¿Y SI NO ES­TA­MOS PEN­SAN­DO EN LOS LI­BROS?

Metal Hammer - - Contenido350 - Tex­to: Da­vid Ro­dri­go

Se­gu­ra­men­te a mu­chos os so­na­rá una his­to­ria que ha­bla de un jo­ven y bri­llan­te ar­qui­tec­to que di­se­ñó una pre­cio­sa bi­blio­te­ca. Era un edi­fi­cio es­pec­ta­cu­lar, pe­ro ca­da año se hun­día unos cen­tí­me­tros, has­ta que fi­nal­men­te se vino aba­jo. El ar­qui­tec­to se ha­bía preo­cu­pa­do tan­to por la be­lle­za del edi­fi­cio que se ha­bía olvidado de al­go muy im­por­tan­te: no ha­bía te­ni­do en cuen­ta el pe­so de los li­bros.

Es­ta his­to­ria es so­lo una le­yen­da ur­ba­na y os es­ta­réis pre­gun­tan­do que ha­go men­cio­nán­do­la en una pu­bli­ca­ción so­bre mú­si­ca Me­tal. Bien, lo cier­to es que es­ta his­to­ria es una gran me­tá­fo­ra de lo que pue­de ocu­rrir cuan­do cen­tra­mos nues­tra ener­gía en los de­ta­lles, es­pe­ran­zo ha­cer al­go im­pre­sio­nan­te, pe­ro nos ol­vi­da­mos de lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te. Y vie­ne al ca­so por­que des­de ha­ce unos años ven­go ob­ser­van­do (y no so­lo yo, no me atri­bui­ré to­do el mé­ri­to ni mu­cho me­nos) una ten­den­cia preo­cu­pan­te en los dis­cos de me­tal.

Ca­da vez en­con­tra­mos más dis­cos cons­truí­dos con cen­te­na­res de pis­tas, com­pri­mi­das en van­cio­nes que se es­fuer­zan por so­nar más fuer­tes, más di­rec­tas, más im­pac­tan­tes, al­go que pue­de ha­cer­se en par­te gra­cias a la tec­no­lo­gía ac­tual. Así di­cho la ver­dad es que no sue­na mal co­mo idea ¿no? El pro­ble­ma es que es­te pro­ce­so ob­via al­go tras­cen­den­tal en la mú­si­ca: el pro­pio fun­cio­na­mien­to del so­ni­do.

Co­mo to­dos sa­béis el so­ni­do se pro­pa­ga en on­das y es­tas ne­ce­si­tan vi­brar a cier­tas fre­cuen­cias, con cier­to es­pa­cio, pa­ra so­nar co­mo de­ben. Ca­da so­ni­do des­cri­bi­rá una fre­cuen­cia de on­da di­fe­ren­te. Lo que su­ce­de al com­pri­mir pis­tas y pis­tas en una mis­ma can­ción y bus­car un so­ni­do más im­pac­tan­te, con más fuer­za y más vo­lu­men, es que se ob­via ese es­pa­cio, se com­pri­men li­ge­ra­men­te esas fre­cuen­cias y el re­sul­ta­do es que los ins­tru­men­tos, las me­lo­días y ele­men­tos que for­man una can­ción “no pue­den res­pi­rar”.

Se pro­du­ce una sa­tu­ra­ción ve­la­da del so­ni­do, que con­lle­va que mu­chos dis­cos de la ac­tua­li­dad sue­nen, de pri­me­ras, real­men­te im­pac­tan­tes, que te den, co­mo sue­le de­cir­se, “una hostia en la ca­ra”, pe­ro que con el pa­so del tiem­po nos sa­tu­ren, nos so­bre­car­gen. Mu­chas ve­ces lo atro­buí­mos a laa can­cio­nes y de ahí sa­le el fa­mo­so “ya no se ha­ce mú­si­ca co­mo an­tes”. Pues sí, es cier­to, no se ha­ce co­mo an­tes, pe­ro no tie­ne na­da que ver con la ca­li­dad de las can­cio­nes o de los mú­si­cos, sino con la for­ma en la que es­ta mú­si­ca nos lle­ga pre­sen­ta­da.

No quie­ro de­cir, ni mu­cho me­nos, que es­to le ocu­rra a to­dos los dis­cos ac­tua­les, ni que ha­ya que pres­cin­dir de las ven­ta­jas de la pro­duc­ción di­gi­tal (es­ta­ría lo­co si pro­pu­siers es­to), pe­ro sí in­vi­to a re­pa­sar dis­cos de los se­ten­ta y los ochen­ta y re­fle­xio­nar por­que mu­chos si­guen so­nan­do tan fres­cos, tan li­bres y pue­den es­cu­char­se en bu­cle sin que sa­tu­ren. Es por­que tie­nen ai­re su­fi­cien­te pa­ra res­pi­rar y creo que ha­ría fal­ta re­cu­pe­rar al­go de ese ai­re. Su­pon­go que to­do pue­de re­su­mir­se en el tra­di­cio­nal “a ve­ces me­nos es más”, un ejem­plo más de que no por ha­cer más co­sas en nues­tro día, no por lle­nar ab­so­lu­ta­men­te ca­da hue­co de nues­tro tiem­po, ob­te­ne­mos ma­yor re­com­pen­sa, sino que eso aca­ba ago­tán­do­nos y no nos apor­ta fe­li­ci­dad ni nos rea­li­za, mien­tras que to­mar­nos nues­tro tiem­po en vi­vir y ha­cer las co­sas co­mo real­men­te nos gus­tan y son sa­lu­da­bles, nos ayu­da a cre­cer y nos lle­va al ver­da­de­ro tiem­po lleno. Así que lle­ne­mos nues­tros dis­cos, pe­ro so­lo con lo que de ver­dad im­por­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.