ME­TA­LLI­CA

Metal Hammer - - Criticas -

“Hard­wi­re... To Self Des­truct” Blac­ke­ned Re­cords/Uni­ver­sal Mu­sic Group Pun­tua­ción: 7/10 Han pa­sa­do ocho años des­de la sa­li­da de “Death Mag­ne­tic”, el úl­ti­mo lar­go de ME­TA­LLI­CA (y pa­re­cea­re­ce que fue an­tes de ayer ¿ver­dad?) y des­de en­ton­ces han pa­sa­do bas­tan­tes co­sas. La lle­ga­da de su nue­vo dis­co, que lle­va por tí­tu­lo “Hard­wi­red... To Self Des­truct”, pa­re­ce ha­ber­nos he­cho ol­vi­darr que en­tre es­te tra­ba­jo y el an­te­rior pu­di­mos es­cu­char un fan­tás­ti­co (y lo quie­ro re­cal­car) EP ti­tu­la­do “Be­yond Mag­ne­tic” (pa­ra mi gus­to has­ta es­te dis­co lo me­jor de Me­ta­lli­ca des­de ha­ce mu­cho tiem­po) y un de­lez­na­ble, ho­rri­ble y ca­si ca­li­fi­ca­ble co­mo fal­ta de res­pe­to “Lulu”, que la ma­yo­ría ex­cu­sa por ha­ber si­do un pro­yec­to conjunto con Lou Reed, pe­ro que no nos en­ga­ñe­mos, te­nía a Me­ta­lli­ca en los cré­di­tos. Aho­ra nos pre­sen­tan un dis­co do­ble, al­go que no tie­ne por qué ser ma­lo ni mu­cho me­nos (la his­to­ria es­tá pla­ga­da de gran­dí­si­mos dis­cos do­bles), pe­ro que por al­gún mo­ti­vo me ha­ce apre­tar un po­co los dien­tes an­tes de darle al play. El dis­co nos re­ci­be con “Hard­wi­re” y “Atlas, Ri­se!”, am­bos ade­lan­tos de es­te tra­ba­jo y que ya lle­va­mos se­ma­nas co­no­cien­do: tie­nen un so­ni­do di­rec­to, po­ten­te e in­ten­tan lle­var­nos a una re­tros­pec­ti­va de sus pri­me­ros tra­ba­jos, pe­ro sin con­se­guir, ni de le­jos, re­pro­du­cir la ma­gia que te­nían re­don­dos co­mo “Ri­de The Lightning”, “Mas­ter Of Pup­pets” o “...And Jus­ti­ce For All” (el “Kill ‘em All” me­jor ni lo men­cio­na­mos, es una bes­tia di­fe­ren­te). Lo mis­mo po­de­mos de­cir, po­si­ble­men­te, del ter­cer ade­lan­to, que ocu­pa el cuar­to lu­gar en el trac­klist y lle­va por tí­tu­lo “Moth In­to Fla­me”, aun­que de­bo con­fe­sar que es­te me gus­ta mu­cho más que los otros dos, con unas in­cur­sio­nes me­ló­di­cas que re­cuer­dan al ál­bum ne­gro y un rif­fing muy per­so­nal y que pa­re­ce un ejer­ci­cio más sin­ce­ro que el de los dos te­mas que abren es­te re­don­do. Y aquí es dón­de ra­di­ca la ma­yor vir­tud de es­te tra­ba­jo y lo que ha­ce que, pa­ra mu­chos, sea el me­jor dis­co de ME­TA­LLI­CA des­de el ne­gro: en su glo­ba­li­dad “Hard­wi­re... To Self Des­truct” es un tra­ba­jo mu­cho más sin­ce­ro de lo que fue “Death Mag­ne­tic” y, por pri­me­ra vez en mu­chos años, po­de­mos de­cir que es­ta­mos es­cu­chan­do un dis­co de ME­TA­LLI­CA con to­das las le­tras y en ma­yús­cu­las. Una mues­tra de es­to es el te­ma que se­pa­ra “Atlas, Ri­se!” y “Moth In­to Fla­me”: “Now That We Are Dead”. Se tra­ta de un cor­te con me­nos re­vo­lu­cio­nes y más pe­so me­ló­di­co, con una ca­den­cia que se mue­ve a me­dio ca­mino en­tre el “Black Al­bum” y el “Load” (es­te dis­co no me­re­ce to­das las hos­tias que se le han da­do) y una in­ter­pre­ta­ción real­men­te no­ta­ble de Ja­mes Het­field en el mi­cró­fono y Kirk a las seis cuer­das. No obs­tan­te, no pue­do de­cir que es­te­mos an­te un “te­ma­zo”, y es que “Now That We Are Dead” se alar­ga has­ta ca­si los sie­te mi­nu­tos de du­ra­ción sin nin­gu­na jus­ti­fi­ca­ción a la vis­ta: es lar­ga por el me­ro he­cho de ser­la y eso, tras va­rias es­cu­chas, ha­ce que se vuel­va un tan­to re­pe­ti­ti­va y can­si­na. No obs­tan­te es el cor­te más sin­ce­ro que le he­mos es­cu­cha­do a ME­TA­LLI­CA en años y tie­ne mu­chos, mu­chos bue­nos de­ta­lles y mi­nu­tos de ca­li­dad que hay que te­ner en cuen­ta. La som­bra de “Load” y “Reload” vuel­ve a pla­near so­bre el dis­co con “Dream No Mo­re”, co­men­zan­do a pre­sen­tar la di­rec­ción que va a lle­var es­te tra­ba­jo: si al­guien es­pe­ra­ba un ejer­ci­cio de nos­tal­gia a los ochen­ta es me­jor que mi­re a otro la­do. Aun­que si es­tán dis­pues­tos a darle a es­te dis­co la opor­tu­ni­dad que se­gu­ra­men­te no le die­ron a “Load” y “Reload” es po­si­ble que cor­tes co­mo el men­cio­na­do “Dream No Mo­re” o el cie­rre del pri­mer CD “Ha­lo On Fi­re” le des­cu­bran a unos ME­TA­LLI­CA que sue­nan a ellos mis­mos, que des­ti­lan per­so­na­li­dad y que con­si­guen crear al­go que, por mo­men­tos, se pa­re­ce a la ma­gia que tu­vie­ron an­ta­ño. Pue­de que con es­tos dos te­mas SI es­te­mos es­cu­chan­do lo me­jor de ME­TA­LLI­CA en mu­chos años... aun­que una vez más me en­cuen­tro con el pro­ble­ma de aña­dir­le mi­nu­ta­je a las can­cio­nes sim­ple­men­te por­que si. “Ha­lo On Fi­re” tie­ne to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra ser un ver­da­de­ro TE­MA­ZO y lo se­ría, sin re­ser­vas, si du­ra­se un mi­nu­to y me­dio o dos me­nos. Los ocho mi­nu­tos y quin­ce se­gun­dos que du­ra son ex­ce­si­vos, no apor­tan na­da al te­ma más allá de re­pe­tir­se a si mis­mo, de­ján­do­lo con un re­gus­to va­go de “es­tá muy bien, pe­ro po­dría es­tar me­jor”. Por des­gra­cia es un pro­ble­ma que se re­pi­te a lo lar­go del se­gun­do CD, es­tro­pean­do un po­co el re­sul­ta­do fi­nal de te­mas co­mo “Ma­nun­kind”, “He­re Co­mes Re­ven­ge” o “Spit Out The Bo­ne”. En lí­neas ge­ne­ra­les es­te es un dis­co que tie­ne bas­tan­tes mo­men­tos bue­nos y que nos de­vuel­ve el es­pí­ri­tu de ME­TA­LLI­CA a tra­vés de un ejer­ci­cio de sin­ce­ri­dad en el que se han vuel­to a en­con­trar a si mis­mos tal y co­mo son hoy, en no­viem­bre de 2016. No obs­tan­te, no to­do es co­lor de ro­sa: el dis­co, en mi opi­nión, tie­ne mu­cho re­lleno, y no me re­fie­ro so­lo a los mi­nu­tos que les so­bran a va­rios te­mas, sino a can­cio­nes co­mo “Con­fu­sion”, “Mur­der One”, “Hard­wi­re”, o in­clu­so “Am I Sa­va­ge?” (de la que so­lo res­ca­to un par de riffs) que me pa­re­ce que no apor­tan ab­so­lu­ta­men­te an­da a es­te dis­co, que po­dría ha­ber si­do mu­cho más re­don­do y efec­ti­vo re­du­ci­do a un úni­co CD y con más cri­te­rio al me­ter la ti­je­ra. Sin em­bar­go, que­dé­mo­nos con la no­ta po­si­ti­va: ME­TA­LLI­CA vuel­ven a so­nar a ME­TA­LLI­CA y eso so­lo pue­de ser bueno.

David Ro­dri­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.