LIS­TE­NING SESSION

AMARANTHE

Metal Hammer (Connecor) - - EDITORIAL - TEX­TO: DA­NI BUENO

Los tiem­pos cam­bian y un he­cho tan im­por­tan­te co­mo es una pan­de­mia que afec­ta al mun­do a ni­vel glo­bal con­lle­va que en la que par­ti­ci­pa­mos unos po­cos miem­bros de los me­dios más re­le­van­tes de ca­da país.

Es­te pro­ce­so lo sue­len lle­var a ca­bo man­dan­do a las per­so­nas par­ti­cu­lar que se es­co­ge en es­pe­cial pa­ra po­ten­ciar la at­mós­fe­ra que la ban­da quie­re trans­mi­tir con su lan­za­mien­to, pe­ro pa­ra es­ta pu­bli­ca­ción la op­ción se tra­du­jo en la en­tra­da en una sa­la de con­fe­ren­cias en la cual pri­me­ro se es­cu­cha­ría el ál­bum y des­pués se pa­sa­ría a una ron­da de pre­gun­tas con los miem­bros de Amaranthe.

El sis­te­ma, a pe­sar de que no es al­go que sea pre­ci­sa­men­te no­ve­do­so res­pec­to a la tec­no­lo­gía hoy día y dis­tin­tos pro­ce­sos que se lle­van a ca­bo en áreas de di­ver­sa ín­do­le pa­ra ac­cio­nes que re­quie­ren un pro­ce­di­mien­to si­mi­lar, no ter­mi­nó de fun­cio­nar del to­do bien. To­dos los pe­rio­dis­tas reuni­dos en esa día des­de ha­cía tiem­po y con­tá­ba­mos con los có­di­gos per­ti­nen­tes pa­ra en­trar en la pre­sen­ta­ción, pe­ro hu­bo que es­pe­rar has­ta 15 mi­nu­tos a que to­dos pu­die­ran es­tar den­tro de la pla­ta­for­ma es­co­gi­da pa­ra es­te even­to vir­tual ya que no fun­cio­na­ban en va­rios ca­sos.

La in­ter­faz de la web que alo­ja­ba es­ta es­cu­cha del dis­co y ron­da de pre­gun­tas es­ta­ba to­tal­men­te ade­cua­da al con­cep­to que ro­dea ‘Ma­ni­fest’, tí­tu­lo que ten­drá el pri­mer LP de Amaranthe de la mano de Nu­clear Blast Re­cords. La por­ta­da, que se pue­de ver aquí y de la que di­je­ron más ade­lan­te que que­ría del em­pla­za­mien­to web es­co­gi­do, y con ella de fon­do era con la que em­pe­zó a so­nar el ál­bum una vez es­tá­ba­mos to­dos lis­tos.

An­tes de en­trar en ma­te­ria de có­mo es ‘Ma­ni­fest’ y lo que los miem­bros del gru­po es­can­di­na­vo de­cla­ra­ron, es re­se­ña­ble que la esen­cia de es­te ti­po de even­tos cuan­do se ma­te­ria­li­zan de for­ma pre­sen­cial se per­dió com­ple­ta­men­te. Esos mo­men­tos en los que ves có­mo los com­po­nen­tes de un gru­po es­tán emo­cio­na­dos, ner­vio­sos y bro­mean en­tre ellos al es­tar pen­dien­tes de la pri­me­ra re­pro­duc­ción a gen­te aje­na a la ban­da de su tra­ba­jo y la in­cer­ti­dum­bre an­te su opi­nión no es­tu­vo pre­sen­te. Tam­po­co lo es­tu­vo esa co­ne­xión que los pe­rio­dis­tas po­de­mos lle­gar a en­ta­blar con los ar­tis­tas. Cuan­do es­tas ca­ra a ca­ra, el víncu­lo se in­cre­men­ta y ha­ce que -ade­más de ese feed­back di­rec­to- se co­men­ten as­pec­tos que en una reunión de es­ta cla­se, sin ese con­tac­to per­so­nal, se pier­dan to­tal­men­te. Una “pe­na” que ha­ya te­ni­do que rea­li­zar­se de es­te mo­do, pe­ro la sa­lud es lo pri­me­ro y con una pan­de­mia co­mo el co­ro­na­vi­rus (que tam­bién ha pos­pues­to la sa­li­da al mer­ca­do de ‘Ma­ni­fest’ de agos­to a oto­ño de 2020), así que es lo que hay.

AMARANTHE

fe­cha del lan­za­mien­to de ‘Ma­ni­fest’, día ini­cial que te­nía pre­vis­to la ban­da el que se po­dría de­cir sin mie­do que es el me­jor ál­bum que ha com­pues­to Amaranthe has­ta el mo­men­to. Esa ca­ña que mu­chos de los re­ti­cen­tes a la ban­da so­li­ci­ta­ban pa­ra que die­ran el si­guien­te pa­so ha lle­ga­do en es­te tra­ba­jo, y es que es el dis­co más me­tá­li­co que ha crea­do el gru­po en su tra­yec­to­ria.

El éxi­to de te­mas co­mo “Drop Dead Cy­ni­cal” o “Di­gi­tal World”, por men­cio­nar dos de los que me­jor aco­gi­da tu­vie­ron an­te­rior­men­te, ha mar­ca­do la lí­nea que ha se­gui­do ‘Ma­ni­fest’, un LP con te­mas muy po­ten­tes. La can­ción que abre ‘Ma­ni­fest’, “Fear­less”, es una mues­tra de es­tas in­ten­cio­nes y cuen­ta en to­do mo­men­to con un rit­mo in­ce­san­te que te lle­va a lo lar­go del te­ma que cul­mi­na en un es­tri­bi­llo

la ho­ra de com­po­ner y eso se tra­du­ce en frag­men­tos de su nue­vo tra­ba­jo co­mo en es­te. En es­te as­pec­to, la ban­da ha ac­tua­do de ma­ne­ra in­te­li­gen­te res­pec­to a sus in­ten­cio­nes, y es que han co­gi­do es­truc­tu­ras que fun­cio­nan pa­ra apli­car­las y ha­cer que sus te­mas ten­gan más gancho. Cuan­do sa­cas un dis­co pla­ga­do de am­bi­ción por cre­cer, las fór­mu­las que han sa­li­do bien siem­pre son una ayu­da inevi­ta­ble.

“Ma­ke It Bet­ter” ba­ja las re­vo­lu­cio­nes pe­ro ejer­ce una con­tun­den­cia ma­yor. Por ha­cer un símil, co­mo el so­ni­do que tra­jo el dis­co ho­mó­ni­mo de Me­ta­lli­ca des­pués de los ’80. La com­bi­na­ción de las vo­ces tam­bién es­tá es­co­gi­da a la per­fec­ción, y es que cuan­do quie­ren que una des­ta­que, Eli­ze Ryd es quien, co­mo ca­ra más vi­si­ble -a pe­sar de ser tres vo­ca­lis­tas- to­ma pro­ta­go­nis­mo. Ella es quien desata su ga­rra en pri­mer lu­gar pa­ra que des­pués se le unan sus com­pa­ñe­ros en “Scream My Na­me”, don­de vuel­ven a im­pri­mir agre­si­vi­dad en las es­tro­fas pa­ra dar­le el to­que de me­lo­día en el es­tri­bi­llo.

“Vi­ral” fue com­pues­ta du­ran­te la pan­de­mia y tam­bién es un buen ejem­plo pa­ra otro de los mo­vi­mien­tos que han que­ri­do ha­cer mo­men­tos pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría es más “fá­cil” de con­se­guir. La con­tun­den­cia se une en es­ta oca­sión al jue­go con la elec­tró­ni­ca, muy im­por­tan­te en la mú­si­ca de Amaranthe. “Adre­na­li­ne” es otra mues­tra de ve­lo­ci­dad en las es­tro­fas pa­ra una par­te más can­ta­ble en el es­tri­bi­llo con el to­que fe­me­nino de Eli­ze. “Strong” con­ti­núa y per­mi­te ver más te­si­tu­ras tan­to gra­cias a Eli­ze co­mo a la co­la­bo­ra­ción de Noo­ra Louhi­mo, can­tan­te de Battle Beast. El co­mien­zo de “The

Ga­me” es­tá lleno de ener­gía y, en es­ta oca­sión, las vo­ces lim­pias tie­nen más pro­ta­go­nis­mo en la par­te más ve­loz de las es­tro­fas (a pe­sar de que van acom­pa­ña­das de gu­tu­ra­les).

El mo­men­to cla­ve del ál­bum lle­ga con las dos pie­zas si­guien­tes:

“Crys­ta­lli­ne” es la ba­la­da de ‘Ma­ni­fest’ y en ella co­la­bo­ran ade­más Pert­tu de Apo­caly­pti­ca al vio­lon­che­lo y Elias de Dra­gon­land (otra ban­da de Olof, el ver­da­de­ro ce­re­bro de­trás de Ama­ran­te). La epi­ci­dad de las vo­ces se ve en­gran­de­ci­da por una ba­se ins­tru­men­tal que la ha­ce muy emo­cio­nan­te.A es­ta le su­ce­de “Ar­chan­gel”, lla­ma­da a ser uno de los hits prin­ci­pa­les del dis­co. Con un ai­re a Ramms­tein en cuan­to a la po­ten­cia que trans­mi­te, es pro­ba­ble­men­te la más des­ta­ca­da de ‘Ma­ni­fest’. De he­cho, su es­truc­tu­ra pue­de re­cor­dar in­clu­so a la de “Du Hast”, por es­co­ger un ejem­plo, y es bien sa­bi­do que es­te gran éxi­to de los ale­ma­nes ha tras­cen­di­do fron­te­ras.

El ai­re de me­tal más mo­derno lle­ga en “BOOM!1”, que tie­ne esos alar­des de me­tal­co­re tan co­mu­nes (con sus co­rres­pon­dien­tes break­downs y de­más) y po­co ori­gi­na­les por su ma­si­vi­dad ac­tua­les pe­ro que tam­bién tie­ne sus mo­men­tos cu­rio­sos co­mo la apa­ri­ción de Hei­di Shep­herd de But­cher Ba­bies. En la pe­núl­ti­ma “Die And

Wa­ke Up”, la me­lo­día de Eli­ze trans­mi­te un es­ti­lo orien­tal que se fu­sio­na con ese to­que pop que siem­pre ha ca­rac­te­ri­za­do a Amaranthe. No re­pro­du­je­ron la úl­ti­ma “Do Or Die” por­que ya sa­lió pu­bli­ca­da an­te­rior­men­te con la co­la­bo­ra­ción de su ma­na­ger -la ex can­tan­te de Arch Enemy An­ge­la Gos­sow- y del tam­bién miem­bro de Arch Enemy Jeff Loo­mis, y en ella so­lo cam­bia­rá que su par­te la ha­rán los otros dos vo­ca­lis­tas: Hen­rik y Nils.

LA RUE­DA DE PREN­SA VIR­TUAL

En cuan­to aca­bó de re­pro­du­cir­se el dis­co co­men­zó una rue­da de pren­sa vir­tual en la que los cin­co com­po­nen­tes de Amaranthe es­ta­ban sen­ta­dos en dis­po­si­ción pa­ra res­pon­der nues­tras pre­gun­tas. Es­tas cues­tio­nes que plan­teá­ba­mos se las trans­mi­tía un pre­sen­ta­dor que es­co­gie­ron, quien fue guian­do los men­sa­jes que íba­mos de­jan­do los me­dios co­nec­ta­dos. Ca­be se­ña­lar que era un po­co con­fu­so el fun­cio­na­mien­to de la zo­na de pre­gun­tas ya que no era po­si­ble vi­sua­li­zar to­do co­rrec­ta­men­te y al­gu­nas pre­gun­tas se que­da­ron en el tin­te­ro, pe­ro co­mo “ex­pe­ri­men­to” en es­te am­bien­te, en la prác­ti­ca sa­lió me­dia­na­men­te bien.

La in­ter­ven­ción sir­vió pa­ra que que­da­ra plas­ma­do el cam­bio de chip que han te­ni­do gra­cias a su úl­ti­ma gi­ra.Al to­car en recintos más gran­des, han po­di­do ver qué fun­cio­na­ba con el pú­bli­co y qué no y lo han apli­ca­do a sus com­po­si­cio­nes pa­ra lo que de­no­mi­na­ron que era “un nue­vo ca­pí­tu­lo en el li­bro de Amaranthe” y “un re­na­ci­mien­to”. Se aca­ban de unir a Nu­clear Blast y han con­so­li­da­do su equi­po de tra­ba­jo con su ma­na­ge­ment y el res­to de su crew, y es­to ha pro­vo­ca­do que en el seno de la for­ma­ción ha­ya un in­cre­men­to de ener­gía que les ha lle­va­do a es­tar, co­mo con­fe­sa­ron, “en el mo­men­to más có­mo­do y re­la­ja­do” de su ca­rre­ra co­mo gru­po des­de que es­to su­ce­dió en 2019 (y tam­bién a ni­vel per­so­nal).

bus­ca­ron per­der esa fa­ce­ta que qui­zás ha­bían po­di­do per­der. Co­mo es que ex­pli­ca­ron que es su dis­co más agre­si­vo y que la po­si­ti­vi­dad que te­nían era su­pe­rior a la del an­te­rior lan­za­mien­to. Te­nían cer­ca de 20 can­cio­nes com­pues­tas, por lo que te­nían más op­cio­nes, pa­ra in­cluir en es­te ‘Ma­ni­fest’, y es que tu­vie­ron tiem­po pa­ra com­po­ner con la pan­de­mia, que les per­mi­tió dar­le una vuel­ta más de tuer­ca ya que les pi­lló en el es­tu­dio de gra­ba­ción, y la gran di­fe­ren­cia en cuan­to a an­te­rio­res dis­cos es que en es­te el tiem­po no ha ejer­ci­do pre­sión so­bre ellos por la si­tua­ción en la que se en­con­tra­ban y han es­ta­do más có­mo­dos.

En ese pro­ce­so, la com­po­si­ción de las vo­ces ha te­ni­do un es­pe­cial va­lor, y es que con la for­ma­ción ac­tua­li­za­da de tres can­tan­tes han que­ri­do desa­rro­llar las te­si­tu­ras de ca­da uno y las lí­neas vo­ca­les es­tán ela­bo­ra­das es­pe­cial­men­te pa­ra los re­gis­tros y ma­ne­ras de can­tar de Eli­ze, Nils y Hen­rik. La com­bi­na­ción de sus vo­ces fue com­ple­ja co­mo ad­mi­tie­ron, pe­ro a la vez fan­tás­ti­co por el re­sul­ta­do ob­te­ni­do. Las co­la­bo­ra­cio­nes han si­do la guin­da pa­ra un dis­co con el que Amaranthe pre­ten­de dar el sal­to en esa es­ca­la­da eter­na de los ar­tis­tas de cre­ci­mien­to en la es­ce­na. Lo que es­tá cla­ro es que lo que que­rían con­se­guir a ni­vel mu­si­cal con el dis­co lo han lo­gra­do, so­lo que­da ver lo que le pa­re­ce a la gen­te cuan­do se pu­bli­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.