Metal Hammer (Connecor) : 2020-07-01

EDITORIAL : 16 : 16

EDITORIAL

16 | metal hammer roja con la que se paseaba sin casco y a toda velocidad por la playa de Bondi.También tuvo tiempo de otear pisos y alquilar uno donde viviría solo por primera vez -porque hasta entonces no había tenido dinero para poder permitírse­lo. Pero con unos AC/DC que no habían disfrutado de tanta fama en Australia desde sus primeros años -antes de emigrar al Reino Unido en 1976 para hacer crecer su carreraSco­tt estaba pasándosel­o bien ante la adulación que se encontraba en su tierra. Pero sus malos hábitos llevaban tiempo fuera de control e incluso su familia se dio cuenta de que el alcoholism­o de Bon había escalado tremendame­nte.“Pero no le podías decir a Bon lo que tenía que hacer”, explicaría su madre, Isa, más adelante. Scott volvió a Londres poco después de navidades, donde se mudó a un nuevo piso cerca de Buckingham Palace. Hizo los últimos shows pendientes de la gira y conoció a Anna “Baba”, una atractiva joven japonesa conocida de su tour manager, Ian Jeffery, con la que empezó a verse en la misma noche del último show en Southampto­n. El día después del show, Scott le pidió a Anna que recogiese las cosas de su piso en la otra punta de Londres y se mudase a vivir con él. Fue su compañera en las que serían sus últimas semanas de vida. Poco después, el 7 de febrero de 1980, Scott grabó una actuación con AC/DC en el programa “Top Of The Pops” de la BBC presentand­o el single “Touch Too Much”. Parecía estar asentándos­e con su nueva compañera, que le acompañó a la grabación, y con la que acudía regularmen­te a comer los domingos en casa de Jeffery. Nada más lejos de la realidad: el vocalista estaba bebiendo y usando drogas más que nunca. Eso no evitó que Scott visitase a los hermanos Young en el local de ensayo en el que se encontraba­n preparando ideas para el próximo disco de la banda. Estaba decidido que el grupo entraría al estudio en abril de ese mismo año.Y no sería en Londres: la banda iría a los exclusivos Compass Point Studios de Nassau, en las islas Bahamas. Con el Reino Unido gravando los ingresos económicos al 83%, los contables de la banda sugirieron que el grupo se largase bien lejos de Gran Bretaña para grabar el disco. El día 15 de febrero, Scott fue a los E.Zee Hire, unos locales de ensayo en los que Angus y Malcolm se encontraba­n trabajando sobre diversas ideas. En esa jornada concreta, Scott vio como daban forma a dos nuevas canciones tituladas “Have A Drink On Me” y “Let Me Put My Love Into You”. Aunque el vocalista había ido anotando ideas en su inseparabl­e libreta, no tenía demasiadas ganas de cantar ese día. Sin embargo, se puso tras la batería y comenzó a tocar mientras los hermanos Young le seguían. Estaban felices. No en vano, el día antes

© PressReader. All rights reserved.