WACKEN 2016

ALE­MA­NIA SCHLESWIGHOLSTEIN,

Metal Hammer - - Especial Festivales -

Vi­mos el con­cier­to en pan­di­lla, con ca­si to­da la fa­mi­lia de Me­tal Battle y al fi­nal del bo­lo, in­ter­cam­bian­do im­pre­sio­nes con Lau­ra de To­xic Army, no nos po­día­mos ex­pli­car có­mo Ramms­tein ha­bían lle­ga­do tan le­jos y DIE KRUPPS no ha­bían al­can­za­do ese es­ta­tus sien­do no­ta­ble­men­te su­pe­rio­res. Sin du­da hay que te­ner ami­gos para to­do. Tras el em­pa­cho in­dus­trial, GIRLSCHOOL sal­ta­ban en el es­ce­na­rio de al la­do, en el Wet Sta­ge, que se aba­rro­ta­ba so­bre to­do de los más ve­te­ra­nos para dis­fru­tar de tres cuar­tos de ho­ra de buen hard rock que co­men­za­ron con “De­mo­li­tion Boys” y aca­ba­ron con un bes­tial “Emer­gency”. Fue un buen mo­men­to para re­to­mar alien­to, sin de­ma­sia­das lo­cu­ras, dis­fru­tan­do del hard rock de las gue­rre­ras y to­man­do una cer­ve­za an­tes de la ba­ta­lla que se ave­ci­na­ba des­pués. EKTOMORF lla­ma­ron a la gue­rra des­de el pri­mer ins­tan­te. Do­cee aña­ños en Wacken y no re­cuer­do ver el Bull­head con tan­ta ac­ti­vi­dad. El pit fue una lo­cu­ra y ha­cer crowd­sur­fing no fue po­si­ble por­que el cir­cle ca­si no ce­só en nin­gún mo­men­to. Cuan­do eso su­ce­día era para que tu­vie­se lu­gar un wall of death y los po­gos fue­ron cons­tan­tes. Zol­tán Far­kas vol­vió a de­mos­trar una vez más que en vi­vo son po­cas las ban­das que pue­dan ofre­cer tan­ta di­ver­sión. Bo­ta­mos, azo­ta­mos nues­tras ca­be­zas y dis­fru­ta­mos al son de him­nos co­mo “Fuck You All”, “Am­bush in the Night” o la fi­nal “I Cho­ke”. Pen­sá­ba­mos que no sa­lía­mos vi­vos. A día de hoy la me­jor ban­da del mun­do en su es­ti­lo. Se­pul­tu­ra y Soulfly no es­tán a su al­tu­ra ni de le­jos. Fue lo me­jor de to­do el fin de se­ma­na en el re­vi­ta­li­za­do Bull­head, cu­yo sue­lo co­mo no­ve­dad es­te año, estaba re­cu­bier­to to­do de ma­de­ra. ELUVEITIE. Ca­da Wacken es­tá re­ple­to de gran­des ac­tua­cio­nes pe­ro al­gu­nas lo­gran ser muy es­pe­cia­les y se ele­van por en­ci­ma del res­to que­dán­do­se para siem­pre en la re­ti­na de los asis­ten­tes co­mo fue el ca­so de ELUVEITIE. A tra­vés de te­mas co­mo “The Call Of The Moun­tains” o “King­dom Co­me Un­do­ne” y de co­la­bo­ra­cio­nes co­mo la de Liv Kris­ti­ne, la ban­da de Ch­ri­gel Glanz­mann pa­re­cía em­pe­ña­da en de­mos­trar que no iban a no­tar la ba­ja de tres miem­bros de la ban­da su­ce­di­da se­ma­nas atrás. Con un so­ni­do in­ma­cu­la­do, se pro­du­jo una co­mu­nión tre­men­da en­tre pú­bli­co y ban­da que fue yen­do a más y que aca­bó con­vir­tién­do­se en una fiesta me­mo­ra­ble. Era el turno de los is­rae­líes ORPHANED LAND en el Head­ban­gers Sta­ge, con esa ma­ne­ra tan per­so­nal que tie­nen de mez­clar Me­tal Pro­gre­si­vo con in­fluen­cias pro­ce­den­tes de Orien­te Me­dio. Ko­bi Far­hi to­mó las rien­das del show pro­du­cién­do­se un mo­men­to emo­ti­vo al in­tro­du­cir el te­ma “No­rra el No­rra”, ya que des­ta­có lo es­pe­cial que es el mun­do del Me­tal por po­si­bi­li­tar que se on­dea­ran jun­tas en las pri­me­ras fi­las las ban­de­ras del Lí­bano e Is­rael, paí­ses ofi­cial­men­te en gue­rra, arran­can­do una ova­ción del pú­bli­co a la vez que pre­sen­ta­ba a Johan­na Fakh­ri, bailarina li­ba­ne­sa que nos de­lei­tó con una dan­za que mez­cla in­fluen­cias orien­ta­les y mo­der­nas. La ma­ña­na y la tar­de ha­bían si­do sen­sa­cio­na­les, ade­más de lo con­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.