te se ce­rró gra­cias al be­ne­plá­ci­to de King Dia­mond, es­tre­lla en esos mo­men­to de Roa­drun­ner, que

El ál­bum ho­mó­ni­mo y de de­but na­ció en 1985. Ocho can­cio­nes con una ca­si odio­sa voz de Pe­ter y con unas le­tras que a día de hoy po­cas ban­das se atre­ve­rían a po­ner en sus com­po­si­cio­nes: “Wo­man will ne­ver know or un­ders­tand.The po­wer men feel to kill with their feel me deep - Car­ni­vo­re”.

No era un dis­co de th­rash me­tal, no era un dis­co de hard­co­re, Car­ni­vo­re era la des­cen­den­cia de una gue­rra nu­clear con ham­bre por la car­ne hu­ma­na y una lí­bi­do in­tran­si­gen­te. Con una se­rie de gui­ños a Black Sab­bath,Ve­nom y Ma­no­war,‘Car­ni­vo­re’ aca­pa­ró la aten­ción de me­dios pe­ro la ban­da nun­ca lle­gó a ha­cer gi­ra pa­ra pro­mo­cio­nar el dis­co.

En 1986 Car­ni­vo­re tu­vo la opor­tu­ni­dad de abrir pa­ra Ve­nom y Over­kill en el Man­hat­tan’s Ritz, un chu­te de emo­ción pa­ra el trío año cuan­do Car­ni­vo­re em­pe­zó a desa­rro­llar un so­ni­do mu­cho más cer­cano al de la es­ce­na del hard­co­re de Nueva York.

Si en el ’86 Ag­nos­tic Front ab­sor­bie­ron el me­tal y uti­li­za­ron su so­ni­do pa­ra mez­clar­lo con su hard­co­re, Car­ni­vo­re hi­zo exac­ta­men­te lo con­tra­rio. En ese año, am­bas ban­das uni­das ba­jo un mis­mo ma­na­ger, Conn­nie Ba­rret, lle­ga­ron a co­la­bo­rar jun­tas: Louis se in­cor­po­ró a la ba­te­ría y em­pe­zó a en­sa­yar con ellos y Pe­ter com­pu­so le­tras pa­ra su si­guien­te ál­bum de es­tu­dio ‘Cau­se For Alarm’. Por su­pues­to el dis­co de Ag­nos­tic Front ge­ne­ró una gran con­tro­ver­sia gra­cias a esas le­tras “ma­de in” Pe­ter T. Ra­tajczyk.

Tras po­ner su se­llo a la es­ce­na del hard­co­re de Nueva York, Pe­ter y Louis se pu­sie­ron ma­nos a la obra pa­ra em­pe­zar su se­gun­do ál­bum de es­tu­dio y pa­ra ello re­clu­ta­ron a Marc Pio­va­net­ti pa­ra to­mar las rien­das de las guitarras. En el ve­rano de 1986 se me­tie­ron a gra­bar en el es­tu­dio de ¡Josh Sil­ver! Y ahí se co­ci­na­ron las de­mos de ‘Re­ta­lia­tion’.

A oí­dos de Roa­drun­ner, el dis­co era con­si­de­ra­ble­men­te di­fe­ren­te al de­but de la ban­da pe­ro aún te­nía esa mar­ca de Car­ni­vo­re. Con una te­má­ti­ca más mi­li­ta­ris­ta con can­cio­nes co­mo “USA For USA” o “Ra­ce War” y con una orien­ta­ción dis­pues­ta a en­fu­re­cer a los re­li­gio­sos con te­mas co­mo “Angry Neu­ro­tic Cat­ho­lic” o “Je­sus Hitler”.

las de­mos, era un dis­co de­mo­le­dor y ase­sino. De nue­vo las le­tras vol­vie­ron a ser un fo­co de con­tro­ver­sia y “Je­sus Hitler” se lle­vó la pal­ma. En pa­la­bras de Pe­ter “tra­ta de un hom­bre que na­ce con las al­mas de Cris­to y Hitler. Es­tá to­tal­men­te con­fun­di­do por­que no sa­be si ma­tar a los ju­díos o sal­var­los”.

Con “Sex And Vio­len­ce” la ban­da sa­có su fa­mo­so es­lo­gan “Si no te lo pue­des co­mer o fo­llar, en­ton­ces ¡má­ta­lo!”.Es­te te­ma des­de lue­go fue uno de que más con­ti­nua­ban en la lí­nea de su de­but.

En 1988, con gi­ras re­cha­za­das pues­to que Pe­ter y Louis te­nían tra­ba­jos apar­te de la ban­da, Car­ni­vo­re po­co a po­co fue per­dien­do la pers­pec­ti­va de fu­tu­ro. La go­ta que col­mó el va­so fue cuan­do Marc de­ci­dió de­jar la ban­da pa­ra ir­se con Crumb­suc­kers así que en la pri­ma­ve­ra de 1989 Car­ni­vo­re se se­pa­ra.

TY­PE O NE­GA­TI­VE

Du­ran­te seis me­ses Pe­ter es­tu­vo sin ban­da has­ta que apa­re­ció el ba­te­ría Sal Abus­ca­to. Mien­tras la vi­da per­so­nal de Pe­ter se ve­nía aba­jo de­bi­do a pro­ble­mas con su pa­re­ja que aca­ba­ron en un in­ten­to de sui­ci­dio por par­te del mú­si­co, Sal en­con­tró luz pa­ra la nueva ban­da y pre­sen­tó a Pe­ter un nue­vo guitarrist­a tam­bién de Brooklyn lla­ma­do Kenny Hic­key.

El trío Sal, Kenny y Pe­ter em­pe­za­ron a com­po­ner los te­mas que pos­te­rior­men­te se edi­ta­rían en su de­but ‘Slow, Deep And Hard’: To­le­ran­ce” y “Un­ter­mensch”.Al mis­mo tiem­po, Pe­ter hi­zo una lla­ma­da a un vie­jo ami­go pa­ra in­cor­po­rar­se a la ban­da co­mo te­clis­ta, Josh Sil­ver.

Con la ban­da ya co­mo cuar­te­to, las nue­vas crea­cio­nes sa­lie­ron esa cin­ta lle­ga­ría de nue­vo a Roa­drun­ner Re­cords que du­dó mu­cho en vol­ver a tra­ba­jar con Pe­ter ya que Car­ni­vo­re nun­ca fue una ban­da ven­de­do­ra y el mú­si­co ha­bía oca­sio­na­do mu­chos pro­ble­mas al se­llo ba­te de béis­bol con la in­ten­ción de ma­tar a la per­so­na que hi­zo un re­co­pi­la­to­rio de los dos dis­cos de Car­ni­vo­re de­jan­do fue­ra tres te­mas.

su de­but ‘Slow, Deep And Hard’ en 1991. De nue­vo Pe­ter fue ta­cha­do de mi­só­gino por las le­tras de sus can­cio­nes: “You had cock on your mind , And cum on your breath, In­ser­ted that diaph­ragm be­fo­re you left. Prac­ti­cing free­lan­ce gy­ne­co­logy,Whe­re the­re’s a womb the­re’s a way,With you it’s for free”.Pe­ro su­po de­fen­der­se de las acu­sa­cio­nes: “Ten­go cin­co her­ma­nas y una ma­dre a la que amo. Es el he­cho de que amo tan­to a las mu­je­res que de­jo que me ha­gan mu­cho da­ño. No odio a las mu­je­res, las quie­ro ¡y ese es el pro­ble­ma!”. Te­mas co­mo “Der Un­ter­mensch” tam­bién die­ron mu­cho que ha­blar, ya que Pe­ter cri­ti­ca­ba bru­tal­men­te a to­das esas per­so­nas que no tra­ba­ja­ban y se apro­ve­cha­ban del es­ta­do pa­ra ob­te­ner in­gre­sos lla­mán­do­los en la can­ción “So­cio­pa­ra­si­te” (pa­rá­si­tos so­cia­les).

‘Slow, Deep And Hard’ era el des­cen­dien­te di­rec­to de Car­ni­vo­re. El hard­co­re y punk se­guía muy pre­sen­te pe­ro el aña­di­do del te­cla­do da­ba vi­da al que se­ría el pri­mer so­ni­do de Ty­pe O Ne­ga­ti­ve.Con la nueva ban­da, Pe­ter se vio for­za­do por los otros miem­bros a que es­ta hi­cie­se tours ya que que­rían pro­fe­sio­na­li­zar­se co­mo mú­si­cos. En 1991 des­em­bar­ca­ron por pri­me­ra vez en Eu­ro­pa lle­ván­do­se la sor­pre­sa de te­ner que can­ce­lar con­cier­tos por las acu­sa­cio­nes de gru­pos an­ti­fas­cis­tas que lla­ma­ban a la ban­da na­zi, ra­cis­ta y se­xis­ta ade­más de in­ten­tar des­tro­zar las sa­las don­de de­bían de to­car. De nue­vo Pe­ter tu­vo que ha­cer de­cla­ra­cio­nes di­cien­do “¿có­mo va­mos a ser na­zis si un tres se­ma­nas pe­ro so­lo to­ca­ron ocho ve­ces.

Pe­ro la ma­la pu­bli­ci­dad tam­bién es bue­na pu­bli­ci­dad, Ty­pe O Ne­ga­ti­ve re­ci­bió un mon­tón de no­to­rie­dad gra­cias a to­dos los in­ci­den­tes ocu­rri­dos en Eu­ro­pa y la ban­da ven­dió mu­chos más dis­cos de los que ten­dría que ha­ber ven­di­do.

Con la de­man­da de tan­tos dis­cos, Roa­drun­ner tam­bién de­man­dó más ma­te­rial.Así en 1992 na­ció ‘The Ori­gin Of The Fe­ces’, un fal­so di­rec­to por la que el se­llo dio un ade­lan­to a la ban­da de cien mil dó­la­res y la ban­da so­lo gas­tó dos mil en el es­tu­dio. Eso sí el res­tan­te fue bien em­plea­do pa­ra que los miem­bros se com­pra­sen unas Har­ley Da­vid­son. El ál­bum era bá­si­ca­men­te un re­mix del de­but con al­gún

te­ma nue­vo co­mo “Are You Afraid?”. La por­ta­da ori­gi­nal era una fo­to­gra­fía en ver­de y ne­gro del ano de Pe­ter Stee­le que por su­pues­to a pos­te­rio­ri tu­vo que ser sus­ti­tui­da.

‘Bloody Kis­ses’ que se gra­bó en fe­bre­ro y mar­zo de ese año. El nue­vo ál­bum te­nía un con­te­ni­do mu­cho más gó­ti­co y cer­cano a ban­das co­mo The Sis­ters Of Mercy y a Roa­drun­ner eso le en­can­tó. Los sin­gles ele­gi­dos sin du­da al­gu­na fue­ron “Ch­ris­tian Wo­man” y “Black No. 1” que se vie­ron acor­ta­dos pa­ra la sa­li­da de am­bos vi­deo­clips ya que eran eran te­mas de­ma­sia­do lar­gos. Es­to fue al­go que Pe­ter siem­pre odió y que su­po co­rre­gir de ca­ra al si­guien­te dis­co ha­cien­do te­mas de seis o cin­co mi­nu­tos. ‘Bloody Kis­ses’ lo lo­gró, am­bos sin­gles se sin­to­ni­za­ron en to­das las ra­dios y los vi­deo­clips lle­ga­ron a las te­le­vi­sio­nes.Aun­que am­bos te­mas era la guin­da del ál­bum y te­nían tin­tes más gó­ti­cos no hay que ol­vi­dar que el pa­sa­do de Pe­ter con el hard­co­re y es­te se o “We Ha­te Ever­yo­ne” de­di­ca­da a to­dos aque­llos acon­te­ci­mien­tos ocu­rri­dos du­ran­te su pri­me­ra gi­ra eu­ro­pea con fra­ses co­mo:“Bran­ded se­xiest, la­be­lled ra­cist, want it clea­rer? Check the mi­rror. We don’t care what you think”.Otro de los gran­des éxi­tos del ál­bum fue “Too La­te: Fro­zen”. Dos te­mas uni­dos, “Too La­te” mu­cho más rá­pi­do y al es­ti­lo de “We Ha­ve Ever­yo­ne” con le­tras de­di­ca­da a al­gu­na ex­no­via del com­po­si­tor y,“Fro­zen”, un te­ma len­to, mu­cho más doom.

Des­pués de la sus­ti­tu­ción a la ba­te­ría de Sal Abrus­ca­to por Johnny Kelly y gi­ras pro­mo­cio­na­les del ‘Bloody Kis­ses’ abrien­do pa­ra Ni­ne Inch Nails, Mötley Crüe y Dan­zig en el ’94 no fue has­ta 1995 cuan­do Pe­ter Stee­le pa­só de ser el enemi­go nú­me­ro 1 a un dios del rock. ‘Bloody Kis­ses’ al­can­zó el me­dio mi­llón de co­pias ven­di­das en Es­ta­dos Uni­dos ob­te­nien­do así el dis­co de oro y el nú­me­ro de fans y vi­si­tan­tes a la ca­sa de la ma­dre de Pe­ter (Pe­ter siem­pre vi­vió en ca­sa de su ma­dre) no pa­ra­ba de cre­cer día a día.Anéc­do­tas co­mo chi­cas des­nu­das lla­man­do al tim­bre de la ca­sa y lla­ma­das de te­lé­fono de fans dia­rias se su­ce­dían cons­tan­te­men­te. In­clu­so Phil An­sel­mo con­fe­só lla­mar una vez a la ca­sa de Pe­ter an­tes de co­no­cer­le en per­so­na “Cuan­do ‘Re­ta­lia­tion’ sa­lió a la ven­ta, me ex­plo­tó la ca­be­za. ‘Re­ta­lia­tion’ era lo más bes­tia la es­ce­na de Nueva Or­leans. Pe­te in­cor­po­ra­ba el hard­co­re a Black Sab­bath mu­cho an­tes de que la gen­te pen­sa­ra que era guay ha­cer eso”.

Phil An­sel­mo ju­gó un rol im­por­tan­te pa­ra Ty­pe O Ne­ga­ti­ve, co­no­ció a Pe­ter a prin­ci­pios de los años 90 cuan­do la ban­da reali­zó su pri­mer con­cier­to en Nueva Or­leans. En­ton­ces Phil di­jo a Pe­ter “quie­ro que gi­réis con no­so­tros”. Pe­ter nun­ca se lo to­mó en se­rio, pe­ro Phil cum­plió su pa­la­bra y a prin­ci­pios del ’95 Ty­pe O Ne­ga­ti­ve fue­ron los te­lo­ne­ros de la gi­ra ame­ri­ca­na de Pan­te­ra. Am­bas ban­das se con­vir­tie­ron en ami­gos in­se­pa­ra­bles y sin du­da al­gu­na la gi­ra de

Fue tam­bién en 1995 cuan­do Pe­ter em­pe­zó a acu­dir a pro­gra­mas de te­le­vi­sión co­mo el de Jerry Sprin­ger Show y en agos­to de ese año pro­ta­go­ni­zó la por­ta­da de la re­vis­ta Play­girl po­san­do to­tal­men­te des­nu­do.Pos­te­rior­men­te se dio cuen­ta de que so­lo un 23% de mu­je­res con­su­mían Play­girl.“No es­ta­ba al tan­to de que Play­girl fue­se una pu­bli­ca­ción gay. No fue más que un tru­co pu­bli­ci­ta­rio. Fue eso. Me arre­pien­to por­que fue co­mo si me ex­plo­ta­ra, pe­ro lue­go el ma­na­ger te di­ce que lo ha­gas y la ban­da te di­ce que lo ha­gas y el se­llo te di­ce que lo ha­gas, y te ofre­cen una pá­gi­na, lue­go tres y lue­go la por­ta­da. Ven­de­rás mu­chos ál­bu­mes si lo ha­ces y en­ton­ces di­je, jo­der pues lo ha­ré. Pa­re­ce que fui la pri­me­ra per­so­na en te­ner un pe­ne erec­to en una se­sión de fo­tos”.

La hi­bri­da­ción del rock en 1996 su­pu­so el cli­ma per­fec­to pa­ra una aso­ciar­la a un gé­ne­ro mu­si­cal con­cre­to. En ese año ‘Oc­to­ber Rust’ em­pe­zó a ges­tar­se y cuan­do Roa­drun­ner pi­dió las de­mos pa­ra sa­ber en qué an­da­ba la ban­da la res­pues­ta de la mis­ma fue: “que os jo­dan. de­mos su preo­cu­pa­ción fue in­me­dia­ta, no veían hits.

Ty­pe O Ne­ga­ti­ve dio a luz a ‘Oc­to­ber Rust’ el 20 de agos­to de 1996. El pri­mer sin­gle ele­gi­do fue “My Girl­friend’s Girl­friend” pe­ro “Lo­ve You To Death”. Aún así nin­guno con­si­guió so­nar en ra­dios. ‘Oc­to­ber Rust’ era un dis­co len­to, me­lan­có­li­co con mu­chos pa­sa­jes at­mos­fé­ri­cos y em­bru­ja­dos que bien se per­ci­bían en te­mas co­mo “Wolf Moon” o “Haun­ted”. Las le­tras ya no se aga­rra­ban a la crí­ti­ca so­cial o a las ex de Pe­ter, aho­ra el mú­si­co ex­po­nía mu­cho más sus sen­ti­mien­tos y de­di­ca­ba can­cio­nes a la muer­te de su pa­dre o su pa­re­ja del mo­men­to, Liz.Las ca­pas de so­ni­do del dis­co eran ma­jes­tuo­sas y con unas dis­tor­sio­nes pre­cio­sis­tas. Roa­drun­ner no tu­vo sus hits de ra­dio pe­ro el dis­co de oro lle­gó mu­cho an­tes pa­ra ‘Oc­to­ber Rust’.

Con un Pe­ter Stee­le abru­ma­do por to­da la fa­ma y las con­se­cuen­cias de la mis­ma, es­te em­pe­zó a sa­lir­se de zo­na de con­fort en re­la­ción con la dro­gas y en 1997 la co­caí­na em­pe­zó a ser un com­pa­ñe­ro re­gu­lar en las gi­ras.Años atrás Pe­ter ha­bía de­ja­do cla­ro en en­tre­vis­tas que no se dro­ga­da e in­clu­so en los ini­cios de Car­ni­vo­re, Pe­ter acu­sa­ba a su no­via del mo­men­to de in­clu­so fu­mar. Pe­ro aho­ra Pe­ter con­su­mía una bo­te­lla de vino mien­tras ac­tua­ba y otra des­pués de ca­da ac­tua­ción. La co­caí­na ocu­rría a puer­ta ce­rra­da.

ál­bum de Ty­pe O Ne­ga­ti­ve se ha­bía vuel­to tor­tuo­so. Ex­haus­to por las in­ten­sas gi­ras que hi­cie­ron con ‘Oc­to­ber Rust’, los pro­ble­mas con cons­tan­te de­pre­sión del mú­si­co hi­cie­ron que Pe­ter no en­con­tra­se la ins­pi­ra­ción. Al ser un apa­sio­na­do de Is­lan­dia, Roa­drun­ner le man­dó al Down’ vio la luz en 1999 y fue el ál­bum más do­lo­ro­sa­men­te ho­nes­to, más se­rio y os­cu­ro que Pe­ter Stee­le ja­más com­pu­so.

La muer­te era una gran pre­sen­te en el ál­bum con te­mas co­mo “Everyt­hing Dies” o “Ever­yo­ne I lo­ve Is Dead”. De nue­vo no hu­bo hits de ra­dio y el úni­co te­ma que se sa­có co­mo sin­gle fue la ya men­cio­na­da “Everyt­hing Dies” de la que tam­bién se hi­zo vi­deo­clip, una de­di­ca­to­ria a los fa­mi­lia­res fa­lle­ci­dos de Pe­ter.Aun­que ‘Word Co­ming Down’ fue una pro­ce­sión fu­ne­ra­ria en to­da re­gla, tam­bién con­tó con al­gún te­ma que arro­ja­ba luz co­mo “Py­ret­ta Bla­ze”, un te­ma más al es­ti­lo de “My Girl­friend’s Girl­friend” que em­pe­za­ba con un riff muy si­mi­lar al te­ma de Black Sab­bath “In­to The Void”. Fi­nal­men­te la ban­da ce­rró el ál­bum con dos ver­sio­nes de los Beatles “Day Trip­per” y “I Want You (She’s So Heavy)” que le cos­tó a la ban­da una bue­na re­duc­ción de ro­yal­ties por una de­man­da im­pues­ta por la em­pre­sa que te­nía los de­re­chos de esas can­cio­nes.

A prin­ci­pios de los 2000 el al­cohol y la co­caí­na de­ja­ron de ser sim­ples com­pa­ñe­ros de gi­ra y se ins­tau­ra­ron en la vi­da dia­ria de Pe­ter, con la con­se­cuen­cia de que se­ma­nas an­tes de la gra­ba­ción del nue­vo ál­bum se vio obli­ga­do a in­gre­sar en un cen­tro de des­in­to­xi­ca­ción. En el cen­tro per­mi­tie­ron a Pe­ter te­ner un te­cla­do con el que com­pu­so nueva mú­si­ca. Aun­que no con­si­guió des­en­gan­char­se y que­dar com­ple­ta­men­te “lim­pio”, sí fue un pa­so pa­ra re­cu­pe­rar el con­trol y ad­mi­tir que te­nía un pro­ble­ma.

El 17 de ju­nio de 2003 se pu­so a la ven­ta ‘Li­fe Is Ki­lling Me’ ba­jo el mis­mo ri­tual de gra­ba­ción de siem­pre: de­mos en el es­tu­dio de Josh, Mi­ke Mar­ciano co­mo in­ge­nie­ro y Josh y Pe­ter pro­duc­to­res del dis­co. El ál­bum de­bu­tó en las lis­tas Bill­board en el pues­to 39 y ven­dió 27.000 dis­cos du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na de ven­ta, aún así ven­dió me­nos co­pias que in­clu­so ‘Slow, Deep And Hard’ y los áni­mos de Roa­drun­ner con la ban­da vi­vie­ron sus mo­men­tos más ba­jos. So­lo “I Don’t Wan­na Be Me” pu­do con­si­de­rar­se el sin­gle del dis­co.Aún así ‘Li­fe Is Ki­lling Me’ re­cu­pe­ra el hard­co­re ol­vi­da­do des­de ‘Oc­to­ber Rust’ en te­mas co­mo “I Li­ke Goils” o “Angry Inch” (ver­sión de la ban­da so­no­ra de la pe­lí­cu­la mu­si­cal ‘Hed­wig and the Angry Inch’) y pro­si­gue con la me­lan­có­li­ca di­ná­mi­ca que se ini­ció con ‘World Co­ming Down’ con te­mas co­mo “Anest­he­sia”,“Li­fe Is Ki­lling Me” o “Net­tie”, te­ma de­di­ca­do a su ma­dre. Aun así ‘Li­fe Is Ki­lling Me’ es un dis­co bas­tan­te me­nos os­cu­ro que sus dos pre­de­ce­so­res y los te­mas se pue­den lle­gar a con­si­de­rar has­ta más po­pe­ros. Es con es­te ál­bum con el que Pe­ter más rin­de tri­bu­to Elec­tro­cu­te”. Kenny Hic­key vuel­ve a lu­cir­se a to­dos los ni­ve­les con la gui­ta­rra y re­cu­pe­ra sus to­ques del ‘Oc­to­ber Rust’ en los so­los. ‘Li­fe Is Ki­lling Me’ fue la mues­tra de que Ty­pe O Ne­ga­ti­ve no ha­bía de­caí­do, de que el hu­mor y las le­tras iró­ni­cas se­guían pa­ten­tes. Ha­bían crea­do de nue­vo un ál­bum épi­co al­go que mu­chos gru­pos coe­tá­neos de los ’90 no su­pie­ron crear en los 2000.

In­me­dia­ta­men­te des­pués del lan­za­mien­to la ban­da sa­lió de gi­ra por Es­ta­dos Uni­dos jun­to con los ita­lia­nos La­cu­na Coil co­mo te­lo­ne­ros. Par­te de es­ta gi­ra se gra­bó pa­ra el pos­te­rior DVD de la ban­da “Symp­hony for the De­vil” de 2006. Cris­ti­na Scab­bia, can­tan­te de La­cu­na Coil, cuen­ta so­bre esos días: “cuan­do nos pre­gun­ta­ron si que­ría­mos gi­rar con Ty­pe O Ne­ga­ti­ve en Nor­te Amé­ri­ca en 2003, es­tá­ba­mos en ab­so­lu­ta in­cre­du­li­dad . Era nues­tra opor­tu­ni­dad de ca­rre­ra y de co­no­cer a los miem­bros en per­so­na.

Me acuer­do que es­ta­ba su­per ner­vio­sa, nun­ca sa­bes si tus ído­los van a ser tan guays co­mo crees... El pri­mer día de la gi­ra, mien­tras es­tá­ba­mos en nues­tro ca­me­rino, Pe­ter Stee­le vino a ver­nos y nos que­da­mos con­ge­la­dos, fue un mo­men­to su­rrea­lis­ta y Pe­ter al prin­ci­pio te­nía una pre­sen­cia im­pre­sio­nan­te e in­ti­mi­da­to­ria...Él di­jo “ho­la, quie­ro agra­de­ce­ros el que es­téis aquí con no­so­tros de gi­ra”.¡Des­de ese mo­men­to su­pe que es­ta­ba en lo co­rrec­to amán­do­le tan­to a él y a Ty­pe O Ne­ga­ti­ve! Me acuer­do lo ge­nuino que era, di­ver­ti­do, ca­ris­má­ti­co y ado­ra­ble.

Mi men­te es­tá lle­na de in­creí­bles re­cuer­dos de él y su mú­si­ca. Pe­ter in­clu­so nos in­vi­tó una tar­de a un res­tau­ran­te ita­liano en Nueva York ‘pa­ra que nos sin­tié­ra­mos co­mo en ca­sa’.Nun­ca ol­vi­da­ré esos días, nun­ca le ol­vi­da­ré a él. ¡Se le echa mu­cho de me­nos!”.

Una vez aca­ba­da la cam­pa­ña de ‘Li­fe Is Ki­lling Me’ en 2004, Pe­ter se vio de nue­vo en ca­sa con un mon­tón de tiem­po en­tre ma­nos. Sus her­ma­nas si­guie­ron in­sis­tien­do en la reha­bi­li­ta­ción del mú­si­co, pe­ro sus in­ten­tos fue­ron en vano. Des­pués del des­cu­bri­mien­to de que el co­ra­zón es­ta­ba en mal es­ta­do, Pe­ter tu­vo que ser so­me­ti­do en­con­tró a una ami­ga de su pro­me­ti­da Liz, la cual le de­vol­vió el anillo de com­pro­mi­so que le ha­bía da­do a Liz años atrás. Ade­más, al­guien le ha­bía es­ta­do qui­tan­do di­ne­ro de una de sus tar­je­tas y asu­mió que ha­bía si­do Liz. Na­dan­do en­tre los ce­los y la con­fu­sión, se di­ri­gió a ca­sa de es­ta e irrum­pió en la mis­ma ti­ran­do la puer­ta atrás y con­clu­yen­do con una pa­li­za al que ya era ma­ri­do de Liz. Pos­te­rior­men­te la po­li­cía se lo lle­va­ría a pri­sión y una vez rea­li­za­do el jui­cio, Pe­ter es­tu­vo en li­ber­tad con­di­cio­nal la cual se sal­tó du­ran­te seis me­ses de­bi­do a su adic­ción de al­cohol y co­caí­na lo que se tra­du­jo en pa­sar un mes en la cár­cel.En una en­tre­vis­ta al me­dio MK Ma­ga­zi­ne, Pe­ter lle­gó a con­fe­sar que du­ran­te dos años se lle­ga­ba a me­ter 10 gra­mos de co­caí­na al día.

2005 fue un año du­ro pa­ra Pe­ter Steel: su es­tan­cia en la cár­cel, la muer­te de su ma­dre y el adiós de su con­tra­to con Roa­drun­ner. La ban­da con­fe­só que la ofer­ta que el se­llo les ha­bía he­cho era irri­so­ria así se hi­cie­ron reali­dad con el es­treno del DVD ‘Symp­hony For The De­vil’, un di­rec­to de Ty­pe O Ne­ga­ti­ve de 1999 en el Bi­za­rre Fes­ti­val con un mon­tón de frag­men­tos de la ban­da en dis­tin­tas gi­ras.A prin­ci­pios de es­te año la ban­da tam­bién em­pe­zó el pro­ce­so de com­po­si­ción del nue­vo ál­bum el cual ter­mi­na­rían a prin­ci­pios de 2007. El 13 de mar­zo de 2007 SPV sa­ca­ría el sex­to y úl­ti­mo ál­bum de la ban­da ‘Dead Again’.

‘Dead Again’ re­cu­pe­ró el hard­co­re de ‘Slow, Deep And Hard’ y las le­tras agre­si­vas en te­mas co­mo “Trip­ping A Blind Man” la cual iba di­ri­gi­da in­di­rec­ta­men­te a aque­lla gen­te que le ro­dea­ba que le for­za­ban ca­sa, de so­ni­do pe­sa­do y ra­len­ti­za­do que tra­ta so­bre el Ar­ma­ge­dón, es­pe­cial­men­te en­tre el Is­lam y los ju­deo­cris­tia­nos. La por­ta­da era una fo­to­gra­fía de Ras­pu­tín que pa­ra Pe­ter era un hé­roe.El hu­mor que ha­bía vuel­to con ‘Li­fe Is Ki­lling Me’ des­apa­re­ció con es­te ál­bum;‘Dead Again’ fue cons­trui­do so­bre la ver­da­de­ra muer­te.

El ál­bum fue uno de los más ven­de­do­res de ese año pa­ra SPV y la ban­da vol­vió a gi­rar du­ran­te 2007 y 2008 to­can­do en los fes­ti­va­les eu­ro­peos más re­le­van­tes co­mo Wac­ken o Hell­fest. En 2009, con la ban­ca­rro­ta de SPV, a Ty­pe O Ne­ga­ti­ve no le que­dó más re­me­dio a prin­ci­pios de 2010 Pe­ter ya em­pe­zó a tra­ba­jar en la com­po­si­ción del que se­ría el nue­vo ál­bum de es­tu­dio de la ban­da al cual ya ha­bía ti­tu­la­do co­mo ‘Dou­ble Cros­sed’.

una vi­da nueva en otra zo­na de Nueva York, Sta­ten Is­land. Sin mu­jer e hi­jos, su fa­mi­lia eran sus cin­co ga­tos. Ellos le da­ban to­do el amor que ne­ce­si­ta­ba pe­ro a su oji­to de­re­cho, Ti­to, le ha­bían diag­nos­ti­ca­do cán­cer de ve­ji­ga. El 12 de abril de 2010, Pe­ter lla­mó a su her­ma­na Pa­me­la Ann pues­to que creía te­ner una in­to­xi­ca­ción por al­go que ha­bía co­mi­do y ade­más Ti­to es­ta­ba muy mal, el ga­to no pa­ra­ba de llo­rar y ge­mir. Su her­ma­na fue a vi­si­tar­lo y le in­di­có que te­nía que ir al mé­di­co pe­ro la úni­ca preo­cu­pa­ción de Pe­ter era Ti­to, así que se ne­gó a ha­cer­le una vi­si­ta al doc­tor. El 14 de abril, Pe­ter vol­vió a lla­mar a Pa­me­la por la ma­ña­na di­cién­do­le que Ti­to es­ta­ba muy mal y ha­bía que dor­mir­le. Cuan­do Pa­me­la fue a la vi­vien­da pa­ra lle­var al ga­to al ve­te­ri­na­rio es­te mu­rió en sus bra­zos. Con un Pe­ter des­tro­za­do, su her­ma­na se que­dó con él ese me­dio­día e in­sis­tió en que te­nía que ir al mé­di­co pa­ra re­vi­sar lo de la in­to­xi­ca­ción, pe­ro es­te se vol­vió a ne­gar y la pi­dió que fue­se a la far­ma­cia pues­to que creía es­tar des­hi­dra­ta­do. Cuan­do Pa­me­la vol­vió de la far­ma­cia Pe­ter es­ta­ba de co­lor gris. Su her­ma­na lla­mó a la am­bu­lan­cia pe­ro, aun­que es­ta lle­gó rá­pi­do, Pe­ter Stee­le de 48 años, mu­rió de ca­mino al hos­pi­tal al­re­de­dor de las seis de la tar­de del 14 de abril de 2010.Aun­que la pri­me­ra cau­sa de muer­te que se le dio a la fa­mi­lia fue de aneu­ris­ma de aor­ta me­ses, des­pués se des­ve­ló la cau­sa real: com­pli­ca­cio­nes en el di­ver­tícu­lo de Mer­kel agra­va­do por hi­po­vo­le­mia, al­go que se po­dría ha­ber si­do tra­ta­do si se hu­bie­se de­tec­ta­do a tiem­po.

La­cu­na Coil, Pa­ra­di­se Lost o Al­cest siem­pre han re­co­no­ci­do su fa­na­tis­mo por la mú­si­ca de Pe­ter. Sin du­da al­gu­na, Ty­pe O Ne­ga­ti­ve de­jó mar­ca y su le­gión de fans si­gue sien­do una de las más lea­les de si­gue acu­mu­lan­do me­dio mi­llón de oyen­tes men­sua­les y des­de 2018 Roa­drun­ner se ha vis­to re­edi­tan­do de nue­vo to­dos los dis­cos que sa­có la ban­da con ellos en vi­ni­lo. Él hi­zo his­to­ria, creó so­ni­dos úni­cos e irre­pe­ti­bles y su­po evo­lu­cio­nar con ca­da dis­co: no hu­bo nin­guno igual, no hu­bo nin­guno ma­lo to­dos fue­ron obra de una men­te ex­cep­cio­nal y a la vez ator­men­ta­da.

Pe­ter T. Ra­tajczyk, no te he­mos ol­vi­da­do y no te­ne­mos in­ten­ción de ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.