KREATOR

Metal Hammer - - Contenido350 -

Mi­lle Pe­troz­za nos cuen­ta to­dos los de­ta­lles de “Gods Of Vio­len­ce” y mu­cho más en es­ta en­tre­vis­ta, con fo­to­gra­fías ex­clu­si­vas.

Te­néis un nue­vo dis­co, “Gods Of Vio­len­ce”, que sa­le a finales de Enero. Lo he ed­ta­do es­cu­chan­do y de­bo de­cir que sue­na ge­nial, es uno ded losl dis­cos­di que más heh dis­fru­ta­do­difd ded Kreator úl­ti­ma­men­te. Gra­cias. He­mos he­cho lo me­jor que he­mos po­di­do pa­ra ir un pa­so más allá de “Phan­tom An­ti­christ”, por­que a mu­cha gen­te le gus­to ese dis­co y ha­bía cier­ta, no pre­sión, pe­ro si sen­sa­ción de ex­pec­ta­ción con el si­guien­te y cuan­do em­pe­cé a es­cri­bir el nue­vo ma­te­rial en 2013 fue la pri­me­ra can­ción, “Gods Of Vio­len­ce”, tu­ve la idea de co­nec­tar la mi­to­lo­gía grie­ga con las gue­rras mo­der­nas, por lo que pen­sé en el con­cep­to y en es­cri­bir el dis­co de for­ma con­cep­tual, pe­ro en­ton­ces, du­ran­te el pro­ce­so, me di cuen­ta de que era al­go li­mi­ta­dor por­que te­nía que ha­cer 10 can­cio­nes so­bre el mis­mo te­ma y sentí que era una es­pe­cia de jau­la, un dog­ma com­po­si­ti­vo y no que­ría ha­cer eso, por lo que ter­mi­né te­nien­do cua­tro can­cio­nes en el dis­co que es­tán co­nec­ta­das y el res­to to­can di­fe­ren­tes asun­tos. Mu­si­cal­men­te que­ría­mos ir un pa­so más allá, co­mo di­je an­tes, avan­zar y con­ti­nuae en esa di­rec­ción en la que aún po­de­mos emo­cio­nar a la gen­te y ha­cer que en­tien­dan de qué va el me­tal, que pa­ra mí es evo­lu­cio­nar, man­ter­se creativo y ce­le­brar la mú­si­ca que to­dos ama­mos, la mú­si­ca que ha sal­va­do tan­tas vi­das y ha crea­do una co­mu­ni­dad tan gran­de y va­ria­da al­re­de­dor del mun­do. Cuan­to más vie­jo me ha­go más cuen­ta me doy de lo que es­to sig­ni­fi­ca, no es so­lo mú­si­ca co­mo el pop, que me en­can­ta, sino un es­ti­lo de vi­da, una cul­tu­ra y bá­si­ca­men­te es lo que tra­ta­mos de ex­pre­sar en nues­tra mú­si­ca. Cuan­do com­pa­ro es­te dis­co en los an­te­rio­res, “Phan­tom An­ti­christ” y “Hor­des Of Chaos”, es ex­tra­ño de­cir­lo, pe­ro re­sul­ta al mis­mo tiem­po más agre­si­vo y más me­ló­di­co. Sí, es lo que me han es­ta­do di­cien­do. El rif­fing en la ma­yor par­te del dis­co me re­cuer­da bas­tan­te al “Te­rri­ble Cer­tainty”... Sí, des­de lue­go. Y las me­lo­días es­tán ahí, un pa­si­to por de­lan­te de “Vio­lent Re­vo­lu­tion” o “Enemy Of God”. Hay muy buen equi­li­brio en es­te dis­co. Cuan­do es­tás en el es­tu­dio tra­ba­jan­do en su crea­ción ¿Eres cons­cien­te de que in­fluen­cias o ver­tien­tes de tu so­ni­do es­tás in­tro­du­cien­do en él o es al­go que su­ce­de de for­ma na­tu­ral? Bá­si­ca­men­te hay tres fa­ses cuan­do creo una can­ción: pri­me­ro es­tá una idea en bru­to, que sue­lo gra­bar en mi es­tu­dio y la es­cu­cho va­rias ve­ces en ca­sa, re­pa­sán­do­la y desa­rro­llán­do­la. Lue­go la arre­gla­mos, pre­pa­ra­mos y la po­ne­mos a pun­to en­sa­yán­do­la. Y el mo­men­to fi­nal, cuán­do me doy cuen­ta de ha­cia dón­de va a ir la can­ción, es cuan­do lle­ga­mos al es­tu­dio y la em­pe­za­mos a gra­bar y mon­tar. Es el mo­men­to en el que vas a los de­ta­lles, dón­de afi­nas to­do al mi­lí­me­tro y ter­mi­na por desa­rro­llar­se la per­so­na­li­dad del te­ma. Ahí, aden­trán­do­te en la pro­duc­ción, te das cuen­ta real­men­te si el te­ma me­re­ce pre­sen­tar­se al mun­so, por­que la mú­si­ca es lo más im­por­tan­te de mi vi­da y quie­ro que ten­ga sig­ni­fi­ca­do. ¿Cuá­les di­rías que son las prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias en­tre es­te dis­co y “Phan­tom An­ti­christ”? No po­dría de­cír­te­lo exac­ta­men­te. Por su­pues­to son diez te­mas di­fe­ren­tes y una in­tro que es real­men­te dis­tin­ta, épi­ca y mo­nu­men­tal, muy os­cu­ra. La he­mos he­cho con ayu­da de FLESHGOD APO­CALY­PSE en las or­ques­ta­cio­nes. He­mos in­cluí­do al­gu­na di­me­sión ex­tra con el uso de ins­tru­men­tos di­fe­ren­tes, co­mo flau­tas o in­clu­so gai­tas en “Hail To The Hor­des”, que le dan un toque muy es­co­cés creo. Hay dos o tres te­mas en el dis­co que tie­nen un ai­re... Ca­si vi­king, con to­ques folk y es al­go nue­vo pa­ra KREATOR, lla­ma real­men­te la aten­ció, y aun­que siem­pre ha­brá a quien no le gus­ten es­tos cam­bios, creo que en­ca­jan muy bien en el so­ni­do del gru­po. Sí. KREATOR par­ti­mos de unas ba­ses y raí­ces thrash, de ese de­seo de ser la ban­da más heavy del mun­do. Cuan­do em­pe­za­mos en el 85 que­ría­mos ser co­mo ME­TA­LLI­CA o al­go así, pe­ro con el tiem­po aña­des in­fluen­cias y nue­vas pers­pec­ti­cas, hoy en día van des­de el folk has­ta la mú­si­ca clá­si­ca, al pop, al thrash... Hay mu­chas co­sas in­tere­san­te que po­de­mos ha­cer. Cuán­do me ape­te­ce es­cu­char al­go de thrash eu­ro­peo y no ten­go muy cla­ro que dis­co po­ner, siem­pre aca­bo re­cu­rrien­do a “Te­rri­ble Cer­tainty”, que es po­si­ble­men­te mi fa­vo­ri­to. Siem­pre he que­ri­do pre­gun­tar­te qué re­cuer­das de la crea­ción de aquel dis­co. ¿Te sue­na el tér­mino ale­mán “Sturm und Drang”? Creo que hay un gru­po ame­ri­cano que se lla­ma The Last Of Sturm und Drang. Es ún tér­mino que ha­ce re­fe­ren­cia a cuan­do errs muy jo­ven, ado­les­cen­te hay es­te mo­men­to en tu vi­da en el que quie­res pro­bar­lo to­do, es cuan­do ex­pe­ri­men­tas con el al­cohol, las dro­gas, las fies­tas, to­do, el tra­ta­mien­to com­ple­to. Eso fue la crea­ción de “Te­rri­ble Cer­tainty”. Te­nía­mos una fies­ta cons­tan­te en el es­tu­dio, tam­bién im­por­ta­ba la mú­si­ca cla­ro, pe­ro to­do gi­ra­ba en torno a la fies­ta. El téc­ni­co de so­ni­do nos odia­ba, por­que to­das las no­ches es­tá­ba­mos de fies­ta has­ta las cin­co... Eso fue la esen­cia de Sturm und Drang. Pa­ra mí es un icono del es­ti­lo, uno de los dis­cos más im­por­tan­tes. Co­mo di­je an­tes hay mo­men­tos en “God Of Vio­len­ce” que me re­cuer­dan a ese dis­co y es emo­cio­nan­te, o pue­de que sea so­lo nos­tal­gia, com­pro­bar que un gru­po que lle­va tan­to tiem­po en el ne­go­cio aún con­ser­va el mis­mo es­pí­ri­tu. Si, creo que es lo más im­por­tan­te que te­ne­mos. Es lo queb­nos im­pi­de vol­ver­nos pe­re­zo­sos; hay mu­chos gru­pos que des­pués de mu­cho tiem­po en el ne­go­cio sa­cab un dis­co sin preo­cu­par­se si es bueno, so­lo im­por­ta lan­zar un nue­vo tra­ba­jo. Yo creo que si real­men­te te tomas tu mú­si­ca en se­rio no te con­for­mas: yo quie­ro es­cri­bir y gra­bar lo me­jor que sea ca­paz de ha­cer siem­pre. Si un fan en­tra en una tien­da y en­cuen­tra “Gods Of Vio­len­ce” jun­to a cual­quier otro nue­vo lan­za­mien­to ¿Por qué de­be­ría de­cir­se por vues­tro dis­co? Su­pon­go que de­pen­de del gus­tob­de ca­da cual: si quie­res un dis­co que te arro­lle “Gods of Vio­len­ce” es una bue­na op­ción, pe­ro si eres un

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.