DARK TRANQUILITY

Metal Hammer - - Criticas -

“AA­to­ma” Cen­tur­yCen Me­dia Pun­tua­ción:Pun 9,5/10 DARKDAR TRANQUILITY re­gre­san por to­do lo al­to con “Ato­ma” un dis­co muy per­so­nal en el que el gru­po ha in­ver­ti­doin­ve tiem­po, ener­gía y so­bre to­do sus emo­cio­nes. Por­que es­te tra­ba­jo, con cor­tes co­mo la ini­cial “EnEn­cir­cled”, la in­tere­san­te “Ford­ward Mo­men­tum” o mi fa­vo­ri­ta “For­ce Of Hand”, es so­bre to­do un dis­co emo­cio­nal.emo Una ex­pe­rien­cia ca­tár­ti­ca en la que la ira, la me­lan­co­lía, la frus­tra­ción y, en re­su­men, to­das las sen­sa­cio­nes que una per­so­na puede acu­mu­lar, ex­plo­tan y se trans­for­man en can­cio­nes ca­pa­ces de llle­var­nos a su te­rreno des­de los pri­me­ros acordes. El sso­ni­do del dis­co es ES­PEC­TA­CU­LAR. Una de las me­jo­res pro­duc­cio­nes que he es­cu­cha­do en es­te 2016,201 pe­ri­mi­tién­do­nos dis­fru­tar en ple­ni­tud de un dis­co que es­tá a la al­tu­ra de su so­ni­do, con al­gu­nas de llas me­jo­res y más ma­du­ras com­po­si­cio­nes de la ban­da has­ta la fe­cha. Lo cier­to es que no ha­bía es­ta­does­ta tan emo­cio­na­do con un dis­co de DARK TRANQUILITY des­de el lan­za­mien­to de “Cha­rac­ter” y des­de­des que lo es­cu­ché su­pe que te­nía que ser el dis­co del mes. Cual­quie­rCua fan de DARK TRANQUILITY puede en­con­trar al­go in­tere­san­te en es­te dis­co, des­de riffs po­ten­tes,po­te vo­ces agre­si­vas, rit­mos tre­pi­dan­tes… pe­ro tam­bién un co­lo­ri­do rít­mi­co mu­cho más va­ria­do,va­ri vo­ces lim­pias car­ga­das de sen­ti­mien­tos, fra­seos de gui­ta­rra ab­so­lu­ta­men­te má­gi­cos, at­mós­fe­ra­satm oní­ri­cas, in­fluen­cias pro­gre­si­vas y elec­tró­ni­cas, gui­ta­rras acús­ti­cas. Es un dis­co con to­da la per­so­na­li­dad de la ban­da, con po­ten­cial y te­mas para gustar a los fans de siem­pre, pe­ro con su­fi­cien­tes­su­fi ele­men­tos no­ve­do­sos para lle­gar a un pú­bli­co mu­cho más am­plio. “Ato­ma” es el dis­co que pue­de­pue ha­cer de DARK TRANQUILITY una ban­da ca­paz de en­ca­be­zar fes­ti­va­les, y lo creo fir­me­men­te. Te­ma­sTem co­mo “Our Proof Of Li­fe”, “When The World Screams” o el fan­tás­ti­co fi­nal que su­po­nen “MeMer­ci­less Fa­te” y “Ca­ves And Em­bers” son ejem­plos de la va­rie­dad, crea­ti­vi­dad y ener­gía que los sue­cos­sue son ca­pa­ces de plas­mar en sus com­po­si­cio­nes. Por úl­ti­mo, no quie­ro des­pe­dir es­ta re­view sin ha­cer men­ción a los dos “bonus track” que en­con­tra­re­mos en la edi­ción es­pe­cial: “The Ab­so­lu­te” y “TTi­me Out Of Pla­ce”, dos te­mas muy di­fe­ren­tes al res­to del dis­co, pe­ro ab­so­lu­ta­men­te bri­llan­tes, que po­si­ble­men­te­pos es­tén en­tre mis fa­vo­ri­tos. Va­le la pe­na ha­cer­se con la edi­ción es­pe­cial por ellos.

Da­vid Ro­dri­go tra­ba­jo de la for­ma­ción. Pri­mer ál­bum del gru­po con Nu­clear Blast, y co­mo si qui­sie­ran vol­ver al so­ni­do de los no­ven­ta, Mi­kael Aker­fekdt ha des­em­pol­va­do su ca­jón de re­gis­tros vo­ca­les y se ha lu­ci­do. Si­guen sien­do Opeth por los cua­tro cos­ta­dos, pe­ro han evo­lu­cio­na­do sus co­mien­zos para traer­nos un dis­co con un so­ni­do pro­gre­si­vo mo­derno, pe­ro con re­mi­nis­cen­cias de la dé­ca­da de los 90, no só­lo del gru­po, sino de la mú­si­ca que fue pro­ta­go­nis­ta en esa épo­ca. Es­ta vuel­ta de tuer­ca a su mú­si­ca puede que pi­lle a más de un fan por sor­pre­sa, pe­ro tras va­rias es­cu­chas, la con­clu­sión es que es­ta­mos an­te una de las me­jo­res folk me­dio-orien­tal que ca­rac­te­ri­za a am­bas for­ma­cio­nes, pe­ro no se li­mi­ta a ello ni mu­cho me­nos, uti­li­zan­do al­gu­nos arre­glos or­ques­ta­les co­mo ade­re­zo a una pro­pues­ta me­tá­li­ca que aglu­ti­na ele­men­tos pro­gre­si­vos, heavy me­tal, hard rock e in­clu­so pe­que­ños in­ci­sos ca­si death me­ta­le­ros. Es com­pli­ca­do des­ta­car un te­ma en es­te tra­ba­jo, ya que la obra se sien­te co­mo un úni­co tra­ba­jo con­cep­tual, que de­be es­cu­char­se y va­lo­rar­se en con­jun­to para te­ner sen­ti­do. Sien­do co­mo soy un gran fan de ORPHANED LAND y de las pro­pues­tas po­co con­ven­cio­na­les, es­te ers un dis­co que es­pe­ra­ba con mu­chas com­po­si­cio­nes de la ban­da. Te­mas co­mo “Chry­sa­lis” o “Will O the Wisp” es­tán lle­nos de ma­ti­ces y de via­jes so­no­ros en­tre la ima­gi­na­ción de sus com­po­si­to­res. No po­día fal­tar un te­ma com­ple­ta­men­te mu­si­cal, co­mo “The Se­venth So­journ”, un viaje a cul­tu­ras de me­dio Orien­te a tra­vés de cam­bios de rit­mo y com­po­si­cio­nes fol­cló­ri­cas. En con­clu­sión, un dis­co arries­ga­do, con te­mas más pro­gre­si­vos y tra­ba­ja­dos, que en con­jun­to ha­cen de es­te “Sor­ce­ress” un gran ál­bum. Ya­lin­ku Me­le­ro Octavio ga­nas y, aun­que lo la­men­to, de­bo re­co­no­cer queb­me ha de­cep­cio­na­do li­ge­ra­men­te. El dis­co tie­ne gran­des mo­men­tos, eso es evi­den­te, y cuen­ta con una at­mós­fers muy es­pe­cial. Son ne­ce­sa­rias va­riad es­cu­chas para apre­ciar­lo en ple­ni­tud e in­terio­ri­zar el sen­ti­mien­to y la ele­gan­cia de sus ins­tru­men­tos acús­ti­cos (siem­pre pre­sen­tes en el dis­co), pe­ro por al­gún mo­ti­vo no con­si­go co­nec­tar com­ple­ta­men­te con es­te tra­ba­jo y creo que se pier­de un po­co en sí mis­mo. Co­rrec­to, con bue­nas ma­ne­ras e ideas in­tere­san­tes, pe­ro al­go le­jos del po­ten­cial de am­bas for­ma­cio­nes

Da­vid Ro­dri­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.