MARILLION

Lo­ren­zo Sanz y David Rodrigo en­tre­vis­tan al vo­ca­lis­ta y lí­der de MARILLION, Ste­ve Ho­garth, en to­tal ex­clu­si­va pa­ra ME­TAL HAM­MER!

Metal Hammer - - Contenido 346 -

Co­rre­ca­mi­nos! Lo­ren­zo Sanz y David Rodrigo en­tre­vis­tan al lí­der y vo­ca­lis­ta de Marillion, Ste­ve Ho­garth, an­tes de la edi­ción de su nue­vo ál­bum!

De en­tra­da, cho­ca mu­cho el tí­tu­lo de vues­tro nue­vo dis­co ba­jo el acro­nis­mo F.E.A.R. (Fuck Ever­yo­ne And Run) ¿pre­ten­díais ser po­lé­mi­cos,lé­mi­cos, ofen­si­vos o las dos co­sas? No,o, si es­cu­chas por ejem­plo la can­ción “The New King”,ng”, ha­bla so­bre las ten­den­cias pre­do­mi­nan­tes en la so­cie­dad y la po­lí­ti­ca hoy en día, so­bre los gran­des ban­cos, so­bre las oli­gar­quías ru­sas, el he­cho de que las de­mo­cra­cias se es­tán vien­do cre­cien­te­men­te com­pro­me­ti­das por el di­ne­ro, así que real­men­te can­to so­bre quie­nes son los nue­vos re­yes: los ban­que­ros, CEOs de gran­des em­pre­sas, que pa­re­ce que ca­da vez tie­nen más po­der e in­fluen­cia y ha­cen gran­des pro­me­sas in­clu­so a pesar de que las em­pre­sas se es­tén hun­dien­do du­ran­te su li­de­raz­go: de­ma­sia­do gran­des pa­ra fa­llar, de­ma­sia­do gran­des pa­ra en­ga­ñar real­men­te a na­die. Creo que es al­go con lo que la gen­te aquí en Es­pa­ña pue­de sen­tir­se iden­ti­fi­ca­da... Cuan­do can­to la lí­nea “Fuck Ever­yo­ne And Run” lo ha­go gen­til­men­te, en fal­se­te, y lo ha­go con lás­ti­ma, no hay ra­bia ni na­da si­mi­lar, sino pe­na de que es­ta ac­ti­tud exis­ta y pre­va­lez­ca y la gen­te en la ci­ma vi­va es­ta vi­da ale­ja­da de la reali­dad de las per­so­nas de a pie, de que se ha­yan dis­tan­cia­do tan­to del mun­do real que ya ni si­quie­ra lo ven. ¿A qué co­sas te­néis mie­do en es­te pun­to de vues­tra ca­rre­ra? No te­mo na­da en nues­tra ca­rre­ra, te­mo por el mun­do. Es­te dis­co es­tá es­cri­to des­de la sen­sa­ción, des­de el sen­ti­mien­to de que al­go ma­lo se acer­ca. Veo cam­bios eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos, eco­ló­gi­cos... El mun­do va a cam­biar, lle­va­mos tra­ba­jan­do en es­te dis­co tres años, así que lle­vo un tiem­po con es­tas le­tras y la ver­dad es que cu­rio­sa­men­te las co­sas van en esa di­rec­ción, si­tua­cio­nes co­mo el Bre­xit, son co­sas que no po­día ver ve­nir, pe­ro en cier­to sen­ti­do lo sen­tí apro­xi­mar­se... Me gus­ta­ría ser op­ti­mis­ta y pen­sar que to­do aca­ba­rá to­man­do un gi­ro a me­jor. ¿Es el mie­do una for­ma de man­te­ner un equi­li­brio ra­zo­na­ble a ni­vel so­cial, o la ra­zón por la que la so­cie­dad es­tá tan des­equi­li­bra­da? Bueno, es un cli­ché, pe­ro creo que si di­ri­ges una so­cie­dad o un país, si in­ten­tas ma­ne­jar un gran nú­me­ro de per­so­nas, tie­nes que en­tre­te­ner­les, lo que pue­des ha­cer con la te­le­vi­sión; tie­nes que ali­men­tar­les - pan y cir­co co­mo de­cían los ro­ma­nos - si ha­ces eso es­ta­rán más o me­nos bien y no ha­brá mu­chos pro­ble­mas. La ter­ce­ra co­sa que ne­ce­si­tas pa­ra con­tro­lar a mu­cha gen­te es un hom­bre del sa­co: ne­ce­si­tas un Al-Qae­da, un ISIS, lo que sea, al­go de lo que pue­das de­cir “mi­ra, yo pue­do pro­te­ger­te de es­to”. Y mien­tras pue­das con­ven­cer a la gen­te de eso, ellos se­gui­rán pa­gan­do los im­pues­tos pa­ra el nue­vo sub­ma­rino nu­clear o lo que sea. Eso es, en cier­to sen­ti­do, lo que ha lle­va­do UK al Bre­xit... ¿Cuál es tu pun­to de vis­ta? Ig­no­ran­cia. El Bre­xit vie­ne de la ig­no­ran­cia, el mo­ti­vo por el que mu­cha gen­te vo­tó por sa­lir es por el te­ma de la in­mi­gra­ción, pe­ro creo que mu­cha de esa gen­te son ra­cis­tas y cuan­do vo­tan con­tra la in­mi­gra­ción, lo que real­men­te es­tán vo­tan­do es con­tra “los ne­gros y los mu­sul­ma­nes”, pe­ro ellos no vie­nen de Eu­ro­pa así que de­jar la UE no va a te­ner nin­gu­na in­fluen­cia en su lle­ga­da. Y aún con to­do, mu­cha gen­te que vo­tó por sa­lir, al día si­guien­te es­ta­ba en plan “yo vo­té por sa­lir, pe­ro nun­ca pen­sé que real­men­te sal­dría­mos”. Y to­dos los po­lí­ti­cos en In­gla­te­rra que que­rían que se vo­ta­ra por sa­lir, ya han di­mi­ti­do. Es to­do un mon­tón de mier­da. Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que el cor­te de­mo­grá­fi­co de la gen­te que vo­tó por sa­lir es ma­yo­ri­ta­ria­men­te gen­te ma­yor, mu­chos ni si­quie­ra se­gui­rán con vi­da cuan­do to­do es­to cris­ta­li­ce y es la ge­ne­ra­ción de mi hi­ja la que ten­drá que re­co­ger las pie­zas y su­frir las con­se­cuen­cias de es­to, lo cual es muy in­jus­to. Ella es­ta­ba des­tro­za­da la ma­ña­na que se su­po el re­sul­ta­do, se pa­só to­do el día llo­ran­do, fue im­pac­tan­te ver lo pro­fun­da­men­te que le afec­tó ese re­sul­ta­do. Y creo que mi ge­ne­ra­ción, so­mos co­lec­ti­va­men­te res­pon­sa­bles de jo­der­les la vi­da en mu­chos as­pec­tos a la ge­ne­ra­ción si­guien­te, es una ver­güen­za y una pe­na. ¿El re­fe­rén­dum es to­tal­men­te vin­cu­lan­te? Sí lo es. No pue­den echar­se atrás. No creo que na­die pen­sa­ra real­men­te que sal­dría un re­sul­ta­do a fa­vor de de­jar la UE. David Ca­me­ron de­bía es­tar con­ven­ci­do que vo­ta­ría­mos por que­dar­nos o nun­ca hu­bie­ra pro­pues­to el re­fe­rén­dum. Y al día si­guien­te del re­sul­ta­do di­mi­tió, prác­ti­ca­men­te se echó el te­ja­do en­ci­ma y di­jo “que le jo­dan a to­dos y adiós” (“Fuck Ever­yo­ne And Run”). Vol­vien­do a la mú­si­ca, vues­tros úl­ti­mos dis­cos han si­do pu­bli­ca­dos y dis­tri­bui­dos por el se­llo ale­mán ea­rMUSIC. ¿Dón­de que­da el es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro que os lle­vó a in­ven­tar el crowd­fun­ding o al me­nos a ser de los pri­me­ros en prac­ti­car­lo, con aquel Ano­rak­no­fo­bia y esa for­ma DIY de ges­tio­nar vues­tra mú­si­ca? No ha cam­bia­do tan­to. En­ton­ces, con

Ano­rak­no­fA­no­rak­no­fo­bia, fi­nan­cia­mos el ál­bum no­so­tros a tra­vés de pre-or­der, que fue al­go que in­ven­ta­mos, y una vez que lo te­nía­mos he­cho, lo li­cen­ciá­ba­mos en un dis­tri­bui­dor,distr por­que esa par­te del ne­go­cio es al­go que­qu real­men­te cues­ta mu­cho ha­cer. Eso y el al­ma­ce­nal­ma­ce­na­je. Siem­pre he­mos ido a un se­llo pa­ra sa­car los dis­cosd a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Con es­te dis­co­dis­co, dec­de­ci­di­mos que en lu­gar de ha­cer el pre-or­der no­so­tros mis­mos, lo ha­ría­mos a tra­vés de Pled­ge Mu­sic. Nos pu­si­mos en con­tac­to y em­pe­za­mos a tra­ba­jar jun­tos. El pro­ble­ma de ha­cer­lo no­so­tros es que el en­vío fí­si­co de los dis­cos y el trabajo de post-ven­ta es muy com­ple­jo, re­quie­re mu­chas ho­ras y mu­cho per­so­nal de­di­ca­do a ello, en to­do el mun­do. Eco­nó­mi­ca­men­te tam­bién re­quie­re una in­ver­sión, pe­ro en ese as­pec­to po­dría­mos cu­brir­lo, es más el cos­te de tiem­po que re­quie­re. A tra­vés de Pled­ge Mu­sic, ellos se ocu­pan de esa par­te del asun­to, tie­nen ofi­ci­nas por to­do el mun­do y se en­car­gan del pro­ce­so de post-ven­ta, lo que es muy con­ve­nien­te pa­ra no­so­tros. La cam­pa­ña con Pled­ge ter­mi­nó ha­ce dos o tres se­ma­nas y aho­ra sa­ca­mos el dis­co con un se­llo que es ea­rMusic, co­mo he­mos he­cho siem­pre. F.E.A.R. es un dis­co bri­llan­te. Su­pon­go que se ges­tó en The Rac­ket Club, ¿o ya no te­néis ese es­pa­cio crea­ti­vo? Exac­ta­men­te co­mo los an­te­rio­res. En es­ta oca­sión, nues­tro pro­duc­tor Mi­ke nos di­jo “Mi­rad, voy a pro­du­cir es­te dis­co, pe­ro me es­toy ha­cien­do vie­jo. Vo­so­tros os es­táis ha­cien­do vie­jos y no se cuán­tos dis­cos nos que­dan por ha­cer, así que és­te tie­ne que ser bri­llan­te. No quie­ro que sea sim­ple­men­te un buen dis­co, quie­ro que sea al­go mag­ní­fi­co que me­rez­ca la pe­na re­cor­dar, no quie­ro ter­mi­nar mi ca­rre­ra con me­dio­cri­da­des”. Tie­ne ra­zón, ha­bla­mos en­tre no­so­tros y com­pren­di­mos que te­nía­mos que dar lo me­jor que pu­dié­ra­mos. Por mi par­te, en lo re­fe­ren­te a las le­tras, pen­sé que era el mo­men­to de de­cir al­go ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te, de trans­mi­tir un men­sa­je real y que la gen­te pue­da com­pren­der. Ya lo ha­bía in­ten­ta­do en los dos dis­cos an­te­rio­res, pe­ro en es­ta oca­sión era una ne­ce­si­dad aún más acu­cian­te y de ahí vie­nen las le­tras de F.E.A.R. No tie­ne sen­ti­do es­cri­bir mu­chos te­mas de amor o de postureo del rock a es­tas al­tu­ras de nues­tra ca­rre­ra. Era el mo­men­to de sa­car un dis­co que fue­ra im­por­tan­te: de ha­blar de las co­sas del mun­do que creo que es­tán mal y se pue­den ha­cer me­jor. De ha­blar de In­gla­te­rra y reac­cio­nar an­te las co­sas que veo. Era el mo­men­to de ha­cer al­go por apor­tar nues­tro granito de are­na a in­ten­tar que las co­sas va­yan a me­jor en el mun­do. Hoy en día ¿có­mo afron­táis la com­po­si­ción y gra­ba­ción de un dis­co nue­vo y cuá­les son los ele­men­tos que más lo con­di­cio­nan en tér­mi­nos de tiem­po, exi­gen­cias per­so­na­les, etc? Es bá­si­ca­men­te igual que siem­pre. Cuan­do en­tré en la ban­da en el ‘89 so­lía­mos jun­tar­nos y to­car, ha­cer un po­co de jam y ver que sa­lía. Hoy se­gui­mos ha­cién­do­lo igual. Ocu­rre que en­ton­ces lo gra­bá­ba­mos to­do en cin­tas y lue­go lo es­cu­chá­ba­mos y fil­trá­ba­mos y de­ci­día­mos. Hoy en día sa­le to­do a dis­cos y en mul­ti­tracks pa­ra ProTools. Y no es­cu­cha­mos na­da. Mi­ke no nos de­ja: se lle­va to­do el ma­te­rial co­mo pro­duc­tor, lo es­cu­cha to­do, to­das las ho­ras y ho­ras que ha­ce­mos es­to y lue­go vie­ne con una se­lec­ción de los mo­men­tos que le han pa­re­ci­do me­jo­res. De ahí no­so­tros ele­gi­mos lo que más nos gusta y va­mos pu­lien­do y des­car­tan­do has­ta te­ner unas vein­te can­cio­nes, de las que lue­go, de nue­vo con Mi­ke, des­car­ta­mos al­gu­nas has­ta con­fi­gu­rar un dis­co com­ple­to con lo me­jor de lo que más nos ha gus­ta­do de esas se­sio­nes. Lo úni­co que ha cam­bia­do es la tec­no­lo­gía y que qui­zás aho­ra so­mos un po­co más len­tos que an­tes, su­pon­go que es al­go que lle­ga con la edad. Ya que ha­bla­mos de la edad, ha­ce po­co, Alan Par­sons con­fe­só a un dia­rio na­cio­nal que sus días so­bre los es­ce­na­rios es­ta­ban prác­ti­ca­men­te con­ta­dos ¿vo­so­tros vais vis­lum­bran­do ese mis­mo fin, aun­que si­gáis gra­ban­do dis­cos? ¿Pen­sáis en re­ti­ra­ros? No creo que nin­guno de no­so­tros en la ban­da es­té pen­san­do en re­ti­rar­se o de­jar los es­ce­na­rios, aún te­ne­mos mu­cho com­pro­mi­so y ga­nas de se­guir ha­cien­do co­sas. Cla­ro que tie­nes que pen­sar en los nú­meros, echas cuen­tas y pien­sas “te­ne­mos unos se­sen­ta años, den­tro de tres o cua­tro dis­cos va­mos a te­ner 70 o 75”, qui­zás no se tra­ta tan­to de que quie­ras ha­cer­lo co­mo de que pue­das ha­cer­lo. Así que ha pa­sa­do por nues­tras ca­be­zas, al­gu­na vez he­mos di­cho que te­nía­mos que sen­tar­nos y ha­blar de nues­tra ju­bi­la­ción, pe­ro de mo­men­to has­ta aho­ra nun­ca lo he­mos he­cho. Aún dis­fru­ta­mos mu­cho to­car en di­rec­to. ¿Dón­de en­con­tráis la mo­ti­va­ción pa­ra se­guir ha­cien­do mú­si­ca co­mo prin­ci­pal mo­tor de vues­tras vi­das y de vues­tra eco­no­mía? Es al­go que te vie­ne de den­tro. Es­ta­mos muy mo­ti­va­dos pa­ra se­guir en es­te ca­mino: ten­go mu­chas ga­nas de to­car aquí hoy, igual que ayer en Bar­ce­lo­na. No es al­go que pien­se que ten­go que ha­cer, es al­go que quie­ro ha­cer, al­go de lo que real­men­te ten­go ga­nas y me ape­te­ce. Te­ne­mos unos fans in­creí­bles que creen en nues­tra mú­si­ca, pa­ra los que es una par­te im­por­tan­te de sus vi­das y eso es una sa­tis­fac­ción y una mo­ti­va­ción tre­men­da pa­ra no­so­tros co­mo ar­tis­tas. Tam­bién es­tá el he­cho de que so­mos crea­ti­va­men­te in­de­pen­dien­tes por com­ple­to. No de­pen­de­mos de na­die ni de nin­gún cri­te­rio que nos di­ga si en es­te dis­co de­be ha­ber una can­ción de es­ta u otra ma­ne­ra, o si te­ne­mos que bus­car un sin­gle que ten­ga cier­to im­pac­to co­mer­cial. Ni si­quie­ra pen­sa­mos en eso, no te­ne­mos que ha­cer­lo, y eso es fan­tás­ti­co. La ma­yo­ría de ar­tis­tas del mun­do tie­nen cier­ta in­se­gu­ri­dad por es­tos asun­tos y po­der evi­tar­los real­men­te nos ayu­da a sen­tir­nos ale­gres y mo­ti­va­dos pa­ra se­guir ade­lan­te. ¿Real­men­te pien­sas que las le­tras y el men­sa­je de FEAR va a te­ner un im­pac­to real en el pú­bli­co de hoy en día? Creo que sí, por­que es un men­sa­je real. Creo que la ver­dad siem­pre tie­ne más im­pac­to en la gen­te, pre­ci­sa­men­te por ser ver­dad. Es al­go con lo que pue­den sen­tir­se iden­ti­fi­ca­dos, que pue­den ver a su al­re­de­dor ¿Cuán­ta gen­te es­cu­cha­rá y pres­ta­rá aten­ción a las le­tras? No lo sé. Pe­ro te­ne­mos una bue­na ba­se de fans al­re­de­dor del mun­do y la res­pues­ta ini­cial al te­ma de ade­lan­to, “The New Kings”, ha si­do fan­tás­ti­ca. Ayer la to­ca­mos por pri­me­ra vez en Bar­ce­lo­na, es­tá­ba­mos en un tea­tro, la to­ca­mos a la mi­tad del setlist más o me­nos; son die­ci­séis minutos y al fi­nal to­do el mun­do se le­van­tó: tu­vi­mos una ova­ción com­ple­ta por un te­ma nue­vo, que prác­ti­ca­men­te na­die ha­bía po­di­do es­cu­char an­tes. Fue im­pre­sio­nan­te, nun­ca nos ha­bía pa­sa­do an­tes con una can­ción nue­va. Así que tie­ne bue­na pin­ta. Pa­ra ter­mi­nar es­ta entrevista; sois una ban­da es­ta­ble des­de ha­ce años, ¿cuál es el se­cre­to de vues­tra bue­na re­la­ción? ¿Al­gún con­se­jo en es­te sen­ti­do pa­ra ban­das jó­ve­nes? Mi con­se­jo a las nue­vas ban­das se­ría: ha­cer lo me­jor que po­dáis. No tra­téis de imi­tar a na­die: pue­de ser ten­ta­dor cuan­do eres jo­ven pe­ro cuan­do te vas ha­cien­do ma­yor en­cuen­tras tu pro­pio ca­mino. Y es­tar or­gu­llo­sos de lo que sois co­mo ar­tis­tas. Tie­nes una iden­ti­dad y un as­pec­to pro­pio. Siem­pre exis­te ese sen­ti­mien­to de “yo so­lo soy un ti­po cual­quie­ra y ese es David Bo­wie, ese es Prin­ce, ese es Bru­ce Springs­teen…”. No te que­des ahí, por­que ni David Bo­wie, ni Prin­ce, ni Bru­ce Springs­teen ni na­die son tú, eres úni­co y tie­nes que en­con­trar la for­ma de mos­trar eso que te ha­ce ser úni­co. Sién­te­te or­gu­llo­so de ti mis­mo, no co­pies a na­die e in­ten­ta per­do­nar siem­pre al res­to de miem­bros de la ban­da: un gru­po es un ma­tri­mo­nio, na­die es per­fec­to, to­dos co­me­te­mos erro­res, to­do el mun­do es­tá en un via­je pa­ra con­ver­tir­se en un me­jor ser hu­mano y ese pue­de ser un via­je di­fí­cil de te­ner al­re­de­dor: pue­de po­ner­te de los ner­vios y es­tar com­ple­ta­men­te en con­tra de al­gu­nas de­ci­sio­nes. Es­tar en una ban­da es un pro­ce­so crea­ti­vo y el po­ten­cial pa­ra dis­cu­tir, de­ba­tir y pe­lear es ca­si ili­mi­ta­do; siem­pre ha­brá una pe­lea, siem­pre ha­brá un desacuer­do, pe­ro tam­bién ha­brá siem­pre una for­ma de in­ten­tar me­ter tu pun­to de vis­ta y hay que in­ten­tar ha­cer­lo no con los pu­ños, sino con in­te­li­gen­cia y di­plo­ma­cia y, tras eso, per­dón. Es muy im­por­tan­te, por­que lo más fá­cil del mun­do es de­cir “¿Sa­bes qué? Qué os den, me lar­go”. Eso es lo más fá­cil, y no es nin­gu­na so­lu­ción. Lo que ha man­te­ni­do a es­ta ban­da jun­ta, más que na­da más, es el per­dón.

“Lo que ha man­te­ni­do a es­ta ban­da jun­ta, más que na­da más, es el per­dón!”- Ste­ve Ho­garth

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.